"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

jueves, 30 de octubre de 2014

La convicción como estandarte, carácter y jerarquía el resto de la fórmula

Una dupla que se entiende y acomoda los partidos

Jugar una Copa no es para cualquiera, hay que cuidarse de visitante, jugar 2 torneos a la vez es imposible, estar invicto es una presión extra, el desgaste de ser perseguidos de cerca, no tener públicos visitante... todas estas afirmaciones son ciertas pero este equipo enfrenta cada una de las situaciones que se le presentan mostrando las mismas armas, sin quejarse e intentando ganar. No hace concesiones y tampoco se rinde. Gallardo siempre le pregunta a los jugadores si necesitan descanso y todos le piden jugar para no perder ritmo (?) en lugar de quejarse o pedir un descanso. Al mismo tiempo todos saben que no son imprescindibles y que juega el que mejor está para ese partido, por eso todos intentan estar lo mejor posible para demostrar en el momento que les toca ingresar. Estas son las filosofías y convicciones de este plantel, saben que yéndole bien al equipo, les va a ir bien individualmente, estan convencidos que dando todo será difícil que les ganen y por eso entregan todo lo que tienen. No se dan por vencidos porque confían que con sus armas pueden ganar, todos pasaron por las malas y por las buenas, por eso tienen la humildad para seguir adelante sabiendo que no pueden regalar nada y no descansarán hasta conseguir las metas que tiene este grupo.
Un cabezazo marca el empate y comienza el festejo de cumpleaños

Conseguir rachas históricas no es fácil pero un grupo que tiene tanta convicción y entrega es capaz de cualquier meta. Mayor cantidad de partidos invicto en el profesionalismo (29 partidos), corta rachas ajenas (invicto de local en torneos internacionales frente a equipos argentinos con 14 victorias y 4 empates), da vuelta resultados, reacciona ante sus propios errores, cuando es superado busca alternativas para cambiar el rumbo del partido... este equipo tiene pocos puntos débiles y eso lo hace importante. Piensan ofensivamente pero son muy fuertes defensivamente, sus atacantes son las figuras pero son los defensores quienes mantienen la mayor regularidad.

ELP hizo un excelente primer tiempo, presionó como pocos lo hacen y peleó cada centímetro del mediocampo, asfixió a River Plate y provocó algunos errores, se confió y regaló espacios defensivos para el peligroso contra ataque millonario pero la osadía tuvo sus réditos en ese primer tiempo porque River Plate estaba lento, FM6 estaba muy inseguro y Vangioni era superado, Ponzio era un fantasma, Rojas no podía ganar, Sanchez se multiplicaba para ser la rueda de auxilio defensiva y eso hacía que no pudiera sorprender en ataque, los delanteros no lograban ser tapón y Barovero no transmitía seguridad. Un panorama negro que en TV se potenciaba por la mala leche del relator y comentarista (gente que se cree estrella y que tiene algún problema personal por no ser tratadas como tales) y que encima se complicó cuando el árbitro no cobró un posible penal (insisto en la diferencia entre un penal indiscutible para un árbitro y los que apenas se ven gracias a las visiones de distintas cámaras en distintas velocidades) y empezó a penalizar injustamente al millonario. Si todo estaba complicado, al minuto 46 pareció que podría aparecer otra pesadilla (como se pensó en Paraguay) cuando FM6 volvió a cometer un error grosero por no querer revolear la pelota y preririó salir con la pelota al pie hacia el lado incorrecto cuando era perseguido por un delantero pegajoso. Una excelente definición en el minuto final (después de un posible penal no cobrado y de una gran reacción de Barovero para salvar un gol en contra del mellizo) hizo presagiar que estaríamos complicados.
El festejo habitual, todos juntos dándose aliento y alegrándose por el logro

El segundo tiempo volvió a mostrar la reacción. Así como el domingo pasado hizo el gol a los 5 minutos (esta vez fue un par de minutos después), esta vez un cabezazo certero de Mora (que festejaba su cumpleaños) desalentó al rival (que ya no había salido con la misma seguridad, ni con la misma capacidad para ahogar a nuestros jugadores). Tanto le había costado a ELP llegar a la victoria que el gol de Mora los golpeó, los deconcentró y permitió que una gran jugada de Teo y una buena definición de Sanchez (se desvió en un defensor y descolocó al arquero) golpeara y desalentara al rival.
Concentrado en el gol...

Lo importante es que el resultado positivo se consigue a través del mejoramiento general. Barovero volvió a tener su atajada salvadora, Maidana fue impasable, Balanta debió reemplazar al lesionado Vangioni (jamás repitieron el golpe ni dijeron que fue un rodillazo en las costillas) y cumplió junto a FM6 en clausurar el sector izquierdo, Mercado volvió a ser determinante con sus subidas, Ponzio se adueñó del medio, Sanchez volvió a convertirse en figura al estar unos metros más adelantado (injustamente expulsado; puede dudarse que haya sido penal pero es obvio que cae por el contacto con el rival, es indudable que no simula una caída), Rojas volvió a ser una figura inteligente, Pisculichi volvió a adueñarse del balón y los delanteros fueron incisivos y asfixiantes. Pudo haber sido más o menos brillante pero volvió a mostrar sus virtudes para impedir la derrota. Puede ser superado pero esto debe ser por mérito absoluto del rival, puede costar mucho jugar bien un partido pero harán todo lo posible para no regalarlo. Nadie que les dice Gallardo a los jugadores pero está claro que logra motivarlos o hacerles ver los defectos de ese momento para cambiarlas por las virtudes de siempre.
Nada mejor que festejar un cumpleaños con un gol y una victoria

Hay que mantener la humildad y cuidarse. Habrá que ver cual es la estrategia de cada uno mirando a los partidos que vienen. ¿ELP jugará con suplentes el domingo (sin posibilidades de lucha en el torneo, se juegan todo en la copa que además podría clasificarlos para la Libertadores)? ¿intentarán lesionar a algún titular (¿a esto se llama mística copera?)? ¿River Plate hará cambios para no agotar a los jugadores? ¿preferirá jugársela más en el partido del domingo y arriesgar menos el jueves o se jugará todo lo que tiene por la copa y verá que tiene para este domingo? Veremos como viene la semana.

Por Charro.

martes, 28 de octubre de 2014

La felicidad de recuperar el protagonismo y la memoria

No es fácil recuperar la memoria

La línea que separa el marketing de la venta de humo muchas veces es muy delgada (un claro ejemplo es la vida de los bosteros que han inventado su historia apoyándose en el marketing en lugar de basarse en los hechos y prefieren vivir en la mentira de los mitos populares que se apoyan desde el periodismo ventajero). Al salir campeones este año, surgió una frase muy marketinera que era solo una partecita muy pequeña de la realidad, ¨River vuelve a ser River¨ era una frase que para ser más real y sincera debería haber sido ¨River empieza a volver¨. Los sufrimientos y el dolor sin cicatrizar que tiene el hincha (en parte por la necesidad de volver a demostrar la grandeza y por otra por la impunidad con que nos pegaron), hace que cualquier pequeño logro se pueda amplificar (llegamos a estar en el quinto subsuelo y ahora vemos la luz, eso no quiere decir que estemos en el piso más alto como estuvimos en gran parte de nuestra historia).

El haber salido campeones fue un gran alivio y nos devolvió parte de esa alegría que habíamos perdido, nos devolvió parte de la conciencia, nos hizo ver más lejos de aquellos días de pesadillas y más cerca de la gloria, nadie sabe si de pronto nos encontramos en un escenario ficticio (como pareciera estar actualmente Independiente) pero al menos se veía lejano el escenario de la pesadilla. El plantel de Ramón aún era mediocre a mitad de campeonato pasado y no lograba llegar a la punta del torneo pero de a poco mostró virtudes y tomó confianza. Esa fue la semilla del cambio para el hincha, el momento de empezar a revalorizar al plantel y de sentirse orgulloso de sus jugadores (como había sucedido en casi toda su historia).

Los valores se trastocaron y era más importante gritar por los delincuentes de la barra que por el ingreso del equipo (tan importantes se creían que entraban al mismo tiempo para que se deje de cantar ¨soy de River¨ y se pase a cantar ¨llegan los borrachos del tablón¨. Hoy ni nos enteramos cuando entran porque son menos y porque ya no son acompañados por todos los sectores del estadio). Una cuestión cultural instaurada por cierta dirigencia corrupta que prefería que la mirada estuviera en la tribuna para que el hincha se ¨distrajiera¨ mientras el plantel era diezmado, las campañas eran desastrosas, la economía del club era asaltada y nacía la cultura del aguante.

Si en las tribunas no había exigencia pero había aguante, si en el club había saqueo pero silenciado por los cómplices, si en la cancha no había plantel pero nadie debía explicar porqué; estaba claro que la identidad millonaria se ponía muy borrosa. Los títulos ¨domésticos¨ (?) ya no importaban (porque son muy largos, mejor son las copas cortas y por eliminación directa que permiten algunos ¨arreglos¨) y la grandeza se mide por quien tiene más copas (que pueden ganarse 5 por semestre y que pueden implicar ganar solo un par de partidos). Ya no importaba jugar arriesgando y provocando el error rival sino que había que cuidarse y enredar al rival. Se contrató a Pellegrini para ganar una copa sin importar como y de a poco se abandonó el estilo y la escuela de inferiores (de pronto dejaron de haber proyectos interesantes). Así nos encontramos con el peor plantel de la historia, técnicos sin categoría o que estaban más preocupados por los negocios y un equipo que durante años se sintió perdido, que intentó jugar como lo hacen los equipos chicos pero sin la posibilidad de hacerlo.

Tan notorio fue nuestro descenso a los infiernos que hoy se puede ver la diferencia. La dirigencia puede tener mucho contacto con aquellos delincuentes, la barra puede seguir los mismos pasos de aquellos días, los cómplices pueden estar presentes pero hoy podemos ver diferencias notables. Hoy los jugadores demuestran ser inteligentes, seguros y de temperamento. Se formaron en el dolor y sufrimiento del descenso y ascenso (algunos transitando las inferiores otros debiendo jugar), saben el sacrificio que implicó aquel tiempo y cuanto se trabajó para llegar a este momento. La presión vivida en aquellos días aciagos hacen que la presión de hoy sea una caricia; la obligación de ayer, hoy es una simple prueba; aprendieron del dolor y compromiso de Almeyda, del optimismo y seguridad de Ramón y ahora aceptan la exigencia y virtuosismo de Gallardo.

La cara del hincha no solo está feliz por ser puntero, el hincha va distendido a la cancha y seguro del triunfo como en los viejos tiempos, se canta por el equipo y se quiere humillar al rival que no quiere jugar o que aprovechó estos años para querer sentirse superior a la historia de River Plate. Uno espera el pitazo inicial para ver la superioridad, espera el ataque permanente, se siente seguro en el Monumental y el rival sabe que viene por una misión imposible, uno se impacienta si no aparece esa diferencia pero a partir de la victoria las canciones son de festejo y para poner las cosas en su lugar (el más grande lejos). La canción puede ser de aliento o para buscar una reacción pero básicamente pasa a ser un festejo y la forma de agrandar al equipo. Aún falta mucho para que todos entendamos que vivimos una maldita pesadilla pero recién ahora el hincha empieza a entender cuan lejos estábamos de nuestra identidad; una identidad tan profunda que ni siquiera los delincuentes nos la pudieron quitar. Esa identidad que pretende arriesgar, intentar y buscar siempre, que puede no conseguirlo pero que muestra otras virtudes, un plantel que se refuerza con jugadores claves pero que puede buscar respiro en sus inferiores. Una cuestión genética que nos dice quienes somos y nos muestra que diferente somos a otros personajes que quieren ser pero no pueden. Un juego que nos hace felices por mostrar superioridad y por mostrarle el camino al resto del fútbol argentino. No es casual que cuando River Plate juega bien aparezcan otros equipos haciendo lo mismo (como pasa ahora) o que cuando River Plate está bien preparado, otros equipos le siguen el ritmo (como pasó en el Nacional). River Plate siempre fue la nave insignia del fútbol argentino y es hora que volvamos a tomar el timón del buen camino... el de la seriedad (buen cuerpo técnico y aprovechando los adelantos técnicos), los títulos, el buen juego y la superioridad.

Por Charro.

lunes, 27 de octubre de 2014

Motivados y con buena leche

Fue un partido especial para Gallardo y el plantel se lo reconoció

Según Gallardo nos tienen que golpear varias veces para ganarnos y por ahora se está dando que el equipo reacciona en la adversidad. Los rivales estan ganando y presionándonos (junto con el periodismo que está agazapado esperando la derrota que corte la racha) pero Gallardo dice que eso motiva al plantel para seguir enchufado. Jugamos contra el llorisqueo de los rivales (el Mellizo da muestras de como se debe llorar y obviar que a River Plate muchas veces lo hacen jugar domingo a última hora y luego el martes, mientras que Lanús acomodaba sus fechas según conveniencia para jugar sábado o lunes). Jugamos con un árbitro que ya demostró sus intenciones hacia River Plate. Jugamos en una cancha que ni siquiera tiene las medidas como para que se pueda ejecutar un córner o que hagan precalentamiento los suplentes. Jugamos un cuatrimestre más que agotador gracias a la incapacidad dirigencial para organizar campeonatos (el promedio de partidos jugados es aterrador). Así y todo este equipo se mantiene invicto y continua dando batalla en 2 frentes muy complicados en donde nadie le da respiro. Este equipo ya demostró jugar bien, demostró ser superior, demostró variantes ante las adversidades (tanto en resultados como en las ausencias de sus titulares), demostró capacidad de su cuerpo técnico para buscar respuestas en el banco cuando no se encontraban en la cancha y demostró personalidad para reponerse de los resultados adversos y del cansancio y, fundamentalmente, personalidad para soportar la presión constante de rivales que ganan y medios que fogonean a los rivales, para ganar de visitante sin importar las circunstancias y para recuperarse aún cuando no se está jugando bien o las piernas no responden como ellos quisieran. Este es el River Plate puntero, invicto y capaz de romper varios récords.
El partido tuvo varios momentos de juego brusco

El partido era muy chivo en la previa por lo que había pasado en los otros partidos pero además porque nos enfrentábamos a un buen equipo que había levantado muchísimo en los últimos partidos (en 7 partidos 2 goles en contra), que está jugando muy bien y que se siente muy cómodo jugando en esa cancha. River Plate intentó llevárselo por delante pero apenas se acomodaron mostraron sus armas. Están listos para la contra, son muy rápidos, intensos y directos para ir al arco rival y conocen muy bien como jugar en las distancias cortas de esa cancha o como salir de un asedio con los pelotazos a sus buenos delanteros (Albertengo debe ser lo mejorcito del torneo). El gol que encontraron a los 12 minutos (Barovero no reaccionó porque pensaba que se iba pero tampoco hubiera podido hacer mucho ante semejante bombazo al ángulo) cambió el partido. Atlético Rafaela se acomodó mucho mejor y obligó a River Plate a jugar como menos le conviene (pelotazos largos e ir al choque). Este partido demostró lo importante que es el 5 en el juego de este equipo (la recuperación rápida y la salida limpia hacia los laterales) y el buen trabajo que se hace en ese puesto en las inferiores (así como deberíamos preocuparnos y preguntarnos porqué no sacamos buenos laterales defensivos, hay que felicitarlos por los buenos marcadores centrales).
Otro festejo de gol... todos unidos

El trabajo del pibe Rodriguez (obligado de pronto a ser titular por la lesión de Kranevitter y el trajín de Ponzio) sumado al incansable trabajo de Sanchez más las levantadas de Rojas (en el primer tiempo estuvo perdido) y Pisculichi (volvió a ser el conductor que necesita el equipo, volvió a manejar la pelota y a moverse por todos lados para incomodar a la defensa rival pero, especialmente, dándole alternativas a sus compañeros) cambiaron el rumbo del partido. Mucho ayudó la charla del entretiempo (los jugadores dijeron que Gallardo les dijo que confíen en su juego, que así dieron vuelta otros partidos, que salgan con intensidad y tocando el balón) y haberse encontrado con un gol de tiro libre a los 4 minutos (muy bien pateado por Piscu). El primer tiempo River Plate sufrió muchísimo por izquierda (Vangioni estaba cansado, no volvía a marcar y Rojas tampoco se acomodaba) y FM6 no podía frenar a Albertengo, por derecha Maidana intentaba cubrir los problemas de Mercado y de FM6 pero fue más la impericia de Atlético Rafaela lo que nos fue salvando (aunque River Plate también tuvo alguna oportunidad). En el segundo tiempo la presión del medio y de los atacantes simplificó la tarea defensiva (Atlético Rafaela también había jugado el jueves y se les notó el cansancio, ya no tuvieron la capacidad de presionar ni de sorprender al rival mal acomodado en defensa). Mora y Teo jugaron un mal partido pero ayudaron en la pelea con los defensores rivales. Perdieron muchas ocasiones de gol (especialmente los pibes ingresados, Simeone y Driussi), de esos que se dicen que estaban hechos, y eso motivó cierto sufrimiento (especialmente cuando Maidana sacó una pelota en la línea). El resultado debió haber sido mayor a pesar de no haber sido uno de los mejores partidos.
Un gol de Pisculichi volvió a ser la llave para no perder

Ahora serán 3 partidos frente a ELP, esta vez será cuestión de ir a La Plata y luego 2 partidos en el Monumental. Seguirá la lucha contra el cansancio y el clima molesto (cuando no es la lluvia es el calor...) pero siempre motivados por los resultados y el deseo de festejar. Buen inicio de semana para todos...

Por Charro.

jueves, 23 de octubre de 2014

Un partido innecesario pero...

Simeone empieza a convertir seguido... bienvenidos sus goles

A priori se sabía que sería muy complicado para Libertad conseguir la clasificación pero la esperanza es lo último que se pierde. Con lo conseguido en Paraguay parecía suficiente para darle la clasificación a River Plate, sin embargo los paraguayos intentaron probar suerte en los primeros minutos. Fueron los minutos en que quisieron e intentaron y en los que River Plate no tenía la concentración habitual, fue el momento del sueño efímero. Todo ese escenario se terminó cuando un jugador pegó un brutal codazo a Rojas y dejó a su equipo con 10 hombres. Después de eso ya no importaba que Barovero haya salvado un mano a mano o que haya salvado un cabezazo a quemarropa a un par de metros del arco, el partido cambió su destino de la misma forma que ocurrió en Paraguay.

River Plate intentó sin mucha convicción y Libertad estaba indeciso entre soñar con el milagro o dejar pasar el tiempo. El primer tiempo fue una mezcla de sensaciones pero los jugadores millonarios sintieron la obligación de ganar en el Monumental. No es de extrañar que Gallardo le haya pedido a los jugadores que buscaran el gol durante el segundo tiempo por respeto a la gente que estaba en la cancha. El gol sobre el final del primer tiempo, la diferencia de gol, jugar con un hombre más, pensar en el próximo partido... todo podía conspirar con los 45 minutos finales de esta serie ante Libertad.
Festejo entre todos, el sentido de unidad del grupo es fundamental

El partido parecía más un trámite o un entrenamiento con gente pero tomado con cierta seriedad. En el segundo tiempo el dominio del balón perteneció siempre a River Plate y se floreó cuando quiso. El arquero paraguayo no se sabía si debía dar pena o risa, hizo tiempo durante todo el período (especialmente después de haber salvado unos tiros a quemarropa) como si estuvieran ganando. Los más beneficiados fuimos los hinchas que aprovechamos los últimos minutos para cantar a viva voz. Ayer creo que se terminaron de sellar algunos pactos. El grito ¨Muñeeeeee, Muñeeeeee, Muñeeeeeeecooo¨ se empieza a hacer una costumbre; el domingo se cantó en algún momento del partido y al término del mismo, ayer se hizo antes, durante y después del partido. La tentación del ¨ooooole, ooooolee¨ es muy grande con un equipo que le gusta toquetear, pero hubo un momento que selló el amor hacia este equipo, fue cuando el equipo tuvo mayoría de pibes de las inferiores y mostraron un toqueteo con lujos y el rival no pudo encontrar la pelota (fue durante algunos minutos finales que terminaron en el segundo gol); la salida de Rojas y Sanchez, así como una subida de FM6 que terminó con un tiro al arco marcaron una fortísima ovación de reconocimiento al momento y entrega que tienen en este equipo, se van convirtiendo en símbolos (y en parte es como un pedido de disculpas por tantos insultos cuando las cosas no iban bien para ellos) del crecimiento de este plantel que vivió tantos malos momentos; el hincha está deseoso y festeja encontrarse con la superioridad histórica sobre el resto de los equipos, todos esperamos los momentos en que espontáneamente surgen canciones como ¨este es el famoso River...¨, ¨cuide señora...¨, ¨gracias por esta alegría...¨...
Mercado volvió a marcar, otra buena actuación y un merecido reconocimiento

El partido pudo servir como entrenamiento, para mantener el ritmo de competencia, para darle minutos a varios pibes que van teniendo sus primeras experiencias (hace mucho que no se podía poner a los pibes para que vayan tomando experiencia en lugar de quemarlos según las urgencias del equipo), para acrecentar la confianza, la sensación de poderío y superioridad, para seguir probando sociedades, para darle un espectáculo a los hinchas y permitir que el vínculo hincha/equipo se acreciente, para mantener la racha triunfadora... pero hay que tener cuidado que esta superioridad no nuble los objetivos ni le quite humildad al equipo. Cada vez falta menos pero aún quedan 13 partidos muy importantes ante rivales dispares y que estarán mucho más descansados que nosotros.
El árbitro Mr. Bean...

Es bueno ver un nivel excelente en jugadores que parecieran irreemplazables (Sanchez, Rojas, Teo, Mercado, Vangioni), en los que son titulares pero tienen buenos jugadores atrás (Barovero, FM6, Maidana, Rojas), también en los supuestos suplentes pero que entran y no resienten mucho el nivel del equipo (Pezzella, Ballanta, Ponzio, Solari) y especialmente en los pibes que van empezando su camino (Simeone, Rodriguez, Driussi, Boyé, Martinez). Es un tiempo ideal (ayer hasta la barra entró a la tribuna y nadie se enteró), de festejos y alegrías muy grandes pero no hay que desviar ni los esfuerzos ni la concentración. Ojalá que esto continue hasta fin de año y sea un real despegue... ese nuevo despegue que hace tanto estamos esperando.

Por Charro.

lunes, 20 de octubre de 2014

Imponiendo respeto

El grito de alivio y de otro paso importante por el objetivo...

En cada partido que pasa, se va notando un poco más que el juego va perdiendo cierto lirismo pero mantiene la contundencia. Tener un plantel corto va provocando que no haya el recambio necesario y el cansancio impide que el equipo tenga la misma presión, que sea imposible hacerlo durante todo el partido (ni siquiera el tiempo mínimo que desearía el DT) ni que los jugadores puedan desmarcarse y convertirse siempre en una nueva opción de toque. El cansancio mental (el que impide un esfuerzo más cuando se puede ir un rival o cuando se puede recuperar la pelota) es tan peligroso como el cansancio físico (el que impide hacer una carrera más porque hay que cuidar el físico) y hoy River Plate sufre por los 2 cansancios. La diferencia conceptual y de juego era tan abrumadora con el resto que hasta dando ventajas físicas y mentales sigue siendo superior al resto.
El pase perfecto, una de las exquisiteces de este partido

El ánimo del hincha de River Plate para ir a la cancha cambió, ya no hay nerviosismo, se va con tranquilidad y en familia con el ánimo de disfrutar, la gente llega distendida (porque tampoco hay provocaciones policiales en los puestos de control) y con una sonrisa. La gente sabe que el equipo es superior (lo cual también es una contra porque piensan que se debe ganar a partir del primer minuto) y empieza disfrutando las jugadas que demuestran esa superioridad, los aplausos son continuos hasta que se acuerdan que los partidos son por puntos y se presiona por el gol. Ya se hizo costumbre que el ¨grito de guerra¨ al entrar el equipo es ¨para ser campeón hoy hay que ganar¨, pero antes se cantaba para alcanzar al que estaba arriba, ahora se canta porque es una obligación demostrar que se es superior. Pequeñas modificaciones en el ánimo del hincha. Hoy se espera ganar con una buena diferencia para gritar el ¨oleeeeee¨ o ¨este es el famoso River...¨ y humillar al rival (especialmente cuando son equipos que prefieren hacer tiempo, al mejor estilo Orión u Olave, personas que suelen ser muy mala leche. Olave ayer mereció ser expulsado por la provocación a la gente).
 Rojas y Sanchez fueron piezas desequilibrantes

El partido de ayer fue complicado, mucho más de lo que demuestra el resultado. Llegar al primer gol costó pero fue parte del trámite habitual que se ve cada vez que River Plate juega en el Monumental, dominio de campo y pelota, ataques abiertos pero enfrente había un equipo acostumbrado a jugar muy sucio (el Picante peleaba constantemente a los codazos y agarrones frente a Balanta que entraba en ese juego, los otros lo intentaban con menos con menos intensidad pero la misma mala fe) y por medio del pelotazo intentaban complicar a la defensa. Balanta sufría esta pelea y provocación permanente pero más sufría su falta de continuidad; durante todo el partido estuvo falto de precisión en la salida aunque mantiene los otros atributos, con Maidana cubrían bien las subidas permanentes de los laterales y el pibe Rodriguez (jugó un partido con mucha personalidad y sin errores, se supo ubicar muy bien y entregó limpia la pelota. Sin hacer un trabajo extraordinario, estuvo concentrado y cumplió siempre) se ubicó muy bien entre los centrales cuando estos debían ir a los laterales. El gol de Vangioni luego de una cesión perfecta de Rojas (una sociedad que se afianza y que convierte a Rojas en un jugador cada vez más importante), simplificó el partido. River Plate pareciera que controla el partido, se siente seguro con la pelota y no le preocupa demasiado cuando lo atacan. El 1 a 0 y el control del balón le da tiempo para tomar aire y descansar un poco.
 El festejo de Teo, el lamento de Olave... puro placer

El problema surgió al empezar el segundo tiempo. Solari (que había tenido un buen primer tiempo) fue superado constantemente y el equipo estaba perdido, aturdido, superado (como nunca en este torneo). No se encontraba la pelota y el balón venía dominado constantemente sin que nadie pudiera interceptar el juego asociado de los cordobeses. No fue tanto el tiempo (apenas 15 minutos) pero fueron jugadas de peligro (que convirtieron a Barovero en figura y salvador) y especialmente se notó el desconcierto. Todos hablan de la diferencia que hay por jugar sin Kranevitter, yo diría que también estamos perdiendo el bastón de la elegancia por el cansancio de Pisculichi. El 10 juega a cuenta gotas y le cuesta desmarcarse y hacer la diferencia. Haber perdido durante tanto tiempo la pelota desconcertó al equipo pero además lo desalentó, por momentos se los veía perdidos, sin hacer los relevos y dejando que los jugadores de Belgrano se anticiparan. El ingreso de Mercado (que también se lo ve disminuido físicamente) y de los pibes le dio aire fresco y profundidad a River Plate. El defensor impuso personalidad y se asoció muy bien con Sanchez (el uruguayo es fundamental y no tiene reemplazo, otro jugador que empieza a sentir el trajín). La presión pareciera que despertó a Teo (marca la diferencia cuando está motivado pero también se pega largas siestas).
La definición de Vangioni que empezó a cambiar el trámite y dar más tranquilidad

El segundo gol (Mercado y Sanchez combinados para el centro a Teo y el empalme perfecto para otro golazo) volvió a dar la tranquilidad que se necesita. La salida de Pisculichi quita al generador de fútbol y el toque especial pero permite que vuelva la presión y que el rival no llegue con tanta comodidad (un punto que Gallardo parece no negociar). Gallardo recibió la ovación de la gente (la barra nunca lo ovacionó porque desde su época de jugador tienen un problema... ¿monetario?) porque ya van varios partidos que sus cambios son justos, oportunos y cambian claramente el trámite del partido y el resultado (esta vez fue el ingreso de Mercado). Habrá que ver si la presión de los que vienen atrás termina siendo un incentivo y exigencia para el plantel o una presión para sobreexigirse física y mentalmente. Lo que ya se puede anticipar es que este plantel está preparado para absorver la presión de tener que ganar.
Agradecimiento... y que sean muchos más

Quedan 7 partidos del campeonato y otros tantos por la Copa (en caso de llegar a la final) para jugarse en las próximas 7 semanas, un ritmo agotador (especialmente si el clima se pone pesado) y demasiado exigente pero que implicará sacar fuerzas de donde sea. Será importante encontrar alternativas que no disminuyan mucho más el nivel (es saludable la aparición de Rodriguez en el medio y en defensa hay 8 jugadores en gran nivel, el problema es encontrar alternativas a Sanchez y Rojas). Un enorme desafío que esperemos que pueda llegar a buen puerto porque todos merecemos (empezando por los jugadores y cuerpo técnico) esta alegría después de tantos años desquiciados.

Por Charro.

viernes, 17 de octubre de 2014

Que no se corte...

Agradezcamos el ¨milagro¨,  agradezcamos los goles, agradezcamos que River Plate vuelve y los pibes son parte...

Libro 2, parte 1, capítulos 1 y 2, secciones 1, 2 y 3. Léase octavos de final, partido de ida, 2 tiempos y 2 interrupciones que dividieron a un tiempo en 3. Esta Copa Sudamericana podría resultar inolvidable (al menos este partido no podremos olvidarlo, ojalá la serie tampoco y ojalá tenga el final que todos deseamos). Ayer y hoy (o sea un partido de 2 días) se jugó un partido de 3 horas con 40 grados de temperatura y dividido en 4 partes muy bien diferenciadas tanto en el juego como en las interrupciones. El partido ingresará en la historia de las ¨hazañas¨, de los increíbles y en el recuerdo de aquellos partidos que todos contaremos a nuestros hijos y nietos. Lo único malo (y que será parte de esa historia increíble) es que nadie podrá decir ¨yo estuve ahí¨ porque el club está cumpliendo una sanción debido a los cantos xenófobos que suelen cantar nuestros hinchas (y que seguramente nos hará pasibles a más sanciones). Es una pena que hayamos jugado en una canchita (10 mil espectadores en tribunas de 15 escalones o menos y que no estaba en condiciones para jugar un partido internacional) y que el equipo haya vuelto a dar una muestra ¨épica¨ y permanecer casi en soledad (hubo un grupo de hinchas millonarios del Paraguay que le hicieron el aguante al equipo. Ironías del destino que solo hayan estado presentes un grupo de hinchas millonarios paraguayos (y algunos ex jugadores que están trabajando allí) y que hayamos estado sancionados por gritar que los otros son paraguayos). El partido se empezó perdiendo, se suspendió por 2 cortes de luz y estuvo muy marcada por momentos de luz y de oscuridad, luz y oscuridad tanto desde la esperanza o desesperanza como por las luces artificiales y falta de ella.
Una de las tantas escenas increíbles de una noche para el recuerdo

¿Cómo se cuenta y explica este partido? Creo que es imposible sacarle la felicidad que nos da este resultado y la actitud del equipo. Es cierto que ya no estamos jugando tan bien, que estamos en una buena racha de resultados, que Gallardo acierta con los cambios y se confirma con goles cada una de sus decisiones, que el equipo se presta y adecúa a cada una de las situaciones que se presenta y por eso suele encontrar soluciones inmediatas. Ayer el partido tuvo un primer tiempo en el cual River Plate contuvo al rival, se estudiaron y se buscaron poco; estaban contenidos y pensando el partido; ambos sabían que el partido duraría 180 minutos y que estaban jugando en condiciones climáticas poco habituales (especialmente para River Plate). Ninguno de los 2 equipos quiso ¨gastar piernas¨ ni encontrarse en condiciones lamentables en los últimos 30 minutos (45 grados durante el día y apenas 5 grados menos durante el partido). En ese partido controlado, sin situaciones extraordinarias y sin situaciones de gol, River Plate recibió un golpe durísimo, de esos que cambian el partido. En el descuento Libertad se ¨encontró¨ con un gol raro de larga distancia (Ponzio no marcó el medio y los jugadores de Libertad encontraron un profundo hueco por el medio, FM6 dejó al jugador solo con un inexplicable movimiento hacia su izquierda, el paraguayo pateó convencido pero desde muy lejos y Barovero reaccionó extrañamente, estaba mal ubicado, no se movió y cuando voló la pelota lo superó con un movimiento difícil de calcular).

El equipo llegó al vestuario sabiendo que había cumplido con el plan, se había hecho casi todo bien pero se pagó muy caro el error. Lo peor no era el resultado sino que a partir del segundo tiempo tendría que hacer el esfuerzo en condiciones adversas y regalar algunos espacios que podrían ser letales. La segunda parte también fue fatídica. Duró 11 minutos y tuvo un final abrupto. Volvimos a sufrir la presión rival, estaban jugando un poco mejor que nosotros pero todo terminó con un claro penal (una pelota que pega casualmente en un brazo extendido de manera muy imprudente de Pezzella). En ese exacto momento hubo un corte de luz de 30 minutos (si hubieramos sido locales nos hubieran acusado de hacerlo adrede) que obligó a suspender el partido porque la oscuridad era absoluta (apenas se veía con los celulares y las luces de las cámaras de TV). Ese corte fue muy beneficioso para River Plate, el equipo pudo descansar y replantearse el partido. La incertidumbre y pesadumbre podrían habernos destrozado (en ese momento todos nos veíamos derrotados por 2 goles de diferencia cuando el rival no había hecho nada para ganarnos) pero la realidad cambió radicalmente cuando Rodriguez pateó afuera el penal. Ese ¨simple¨ hecho cambió el espíritu del equipo y lo empujó al área rival, hasta que una jugada en conjunto terminó con un ¨error¨ de FM6 que se convirtió en un esfuerzo extremo por subsanarlo y terminó en un gol. FM6 (que volvió a tener que jugar de lateral) adelantó mucho un balón cuando ingresaba por izquierda al área rival pero en lugar de darlo por perdido decidió correrlo y poner todo su esfuerzo en que no se vaya la pelota del campo de juego, esa actitud tuvo un premio enorme cuando tirándose al piso logró dar el pase atrás (que pasó entre las piernas de su marcador) para el ingreso de Sanchez (que madrugó al arquero y a un defensor que en lugar de marcar y sacar el balón, prefirió levantar la mano y pedir que se había ido la pelota) que milagrosamente también logró superar las piernas rivales y poner la pelota dentro del arco. La jugada fue tan rara, sorpresiva y exigida que el árbitro se llenó de dudas y no quiso marcar el gol pero siguió a su juez de línea que se fue al medio campo marcando el gol. Los jugadores de Libertad estaban tan golpeados y sorprendidos que no fueron encima del árbitro para ¨torcer¨ esas dudas sino que se recriminaron entre ellos la actitud y terminaron caídos anímicamente con otro corte de luz un poco más corto que el anterior. 
El festejo por una noche especial, el gol que marca la diferencia

Las dudas sobre la continuidad y el nuevo escenario era desconcertante para todos. Nadie sabía que es lo que convenía. Libertad se veía muy golpeado (de estar ganando 1 a 0 y con un penal se encontraban empatados) y River se veía agrandado pero inquieto porque sabían que el calendario está muy apretado como para no terminar el partido. Aún restaban jugar 30 minutos de un partido tan desvirtuado que cientos de hinchas prefirieron irse a sus casas mostrando el repudio a ese espectáculo que como mínimo era fastidioso (especialmente para los locales). La última parte terminó siendo otra sopresa, con el resultado empatado, todos esperábamos un ataque furioso de los paraguayos, sin embargo River Plate mantuvo su táctica y control de partido pero aprovechó bien los espacios que se iban produciendo. Libertad debió dejar su postura y amplio bloque defensivo para volcarse un poco más al ataque pero ahí el Muñeco en lugar de dejarse empujar prefirió dejar a 2 atacantes rápidos, livianos y descansados para la contra frente a defensores duros pero mucho más lentos. El resultado de esta decisión fue que tanto Driussi como Simeone aprovecharan sus oportunidades de quedar mano a mano frente al arquero (grandes pases que les permitieron enfrentar solos al arquero) y dieran un resultado final a esta primera parte de 3 a 1 (con el valor que tienen esos 3 goles de visitante. Obligan a los paraguayos a hacernos 3 goles o más y sacarnos 2 goles de diferencia). Así se redondeó un resultado insospechado en el que los jugadores no terminaron muertos (el cansancio podría sufrirse el domingo) sino que pudieron ampliar la diferencia, un partido que parecía fatídico terminó siendo un enorme aliciente anímico. La defensa volvió a mostrar sus atributos (Pezzella a pesar del penal burdo volvió a mostrar lal seguridad y solvencia que todos le veían de pibe, FM6 tuvo un muy buen segundo tiempo y vuelve a convertirse en héroe por esa pelota que no dio por perdida después de haber cometido un grosero error en el primer gol, Maidana sigue siendo el pilar silencioso y efectivo, mientras que Mercado jugó como si no estuviera disminuido físicamente), Ponzio tuvo sus vaivenes como sus compañeros de mediocampo pero terminaron enteros a pesar del enorme esfuerzo (Sanchez volvió a tener el ida y vuelta fundamental para este equipo, una pieza que es muy díficil de reemplazar) y arriba Pisculichi volvió a ser intermitente (el cansancio mental es más peligroso que el cansancio físico) pero también volvió a dar una asistencia que cambió el rumbo del partido (algo a lo que ya nos tiene acostumbrados), Boyé chocó con su inexperiencia (pronto va a necesitar un descanso para replantearse el juego, algo muy habitual en los pibes que viven de golpe el paso gigante a la primera división) pero Mora fue la figura que complicó al rival. Otra vez se logró hacer la presión permanente gracias a la entrega de los delanteros. Podrá faltar efectividad o volumen de juego pero lo importante es que siempre aparezca alguno con posibilidades de cambiar esos malos pasajes y que todos ayuden para reemplazar la falta de juego con entrega hasta que vuelvan las chances de gol.
El gol que cambió el rumbo. La luz posterior y previa a la oscuridad

Será importante no dar por terminado el partido pero al mismo tiempo permite que el equipo cambie algunas prioridades en vista de los cansancios que se van produciendo. FM6 tendrá un descanso obligado el domingo, habrá que ver como vuelven Vangioni (que tiene 4 amarillas) y como reaccionan Sanchez y Mercado de sus golpes previos a este partido. Este respiro insospechado no tiene que implicar una relajación pero si puede ser aprovechado para que las piezas más importantes y cansadas puedan tener algunos minutos en el banco (Pisculichi, Rojas, Sanchez y Mora) o que puedan ser rotadas con un poco más de minutos de descanso.

Fue un partido atípico, lleno de cortes de luz pero esperemos que no se corte nuestra racha de felicidad y buenos resultados, cortes de luz que nos devolvieron la luz y las esperanzas cuando todo era oscuridad y cortes que nos devuelven esa luz de esperanza por un futuro con los resultados que tanto deseamos. Como siempre dicen, falta poco pero es lo más importante. Se vienen 50 días agotadores que definirán a un semestre inolvidable.

Por Charro.

jueves, 16 de octubre de 2014

Tomar las mejores decisiones

¿Tendremos a una persona capaz y una gestión de excelencia según nuestras necesidades?

Según informó el blog política en River, la dirigencia eligió a un nuevo Gerente General (aparentemente, y dentro de la lógica de pensamiento de este gobierno) con un perfil más corporativo (o al menos más profesionalizado). Los nombres anteriores (probablemente elegidos por amiguismos más que por idoneidad) no trascendieron demasiado (salvo cuando DAP echó al Gerente General de Aguilaucha, Alfredo Wodtke, a la semana de asumir y éste le inició un juicio al club por US$ 1 millón) porque nunca cumplieron con su función. Aparentemente se tomaron su tiempo para elegirlo (ya nos acercamos al término del primer año de gestión) y la elección, además de haber terminado en un círculo íntimo, fue a través de una consultora. Me extraña que esta decisión aún no haya sido pública ni que otros medios se hayan hecho eco (lo cual no habla muy bien de los medios partidarios o la decisión todavía no es firme).

Más allá del nombre y la elección, es una realidad que un club con 1500 empleados, concesiones varias (confitería y catering, seguridad, limpieza, venta de entradas...); contratos millonarios por publicidad y esponsoreo; relación con medios de comunicación (partidarios y multimedios) y periodistas, sindicatos, gobiernos (nacional y de la ciudad), policía (federal, metropolitana, gendarmería), jueces; compras y ventas millonarias; actividades sin fines de lucro; funcionamiento de actividades deportivas y culturales en el club; relación con miles de socios y millones de hinchas; dirigentes amigos que piensan en sus bolsillos o beneficios que muchas veces son lo peor para el club; peleas políticas permanentes dentro del club, peleas en AFA y con los otros clubes... se necesita una persona que esté al tanto de todos los ámbitos, los aglutine, tenga un contacto directo con todas las áreas, que pueda concensuar para tomar la mejor decisión para el club perjudicando a la menor cantidad de socios posible, que sea ejecutivo en medio de mucha gente que busca beneficios personales y ayude al presidente a tomar decisiones. Esto nunca pasó porque el club siempre fue un caos en el que todo se maneja atándose con alambre y con poca diagramación. Hace muchas elecciones que se hablaba de profesionalizar la gestión, de tener una administración más moderna y muchos decían en campaña que habían visitado a otros clubes para ver como se estaban gestionando. La realidad es que pocas cosas cambiaron en las últimas décadas en cuanto a la administración.

El presidente suele ser un hincha con experiencia en el ámbito privado, suele ser una persona que se embelesa con las influencias, el poder y los medios, les cuesta estar al tanto de cada cosa que pasa (por ejemplo, el presidente, un mes después de sucedido, dijo que no sabía nada acerca de una intoxicación que hubo este año en la pileta a causa del mal uso de una pintura) y mucho más le cuesta estar todo el día en el club atendiendo todos los frentes. La realidad es que el presidente no suele saber mucho acerca de administrar un club (gracias si saben administrar una empresa con fines de lucro) y suelen estar más preocupados por el fútbol (saben que el futuro de ellos depende básicamente de los resultados futbolísticos). El presidente, generalmente, podría ser calificado como un hincha al que llevan a conocer el club un par de meses antes de las elecciones. D´onofrio tuvo la inteligencia de dejar la parte futbolísticas en manos de quienes más saben y él pasó a ser la cara del triunfo, se muestra permanentemente, da la cara pero sabe ceder las tareas y formar un equipo de trabajo (una de las promesas de campaña que está cumpliendo).

Tener una persona que arme un organigrama podría solucionar varios problemas si se hace de buena fe (darle dinámica a la gestión, no superponer caciques y que las decisiones miren al conjunto en lugar de beneficiar a quien tiene más influencias) o podría ser más de lo mismo (y más caro) si la única misión fuera bajar costos e intentar destruir al club social para convertirlo en una eficiente gestión elitista. Ejemplos sobran.

El último tema que me enteré es la carrera de 10k que se llevará a cabo el 8 de diciembre. La carrera era una buena oportunidad de obtener beneficios para el club pero prefirieron ceder los derechos a una empresa. En lugar de organizarlo en conjunto el Departamento físico, atletismo, Marketing, RR.PP., legales y todos los que tengan alguna relación con el tema, lo dejaron todo en manos de RR.PP (que llamará a algunos famosos para darle difusión al evento) y éstos arreglaron con una empresa para que se encargue de la organización (vaya uno a saber cuales serán los arreglos adicionales pero lo evidente es que el socio y los deportistas no verán los beneficios). Todas las semanas miles de personas corren carreras y la publicidad es enorme, se mueven millones de pesos y un sin fin de esponsoreos, decenas de empresas hacen carreras como parte de publicidad gratuita (con beneficios, incluido la empresa Makro perteneciente a Brito) y también hay entidades que consiguen recaudar fondos. ¿Cómo puede ser que River Plate no consiga esponsoreo propio? Adidas esponsorea carreras, powerade (de Coca-Cola) también lo hace pero, ¿no pueden presentarse en nuestra carrera? River Plate sale con una ventaja enorme y podría conseguir mucho más que otros (incluyendo sorteos de viajes o electrodomésticos con tantos auspiciantes que tiene). La carrera termina siendo carísima en comparación con las otras que se corren cada fin de semana, no se promueve un equipo propio de carrera (una vergüenza para un club deportivo como River Plate, que encima tiene una pista de atletismo inutilizada y se le pone todas las trabas posibles a los socios para que puedan hacer algo tan básico como correr), no se consigue nada para los deportistas ni para el club (en cualquier carrera entregan remeras que son parte de la publicidad, nuestro club elige las más baratas como para que después nadie las vuelva a utilizar). Esta es la forma en que se desperdicia un evento que se hace por obligación (los bosteros, Racing, Lanús, AAAJ y decenas de otros clubes hacen sus carreras anuales) en lugar de pensar en aprovechar todos sus posibles beneficios. 

Es más que obvio que esto no es la primera vez que pasa, las historias al respecto son largas (como la desaparición del basket de elite en 2006 porque Aguilaucha quiso quedarse con la plata del esponsoreo y terminamos cediendo la plaza de la liga, algo tan complejo que 8 años después recién logramos ascender a la tercera categoría; o el caso del torneo de tenis que DAP impidió que Ford auspiciara cuando ya se había iniciado el torneo y firmado los contratos) y esta gestión ya tiene más ejemplos (como lo ocurrido con la noche de boxeo programada para un sábado y que fue cancelada 36 horas antes por algún malentendido o por un aparente castigo del presidente hacia su vice). No tiene lógica que se hagan contratos sin pensar en el socio o el deportista (Adidas no tiene ropa para los deportistas del club, cada deporte se hace su propia ropa pagándosela; si un deportista va a una competencia internacional se lleva la ropa prestada y debe devolverla en perfectas condiciones o debe pagarla. Es inentendible que como mínimo no haya una remera de running, de basket, de hockey que identifiquen al club, que no haya mallas identificatorias del club teniendo a los mejores nadadores y un buen equipo de waterpolo, que los equipos de inferiores de fútbol no se presenten con el último modelo...). Todas estas cosas podrían ser fácilmente evitables si hubiera una cabeza con el poder real, la confianza absoluta del presidente y la capacidad de tomar decisiones reunido con todas las áreas del club.

Esperemos que esta elección sea en beneficio del club y de los socios y que de una vez por todas se pueda gestionar al club de una forma moderna y con eficacia (un club con 1500 empleados dificilmente logre salir adelante).

Por Charro.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Entre la venta de humo y la mesura

¿Una cuestión de ubicación?

En estas semanas, especialmente cuando no se dieron los resultados aplastantes, surgieron varios temas que daban más la impresión de ser venta de humo (especialmente por el momento en que surgieron) que de ser información. Una vez que volvieron los resultados importantes, las declaraciones empiezan a sonar más mesuradas. Me gustaría saber si es una idea personal o si realmente es una forma de operar.

A fin de mes pasado surgieron 2 temas que duraron poco en los medios pero taparon cualquier otro tema. Por un lado salió a hablar el abogado del club, Ignacio Villarroel, confirmando que hay varias pruebas que podrían implicar que el ex presidente DAP vaya a la cárcel (ver para creer), en respuesta a estas afirmaciones, el abogado de DAP también dio su opinión y dijo que esto sería imposible. Extrañamente el tema no se ahondó y quedó ahí, sirvió para que los medios partidario y luego los medios nacionales, tuvieran 3 días de fuertes títulos y nada más. A los pocos días el tema fue la intención de ampliar la capacidad del Monumental (80 mil personas sentadas, o sea unas 20 mil personas más a las actuales. Es muy interesante ver que el video de la nota es parte de la campaña electoral y está siendo reflotado a fin de septiembre). Este tema fue reflotado la semana pasada aunque en ningún momento se dice como se hará (semejante obra valdrá muchas decenas de millones de dólares por lo cual está cantado que como mínimo estaríamos hablando del ¨naming¨ del estadio, varios inversores, ventas anticipadas de palcos y algunos rubros más peligrosos) ni cuando (apenas nos dicen que se hará en la próxima gestión, o sea que será el caballito de batalla para las próximas elecciones junto al deseo de presentar varios títulos futbolísticos y un mejoramiento económico), más teniendo en cuenta que el club supuestamente no tiene plata ni para pagar la cuenta de luz o comprar papel y jabón en los baños o bidones de agua para beber. Hablan de duplicar la capacidad de palcos (toda la parte media de los laterales pasarían a ser palcos) y lo más probable es que el tema se haya reflotado para desviar la atención de la venta de entradas para el superclásico (tanto la previa, cuando se vendió en un minuto el remanente de 6 mil entradas y no se discutió el abono obligatorio ni la reventa, como en el post partido cuando se supo de algunos casos de reventa y estafa, los más brutales y poco comentados fueron los de la barra con hinchas de distintas filiales, quienes vinieron pero recibieron entradas falsas a un altísimo valor y no pudieron ver el partido).

Las declaraciones de ayer del presidente fueron duras (o mejor dicho fueron criteriosas y claras pero sin escaparle a los temas que les plantearon) y no se refirieron a sueños o promesas difíciles de cumplir que también se podría llevar el viento, sino que prefirió hincarle al hueso de los temas complicados del club (como debería hacer siempre un presidente). Para empezar aclaró su postura respecto a un punto doloroso para los hinchas como es la decisión de no querer volver de D´Alessandro. No fue condescendiente pero tampoco huidizo, simplemente intentó poner los puntos sobre las íes y en el futuro deberá demostrar con hechos sus palabras (aclaró que el Cabezón tenía las puertas abiertas pero prefirió la comodidad, tranquilidad, idolatría y excelente pago de su club en Brasil, con el cual es imposible competir; no le recrimina su decisión pero también aclaró que el jugador nunca quiso venir por las razones antes mencionadas). Luego dio su punto de vista sobre la situación de Cirigliano (parece que su representante lo convenció para que presionara a la dirigencia para quedarse en Europa y el presidente le explicó que lo único que conseguiría era quedarse como ¨jardinero¨ del Monumental durante un año). Aparentemente, el jugador cambió de representante para no seguir chocando con la dirigencia y poder jugar en el club mientras espera que se le vuelvan a abrir las puertas europeas.

El último tema (el más áspero de todos) fue acerca de las declaraciones que había hecho el Beto Alonso sobre el trabajo de Ramón Díaz y Gallardo al frente del plantel. Lamentablemente el Beto no suele tener filtro y no mide las consecuencias de sus opiniones y tampoco tiene en cuenta que ahora es parte de la actual administración por lo cual sus palabras tienen, además del peso de quien las dice, parte de la visión dirigencial. El presidente intentó explicar esto y al mismo tiempo explicó que no coincide con la visión del ídolo. Las palabras me resultan muy oportunas para frenar la andanada de insultos o broncas entre quienes idolatran a Ramón, los que idolatran al Beto y quienes no conocieron la carrera futbolística del Beto (se quedan con sus declaraciones habitualmente polémicas y no respetan al ídolo que tanto le dio al club). Por un lado es bueno haber puesto un freno a una idea que no beneficia a nadie y crea una polémica sin sentido y enorme y por otro lado parece que el presidente recapacitó acerca de su postura respecto al Pelado (esta fuerte defensa a Ramón se une a la invitación para ver juntos en el palco el superclásico). Supongo que nunca serán amigos pero al menos es bueno ver que mantienen el respeto que merece (y que el hincha pedía) la representación que tiene cada uno frente al hincha.

Veremos que nos deparan los próximos días...
Imagen: la página millonaria
Por Charro.

lunes, 13 de octubre de 2014

Cambio juez; el overol y la cabeza también presentes en este equipo

El festejo por 3 puntos muy costosos

Se sabía que River Plate tenía un plantel corto y que no iba a ser nada fácil jugar 3 torneos con un calendario tan corto, sin embargo Gallardo fue encontrando algunas variantes ante las primeras bajas. Desaparecieron de la formación Kranevitter, Vangioni, Teo, Balanta no puede entrar, se lesionó en el partido Mercado, el banco es de pibes del club (salvo el arquero y menores de 20 años salvo Solari), Pezzella, Boyé y Solari intentaron que no se noten tanto las ausencias. Obviamente el juego se resiente y también cambia el estilo de juego según la necesidad y las circunstancias. Como dijo Gallardo, hoy se necesitaba ganar para mantener la mentalidad del equipo, para que no entren ideas raras en la cabeza de los jugadores, para presionar a los rivales que perdieron puntos en esta fecha, para sacarnos a un rival directo que juega muy bien pero perdió varios puntos importantes por lesiones (Scocco y Tevez tuvieron sus primeros minutos luego de estar algunas fechas sin jugar), para que el periodismo no insistiera con sus malas intenciones y presiones, para que el equipo volviera a sentirse invencible (una coraza mental para los momentos de agotamiento y cuando las cosas no salen como siempre). Haber pasado el supuesto triángulo de las Bermudas (Lanús y NOB de visitante más los bosteros de local) sin perder (como cambian las miradas, en la semana hablaban de 4 partidos sin ganar y ahora hablamos de no haber perdido contra rivales directos), mantenernos como el equipo más goleador y menos vencido y tener una pequeña ventaja, nos convierte a la vista de todos en el más serio candidato al título (siempre sabiendo que este plantel no se desvía del objetivo y que tienen claro como se puede llegar al bicampeonato).

Gallardo lo explicó muy bien después del partido (su claridad, facilidad para explicar los partidos y el buen análisis son parte importante de todos sus méritos), a veces el equipo puede ser superado o simplemente el rival impide que el equipo juegue como quiere hacerlo y en ese momento tienen que surgir las respuestas y atributos diferentes para no perder. Un equipo inteligente debe tener variantes y no ser dogmático. En este partido (así como en el partido contra los bosteros), Gallardo logró cambiar lo malo que se había hecho en el primer tiempo y cambió la táctica (no se encerró en sus gustos futbolísticos sino que buscó superar la adversidad del clima o de un equipo bien armado). Gallardo decidió que había que presionar mejor, ganar posiciones y en lugar de llegar con los toques, había que tirar centros. Una salvada espectacular del arquero, una en el palo que no entró de milagro fueron los avisos previos al gol de cabeza que demostró que no se había equivocado. El pésimo primer tiempo de Ponzio lo transformó en el eje de la levantada, la inoperancia de Rojas y Sanchez fue cambiando para volver a ser parte fundamental del engranaje defensivo/ofensivo, la inexistencia de Pisculichi (tal vez su peor partido) dejó su lugar al pibe Rodriguez (excelente rueda de auxilio para Ponzio) y Mora y Boyé (luego Simeone también ayudó a darle respiro al equipo) trabajaron constantemente para molestar e impedir la salida limpia (casi todo el partido debieron jugar la pelota al último hombre y empezar de muy atrás), aunque luego les faltó precisión y capacidad goleadora.
Momento fundamental del partido

El equipo no pudo ser vistoso ni superior pero se puso el overol y se mostró seguro (NOB apenas llevó peligro al arco de Barovero y a partir del gol, cuando deberían haber atacado alocadamente, fueron bien controlados). No es de extrañar que las figuras millonarias estuvieran por el lado defensivo y no por el ofensivo (como estuvo pasando en la primera parte del torneo). El pésimo primer tiempo (Gallardo se volvió loco en el banco de suplentes intentando que el equipo reaccionara) dio lugar a un segundo tiempo aceptable y con méritos ¨extraños¨ para este equipo. En el primer tiempo casi nadie hizo buen pie (Boyé apenas inquietaba pero molestaba, Barovero sacó un gran mano a mano y poco más) pero en el segundo Ponzio encontró la ubicación (antes le ganaban mucho la espalda y avanzaban muchos metros con pelota dominada), el resto ayudó y el equipo se cerró bien defensivamente (sin estar encerrados en el propio campo de juego). Mercado y Maidana ya juegan de memoria y tienen mucho oficio, Pezzella recuperó la confianza y categoría (esa que había perdido luego de su lesión hace unos años) y FM6 se afianzó (le cuesta mucho defender en el lateral y volver cuando se va en ataque, varias veces se siente superado y está a segundos o centímetros de cometer penal pero la confianza que se tiene permite que sea una pieza importante a pesar de todo). Ayer hasta Barovero volvió a parecer el arquero impasable.

Era un partido complicadísimo, un partido en el cual el ¨puntito¨ hubiera sido un negocio excelente pero la victoria es un golpe durísimo para los rivales directos (todos jugaron de local ante rivales supuestamente más débiles y terminaron alejándose) además de fortalecernos y darnos una interesante ventaja. El calendario de partidos es tan exigente que el equipo dormirá en Rosario, harán trabajos regenerativos a la mañana y viajarán recién a la tarde pensando que el miércoles habrá que viajar a Paraguay. Los rivales más temibles parecen ser el cansancio, las lesiones, el calendario y los llamados a la selección (siempre y cuando no se subestime el torneo). El equipo está justito en el límite del bajón pronunciado o mantener la superioridad, los partidos habrá que jugarlos e intentar que nadie nos supere. Todos sienten que el paso de ayer fue fundamental pero no es definitorio porque aún falta mucho. Ahora hay que pensar en Paraguay para intentar mantener la senda triunfal. 

Buen lunes y buen feriado para todos...

Por Charro.

sábado, 11 de octubre de 2014

River federal e internacional

Una interesante política de gestión

Es un axioma del club que cuando vamos bien en el fútbol (hablando de resultados), nada más importa. Ante esta afirmación, también se podría decir que cuanto mejor nos vaya en fútbol, más atentos debemos estar los socios, lo cual no quiere decir que hay que desear que nos vaya mal futbolísticamente (un absurdo pero una afirmación habitual en los últimos años de quienes piensan que nadie le da importancia al club cuando nos roban y tenemos buenos resultados futbolísticos) o que la dirigencia hará todo mal aprovechando que la gente está feliz con el fútbol. Hoy en día estamos tan mal económicamente que pretender hacer mal las cosas para el club (pensando en un beneficio personal) es más que un suicidio. Lo más importante de estas afirmaciones es que estos son los mejores momentos para redoblar la apuesta de estar atentos a lo que pasa en el club y hacia donde se dirigen las decisiones dirigenciales (para que luego no nos tomen por sorpresa o sin capacidad de reacción cuando nos encontramos con un escenario catastrófico).

Dentro de todo lo que va pasando, una de los puntos interesantes es la revolución participativa y el movimiento que se ve en el club (a pesar de las trabas que muchas veces se ponen). Es habitual ver que se hacen torneos o actividades especiales, suele haber eventos (para muchos todo esto podría entrar en la categoría ¨distractiva¨) y extrañamente (?) hay muchos sorteos de camisetas y entradas en las redes sociales (me encantaría saber si las camisetas salen del club o son decisión de Adidas y me parece una vergüenza que haya socios ilegalmente imposibilitados de ir a la cancha mientras en algunas cuentas de twitter se sortean entradas).

Dentro de este afán por mover el avispero y mostrarnos activos, son muy interesantes las iniciativas del portal Somos River (un sitio con una tienda virtual para asociarse al club con la intención de pasar a ser prioridad a la hora de conseguir entradas o desde donde se puede hacer compras de artículos oficales del club o se puede acceder a sorteos especial organizados directamente por el club). Es una idea interesante y una buena forma de hacer participar al hincha que por una cuestión de distancias no tiene la posibilidad de alentar o al menos de acercarlo a sus sentimientos. Esta es una buena forma de hacer realidad el deseo de un River Federal, de permitir que todos los hinchas esten realmente más cerca y de aprovechar al máximo las posibilidades que dan las redes sociales y la tecnología.

En ninguna parte pude leer nada acerca de los contratos pero una parte fundamental para ir ideando un pensamiento de acercamiento físico y no solo de intenciones o de sentimientos, es la unión con las empresas de micros Andesmar y con aerolíneas argentinas. La idea de tener planes especiales y una unión estratégica con este tipo de empresas es una cuestión básica pero que nadie la había hecho hasta ahora. Traer hinchas desde distintos sitios es un buen motor para conseguir que se hagan socios con una tarifa especial y con condiciones especiales. Da gusto ver a gente que nunca pudo venir al Monumental o que todos los días de su vida soñó con estar cerca del club, aunque sea por un partido, que pueda ver hecho realidad su sueño. También da gusto ver la participación de distintas filiales cada vez que a River Plate le toca jugar en otra provincia o como se reúnen los hinchas que por distintas razones les toca estar en otros países. Ver festejos o reuniones para compartir el sentimiento por River Plate desde distintos lugares del mundo es una alegría para muchos y es bueno que ya no se limite solo a festejos en los quinchos del club (donde hubo una gran reunión para festejar el día internacional del hincha de River Plate).

Esperemos que esta administración pueda plasmar otras buenas ideas y tenga la misma imaginación y buenos deseos para ser un club más participativo e inclusivo no solo con quienes estan lejos, sino también con quienes ya son socios...

Por Charro.

viernes, 10 de octubre de 2014

La falta de gol es ley de la Copa Argentina

Tuvo las oportunidades más claras pero todavía no logra consolidarse como goleador en primera división

Es una perogrullada decir que en los penales puede ganar cualquiera o decir que si no se convierte en el arco rival se hace difícil ganar pero, por ahora, en ningún momento nos preocupamos por intentar ganar la Copa Argentina. Almeyda decidió jugarla con un equipo alternativo porque en nuestra vuelta a la máxima categoría prefería priorizar sumar puntos y sentía que tenía un plantel corto, ese equipo llegó a semifinales y perdió con Racing por penales luego de empatar 0 a 0. El año pasado Ramón subestimó al rival (Estudiantes de Caseros) y nos quedamos en primera ronda tras perder 1 a 0. Este año el Muñeco decidió jugar esta copa rotando algunos jugadores en los primeros partidos (luego de la experiencia del año pasado no se quiso arriesgar a perder sin dar pelea) y tuvimos la fortuna de ganar 2 partidos en la definición por penales y perder ayer de la misma forma en cuartos ante Central (siempre sin convertir goles). Nuestro resumen sería que llevamos 5 partidos sin convertir y solo un tanto en contra.

Como suele pasar luego de cada derrota, muchos aprovechan para caerle a quienes no les caen bien (a veces el DT, otras algún jugador, otras la dirigencia...) pero también se puede hacer un pequeño análisis para programar el futuro (como se hizo el año pasado y, aparentemente, se decidió que no sea prioridad pero tampoco regalar esta copa). Después de unos meses bastante agobiantes (casi un promedio de 2 partidos semanales, partidos en canchas muy pesadas que quitan piernas, jugadores que viajan con sus selecciones, lesionados, sancionados, varios viajes al exterior e interior y la perspectiva de tener un bimestre más pesado aún) y de un juego de mucho sacrificio físico, el Muñeco decidió que debía darle algo de descanso a sus jugadores (el domingo hay que jugar un partido importantísimo en Rosario, en la semana la Sudamericana en Paraguay y así 2 partidos semanales hasta fin de año). Muchos pueden acusarlo de regalar esta copa pero también se puede decir que en realidad no cedió un centímetro de su filosofía futbolística y el equipo que presentó hizo un digno papel ante un equipo que resultó inferior (aún cuando el equipo presentado por River Plate no tenía experiencia). El análisis de la dirigencia debe ser pensado basándose en esta realidad; creen que es bueno presentar un equipo sin experiencia en un torneo oficial y darle vuelo a los pibes (probablemente serán más las veces que nos eliminen) o van a hacer algunas incorporaciones de categoría para tener un plantel más largo y capaz de mantener aspiraciones en cualquier competencia. Todos sabemos que es bueno presentar algunos pibes pero también sabemos que es difícil ganar un torneo con chicos. Pezzella (al igual que FM6) se agrandó después de su gol a los bosteros, Mammana y Solari hicieron un gran partido, otros como Rodriguez, Urribarri (gran primer tiempo y aceptable segundo), Driussi y Gio mostraron un buen nivel y demostraron que pueden llegar a ser una alternativa; el problema está cuando ellos deben definir el partido y se les pone toda la responsabilidad (ayer Martinez falló).
Pezzella le ganó toda la noche al delantero más peligroso de Central

Gallardo probó con Sanchez y Ferreyra como experimentados pero no alcanzó (los laterales son fundamentales en su juego de presión y desborde pero Sanchez no pudo asociarse con Martinez y Ferreyra tuvo una pésima noche). Hay jugadores y puestos que necesitan acompañamiento y experiencia, River Plate no la tiene. Así y todo, River Plate fue muy superior al mejor equipo que puede presentar Central (su único objetivo era el pelotazo a Abreu o Valencia y luego se la jugaron a ganar en velocidad con los ingresados) y demostró que podría haberlo ganado (2 tiros en el travesaño, un par de buenas atajadas de Caranta, algunos errores en la definición...). Al equipo le volvió a faltar en varios tramos profundidad y fundamentalmente, muchas veces le faltó precisión a los jugadores. Son temas que deberá revisar Gallardo y, como dijo luego del partido, le sirvió para ver a jugadores con los que podría contar en otro momento.

Ahora habrá que esperar la reacción del equipo ante uno de los mejores equipos, en una cancha complicada y luego en un partido internacional mientras se empiezan a hablar un montón de estupideces porque no se ha ganado (ni perdido) en los últimos 4 partidos (el resultado ante los bosteros es un dolor de huevos pero si logramos coronarnos en la Sudamericana y el Transición, se valorará muchísimo ese gol de Pezzella).
Martinez no logró imponer su juego y el equipo lo sintió

Se terminó la participación en la Copa Argentina (una pena porque no hay ningún buen equipo participando) y ahora habrá que recuperarse para seguir por el buen camino en las 2 competencias que quedan.

Por Charro.