"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

lunes, 6 de abril de 2009

6 de Abril de 1986, un día para no olvidar

El Beto crack, Gatti espectador de lujo

Hoy, 6 de abril, todos los hinchas de River podemos recordar un gran día que se vivió hace 23 años. Todos los que vivimos aquella campaña, la recordaremos como un año lleno de alegrías. Fue el año de la explosión de un ídolo como Enzo Francescoli y el retiro a lo grande de otro gran ídolo millonario como fue el Beto Alonso. Fue el año de la chilena del Enzo ante los polacos en el emocionante 5 a 4 y nos llenamos de partidos inolvidables (especialmente el 5 a 4 frente al gran Argentinos Juniors campeón de América en el Monumental). Fue el año de la vuelta olímpica en la Bombonera con el gol de la pelota naranja… fue un gran año para recordar… para recordar lo que es River. Eso fue siempre River y no este presente vergonzoso, que es una mancha negra en nuestra historia. Sin embargo, este no es momento para pensar en lo malo del presente sino para recordar y agradecer a quienes lo hicieron posible, lo que pasaba en 1986.

Nadie sabía aún que sería el último súper clásico jugado por Alonso, su número 24 y que se despediría de la Bombonera a lo grande como también lo hizo al retirarse del fútbol, como le corresponde a los grandes. Su romance con la redonda fue la alegría de todos los riverplatenses y esa tarde tampoco fue una excepción. Los ídolos intentan no defraudar y por ello son ídolos.
Mucho se había hablado en la semana sobre la vuelta en la Bombonera. No eran tiempos de la violencia extrema de hoy día (en la tribuna San Martín alta había un grupo grande de hinchas de Boca y socios de River que festejaban sus goles al lado de nosotros). Era raro escuchar que se suspendería el partido y que habría una masacre si los jugadores intentaban dar la vuelta. No existía la mediatización actual, todos querían estar presentes y a nadie le interesaba ver ese partido en TV o escucharlo por radio. En varias casas debió haber llorisqueos porque muchos padres impidieron a sus hijos ir a la Boca por temor. No fue hace tanto pero por suerte no existía un Castrilli, para pedir jugar sin hinchas de River que pudieran festejar, ni prohibir la vuelta o decretar el resultado final desde el escritorio de su inútil despacho… ningún funcionario era tan idiota para colgarse el cartel de inútil a pesar de serlo.

Se hablaba de una llamada secreta y muy preocupada del entonces presidente de la república, doctor Alfonsín, intentando impedir la famosa vuelta olímpica. Eran tiempos de posibles revueltas militares y el recuerdo del violento gobierno militar. El país estaba convulsionado por este hecho “deportivo”. A nadie le importaba que el maravilloso equipo del Bambino Veira hubiera ganado ese derecho con increíble practicidad y justicia. Faltando 6 fechas para finalizar el torneo, River ya había sacado la sorpresiva ventaja que le permitía dar la amenazante vuelta.

Dicha vuelta se conseguía con el esfuerzo y sacrificio de un grupo maravilloso que había festejado un estupendo título y sin ninguna razón se le quería impedir el derecho natural a festejarlo y tener una de las mayores alegrías de su historia. Sin embargo, la falta de valentía y la ineptitud de las autoridades ya era moneda corriente como hoy en día. El sentimiento millonario había llenado de color y de alegría las dos bandejas de la Bombonera que los bosteros se animaban a entregar. Esa hermosa tarde del 6 de abril de 1986, los hinchas de River estaban listos para ponerle el moño a la campaña soñada.

En medio de esta campaña atemorizante de los medios, los jugadores, encabezados por sus muchos referentes, se acercaron a hablar con Hugo Santilli, presidente del club en ese momento, para pedir su opinión. Según él mismo cuenta, habló con el Tolo Gallego, el capitán de esa maquinita llena de jugadores de gran calidad, corazón y hombría, y le dijo: “uds, se merecen esta vuelta y harían muy felices a la gran hinchada que los sigue. Uds. hagan lo que quieran, pero no se olviden que en junio conversaremos sobre los nuevos contratos” (¿serían creíbles estas palabras en la boca de Aguilar?).

Mas tarde Alonso recordaría "Fue un día irrepetible: pese a que nos decían que no, yo ni loco dejaba de dar esa vuelta olímpica en su cancha", sin dudas el ídolo tenía muy en claro el sentimiento del hincha porque él también lo era, estaba coronando una vida en el club y nadie se lo debía sacar. Así fue como el equipo dio la vuelta olímpica ahí mismo, en la Bombonera, aún cuando caía todo lo que se le había permitido ingresar a los humillados bosteros.
Esa tarde, aquel equipo de River salió con la misma seguridad que había demostrado en todo el torneo. El partido no era solo un trámite, era un broche de oro para un gran campeón. Salió a demostrar la gran categoría y con concentración salió a comerse al rival sin prisas pero con inteligencia y lo consiguió sin problemas demostrando porque era un campeón que no había dejado escapar nada, a pesar de que Boca tenía la presión de salvar el poco honor que les quedaba. La hinchada bostera estaba presente con la única intención de impedir la vuelta y lo hacían saber. No importaba que los hinchas de River festejaran lo obtenido.

Ese maravilloso 6 de abril se coronó con los dos goles, justamente, de Norberto “Beto” Alonso: el primero, de cabeza tras un centro de Roque Alfaro. El segundo gol fue de tiro libre, con un Gatti que no tuvo nada que hacer luego de un desvío en la barrera.

Todos con el Beto a festejar su 2do gol de frente a la hinchada millonaria

El destino quiso que ese primer gol tuviera otro hecho que lo grabó en la memoria de todos los hinchas. El partido se inició con una pelota naranja que se movía entre los papelitos blancos que inundaban el campo de juego y con ella se jugó todo el primer tiempo. Nadie que haya visto la imagen puede olvidar cuando la cabeza del Beto Alonso impacta una pelota naranja que sale disparada hacia el arco ante la mirada desesperada del mítico arquero bostero Hugo Orlando Gatti. El segundo tiempo se jugó con la tradicional pelota Tango blanca y el último gol del Beto ante los bosteros no es tan recordado como el penúltimo.

¿Por qué la pelota naranja? Según contó Alonso hace poquito, Hugo Gatti pasó en la semana por Adidas y, previendo que la cancha estaría llena de papelitos blancos, y tal vez recordando experiencias anteriores en la nieve de Rusia, eligió la naranja. Y el árbitro, Francisco Lamolina, no puso reparos ese domingo, "Cuando me contaron que se jugaba con una pelota de ese color, me dio igual: yo sabía que el Loco la iba a terminar yendo a buscar adentro", cuenta el Beto, nadie sospechó que se estaría escribiendo una de las páginas del anecdotario del fútbol argentino.
Nadie sabía que este partido era un preludio para otras alegrías que daría este equipo con figuras que darían la copa del mundo a la selección Argentina y le daría a River, la copa Libertadores de América y la copa Intercontinental ante el campeón europeo.

Salud, gracias y larga vida a los campeones millonarios 86.

Pancho Lamolina, árbitro de ese partido y cultor del siga siga (?), donó la pelota para las vitrinas del club.


Por: Charro

9 comentarios:

Negro Enrique dijo...

Buenísimo este posteo, cuando empecé a ir a la cancha de chico (mentía en mi casa porque no me dejaban ir solo) recuerdo una bandera que decía Movimiento 6 de Abril, que época gloriosa...

Leopoldo dijo...

Eso es River, eso es River!!!!!! Imapctante, grande como no los hay en el mundo. Gracias a a mi viejo pude ver casi todos los partidos de ese campeonato, ej. un partidazo contra velez de visitante que ganamos 4 a 1. Salud campeones y gracias de nuevo por hacer que River sea lo que es y no lo que vivimos or estos dias

dalmassito dijo...

Me acuerdo como si fuera ayer de esa tarde de domingo con la radio prendida en el patio de la casa de mi pueblo. Un recuerdo inolvidable con la voz del gordo muñoz y yo dejando los cochecitos para gritar los goles con mi abuelo.

Yo tenia siete años y amaba con locura a Francescoli. Para mi era lo mas grande y lo único. Por eso no entendía porque mi papa, cuando me veía pateando la pulpo, me decía "nene, te pareces al Beto Alonso y a Ermindo".

El beto para mi era uno mas. Y claro, si era el suplente.

Ya era una gloria intocable, pero ese 6 de abril del 86, a eso de las cinco de la tarde un domingo soleado y otoñal, el Beto entró definitivamente en mi corazón riverplatense.

Gracias por post y por los recuerdos que me trajeron.

Abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por la pelota naranja al mediocre arbitro saca partidos "sig sig lamolina"

Negro Enrique dijo...

Qué hacía Anibal Hay (Homero Adams) en esa foto? era el lineman ese día?

Lamolina fue el arbitro del clásico en el '87 en el Monumental que termino 1 a 1 y nos afanó 2 penales insólitos?

Resistencia Institucional Riverplatense dijo...

La ética de los principios y valores que tuvieron nuestros fundadores y prohombres es lo único que devolverá a nuestro River Plate la mística y grandeza alcanzada por el esfuerzo y el talento de los socios y dirigentes anteriores a los 90.

Nicolás Carrizo

charro dijo...

jajaja, homero adams con chaly garcía y supongo que papada debe ser manos. Por la rapidez para usar las manos para afanar debía ser manos

charro dijo...

Ojalá pudiera escribir sus comentarios alguien que haya visto el partido en vivo. Sería un buen recuerdo... y un poco de justicia para ese gran equipo.

shahram shokoohi dijo...

Los mejores celulares replikas se vende en estambul replika telefonlar replica produtos son muy buenos
podemos decir no nececita comprar algo caro.replika telefon celulares de corea o china replika cep telefonları osea replica celular es bueno.


Las mejores excursiones con Mahmud guia de estambul disfruta su vacasion con Mahmud y las mejores excursiones en estambul Mahmud es un experto y su servicio es increible,yo estaba buscando estambul tours y busce su numero por internet


voy a escribir sobre daniel es mi guia de rio de janeiroDisfruta su viaje y paga menos rio de janeiro tours