"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

viernes, 31 de diciembre de 2010

Por un muy feliz 2011

Una buena imagen que ojalá podamos repetir en este 2011

Venimos de tiempos difíciles, de mucha incertidumbre y demasiados lamentos. Espero que este 2011 que se inicia nos depare la vuelta a las felices tardes de fútbol y que pronto nos reencontremos con nuestra identidad. Ojalá tengamos todos el placer de disfrutar todo lo que River Plate puede dar y lo que todos podemos dar a nuestro club.

Por un 2011 lleno de felicidad para todos los hinchas de River Plate y un saludo especial para todos los amigos del blog.

Gracias a todos...

Por los sobrios del hormigón.

jueves, 30 de diciembre de 2010

Una viveza nos hizo bi…

La Pepona ya había conectado la pelota para que entrara mansamente al arco

Pasaron 35 años pero nada impide que entendamos lo que sucedió hace tanto tiempo. River había logrado salir campeón después de mucho sufrir durante más de 17 años y empezaba un nuevo torneo. En esa época se jugaban 2 torneos oficiales por año, primero el Metropolitano (con equipos directamente afiliados a AFA) y el Nacional donde jugaban algunos equipos clasificados en ligas del interior. El Metro 75 nos sacó la mufa y fue el torneo que se vivió con más tensión en la historia, se disfrutó tanto que no se pudo jugar el segundo tiempo del último partido.

Con este precedente se inició el Nacional de ese año, se jugó en 4 zonas con partidos de ida y vuelta y clasificaban a una ronda final los 2 primeros de cada zona para jugar 7 fechas en cancha neutral. En la primera fecha se jugaba el interzonal (el clásico) y River pudo disfrutar del festejo del título en la Bombonera con un triunfo con goles de Pedro Gonzalez y del debutante Luque el 21 de septiembre de dicho año.

La primera fase lo vio a River Plate primero seguido por ELP y tuvo algunas novedades como la operación del Beto Alonso que lo dejó fuera de la cancha en las últimas fechas y en las primeras de la etapa clasificatoria. “Pachorra” Sabella fue un muy buen reemplazo y por eso se mantuvo el esquema ganador del equipo. Luque, con otras características, había ensamblado muy bien y era un buen reemplazo del “emigrado” Morete. Con estas perspectivas se inicia la muy difícil rueda final. Se le gana a un gran Talleres de Córdoba dirigido por el Maestro Pedernera y apenas se gana 1 a 0 con gol de Passarella, luego se empata con CASLA y faltando 3 minutos se le gana 3 a 2 a un gran equipo de Temperley. Luego se empata con Gimnasia de Jujuy 2 a 2 y se gana (nuevamente faltando 3 minutos) a Atlético de Tucumán. En este partido volvió Alonso y el Káiser era el goleador de esta fase con 4 goles. La rueda era muy pareja y complicada, en la penúltima fecha se enfrentaba River al puntero ELP de Bilardo. Por quinta vez se enfrentaban en la temporada y se conocían muy bien, Labruna se jugó entero en este partido sabiendo que no habría muchas oportunidades para superar al rival. El partido terminó en un agónico 1 a 0 pero sirvió para ir a Rosario a definir el torneo como puntero.

Este era un torneo que los hinchas disfrutaban como hacía muchísimo que no se hacía. River Plate era campeón e iba por un nuevo título, la última fecha se jugó el 28 de diciembre (buena fecha para festejar un nuevo título) y la gente de River copó la cancha de Newell’s para enfrentar a Central. Una larga caravana quería festejar nuevamente (no era algo habitual en aquella época pero al haber quedado eliminado Central, las tribunas eran millonarias). El partido fue muy duro y el silencio se había apoderado de todos porque el empate 1 a 1 estaba decretando una final para el 30 de diciembre en cancha neutral y encima el Pato estaba salvando a un muy nervioso River Plate mientras que Estudiantes había liquidado su partido frente a Temperley con facilidad.
Leopoldo Luque festeja el primer gol en Newell's que nos daba el título

El martes pasado, Perfumo contó un pequeño secreto en su audición de radio Nacional. Faltaba menos de un minuto para terminar el partido y cobraron una falta a favor de River. El Mariscal había perdido su botín en la jugada pero vio a JJ subiendo sorpresivamente solo por el andarivel, por eso, rápidamente ejecutó el tiro libre y escondió su botín para que el árbitro no notara la infracción y la “avivada” de poner la pelota en movimiento sin tener puesto su botín. La jugada fue rápida y tomó a contrapierna al rival que no pudo impedir que JJ tirara un mortal centro pasado al área donde entraba la Pepona Reinaldi. Todos llegaron alocados y fueron sorprendidos cuando la Pepona, tirándose, apenas pudo conectar la pelota con la punta del botín, lo suficiente como para descolocar al arquero al cambiarla de palo y permitir que la pelota ingresara mansamente al arco.
Reinaldi y Luque empiezan el festejo del título Nacional 75. Quedaban solo 30 segundos para terminar el partido

El festejo fue interminable y único. Fue la explosión porque no había tiempo para nada y la algarabía se apoderó de Rosario y Buenos Aires. Eran épocas en que se festejaban los triunfos y los derrotados se iban a casa, en este caso, como todas las tribunas estaban colmadas por los hinchas de River Plate, el público ingresó al campo apenas se decretó el final y siguió la fiesta en el centro de Rosario, mientras Buenos Aires habìa otra locura. La fiesta se prologó durante la madrugada y el lunes llegaron los jugadores a aeroparque y los hinchas en tren llegaron a Retiro para festejar todos juntos en el Monumental. Todos los presentes coinciden que fue una fiesta sin igual la de este bicampeonato, los jugadores llegaron al Monumental a eso de las 14 hs y allí estaba la gente esperándolos para seguir con la fiesta.
Un festejo sin igual. La fiesta en Rosario y Buenos Aires.

¿Cuánto faltará para que volvamos a ser protagonistas de otra fiesta única?

fuentes fotos: El libro de River, River campeón de campeones y riverplatehistoricos.blogspot.com
Por: Charro.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Entrevista exclusiva

Que tal si empezamos a dar entrevistas a periodistas o ponemos a gente idónea para hablar con la prensa...

Sabemos que nuestro presidente da entrevistas a cuenta gotas y elude como el mejor gambeteador las conferencias de prensa; por su forma de ser no es muy afecto a las sorpresas y necesita tener todo bajo control. Teniendo en cuenta como base este preconcepto y leyendo las preguntas de los periodistas, me gustaría saber cual fue el arreglo entre el Káiser y el multimierda para haber brindado esta nota exclusiva.

El presidente se equivoca cuando no se comunica con el hincha de River y deja todo en manos de los negocios inescrupulosos de los multimedios “periodísticos”, una de las obligaciones adquiridas al presentarse como candidato a presidente fue la de ejecutar un plan de gobierno y el de mostrárselo continuamente al hincha. Podremos estar de acuerdo o no en todo esto pero la realidad es que cada vez que habla Passarella se debe aprovechar para sacar algunas conclusiones que nos servirán, en este caso, para pensar el primer año de gestión y el balance presentado.

El primer comentario que hace DAP para defender su gestión es que sus números no son dibujados. Si bien esto no es defensa para los desastrosos números del balance presentado y aprobado por la CD y los representantes de socios y haste me permito en dudar que esta aseveración sea cierta, ese fue el primer pensamiento que se me cruzó por la mente cuando lo vi por primera vez. Nunca entendí porqué razón los balances primeros 7 balances de Aguilaucha gozaron del silencio cómplice de la prensa y oposición por el solo hecho de mostrar un superavit claramente mentiroso. Los balances de Aguilaucha tuvieron continuas ventas de jugadores figuras y compras “falopas” para justificar esas pérdidas, se llegó hasta lo increíble y absurdo de inventar ventas y depósitos de grupos inversores del exterior para impedir que se viera el déficit. De todas maneras con esta justificación DAP genera una paradoja, si bien parece cierta la acusación sobre la irrealidad de los balances anteriores, los que debían ocuparse de fiscalizarlos en aquel momento ahora son piezas importantes de su gestión, Turnes y Renzi.

Un tema muy poco claro del balance presentado por DAP es que no se incluye la información sobre la conformación de los pases de los jugadores, en los balances pasados esta información estaba incluída y según nuestra opinión es un dato de vital importancia ¿qué quieren esconder? se me ocurren varias cosas y todas son malas. 

Tardó varios meses Passarella en defender (o justificar al menos) su balance. No entiendo porqué razón debe salir él a hacer algo con lo cual no se siente cómodo y porqué debe tardar tanto su gestión en dar respuestas. Por el momento es tan débil la oposición que pareciera que este juego le sienta bien pero en cualquier buena gestión debiera haber un departamento de prensa y un encargado que saliera en los medios a dar explicaciones.

La primera justificación que da el Káiser me parece que es el quid de tan patético balance. La actual gestión se encontró con un club sin financiamiento, sin plata y sin plantel profesional de fútbol digno de llevar la camiseta de River. La situación necesitaba de cierta cirugía y se animó a hacerla en el único punto en el que se sentía seguro y sabía que se debía hacer, en el plantel de fútbol.

Sacarse de encima el pésimo regalo que le dejaron como plantel de fútbol implicó pagar deudas para que se fueran los jugadores, contratar algunas figuras y pagar sueldos más altos, hacer otras contrataciones para formar un equipo con otras aspiraciones… todo esto tiene un costo que nadie quiso mencionar hasta ahora porque justifican algunos números rojos. Es cierto que este balance no pudo utilizar la tramoya aguilarista de vender jugadores pero también es cierto que utilizó otras tramoyas que no había utilizado Aguilaucha y que ahora sí está utilizando esta gestión (probablemente porque lo vieron como un punto flojo por donde entrarle a los balances de la anterior gestión).

El balance da mucha tela para cortar y hasta ahora no tuvimos tiempo de hacerlo pero intentaremos utilizar este reportaje como puntapié para hacer varios posteos sobre diferentes temas. Mientras tanto recomiendo estos posteos (acá y acá) del blog de un representante de socios, Leone que brinda información de primera mano.

Siguiendo con la entrevista, DAP se detiene en el supuesto juicio a Aguilaucha y Mario Israel (escribo supuesto porque según la última revista Un Caño aún nadie hizo la presentación en el juzgado). Este es el primer punto que dio la auditoría de KPMG. Ninguna de las partes pareciera estar muy cómoda con la otra (la auditora firmó con muchas objeciones y los dirigentes no tienen muchas ganas de actuar de acuerdo a los pocos resultados que se muestran) pero en este caso por lo menos se llegó a firmar. Me gustaría que alguien me corrigiera pero según me comentaron, el anterior balance (recordemos que tenía un déficit de 44 millones de pesos) no fue firmado por la empresa auditora (otra empresa internacional de primer nivel). La frase “yo no quiero meter a nadie preso” es rimbombante pero la continuación me parece un mensaje directo y codificado (?) “sólo quiero que devuelvan la plata que no es de ellos, después que la justicia se ocupe de llevarlos presos”. Teniendo en cuenta que la justicia argentina ha demostrado no tener ganas de hacer nada por iniciativa propia, pareciera una negociación de libertad a cambio de una devolución de lo robado.

DAP insiste que con la venta de Funes Mori y Lamela sumada al fideicomiso la situación comenzaría a recomponerse. El fideicomiso para esta fecha ya debería haber visto la luz y aún se encuentra en stand-by, dicen que saldría recién en marzo. El punto que realmente valoro es el intento por defender el valor de los jugadores, espero que la jugada salga bien porque pareciera muy arriesgada. Personalmente a Funes Mori ya lo hubiese vendido y utilizado ese dinero para sanear cuentas y no para incorporar jugadores.

Y ahora viene la declaración más hilarante (?): "Pensamos en construir un microestadio para 15 mil personas arriba del estacionamiento y también en hacer un campus en la zona Norte con canchas de golf y de polo", lo que demuestra que DAP para vender humo no sirve, en serio ¿quién puede sentirse esperanzado de ver concretadas una cancha de golf y de polo en River Plate? Una tilinguería más grande que el Monumental.

Por: Charro y Enrique

martes, 28 de diciembre de 2010

1983: El año que vivimos en peligro ¿2011?

Los pibes del ´83 (River Lujo y Pueblo)

La situación de River Plate y su anteúltima posición en el Torneo Metropolitano de 1983, nació dos años antes, durante el Metro ’81. Con el fracaso de la “Operación Kempes” y el título de boca. El por entonces Presidente, Aragón Cabrera, no resistía vínculo alguno con los nombres pesados del plantel, léase Fillol (a la hora de acordar contratos), y la trilogía JJ, Merlo y Alonso (denominada camarilla). Con el único que se llevaba bien era con Passarella. Recordemos que no había representantes y la relación jugador – dirigente era directa, sin intermediarios.

Con el fracaso en el Metro ’81, Aragón se propuso descabezar el plantel de sus caciques. Primero fue Labruna. Para prescindir de él eligió una figura de renombre: Di Stéfano. Trajo a Olarticoechea y Jorge García laterales de fuste pensando en el ciclo cumplido de Comelles y H.López. Se agregaron Bulleri y Gallego a disputar supremacía con JJ y Merlo. Di Stéfano tenía órdenes precisas. Y las fue cumpliendo, al punto que el 14 de Octubre del ’81, River Plate le ganó 2-1 a Sarmiento y mientras Daniel Messina debutaba en la primera, JJ jugaba en Reserva.

Después fue el turno del Beto, borrado para las finales en el Nacional. Esto fue acordado en una cena entre Di Stéfano y Passarella, quienes desde la Cantina de David, telefonearon a Aragón en busca de su aprobación. Corresponde recordar que el Beto, jugó infiltrado los Cuartos y las Semis. La resultante de todo esto fue: River Plate Campeón y el estadio vivando por el Beto, inmediatamente transferido a Vélez. Además quedaron libres: Cejas, Comelles, Abrahamián, Héctor López, J.J.López y P.González. En suma, 5 campeones del ‘75 más el técnico ya no estaban.

El panorama con el título bajo el brazo y la figura del Di Stéfano alentaba a esos cambios, a un Presidente que se sentía omnipotente y a dos años de las elecciones.

El Nacional ’82 no contaba para River Plate, fruto del éxodo de jugadores concentrados para el Mundial. Llegó libre Randazzo y se apostó entonces por los juveniles buscando un segundo ciclo Didí, que fracasó rotundamente. Ninguno de los futbolistas promovidos evidenció categoría. La campaña fue peor de lo esperado y el ciclo de Di Stéfano se diluyó. Passarella y Ramón Díaz eran transferidos a Italia.

Para el Metro y la Copa con platita fresca se apostó fuerte con lo mejor que había en el mercado local: Puentedura (esta vez se le apuntaba a Fillol), Enrique Nieto, Chaparro (goleador del Metro ’81) y Alzamendi, el mejor puntero derecho de la época. El Polaco Cap de recientes buenas campañas en Platense era el DT de moda. Sin embargo la muerte lo sorprendió el 14 de Septiembre y se eligió como sucesor a su ayudante de campo José “Pistola” Vázquez. Los resultados fueron desastrosos. Pero hay que reconocer que Aragón, aún en su ocaso, redobló la apuesta: en lugar de ir a sorteo para las semifinales de la Copa, armó un grupo con los mejores equipos, Peñarol y Flamengo, buscando altas recaudaciones y jugándose el tute de pasarlos, para tener en la final un rival más accesible. Si le salía bien era Gardel. Pero salió como tenía que salir de acuerdo al potencial riverplatense y el de sus ocasionales adversarios, con dos goleadas oprobiosas en el mismísimo Monumental. En el Metro la cosa fue más que discreta, con la única perla para destacar en el triunfo en la bombonera 2-0 con goles de Vieta y Messina, quitando de pelea por el campeonato a esta gente. Ramos Delgado interinamente concluyó dirigiendo al equipo que era bien banda.

Para el Nacional ’83 se elige a otro DT de moda: José Varacka quien venía de buena campaña en Huracán. Llegan el malogrado Oscar Trossero, un juvenil Sergio Goycochea, Héctor Enrique y Roque Erba como promisorias figuras del ascenso, José Luis Zuttión por especial pedido de Puchero, Alberto Bica y el pase de campanillas: Enzo Francescoli, después de larguísimas negociaciones. El equipo pierde en Cuartos de Final con Argentinos Juniors con actuaciones sin mayores relieves.

Para el Metro no hubo contrataciones por la crisis económica del Club, que desató el conflicto de la huelga por falta de pago a todo el plantel, excepto Fillol, quien tenía su contrato al día. El Pato se solidarizó con sus compañeros y el conflicto se profundizó. Así debieron actuar por espacio de siete fechas un elenco de juveniles que gana dos partidos (Platense e Instituto), pierde 4 (Unión, Huracán, San Lorenzo y Racing de Córboba) y araña una igualdad frente a Independiente.

Cuando la solución al conflicto económico llegó, la relación Aragón – Fillol no tenía retorno. Tuvo que intervenir la AFA, abriendo excepcionalmente el libro de pases, para que el Pato sea transferido a Argentinos Juniors. La campaña fue desastrosa, ocupando el anteúltimo lugar. Los promedios ya estaban instaurados desde un año antes y salvaron a River Plate de descender. Es decir, de no haber existido los promedios, River Plate hubiera descendido, y no fueron creados con el propósito de salvarlo. Los días de Aragón como Presidente tenían ya fecha de vencimiento con las inminentes elecciones.

En relación a los medios periodísticos, se destacaban Clarín y La Nación quienes se mantenían ecuánimes, limitándose a informar. Desde Crónica había algunos disparadores más bien electorales. Las radios tenían a Rivadavia de muy cordial relación con Aragón en un espíritu más condescendiente. Continental abría también el juego al candidato de entonces: Hugo Santilli. Por último El Gráfico al cabo de muchos años de relación, le suelta la mano a Aragón y recibe con beneplácito a quien sería futuro Presidente, Hugo Santilli, en nota publicada en la edición 3336 del 13 de Septiembre de 1983 y con el título de tapa: ¿Qué busca Santilli en River?. También la edición 3340 habla en tapa de la crisis en River, marcando tendencia.

Por: Sr. River Plate

El día llegará...

No es para decir feliz día de los inocentes, es para hacer fuerza para que sea una realidad

Hoy es 28 de diciembre y puede sonar a una broma por el dia de los inocentes pero la realidad es que esto no es una broma sino un deseo. Este blog, como todos los hinchas de River, deseamos ver entre rejas a los delincuentes que dejaron de rodillas a nuestro club y seguimos esperando que ni los poderosos de turno, ni los cagones de turno, ni los cómplices, ni los oportunistas, ni los negociados, ni los aprietes, puedan impedir que se haga justicia con quienes saquearon al club.

Hay gobiernos que podrán gustarnos o no pero lo que se convierte en imperdonable es el permiso social para robar. Llevamos décadas en que le vienen robando a River desde lo económico, lo social y lo deportivo, es hora de poner un punto final y empezar a retomar el camino. Espero que Passarella se anime a ser el reconstructor de ese camino.

Los hinchas de River debemos redoblar el compromiso con nuestro club y aprender a ser ciudadanos y socios dignos de un club con tanta historia y tantos dirigentes que supieron sacrificar alguna partecita de sus vidas por el bien del club que realmente amaban.

Hoy es un buen día para dejar de ser inocentes y pelear por devolver a River Plate donde corresponde.


Por Charro.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Manipulación informativa y negocios ocultos

La falta de ética del multimierda es acorde a la de tener un porcentaje de un jugador.

Desde que leímos que Toranzo se fue de River porque su pase le pertenecía a TyC por una deuda que mantenía River Plate con ellos gracias a la gran gestión de Aguilaucha, no dejo de pensar en las cantidades de maniobras que deben hacer diariamente los medios de desinformación en beneficio de sus ganancias y apoyando a los dirigentes o empresarios inescrupulosos. Es un claro “yo te doy, vos me das” con un terrible agravante, si no cumplis con esta premisa encima te volteó. El mensaje se lo dio claramente el “periodista” (?) Distasio a Cappa cuando casi se toman a golpes de puño (y los medios cumplieron la promesa) o también lo pudimos ver cuando Bielsa se retiró de la selección argentina cansado de su pelea con los medios más importantes que buscaban ser privilegiados en el trato con el entrenador.

Este fin de semana apareció una nota (que ya desapareció pero que se hizo eco la página millonaria) en el diario deportivo del multimierda Clorin (cornetín para los amigos) en la cual anunciaba que había una oferta del América mexicano para comprar a Buonnanotte. Al mismo tiempo se podía leer las expresiones del Enano sobre su interés por tomar nuevos rumbos si no podía ser titular en River y por el otro lado salía el siempre inoportuno vicepresidente segundo (exponente digno del mandato Aguilaucha, tiene una necesidad incontrolable de vomitar palabras incorrectas, inoportunas y dañinas para River cuando se le acerca un micrófono) a decir que si se quiere ir que se vaya (sabrá lo que significa poner paños fríos, mimar a un jugador que es patrimonio del club…).

Hay que buscar en las profundidades de los directivos del diario, en las relaciones personales y comerciales de esta gente para saber de donde venía esta vez el pescado podrido pero lo que es seguro es que este pescado, además de podrido estaba manejado por un pescador idiota.

Hoy salió el vicepresidente del club mexicano a informar que ellos tienen el cupo de 5 extranjeros muy bien cubiertos y no tenían en carpeta para este momento al Enano.

Olé pudo inventar esta noticia en connivencia con la dirigencia de River para cotizar al Enano (vaya uno a saber porqué Passarella decidió romper el silencio con ese medio, ¿habrá un precio implícito?) y buscarle otro destino, con el representante del jugador para presionar un poco o simplemente utilizó un método tonto para llenar sus páginas con alguna noticia inventada (son especialistas en esa materia) o escandalizar un poco el mercado. Son tan inútiles que ni siquiera les sirvió para salir del fin de semana.

Así es el multimierda…

Por Charro.

sábado, 25 de diciembre de 2010

Arqueros millonarios

 Amadeo Carrizo, el símbolo del arquero millonario.

El repaso evocativo y el espacio para los recuerdos, tienen un lugar preferencial dentro de nuestros corazones. La intención será que el viejo hincha recuerde y acaso se emocione, que el joven aprenda, y todos tengamos motivos para comentar y discutir. Y si de arqueros se trata, estaremos situándonos probablemente frente a la otra cara de la moneda. Por lo general quien más sufre. Pero la grandeza de varios de los apellidos que tuvieron la responsabilidad de custodiar los tres palos del arco de River Plate, quedaron grabados para siempre en la memoria de los riverplatenses. Algunos más afortunados que otros, con prolongadas campañas y el índice evidente de su capacidad, otros a través de un breve ciclo, pero todos dueños de una porción de la historia y en muchos casos con lugarcito en el corazón de los hinchas que los vieron volar de palo a palo, dejando el eco de sus hazañas, que permiten que hoy salgan a la luz y se queden para siempre.

Son en total hasta aquí 68. Iniciamos la recorrida con Jorge Iribarren, proveniente del amateurismo y el primer arquero profesional de River Plate. Dueño de una presencia señorial y una notable seguridad de manos. Gran goalkeeper e internacional.

Promediando la temporada del '31, alternando con Iribarren y posteriormente de modo efectivo a partir de 1932, aparece desde la cantera Juan Poggi, quien inscribió su nombre en la lista del primer campeón dentro del profesionalismo, que también tuvo otro apellido para el arco: Sebastián Santos Sirni, con dos apodos "el petiso" o "la mascota". Arquero de poca talla, singular arrojo y notable oportunismo para la salida. Jugó hasta 1943. Muchos grandes defensores riverplatenses señalan que nadie como Sirni para salir del arco. Su baja estatura, no fue óbice para que en los saltos siempre llegara primero. Valiente al máximo, y conocedor del secreto de la colocación exacta. Daba la sensación que la pelota siempre lo buscaba. Sin embargo a lo largo de su carrera se lo consideró suplente. Se ganó la simpatía de la afición, porque nunca la ausencia del titular resultó fatal.

Precedido de merecida fama, ganada en defensa del arco de Talleres de Remedios de Escalada y la Selección Nacional, llegó en 1933 Angel Bossio "la maravilla elástica". Actuó hasta el '36. Arquero elegante y flexible, notable estilista de alto y de bajo. Tuvo grandes performances en las que acreditó la justicia del mote que la afición la había conferido. Llegó al team riverplatense en la cúspide de su fama. Tuvo su actuación consagratoria en la última fecha del '33, cuando Boca perdió el título en Alvear y Tagle. Fue victoria 3 a 1 con dos de Bernabé y uno de Nolo Ferreira. Aquella tarde quedó en el ambiente la sensación de que Bossio era invencible, al punto que el único gol lo marcó Cuello, defensor de River Plate en contra. Durante muchos años su nombre fue sinónimo del arquero perfecto.

En esos años alternaron con Bossio y Sirni la custodia del marco riverplatense Pedro Manzini (guardián de la cuarta de fierro campeona del '32) Albino Loayza, hasta que en 1937 apareció "el indio" Arsenio López o "Patoruzú" como lo llamaba la hinchada. Hay algo muy curioso que vale como aporte: mientras al club llegaron arqueros, los campeonatos del '32, '36 y '37 tuvieron en el arco a Sirni en los momentos decisivos.

En 1938 River Plate consigue la transferencia de quien fuera tildado el mejor arquero del Río de la Plata: el uruguayo Juan Bautista Besuzzo. Sin embargo su irregularidad terminó como denominador común a su trayectoria en River Plate hasta el año siguiente. Tenía una extraordinaria gama de recursos: gran elasticidad, sentido de la ubicación y una increíble habilidad para arquearse hacia atrás, y retener pelotas que aparentemente ya lo habían vencido. Su actuación cumbre fue en el '38 ante Independiente en la cancha de los rojos. Ganó el team riverplatense 3 a 1, y ese día sencillamente atajó todo.

En 1940 Besuzzo pasó a Banfield y así ascendió a primera un notable valor de las divisiones inferiores: se trata de Antonio Rodríguez. Sin embargo su mayor brillo en el fútbol lo alcanzó en Lanús y principalmente en Racing. Se trató de uno de los mejores goalkeepers de la época.

Dos arqueros desplazaron sucesivamente a Rodríguez durante 1940 y 1941. Hablamos del español Gregorio Blasco y el uruguayo Julio Barrios, cuyo aporte resultó fundamental en los títulos conseguidos en el '41 y '42. Blasco dejó entrever grandes condiciones pero su juego "a la europea" rechazando con los puños y algo flojo para la retención de balones, no terminó de convencer. En cuanto a Barrios fue uno de los buenos. Bien plantado, de estampa imponente, gran seguridad y colocación. Con una efectiva espectacularidad, decisión y oportunismo, estuvieron allí sus grandes virtudes.
Amadeo Carrizo, un arquero diferente que impuso un estilo propio.Imaginó las cosas que hoy hacen todos los buenos arqueros

Los reemplazantes de Barrios fueron el eterno Sirni, Alberto Voulliat y Eduardo Lettieri. Estos dos últimos no alcanzaron la regularidad y el rendimiento esperado. Pero a partir de 1944 la lucha por el arco de River Plate, tuvo a varios protagonistas. Los tres primeros partidos de la temporada los jugó el santiagueño Segundo Díaz, quien alcanzó notoriedad en Chacarita, al tiempo que se produjo el debut, procedente de Banfield, del peruano José Soriano, quien además fue gran figura del campeón de 1945 y estirando su campaña por una temporada más en River Plate. En el '44 también hace su presentación "el suicida" Héctor Grisetti quien no faltó nunca para la obtención del séptimo título del profesionalismo, durante la temporada del '47. Sin embargo en 1945 casi en silencio, había marcado su debut Amadeo Raúl Carrizo. Desde 1948 y por espacio de 20 años el arco de River Plate le perteneció. Se lo reconoce unánimemente como el inventor del arco. El hombre que más veces actuó en la primera del club. Cualquier adjetivo parecerá poco y todos juntos acaso no alcancen para definirlo. Fue distinguido como el mejor arquero de Sudamérica en toda la historia. En relación a Soriano, es justo decir que demostró gran sobriedad y solidez. Contaba con un llamativo oportunismo y valentía para salir a cortar juego. El arquero limeño fue otro de los buenos. En cuanto a Grisetti su actitud en el field era casi temeraria, justificando con creces su apodo. En relación a Amadeo, todo cuanto se diga parecerá poco y reiterativo. Simplemente el mejor.

Como quedó dicho el reinado de Carrizo resultó extenso. Por tal razón, corresponde enumerar la larga lista de suplentes u ocasionales reemplazantes que tuvo durante su trayectoria en River Plate. Fueron ellos Mario Mussi, Héctor Pacheco, Angel Rocha, el cordobés Augusto Fumero, Antonio Cammarata, y Manuel Ovejero. Durante la Copa Suecia de 1958, ocuparon la valla: Cortéz, Rolando Irusta, proveniente de las inferiores que sólo jugó un partido y el ex Lanús y Newell's Old Boys, Luis Zoilo Masuelli que puso punto final a su carrera en la valla riverplatense. La nómina continúa con Rogelio Domínguez, Hugo Gatti, Humberto Ballesteros y Alfredo Gironacci. Sólo Domínguez y Gatti, le birlaron por un breve lapso la titularidad. Pero vayamos por partes: Mussi jugó luego en Gimnasia, Rocha vino de Unión, luego pasó a Atlanta y varios clubes de ascenso, donde pateaba penales. En el '51, contra Racing le hicieron 10 goles en la misma tarde (5 en reserva y 5 en primera), porque faltó Amadeo a último momento. En cuanto a Fumero hay una anécdota poco feliz del año '52 frente a Ferro: hizo vista ante un remate, salió del arco a buscar la pelota fuera del field, con tan mala suerte, que el balón pegó en el travesaño, le impactó en la cabeza y se transformó en gol para los verdolagas. Increíble.

Cammaratta, venía de actuar en Independiente, Gimnasia y Atlanta, pero sólo jugó un partido contra San Lorenzo. Manuel Estanislao Ovejero fue un correcto guardavalla. Jugó luego en Argentinos Juniors, el ascenso, Lanús y el fútbol colombiano. Justamente en la cancha granate tuvo su tarde de gloria en el '56. Debutó y fue gran figura de un partido decisivo que ganó el team riverplatense 3 a 1. En relación a Rogelio Domínguez, es justo decir que en otra etapa, hubiera sido titular indiscutido como Amadeo o el Pato. Venía de jugar en Racing y el Real Madrid con figuras como Di Stéfano, Puskas y Gento. Después pasó a Vélez y Nacional de Uruguay. Un extraordinario guardavallas. Notable sentido de la ubicación y sensacionales reflejos. Sus voladas eran espectaculares. La nómina sigue con Gatti que tuvo la osadía de discutirle y en algunos pasajes de la historia arrebatarle el puesto a Amadeo. Ballesteros jugó poco, tuvo más trayectoria en Lanús y el fútbol peruano, mientras que el rosarino Gironacci, que venía de Newell's no rindió como se esperaba. Después actuó en Argentinos Juniors y equipos del ascenso.
Fillol, una gran personalidad y estado físico. Siempre daba un nuevo esfuerzo para impedir un gol

Luego del otoño del patriarca, y valga la paradoja, el arco de River Plate pasó por varias manos: Hugo Carballo, procedente de Gimnasia, y dos valores juveniles de aparición casi simultánea: Carlos Barisio y José Perico Pérez, especialista en materia de atajar penales. Los contenía de a dos como a Brindisi en el '73. Para el Nacional de aquel año, se produce la contratación de Ubaldo Matildo Fillol, procedente de Racing. Con toda seguridad el segundo puesto en el podio de los mejores guardavallas riverplatenses. De notables reflejos. Soberbio, espectacular. Artífice de varios campeonatos, especialmente los Nacionales '75 y '81. Para "el pato", también todos los adjetivos resultarán escasos. Dicen que el arco de River Plate es más grande que los demás; el de Fillol era el más chico de todos. Detrás de él se encolumnaron varios apellidos con la esperanza de jugar. En verdad lo hicieron poco. Fueron ellos Alberto Vivalda, el uruguayo Omar Correa, Luis Landaburu, quien más paciencia tuvo, Juan Carlos Delménico, Miguel Angel Torres, Jorge Ferrero, el legendario Agustín Mario Cejas, Eduardo Montes y Gabriel Puentedura. Una huelga en 1983 y la posterior transferencia de Fillol permitió que surgieran Adrián Rodríguez, Carlos Cochella y Sergio Goycochea, con dos ciclos poco exitosos en River Plate. Para 1984 llegaron Carlos Gay con gran pasado en Independiente y Nery Pumpido, listo para ser campeón de todo en el '86. Luego serían los tiempos de Angel David Comizzo, tal vez el arquero del eterno retorno, Oscar Passet, José Miguel, Rodrigo Burella, Javier Zeoli, Javier Sodero, Germán Burgos, Joaquín Irigoytía, Roberto Bonano, Gastón Sessa, Darío Sala, Franco Costanzo, José María Buljubasich, Alejandro Saccone, Germán Lux, Juan Pablo Carrizo, Juan Ojeda, Daniel Vega, Mariano Barbosa y Nicolás Navarro. Seguramente por condiciones técnicas, personalidad y prematuro aplomo, Carrizo va camino al podio de los mejores. Su trayectoria y el paso del tiempo darán su veredicto.
JP Carrizo; personalidad y reflejos. Puede ser su época si sigue el camino.

También hay nombres como Bernardo Leyenda, Juan Carlos Olave y Martín Ogando, (de notable trayectoria en nuestro fútbol y suplente de Amadeo), que no actuaron en cotejos oficiales.

Esta es la nómina de arqueros de River Plate a lo largo de la historia. Buena parte de la gloria cosechada está en sus manos. Ojalá que este repaso evocativo y el espacio para los recuerdos, haya logrado como decíamos al comienzo, que el viejo hincha recuerde y acaso se emocione, rememorando atajadas que están alojadas aún hoy en sus retinas, mientras el aprendizaje alcance a los más jóvenes, logrando el objetivo de ilustrar correctamente, a aquellos que por razones cronológicas, saben de estos nombres sólo desde el anecdotario de los más sabios.

Por Sr RiverPlate

viernes, 24 de diciembre de 2010

Feliz Navidad pa todos...

Podríamos habernos repetido con la imagen del año pasado...

...o podríamos haber sumado a nuestros admirados amigos del exterior.

Podríamos haber hecho algo más simple...

o podríamos haber sido un poco irreverentes a la hora de elegir la imagen.

Podríamos haber sido más directos y mantener el buen gusto...

...o simplemente podríamos haber buscado en un blog amigo una buena tarjeta

...pero... como hoy la imagen no es lo más importante...

Desde el blog Ariverloquiero, todos los integrantes queremos brindar junto a todos quienes nos acompañan en esta locura de mantenernos en contacto a través de un blog y que comparten nuestra pasión por River Plate.

Deseamos de corazón que todos puedan tener una Navidad feliz, que puedan tener una fecha de reflexión y que puedan compartirla junto a sus seres queridos. 

Muchas felicidades para todos y guarden parte de la bebida para festejar algún título...


Por los Sobrios del Hormigón

Idolos de siempre XVI: Pato, 20 años no es nada...

Sus voladas y su seguridad no tenían límites

Ubaldo Matildo Fillol nació el 21 de julio de 1950 en San Miguel del Monte y desde allí inició su viaje para probarse a un club, como tantos otros, acompañando a un amigo. Jugaba de mediocampista pero al llegar a Quilmes les dijeron que necesitaban un arquero. El Pato había atajado en el barrio y decidió aceptar el desafío. Muchas veces a los grandes se les presentan oportunidades que luego pasan como hechos con una gran dosis de buena suerte pero, en realidad, esas dosis de fortuna siempre son acompañadas por grandes sacrificios y personalidad para tomar decisiones riesgosas.

Fillol no fue la excepción, enfrentó siempre las situaciones con la misma hidalguía y convicción. Siempre tuvo un objetivo fijo y nunca se movió de él: quería ser el mejor y que todos lo supieran.

A lo largo de su carrera varias veces demostró esta convicción y siempre peleó tan fieramente por su contrato (y esto le trajo enormes problemas) como lo hacía bajo los 3 palos. En su año de debut descendió Quilmes y debió hacer su primera campaña en la B. No logró el ascenso y al equipo del sur se le hizo imposible pagar lo que Fillol pretendía. Así llegó a Racing en 1972 y ese mismo año se fue a River junto a Quique Wolff y Onega. No la tuvo fácil, Perico Perez era un gran arquero defendiendo la portería millonaria y por eso el técnico le respetó el puesto. En la pretemporada siguiente Delem les ofreció atajar un partido a cada uno hasta que se decidiera por el mejor. Fillol no lo aceptó aún sabiendo que perdería la oportunidad. Confiaba en su capacidad pero un arquero necesita confianza y esta no era forma de obtenerla. Siguiendo su convicción habló con el DT cuando no era aconsejable y le dijo que no aceptaba atajar fecha por medio. Habló de frente como cuando firmó un contrato con Le Coq Sportif aún sabiendo que River tenía contrato con otra marca y que esto enfurecería a la dirigencia. Como cuando lo vinieron desde el Sur a apretarlo para que River perdiera frente a Quilmes para que “su” equipo se salvara del descenso y finalmente habló con sus compañeros para jugar como siempre a pesar de sus sentimientos. Como cuando se peleó con Menotti aún sabiendo que quedaría fuera del mundial (primero le pasó lo mismo que en River, le ofrecieron intercalar con Gatti algunos partidos y no aceptó; luego lo llamaron cuando River jugaba la copa Libertadores y decidió jugar un partido definitorio de la copa antes que un partido amistoso con la selección). Como cuando nos eliminó de la supercopa 87 jugando para Racing y nos sacó el título del apertura 90 y fue ovacionado por todo el monumental. Nadie dudaba de sus aptitudes en la cancha pero no soportaban que hiciera las cosas como él quería. Hubo mucho trabajo de periodistas para lograr que Menotti aceptara acercarse nuevamente al arquero y hubo que convencer al Pato para que aceptara las ideas del entrenador. 
 Nunca se debía gritar gol cuando Fillol estaba en el arco, siempre encontraba una forma de interponerse

Lo vimos atajar para la Argentina campeona del mundo 78 y nadie dudó que fue el mejor arquero del Mundial, con River ganó 7 títulos y tuvo actuaciones memorables frente a los bosteros (2 a 1 en el 75 después de 9 años sin ganar en la boca, donde inclusive atajó un penal o ese año por el nacional cuando volvimos a ganar por igual resultado). Tenía el mérito de pararse frente al arco y dar toda la sensación de que sería imposible batirlo. Eran tardes en las cuales estaba tocado por la varita mágica.

Labruna ya lo decía como DT y hoy se lo puede oír decir lo mismo al Pato. Gran parte de su genialidad se lo debió a su extraordinaria fuerza de piernas, a su determinación en el arco y a su intuición (la mezcla perfecta de habilidad natural, fuerza mental y preparación física). Aún hoy es el arquero que más penales atajó (26 gracias al atajado en el último partido) y el que más atajó en un torneo (6).
 "El abrazo del alma" una de las mejores y más famosas fotos del deporte mundial. Fillol, Tarantini y el hincha

El último partido de su carrera no fue premeditado. Estaba atajando en Velez y quiso el destino que la última fecha de ese torneo, el 22 de diciembre de 1990, jugara River Plate frente al Fortínero en el Monumental. El Millonario llegaba a la última fecha igualado en puntos con Newell's, el entrenador de ese River Plate era el Káiser y como siempre podía haber sospechas pero… era Fillol.

El Monumental estaba repleto y listo para una fiesta hasta que todos nos dimos cuenta que el Pato estaba nuevamente iluminado. Jugó un partido enorme atajando todo (penal incluido), lo posible y lo increíble, nadie entendió como hizo a los 40 años para impedir que la pelota ingresara en los arcos del Monumental porque el equipo probaba de todas formas y era superior, sin embargo no hubo forma de vulnerarlo. Ese día River perdió 2 a 1 y además se perdió un título pero los hinchas no pudimos dejar de aplaudir a ese arquero que tantas alegrías nos había dado, ese arquero que tan maravilloso había sido y que lamentablemente esa tarde no nos estaba defendiendo a nosotros. El Pato estaba triste, hizo lo que debía, como toda su vida, pero había impedido que River tuviera otro título en sus vitrinas. No sabía que hacer hasta que sus compañeros lo levantaron en andas porque el público lo ovacionaba, en ese momento tan emocionante para él decidió que ese fuera su partido despedida. No podría tener otro partido tan perfecto ni un momento tan reconfortante como el que le brindó el hincha de River. ¿Qué hincha de River podrá olvidar ese partido? ¿Cuántas veces en la historia del fútbol una hinchada priorizó la gratitud hacia un jugador “rival” que le quitaba el título por sobre su propia tristeza?
 El penal que tanto sufrimos. Un gran atajador de penales también.

Pasaron 20 años y vale la pena recordar un momento irrepetible. Hoy, de la mano del Káiser, volvió al club tratando de transmitir sus conocimientos. Cualquiera que lo haya visto atajar y no haya logrado ver a Amadeo Carrizo, no dudará en decir que fue el mejor arquero que vio atajar jamás (la votación sudamericana por los mejores arqueros del siglo lo verifica poniendo a Amadeo, Chilavert y el Pato. Personalmente creo que Chila no tiene nada que hacer en ese podio). No es poco, ¿verdad?

Por Charro.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Ferrero responde

Por mi no hablen

El viernes pasado José Omar Solassi declaró sobre la situación de Alexis Ferrero: “Si siempre quiere cambiar de aire, lo vamos a ayudar para que eso ocurra”.

Hoy Ferrero dio una nota a la radio La Red y cuando le consultaron sobre donde se imaginaba en el próximo torneo respondió: "En River, no es verdad que me quiero ir. Estoy bien en el club y me siento importante. Me reconforta el apoyo de la gente, no sé dónde salió eso de que me quería ir, de mi boca nunca salió".
Así salió al cruce, con la prestancia que lo hace dentro de la cancha, a las declaraciones del impresentable que tenemos como vicepresidente segundo. La verdad es que reconfortan las declaraciones del central, veremos como sigue la historia esperando que el final sea el mejor para River Plate, aunque Solassi no quiera.


Por: Enrique

martes, 21 de diciembre de 2010

En alguna te van a agarrar...

¿Con esa facha a dónde vas?
 
La Cámara del Crimen ordenó ayer profundizar la investigación sobre los montos de transferencias de jugadores al exterior realizadas durante la presidencia de José María Aguilar, una época que la actual administración que conduce Daniel Passarella prefiere ignorar.

Las denuncias del diputado porteño Marcelo Parrilli en referencia a la entrega de entradas a los barras y sobreprecios en la ejecución de las obras quedaron nulas, pues la Cámara Cuarta del Crimen determinó que el ex presidente fuera sobreseído. Aun así, la transferencia de jugadores está en la mira.

La Cámara, con las firmas de los jueces Alberto Seijas, Carlos González y Marcelo Lucini, aseguró que “la pesquisa no está agotada” y puso la lupa sobre el traspaso de Maximiliano López, ya que “se dispuso el pago de 90 mil euros al intermediario Néstor Schelotto, pese a que en un primer momento su pretensión había sido rechazada dado que no intervino en el tramo final de la negociación”. “Hasta la fecha se desconoce de qué modo se llegó a esa decisión, cuál fue el órgano del club que lo resolvió y cómo fue instrumentado en los libros de la entidad”, resumieron.

Por eso, ordenaron recabar todas las constancias que existan en el club vinculadas con la operación para determinar si el acto fue puesto a consideración de la comisión directiva. La causa detectó que además de López otros jugadores “habrían sido transferidos a equipos en los que no jugaron y a pesar de eso luego fueron vendidos a otro por una cifra muy superior”. “Hay que determinar quiénes intermediaron tanto en las primeras operaciones como en las reventas y lo efectivamente percibido por River”.

Extraído de Pagina 12

Por: Enrique

Idolos de siempre XV: Feliz cumple, Loco Almeyda!!!

El Pelado es un hincha más y se siente cada domingo y en cada declaración que hace

El 21 de diciembre de 1973 nacía en Azul, Matías Almeyda. A lo largo de su carrera tuvo varios apodos (el “Loco”, gracias a sus reacciones apasionadas que derivaron en expulsiones increíbles e inoportunas; el “Pelado”, apodo elegido por Vairo; “Corazón de León”, el elegido en la actualidad…) y tuvo una carrerar plagada de situaciones extremas.

Al Pelado nunca le fue fácil, para llegar a River debió probarse a los 13 años y fue rechazado pero su tesón ya se demostraba en esa época y volvió al año siguiente y tampoco fue impedimento que lo hicieran volver varias veces hasta que en diciembre se decidieran a probarlo en las inferiores. Su voluntad ya era inquebrantable en aquellos primeros años; tampoco le fue fácil su vida en inferiores, debió vivir en una pensión de Barracas y todos los días entrenaba en el club, vivía entre gente mayor en una zona no muy amigable para un adolescente del interior y siempre recuerda esa época como de mucho sufrimiento.

Tampoco fue fácil llegar a primera división y consolidarse, adelante tenía al motorcito del equipo, el líder del mediocampo y no era fácil convencer al entrenador, sin embargo, primero le hicieron un lugar para compartir el mediocampo con el Negro Astrada y finalmente se quedó con el puesto hasta que se cansó de ganar títulos en una de las mejores épocas de River y terminó siendo el pase más caro del fútbol argentino para irse a Sevilla. Según él cuenta, tuvo la misma oferta para irse al Real Madrid o al Sevilla pero como había dado su palabra al equipo sevillano, decidió irse hacia Sevilla.

No fue fácil su ingreso al fútbol europeo, mientras el Real se alzaba con la copa de campeón, el Sevilla descendía. 12 mil personas lo fueron a recibir pensando que traían al mejor jugador del mundo y nadie había avisado que era un mediocampista de entrega y quite. El resultado fue que terminó siendo el blanco de todos los insultos y fue vendido a Italia. En Italia pasó otro momento de gloria ganando varios títulos pero mantuvo su rebeldía y su mirada crítica al sistema. Pasó momentos críticos en la época "dulce" del fútbol italiano, con varias situaciones anormales a pesar de los logros deportivos. En un momento se cansó de esa vida europea y decidió volver al país. El regreso a su club estaba en su cabeza pero nunca imaginó que tendría problemas con la dirigencia. Fue un trago muy amargo que no pudo sobrellevar, tuvo distintas alternativas para ir a otros clubes pero nada lo satisfizo y terminó jugando unos partidos en la liga noruega.

A veces los grandes momentos llegan después de las grandes crisis y esto le pasó al Pelado. Fueron 4 años difíciles entre que largó el fútbol y que volvió, como él dice, se sumió en una depresión y debió arreglar su cabeza a partir de un clic que hicieron sus hijas. Hoy, el presente le deparó una experiencia que jamás creyó que pudiera darse. Se fue muy querido y agradecido del club y con ganas de volver. Nunca pudo olvidar la eliminación de la Copa Libertadores 95 cuando quedamos eliminados en el Monumental con su penal (una larga serie de penales), esa noche (muchas veces salí con dolor en el corazón pero esa fue la única vez que salí llorando del Monumental) el Monumental coreó su nombre aún en la desolación del dolor de todos (creo que fue el momento en que empezamos a ganar la copa del año siguiente). No es de extrañar que haya dicho que el momento deportivo más feliz haya sido la consagración de la Libertadores y que sólo fue superado por el día que volvió a la primera de River, cuando entró a la cancha y se sentó en el banco de suplentes para enfrentar a Chacarita Juniors y todo el estadio coreó su nombre.
Cada acción dentro de la cancha está unida a la pasión del hincha

El Pelado siempre fue un tipo diferente; es frontal, se preocupa por el resto, aprecia los esfuerzos y es sacrificado; tiene decenas de valores y virtudes que une a la sabiduría de una experiencia vastísima por varios clubes europeos. En Europa pasó por las mejores y peores situaciones y a eso le suma su experiencia en un momento glorioso de River pero de mucha pobreza económica para él, y ahora, finalmente, le toca vivir un presente con un club increíblemente decaído pero siendo un hombre formado, carismático y lider indiscutido. Todo esto está formando a un personaje que sin dudas entrará en los riquísimos libros del club y que ya se ha hecho un lugar en los corazones de los hinchas.

El ídolo es el jugador al que el hincha le estará eternamente agradecido por lo que le fue dando a lo largo del tiempo, la felicidad por jugadas increíbles y logros que le llenan el corazón. No son muchos los jugadores que tienen la buena suerte de formar parte de ese tesoro porque se necesita una química muy especial. La desesperación que hoy sentimos los hinchas y la necesidad por hacer algo por levantarlo al club se ve reflejado en el amor que pone el Pelado en cada pelota y en cada partido de estos campeonatos que está jugando. La idolatría que está construyendo el Pelado no tiene mucha explicación más allá del sentimiento pero de lo que estoy seguro es que todos estaremos eternamente agradecidos a todos estos meses que nos está regalando el Pelado. La comunión entre el hincha y Almeyda es un proceso diferente al que habitualmente se dio con cualquier ídolo y la verdad es que se disfruta muchísimo. No hay mucho para agregar más allá de desear verlo por mucho tiempo más haciéndonos disfrutar de su entrega y corazón y que ojalá se vea coronado con un hermoso título, como un grande se merece.


Siempre agradecidos...
Muy feliz cumple Pelado!!!

Por Charro.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Idolos de siempre XIV: Al maestro Cesarini con cariño

Precursores de "la Máquina". Renato Cesarini, Bernabé Ferreyra, Charro Moreno, Pedernera y Peucelle

Para que un club se convierta en el más grande se deben dar una serie de acontecimientos. En el caso de River Plate se inició todo desde un principio gracias al entusiasmo y compromiso de una serie de jóvenes que se convirtieron en sus dirigentes. A estos dirigentes lo fueron sucediendo otros con las mismas capacidades y ansias hasta que llegó un visionario que decidió romper las reglas y tuvo una visión superadora que modificó las reglas de ese momento, alguien que vio más allá de la realidad de ese momento.

Antonio Liberti fue el dirigente que convenció al resto para comprar a Peucelle primero y a Bernabé Ferreyra después, hizo un gasto extraordinario y multiplicó la apuesta al construir el Monumental en una zona, para aquella época, muy alejada y abandonada. Sin embargo uno de los grandes méritos que tuvo no puede ser visto en una obra o en un libro con números. La dirigencia decidió como una política del club, hacer alguna compra rutilante para mejorar el equipo pero construir al equipo alrededor de una base que la daría la escuela del club; para dicho propósito eligió hacerlo con los primeros campeones del profesionalismo, aquellos jugadores que habían construido un mística campeona y de buen fútbol, un juego lujoso y gustoso para las mayorías del fútbol argentino.

La elección para este propósito fue clara. Liberti imaginó desde un principio a Peucelle y desde él como jugador fue formando al River Plate campeón pero no alcanzaba y por eso buscó a un jugador reconocido por su voluntad, calidad y personalidad. En 1935 llegó a River Renato Cesarini, quien después de 2 años de jugar en River Plate pasó a organizar la escuela millonaria.

Renato Cesarini nació en Italia pero a los pocos meses su familia vino a Buenos Aires y acá se radicó y se crío. Renato aprendió todas las mañas porteñas de la época, era el perfecto porteño. Aprendió en la calle y ahí se enamoró de la pelota pero también de la noche porteña; así tuvo miles de noches de café, tango y mujeres, le sobraba pinta y chamullo pero al mismo tiempo estaba lleno de códigos que había aprendido de la vida, había empezado a trabajar de muy chico y después de ser ilusionista y contorsionista en un circo decidió dedicarse al fútbol. Era un busca vidas típico amado por todos sus amigos y "amigas", se entregaba por completo y así conseguía lo que quería.

Siendo jugador de la selección argentina se fue a la Juventus en 1930 y salió campeón 4 años consecutivos, además de haber sido parte de la selección italiana campeona del 34. Formó un equipo memorable para la Vecchia Signora con otros 2 argentinos tambien integrantes de la selección campeona del Mundo (Monti y Orsi) hasta que finalmente decidió volver a la Argentina. Estuvo unos meses en Chacarita Juniors (club que lo vio nacer) y luego recaló en River Plate donde ganó los 2 torneos que jugó (en 7 años consiguió 6 títulos).

Habiendo salido bicampeón el 19 de diciembre de 1937 decidió colgar los botines para dedicarse a algo que le gustaba mucho más. Liberti (a instancias de los jugadores) le ofreció la dirección técnica de las inferiores y aceptó de inmediato. Con 30 años, en medio de la gloria, decidió retirarse y planificó un trabajo inédito con las inferiores, River tenía grandes jugadores salidos de las inferiores pero él quería algo más. Era un gran táctico y estratega, era un estudioso del fútbol, se interesaba por los problemas tácticos y técnicos del fútbol, el manejo de los espacios libres... así llegó a la dirección técnica pero su trabajo se basaba en la docencia y en el continuo consejo a los pibes, no bastaba hacer buenos jugadores que conocieran los secretos del juego sino que había que convertirlos en grandes futbolistas que dejaran el alma por River Plate, creó un mística, les inculcó ser parte de una historia, ser parte del más grande, perdurar en el tiempo a través de sus logros deportivos con la banda. No por casualidad los jugadores le decían Maestro y no por nada, el recuerdo que tiene el fútbol de él están más relacionadas con la dirección técnica que con el glorioso futbolista.
Todos quienes lo conocieron admiraban su sabiduría

Las anécdotas con Sívori lo pintan de cuerpo entero. Cesarini se fue a dirigir a Juventus y recomendó la contratación de Sívori porque decía que era un genio con la pelota, el primer tiempo del jugador no fue bueno porque se dedicó a conocer cuanta italiana se le cruzaba. Un día lo sentó y le explicó como sería su futuro si seguía ese camino. Sívori lo escuchó atentamente y en las vacaciones se casó, a partir de ese momento el Cabezón se reencontró con su nivel y así lograron juntos un bicampeonato para la Juve.

En 1961 Renato se fue al Nápoli, en la última fecha jugaban Nápoli y Juventus, si el equipo del sur ganaba se salvaba del descenso. Los diarios hablaban de la entrega del partido, que Sívori no jugaría como sabía y decenas de infamias típicas. Sívori pidió no jugar el partido pero Cesarini lo llamó y le explicó porqué debería jugar el mejor partido de su vida. Sívori lo hizo y ganaron 4 a 0 con 3 goles del Cabezón. Nápoli se fue al descenso y Sívori se abrazó llorando con su maestro. Ese era el tipo de relación que armaba con sus dirigidos.

Jorge Solari, junto a su hermano y amigos Artime y los hermanos Onega (todos jugadores de River) creó un club en Rosario llamado Renato Cesarini en su honor y se dedica a buscar nuevos valores, vendría a ser una escuelita de fútbol y en su fundación hablan de los valores del maestro Renato Cesarini.

Cesarini marcó una época, una época con salidas nocturnas junto a amigos "compinches" inseparables como el Charro Moreno y Adolfo Pedernera o charlas de café con Toto Lorenzo y Helenio Herrera. Un tipo de barrio con ropa cara. Un pibe de Buenos Aires que supo del buen vivir de Turín y Roma. Por esto, cuando se lo describe no basta con decir que fue un eximio jugador de fútbol (en su tiempo se hablaba de la “zona Cesarini”, los últimos minutos del partido cuando todos daban por terminado los partidos pero él se dedicaba a convertir, hay un blog italiano con este nombre) o un entrenador adelantado a su época (junto con Peucelle armaron la máquina en 1941, un equipo que jugaba a otro deporte), muchos hablan de sus logros y muchos lo atacaron cuando volvió de Italia para sacarnos de un largo tiempo sin títulos y perdió un campeonato y la Copa Libertadores (final 66 frente a Peñarol, donde él mismo se recriminaba por un cambio erróneo según su parecer), muchos lo alabaron por sus conocimientos y muchos lo ridiculizaban como charlatán pero Renato Cesarini fue un Maestro que enseñaba a jugar al fútbol aunque en realidad daba clases de la vida. Todos, sin excepción, lamentaron su temprana desaparición el 24 de marzo de 1969.
Siempre elegante y consejero de los jugadores. En la Juve con el "Cabezón" Sívori.

fuentes historia de River, campeón de campeones; el libro de river; 105 historia de un siglo rojo y blanco
Por Charro.

viernes, 17 de diciembre de 2010

La insoportable levedad de ser Solassi (?)

Como diría Barcelona ¿garca o boludo?


“Si siempre quiere cambiar de aire, lo vamos a ayudar para que eso ocurra” Omar Solassi sobre las posibilidades del traspaso de Alexis Ferrero al fútbol mexicano.

Es notorio que aún perdura el malestar de algunos dirigentes por el reclamo a mitad de año que hizo Ferrero para que cumplan con su contrato. Tan notorio es ese malestar como la baja calidad de los dirigentes que creen ser mucho más valiosos de lo que jamás serán. Esta falta de criterio provoca que ellos mismos se sitúen por encima de los intereses de la institución.

Ferrero es una pieza fundamental en el fondo de River Plate, el equipo lo necesita y quedó evidenciado durante los partidos que Cappa decidió marginarlo del equipo titular. El objetivo de un buen dirigente es el de intentar retener al jugador hasta donde se pueda sin perjudicar al club, no de mandarlo al carajo usando algún eufemismo.  

Ahora Solassi tiene un poco de prensa y debe estar un poco obnubilado con ello. Sería bueno que entienda que con la soberbia que demuestra no pasará a la historia como un gran dirigente de River Plate, será recordado, si alguno tiene mucha memoria, como el matarife que invirtió para incorporar algunos jugadores y luego se dedicó a diseñar desde adentro del club el método de devolución del dinero con la mayor premura y ganancia posible.

Por: Enrique

jueves, 16 de diciembre de 2010

Idolos de siempre XIII: El comienzo de las burradas

 
El 14-12-91 se presentó ante los hinchas, cuantas cosas nos pasaron en este tiempo...

Las circunstancias y las decisiones van convirtiendo a un muy buen jugador en ídolo o a un jugador muy querido le van quitando la posibilidad. ¿Quién duda que si hoy volviera D’Alessandro, se quedara por 6 años, fuera la voz cantante del grupo y nos llevara a un título internacional no sería el ídolo de esta época? ¿Cuántas oportunidades tuvo Saviola de volver y tener este recorrido? ¿Enzo hubiera sido ídolo si no hubiera vuelto al club y hubiera salido campeón de América? ¿Y Ramón? ¿Labruna hubiera sido el ídolo máximo si no hubiera sido el entrenador del 75? ¿Si en algún momento JJ nos convierte en campeones, revertiría la imagen que tenía hasta hace unos meses?

En medio de todas estas preguntas, vale recordar los inicios de nuestro último ídolo millonario. El 14 de diciembre de 1991 debutaba el Burrito Ortega en la primera de River. Lo hizo frente a Platense, a 2 días de haber salido campeón del apertura de dicho año. Fue un campeonato raro, el River del Káiser fue muy superior a sus rivales y pudo haber sido campeón invicto faltando 5 fechas (12 victorias y 2 empates) pero una derrota frente a CASLA en Velez (uno de los partidos con más lluvia) llevó a una definición extraña. El 12 de diciembre los bosteros perdieron en La Plata antes de que jugara River en el Monumental frente a AAAJ. Al entrar a la cancha los jugadores supieron que eran campeones, dieron la vuelta olímpica, fueron derrotados por el bicho y volvieron a dar la vuelta en medio de la algarabía Monumental. Todo el mundo estaba pendiente de la fiesta y ya nada importaba.

Sin embargo a los 2 días se siguió por compromiso con el torneo y para muchos también siguieron los festejos. Este River de Pasarella era un equipo joven, rápido y contundente en ataque, mientras que dominaba al rival gracias al pressing que se ejercía en la media cancha. El Mencho y Ramón se cansaron de hacer goles mientras los pibes apoyados por algunos experimentados se ocupaban de presionar y asfixiar en todo el terreno a los rivales.

Nadie sabía que ese partido después de los festejos pasaría a la historia no por nuestra alegría sino por el debut del Burrito Ariel Arnaldo Ortega. Nadie podía imaginar que estábamos frente a un jugador diferente y que tendríamos con él una relación especial. Nuestra relación con el Burrito tiene una marca de amor, muchas veces nos enojamos con él pero siempre logró entrar en nuestros corazones. Tuvo una relación tormentosa con los dirigentes, con diferentes idas y con vueltas necesarias para ambas partes. El brillo de un jugador diferente acompañado por la simpleza, la bondad y lo introvertido que se mostraba, fueron convirtiéndolo en uno de los preferidos de sus compañeros y de los hinchas. Se fue convirtiendo en el niño mimado junto a figuras como Ramón y el Mencho o después junto al Enzo y el Matador Salas. Aprendió, gracias a los consejos de sus compañeros, a mezclar su personalidad fuera de la cancha con su talento dentro de ella; su quiebre inesperado de cintura para dejar en ridículo a sus rivales, su rapidez para subir por los laterales y descolocar al defensor que intentaba marcarlo, su vértigo cerca del área era una sorpresa permanente, era parte de la fiesta de cada domingo. Los logros personales y grupales se iban sucediendo e iban elevando el amor del hincha pero también provocaron que se tuviera que ir a Europa. Su adicción e inconducta fueron provocando sus continuos retornos en tiempos en que ya no estaban todas las demás glorias y fue ahí cuando el canto del hincha se hizo protector y se convirtió en amor eterno. Su amor por el club lo llevó a defender los colores e hizo goles maravillosos e inesperados que quedarán en nuestro recuerdo. Cuando algunos lo daban por muerto siempre aparecía esa jugada que les hacía entender a todos que podía darnos más felicidad, de esta forma, con los últimos partidos del clausura 08 selló para siempre este amor. Nadie esperaba ganar un campeonato más con ese equipo y sin embargo llegó el milagro.

El Burrito vistió varias camisetas pero en ningún lugar rindió como en River Plate, en muchos lados lo admiraron pero en ninguno se sintió tan cómodo como en Nuñez. El Burrito se equivocó muchas veces pero siempre fue “perdonado”, muchas veces fue dejado de lado pero el hincha siempre lo quiso y lo protegió. Es un hijo mimado que está viendo oscurecer su tiempo futbolístico. Es un tiempo en que tendrá que tomar decisiones, muchos ídolos dejaron el club años antes de retirarse porque no podían dejar el fútbol pero al mismo tiempo no tenían el físico para mantenerse en el nivel de River Plate. En este momento el Burrito está en esta disyuntiva y solo la baja calidad del equipo permite que Orteguita siga siendo una alternativa superadora a la hora de entrar a la cancha. A mi entender tiene varios cartuchos para regalarle a River Plate pero también es cierto que deberá aprender a dosificar su permanencia en la cancha, deberá regular su físico para entender cuando puede sumar al equipo y cuando deberá dar un paso al costado para el ingreso de un compañero.

En los últimos tiempos pudimos ver como el Beto Alonso, Pasarella, Ramón Díaz, Enzo Francescoli se retiraron en River y campeones pero no era lo habitual (Cesarini y Bernabé Ferreyra lo habían hecho) pero fueron muchos los ídolos que no quisieron irse con la mejor ola y prefirieron jugar sus últimos partidos en otro país o en equipos inferiores (Peucelle, Pedernera, Moreno, Loustau, Muñoz, Labruna, Pipo Rossi, Morete…).

Ojalá que el Burrito pueda estar en un nuevo título y se pueda retirar levantando una copa con la camiseta de River pero en caso de que no sea así, como siempre, estaremos esperando que pase lo que sea mejor para él.

Por Charro.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Cuando se puede circular sobre rieles

Figuras en el pasado, esperemos que nos devuelvan la identidad

Uno de los datos más importantes que da la suma de 31 puntos es la gran dosis de tranquilidad que le va dando al hincha que ya no podía vivir con el vértigo cambiante que se venía dando en los últimos 2 años. La esquizofrenia que gobernaba nuestros actos se veía reflejada en las acciones gubernamentales del club, un gobierno que se veían a sí mismo hundiéndose dejó lugar a otro que tiene las manos atadas y no encuentra la forma de salir de la espiral.

Sumar 31 puntos, encontrarnos con un equipo que sabe a que debe jugar y jugadores que van encontrando su nivel y demuestran que pueden ser parte del plantel y la reconstrucción, son datos que permiten tomar decisiones más tranquilas, le permite devolver un poco de cordura a la toma de decisiones.

El sueño del Káiser podía entrecruzarse con Bielsa, Pekerman o Sabella, la circunstancias podrían haber llamado al Tolo o a Ramón pero la realidad económica del club se choca con entrenadores de menos prestigio (o sea, menos pretensiones salariales). La realidad deportiva del club dice que el fútbol encontró un carril bueno por donde circular pero siendo este el último tramo, no queda tiempo ni espacio para cometer otro error. Ante esta situación deportiva y económica, ¿Cuáles son las alternativas? Entrenador caro, entrenador sin experiencia para probar su habilidad (como pasó con DAP, Ramón y Astrada en los últimos tiempos) o algún entrenador que tuvo éxitos y fracasos que haya tenido un pasado en el club (casos de Pumpido, Cocca, Berizzo, Merlo, JJ) o ir por alguno con algún éxito pero sin experiencia (Assad o como fue Simeone). Nadie asegura el éxito pero algunos demostraron más cosas que otros.

JJ demostró que supo como hacer que el grupo diera lo máximo, que se potenciara, que se comprometiera y que se sintiera cómodo. Aún no demostró como jugaría su equipo ante la presión de tener que ganar pero si demostró la claridad que tiene a la hora de decidir. No se pone colorado, toma riesgos (respecto a la reacción del hincha) y pone su alma y corazón por el objetivo. Fue de los pocos que se jugó por el club y de los pocos a quienes puedo creer cuando se lo ve preocupado o sufriendo por la situación del club. Conociendo estas cosas, como se hace para sacar del puesto a la persona que nos dio los 13 puntos fundamentales que hoy nos dan aire para trabajar, descansar y encarar mejor la última parte y poner en su lugar a otra persona que será una prueba.
Un gran plantel, un gran DT y los pibes que mamaron una conducta y un amor

JJ corre con la ventaja de haber sido un hijo dilecto de Angelito Labruna, fue de los jugadores que emigró con Angelito y a los que el entrenador arengaba cuando jugaban contra los bosteros “hoy juegan con otra camiseta pero abajo llevan la de River Plate y hoy hay que ganarle a Boca”. Sabe como debe jugar River Plate porque fue uno de los grandes intérpretes de ese fútbol pero también se amoldó a las necesidades de este River Plate. JJ tiene la ventaja de conocer al presidente y poder actuar según sus deseos y al mismo tiempo tiene la personalidad para hacerse cargo del grupo en una situación complicada. Confío en que JJ podrá devolvernos el fútbol que a todos nos gusta cuando las circunstancias nos acompañen.

La elección del entrenador para el 2011 decantó, después de mucho tiempo, en una resolución lógica por los acontecimientos del torneo anterior. Se hacía difícil dejar de lado al Negro JJ para traer a otro entrenador y por eso también se tomó la buena decisión de no dar muchas vueltas y atrasar la resolución. Todavía no habían salido del país los jugadores y ya sabían cual sería su entrenador y cuales serían los próximos pasos dejándole a los “periodistas” solo la libertad para que deliren, jugueteen o confabulen con el tema de los refuerzos.

Por lo pronto, ya es bueno haber dejado de pagar 3 sueldos para pagar uno más acorde a la realidad riverplatense. Desde ahora empecemos a rogar para que todo siga encaminado y nos acerquemos a un 2011 lleno de felicidad.
 
Buena suerte y feliz año, JJ!!!

fuente fotos: River Plate momentos históricos
Por Charro.

El mundo a los pies del más grande

 Griten este gol que aún hoy tiene un valor incalculable

¿Alguno recuerda que hacía el 14 de diciembre de 1986? Para algunos hay fechas que quedan en la memoria, para otros hay hechos que quedan en la memoria y para otros hay momentos que nos van formando.

Uno puede dudar en algunas cosas pero de lo que pueden estar todos aquellos riverplatenses que tienen más de 30 años, es que en los días previos a esa fecha se estaban comiendo las uñas y debían querer caminar por las paredes. En la madrugada argentina de ese 14 de diciembre, River se presentó por primera vez en Tokio para jugar la final de la Copa Intercontinental. Eran tiempos distintos y sin tanta organización. Puedo recordar que la final del 96 la vi en el Microestadio del club mientras otros me cuentan que la vieron en pantalla gigante en cines pero la del 86 la vi en casa con mi familia. Todos juntos enfrentados al televisor esperando que nos devolviera a un River campeón.

Un partido decisivo en el fin del mundo, 36 horas de viaje y 12 horas de diferencia horaria para conseguir el logro más importante del club. Después de un torneo argentino ganado 5 fechas antes de finalizar y aplastando a los bosteros en su cancha, después de una Copa Libertadores ganada con mucha garra y con 3 jugadores campeones del Mundo con la selección nacional, todos estábamos ilusionados con el último logro que le faltaba a este gran grupo de jugadores.

El equipo había cambiado, ya no estaban Francescoli ni Amuchástegui y Morresi no lograba tener un compañero que lo hiciera lucir como lo hacía el Príncipe. La rapidez y explosión ofensiva que le daban esos jugadores más Roque Alfaro y el Negro Enrique había mutado por la practicidad y eficacia de los pases quirúrgicos de Alonso (que daba las últimas pinceladas magistrales) para la rapidez de Alzamendi y la potencia de Funes, mientras que Enrique (lesionado en los últimos meses) y Alfaro seguían corriendo por las bandas para dar oxígeno al ataque y la defensa. La ilusión era inmensa porque este grupo no había fallado a pesar de las pérdidas que iba sufriendo.

La final se jugaba frente a un equipo sorpresivo pero de mucha categoría. El Steaua de Bucarest había ganado la final europea por penales en Sevilla ante el Barcelona, todos creían en el Barsa que había eliminado a la Juventus pero los rumanos eran el caballito de un dictador y había logrado juntar a los mejores jugadores de su país, este equipo era la base de la gran selección rumana de aquella época y estaba apoyado desde lo económico y lo político por el presidente de facto de Rumania.

Las acciones fueron parejas aunque River siempre fue más ambicioso y mantuvo el dominio del balón, sin embargo, se dejó llevar por el juego recio de los europeos. El juego estaba complicado por la paridad hasta que a los 28 minutos le cometieron una falta a Funes cerca del área y mientras todos empezaban a discutir, Alonso, que vio como Alzamendi se posicionaba por la derecha, puso su experiencia y rapidez mental a la orden del partido y decidió hacer uno de esos pases milimétricos para que Alzamendi (muy despierto) entrara solo adelantándose a todos los defensores rumanos. Fue una jugada demasiado rápida que sorprendió hasta al camarógrafo, mientras la mayoría le daba la espalda al balón y caminaban lentamente hacia el área rumana, el Beto hizo que la pelota viajara entre las piernas rivales y se encontrara con los pies de "Paturuzú "Alzamendi. Con su ingreso al área por la derecha remató ante la salida desesperada del arquero y ante el rebote en el arquero volvió a arremeter con el arquero en el piso y convirtió el único gol de la final.

Con ese gol, con esa mezcla de viveza, calidad y frialdad, River intentó cerrar el resultado del partido. Steaua presionó durante todo el resto del partido y varias veces llegó con peligro ante un equipo bien abroquelado. La gran cantidad de hinchas riverplatenses en Tokio fue la punta de lanza de los festejos que se sucedieron en todo el país. Pocas veces la final del Mundo había llevado tanta pasión, era una final fuera de serie, no tuvo la lucidez futbolística de la anterior edición cuando el Argentinos de Borghi había perdido por penales contra la Juve de Platini pero tuvo mucha pasión en las tribunas y en las calles. El mundo Millonario armó su fiesta en Japón y la siguió en el Obelisco y en el club.
Qué felicidad aquella madrugada! Qué figuras! Gracias por aquella alegría

Cuantos buenos recuerdos, cuantos buenos jugadores que nos deleitaban, qué noche de alegría! Pronto debemos retornar a nuestro lugar. Es bueno recordar a jugadores que le dieron tanto al club.

Por Charro.

martes, 14 de diciembre de 2010

Cuartos… 31 puntos… Firmo y agradezco!!!

Gracias por esa mano J.J., gracias por ser de River Plate

Que bien suenan los 31 puntos, que importantes son estos puntos, que alivio de cara al próximo campeonato. Cómo habíamos dicho al principio del torneo, esto es muy parejo y algunos resultados pueden cambiar totalmente la historia. Los últimos partidos nos dieron la tranquilidad que estábamos necesitando pero todavía falta. Ahora podemos ver el próximo torneo con esperanza y cierto alivio en las primeras fechas y rogar que estas fechas no hayan sido un espejismo como fueron las primeras 4 fechas de este torneo. Ya no dependemos tanto de las malas campañas de nuestros rivales pero aún estan cerca.

En este momento podemos decir que redondeamos un muy buen torneo quedando cuartos con 31 puntos y podemos lamentar los puntos regalados frente a Quilmes y GELP en el Monumental o los que nos robaron en Mendoza, o el penal al último minuto en Floresta o algún otro penal en medio de un partido. Hoy, a pesar de una muy buena campaña apenas le estamos escapando a la lucha por salir del maldito promedio, nuestro pasado próximo fue tan desastroso (prohibido olvidar) que un cuarto lugar nos deja con la luz mínima frente a los otros equipos. No hay tiempo para respirar ni relajarse, es tiempo para festejar, descansar y retomar rápidamente la senda encontrada. La felicidad puede nublar los objetivos pero la diferencia es mínima y no podemos pensar que ya se logró cambiar el presente. Tuvimos que esperar hasta la última fecha para ganar por más de un gol de diferencia (así como tuvimos que esperar a la penúltima para verlo perder por más de uno) y esto demuestra la paridad (no olvidemos que quien iba cola en el torneo, también sacó más de 10 puntos en los últimos 6 partidos).

Para empezar está claro que no podemos volver al círculo vicioso de vender jugadores importantes ni cambiar fichas. A este equipo le falta un par de jugadores y otro par de jugadores se tienen que afianzar y madurar y entonces ahí empezaremos a pensar en estar peleando el título en lugar de penar en otra tabla. No nos sobra nada y hay jugadores que son más que fundamentales, son la cuota de diferencia entre estar del montón hacia abajo o peleando algo. Hoy, Almeyda, Carrizo, Pavone, Lamela, Maidana, Ferrero, Acevedo, Román... suenan como titulares fundamentales.

El partido de ayer fue raro. Como hace un par de torneos, la finalización del torneo nos encuentra fuera de toda lucha y jugando cualquier día. Esta vez nos tocó jugar un día de semana, en el sur y en horario laboral... pero haciendo magia, ahí estuvimos. Descubrimos que los muchachos de la barra ahora tienen trabajos muy importantes porque brillaron por su ausencia en la cancha (aunque estuvieron algunos de la banda del Oeste y por eso no se sabe si la policía impidió el ingreso del resto de la barra). La barra de Lanús también llegó tarde (también hubo una lucha interna con armas) y así tuvimos un primer tiempo en que la gente de River Plate volvió a mostrar su aliento mientras la gente de Lanús esperaba. Ni siquiera un día de semana y última fecha dan tranquilidad.

El primer tiempo volvió a encontrar, después de mucho tiempo, a un Buonnanotte explosivo; estar junto a Lamela le hizo bien y se potenciaron. River tuvo el control de la pelota, tuvo la ambición, el objetivo claro de sumar por necesidad y no regalar nada. El partido lo empujaba River y Lanús se encontraba con alguna posibilidad gracias a los riesgos absurdos que se cometían en defensa. El equipo estaba bastante sólido y no extrañó que llegara el gol cerca de la media hora del primer tiempo de la misma forma que fue un balde de agua fría el sorpresivo penal a los 2 minutos que permitió que Lanús hiciera su gol de penal a lo Panenka (?). Tanto cuesta hacer un gol y tan fácil perdíamos los 3 puntos, la decepción podía costarnos caro pero el equipo siguió empujando. Se diluyó el Enano pero apareció Acevedo con el control de pelota para acompañar a Lamela y la eterna pelea de Pavone en el ataque. Acá se vio el compromiso del grupo con la necesidad del club.

El segundo tiempo nos sorprendió con el ingreso de Ballón por Acevedo y luego salió el Enano para darle ingreso a Affranchino. Al gol de Román (un acierto de DAP la búsqueda de los goles de cabeza de un defensor) le siguió un penal a Pavone (hubo fácil a lo largo de este torneo 4 penales más claros que el cobrado hoy y a pesar de haber pateado con mucha fuerza tuvo buena suerte que fuera gol porque le entró mal a la pelota). Con la misma sorpresa que se diluyó la victoria en el primer tiempo nos encontrábamos con cierta comodidad en el segundo.

El segundo tiempo fue atípico. River siguió dominando al rival, guardó el balón, lo movió y aprovechó el absurdo error de Caranta (Pavone tampoco da por perdida ninguna pelota y por eso hoy tuvo un gran premio). Con 3 goles de diferencia pudimos ver como el público de Lanús quiso abandonar el partido mientras nosotros pudimos despedir con una ovación a Ferrero.

Ferrero no dejó de jugar rústico, no dejó de revolear la pelota en la mayoría de las ocasiones pero… siempre está cubriendo a sus compañeros, jugó un gran partido y tuvo su merecida despedida de cara a las vacaciones, ovación que también merecieron Pavone (elevando su nivel y tomando confianza de cara a una buena pretemporada que está necesitando) y Almeyda (incansable, sabio y caudillo… no le sobra físico pero le sobra alma). Fue una tarde redondita...

La última fecha nos despidió con una sonrisa, nos fuimos felices del sur y esperanzados para el próximo torneo, nos fuimos pensando que se encontró el camino que nunca debimos abandonar, este es un gran logro de JJ que convenció a los jugadores de cuales eran los objetivos y les dio seguridades. A partir de estar protegidos atrás se pensó en el arco rival. Ahora hay meses para pensar y diagramar.

Ahora es cuestión de no descuidarnos y ver cuales son las posibilidades en el nuevo campeonato. No hay que olvidar que será un fixture muy difícil, con varios equipos que jugarán a cara de perro pero al mismo tiempo, los mejores equipos estarán pensando en la Copa y otros equipos estarán en medio de una transición. Hay mucho para pensar pero hoy podemos disfrutar de una sonrisa que se quedará durante las fiestas y las vacaciones mientras esperamos reencontrarnos con nuestro equipo.

Salud y gracias jugadores y cuerpo técnico.

Por Charro.