"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

domingo, 15 de enero de 2017

Volver a empezar... llegó el 2017

Un muy buen gol al inicio del partido y una práctica interesante

Creo que es un acierto jugar torneos en el exterior para hacer la pretemporada. Los partidos se viven un poco más relajado (especialmente el periodismo no logra ponerle dramatismo), nadie hace un escándalo por hacer 8 cambios o más, la televisión cumple con su función de acercar el partido a todos los que no viajamos y nos interesa ver en que anda nuestro equipo... y nadie saldrá al día siguiente con cargadas y presiones que desvíen el objetivo fundamental de una preparación de pretemporada.

Es cierto que jugando una copa amistosa internacional pareciera que es más interesante el resultado pero Gallardo sigue enfocado a hacer pruebas. Todos los años empieza probando con un esquema de 3 defensores y esta es la primera vez que siento que los jugadores de este momento se amoldan mejor a este esquema que al tradicionalmente usado por River Plate (4 defensores). Nuestros laterales demostraron no ser muy afectos a la marca pero son rápidos y afectos a subir con criterio y efectividad, lo que se pudo ver hoy es que le dan más variantes al ataque, más velocidad y claridad (habrá que ver si esto tuvo que ver con el rival o la etapa del año). Según Gallardo son prácticas porque hay que estar preparados a las necesidades del juego pero también es muy probable que este esquema deje de usarse si uno de los centrales se lesiona, es expulsado o llegase a las 5 amarillas. Este sistema tiene como ventaja que en caso de ser necesario se puede jugar con 5 defensores o reacomodar rápidamente a una línea de 4 defensores tradicional (especialmente si uno de los defensores es Rossi que fácilmente puede convertirse en 5). Otro problema de defender con 3 centrales es que si le ganan la espalda a Ponzio, vuelven a atacarnos con más jugadores de que los que defienden (Millonarios presionó mucho y durante un largo período del primer tiempo nos complicó muchísimo), por esta razón es que Gallardo necesita trabajar mucho tanto en defensa como en ataque para que los 2 laterales puedan atacar a placer pero al mismo tiempo esten pendientes de tapar a los volantes rivales. 

Básicamente mantenemos los problemas de siempre; generar fútbol, saber defendernos cuando el rival consigue la pelota (la mayoría de los equipos nos atacan con un pelotazo largo para uno o dos delanteros que deben enfrentar a 2 o 3 defensores), compensar defensa y ataque, ser letales y confiables en ataque y/o saber defender un resultado. Hoy se intentó jugar con toques en velocidad pero para ello hay que ser precisos (en pretemporada se suele cometer muchos errores en los pases) y esto pasó en pocas ocasiones.
 Maidana siempre efectivo y guiando la defensa

Habrá que seguir trabajando y esperar para ver si llegan refuerzos o si los jugadores del plantel logran levantar su nivel para considerarse refuerzos (Rodriguez, Rossi y Lollo podrían estar en esta lista). Hoy se jugó un primer tiempo con los supuestos titulares (a los 3 minutos Alario hizo un muy buen gol en una combinación con Driussi, 2 jugadores que demuestran estar en muy buen nivel) y recién a los 20 minutos lograron acomodarse un poco (hasta ese momento, Millonarios robaba mucho la pelota en el medio y tomaba a los defensores en inferioridad numérica). Los defensores (Maidana, Martinez Quarta y Mina) tuvieron un partido aceptable (aunque el pibe hizo una falta dura en los primeros minutos) y los laterales también (si consideramos que Moreira y Olivera tuvieron una función ofensiva y no tan defensiva). Ponzio volvió a estar muy solo pero permitió que Fernandez se juntara en ataque con Martinez. Pity como siempre insinuó mucho y logró poco (aunque no jugó mal siempre te deja la sensación que podría haber hecho un excelente partido). La gran diferencia la hicieron Alario y Driussi (presionaron y bajaron a buscar la pelota para que los rivales no tuvieran una marca fija). Movimientos interesantes que habrá que ver hasta donde llegan.

En el principio del segundo tiempo hubo 8 cambios (incluído Batalla que atajó muy bien) y siguieron los movimientos tácticos (a Maidana y Martinez Quarta los acompañó Rossi, Domingo por Ponzio, Mayada por Moreira, Mora y Alonso en ataque, Rodriguez y Andrade los encargados de generar fútbol). Básicamente no se generó nada revolucionario pero si fue una práctica interesante sin los nervios y las presiones habituales. Veremos que nos depara el jueves ante los brasileños.

Por Charro.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Un final feliz pero incierto

Dejaron que Driussi pateara el penal para que siguiera sumando en la tabla de goleadores

Muchas conjeturas se tejieron antes y después del partido sobre la continuidad de Gallardo pero como siempre, él mismo se encargó de aclarar y dejar en evidencia a los fabuladores de siempre. Al terminar el partido aclaró que aún no pensó ni decidió si continuará dirigiendo a River Plate. Sería una lástima no tener la oportunidad (como pasara cuando se retiró como jugador y no le dieron la chance de hacerlo en la cancha ante nosotros) de agradecerle en la cancha y darle la despedida que se merece por todas las alegrías que nos hizo vivir.

El partido en Bahía Blanca podría tomarse como excusa para festejar si no fuera por la necesidad que tenemos de seguir sumando puntos (más aún si pensamos que en el próximo semestre jugaremos también la copa Libertadores y habrá muchos partidos en los que deberemos jugar con suplentes o que habrá que sustituir a lesionados y el plantel no es abundante). Como ya es habitual, en Bahía Blanca hubo ¨neutrales¨ (quienes no podían tener ni una medio o un escudo en una billetera pero podían cantar a favor de nuestro club, ridiculeces de la dirigencia nacional). 
El gran capitán...

Gallardo decidió darles un descanso a Batalla, Mina y Ponzio y el resto del equipo titular se presentó para sumar esos 3 puntos tan necesarios. El partido no presentó nada diferente, volvió a mostrar a un equipo enfocado pero con falencias, un equipo que cuando podía presionar, tener la pelota, tocar y avanzar con sus laterales era peligroso (algo que consiguió muy poco en este torneo) pero sufre mucho cuando no logra cortar los avances rivales en media cancha. El 5 (en este caso Domingo) pierde mucho la referencia del centro de la cancha y cuando es sobrepasado la defensa suele quedar mal parada y no sabe quien debe salir, hay indecisiones fatales y huecos que suelen ser aprovechados por los delanteros rivales, Maidana como siempre tiene oficio y entrega pero a veces no alcanza para cortar los avances rivales (especialmente cuando hay muchos espacios para cubrir). Ayer colaboró mucho Martinez (que no hizo un gran partido ofensivo y terminó muy agotado regalando 2 pelotas en mitad de nuestro campo dejando a la defensa muy mal parada) y eso se nota mucho (especialmente en el segundo tiempo, fue el ajuste defensivo que llegó a tiempo. El partido de ayer básicamente fue mal jugado pero con mucho ida y vuelta, cierto vértigo (a causa de los errores y porque es una cancha chica) y mucha irregularidad.

River Plate empezó siendo superado (no extrañó que estuviera perdiendo antes de los 10 minutos) pero de a poco se replegaron pensando que tendrían más chances con las contras. Los hechos demostraron que fue un grave error. River Plate se adueñó del balón y lentamente empezó a perforar la defensa rival, empezó a llegar y los bahienses ya no lastimaban. No extrañó que Mora (el que mejor desbordaba) pudiera ganar en una corrida por el lateral y tirar un centro que Alario solo tuvo que empujar. A partir de allí se emparejó un poco el partido pero River Plate siempre tuvo más la pelota y lastimaba más que el rival. Así también fue el segundo tiempo (muy buen trabajo de los delanteros y de Fernandez) hasta que el recién ingresado Mayada fue volteado por un rival dentro del área (un penal muy evidente). Driussi fue el encargado de convertir el penal y a partir de allí Olimpo se acordó de atacar y presionar pero River Plate volvió a mostrarse aguerrido. Volvieron a verse los horrores defensivos (Bologna da menos seguridad que Batalla, Moreira y Olivera no son bien cubiertos cuando suben y lo hacen muy seguido, Domingo necesita cubrir espacios cortos y es casi un fantasma en las grandes dimensiones que dejan la defensa y los mediocampistas) y muchas veces hubo errores conceptuales individuales (como el gol de Olimpo o el penal que cometió Bologna después de salir tontamente y que el rival cabeceara pésimamente). 
Alario es un conocedor absoluto de los secretos del área

Este partido no mostró nada nuevo, se aprovechó el envión anímico de la copa Argentina, el plantel quiso terminar el año con una victoria, nos enfrentamos con un rival débil y se pudo aprovechar el buen momento de los delanteros Alario y Driussi (rápidos, agrandados y conocedores del área. Alario no tuvo una buena tarde al conectarse con sus compañeros pero dentro del área siempre implanta el temor) y Mora estaba en uno de sus días motivados.

Veremos si el próximo semestre nos encuentra más regulares, con una defensa más segura y con un engranaje más aceitado, veremos si aparecen los mediocampistas capaces de darle balance a un equipo que peca de ser insulso porque quiere mucho y tiene o hace poco. Veremos si aparecen las 2 contrataciones que hagan la diferencia, si de una vez por todas se recuperan los lesionados (convirtiéndose en verdaderos refuerzos), si explotan para bien algunos jugadores de inferiores (será imperioso que se afiancen Batalla, Martinez Quarta, Montiel, Olivera, Medina, Andrade y Moya, jugadores muy jóvenes pero fundamentales porque ocupan lugares que no están bien cubiertos o tienen características que pueden hacer la diferencia en este plantel) y si Gallardo vuelve a hacer magia. Por ahora seguiremos con incertidumbre hasta que Gallardo de a conocer su decisión de continuar o no al frente de este plantel.
¿Será quien dirija los destinos del nuevo ciclo? ¿sentirá que tiene un plantel capaz de lograr los objetivos?

Que sea buen fin de año y un mejor inicio de año.

Por Charro.

viernes, 16 de diciembre de 2016

Dado vuelta...

Un plantel que pudo festejar

River Plate volvió a ganar una copa de la mano de Gallardo... un partido muy raro, casi mágico; una final electrizante con muchos errores, goles, situaciones cambiantes y difícil de explicar. Un sorpresivo 4 a 3 después de haber estado 1 a 0 arriba, perder 2 a 1 y 3 a 2. Es cierto, era una final y había que ganarla; se jugó con el alma, se habló mucho, se pegó, se jugó en un campo de juego impresentable y vergonzoso para una final (habiendo tantas canchas se debía jugar allí????), hubo muchos golpes anímicos para los 2 equipos, mucha controversia, muchos errores... una final inolvidable por muchos motivos.
El fundamental tercer gol

Muchos intentarán menospreciar a esta copa diciéndole copa de leche, copa consuelo o vaya uno a saber que invento habrá. Es cierto que si uno elige prefiere el campeonato o la Libertadores pero el resto de los torneos y copas también tienen su gusto. En los últimos años River Plate dejó de lado esta copa porque tenía otras prioridades y no había un plantel numeroso como para ganar todas las copas, en cambio este año se dio un caso inverso, al no participar en la copa internacional del semestre y al tener un campeonato anual que termina el próximo año, se le podía dar prioridad a una copa que daba la última plaza para la copa Libertadores del año que viene y que la historia exige que este en nuestras vitrinas. Todas las copas deben estar en las vitrinas millonarias, qué mejor momento que este para obtenerla? Para muchos podrá no vale nada pero para muchos otros este título es un alivio, es un bálsamo después de un fin de semana nefasto.
 La tarea de un jugador especial. Aguantar, frenar, pensar, que la pelota y el rival corran

Mucho se hablará de los penales a favor de River Plate (el primero tan indiscutido que hasta el defensor canalla lo reconoció) pero ninguno fue un invento tan descarado como el del año pasado a los bosteros y tampoco se puede negar que en el segundo penal hay un ¨agarrón¨ (para algunos no es penal porque no lo empujan a Alario. Lo toman del brazo dentro del área y eso es penal, por más que la mayoría dice que es un penal que no se cobra, quiero recordar el penal que le dieron a los bosteros en el primer minuto en el Monumental. Nunca se cobra pero es penal... o sea indiscutible por más bronca que de). Luego del primer penal, Central se descontrola e intenta llegar al gol por medio de centros al área. Llevan peligro hasta que un jugador le saca la pelota a Batalla y convierte el gol. Para la mayoría no hubo falta y es gol lícito (yo veo un cabezazo al brazo del arquero pero además acomoda la pelota con el brazo para llevársela, con lo cual no debería ser lícito) pero no habría discusión si el arquero hubiera tocado la pelota por encima de la cabeza del jugador de Central y luego hubiera agarrado la pelota. Después de otro error importante de Batalla, parecía que se podía complicar... y esto pasó un par de minutos después con un centro de Teo que Ruben aprovecha para primerear a Olivera (le gana la posición con el cuerpo y lo aguanta hasta patear al arco) y definir magistralmente. Parecía otra catástrofe hasta que algunos minutos después el árbitro cobra otro penal para River Plate (el agarrón innecesario en el área). El primer tiempo terminó 2 a 2 y con todas las dudas (especialmente por saber como reaccionarían Batalla y el sector izquierdo de la defensa).
Un penal... la tranquilidad de un gran goleador

En el segundo se salió con la misma determinación y promediando el segundo tiempo, Batalla vuelve a dar un rebote y Ruben lo aprovecha. Ese momento pareció setenciar el partido pero Gallardo se la jugó. Sacó a D´Alessandro (que no venía jugando bien, tal vez por cansancio acumulado) y Martinez (que tampoco tuvo un buen partido) e hizo ingresar a Alonso y Mora. Cambió al equipo, cedió la tenencia de la pelota porque ya no había quien la aguantara o supiera que hacer con ella (algo que Gallardo ya había probado sin suerte) pero a cambio quiso presionar y salir con rapidez con 4 delanteros. Se la jugó al pelotazo, a ganar en el área rival, al cabezazo salvador... se la jugó y salió bien. En 3 minutos (en los siguientes a los cambios) River Plate lo dio vuelta nuevamente. 2 centros (uno con las manos desde un lateral, con un pique en el área chica... una aberración) fueron suficientes para cambiar la historia. Entre Alonso y Alario se las arreglaron para complicar a la defensa rival. Un centro para que Alonso se la baje a Alario y otro para que Alario se la baje a Alonso y den vuelta el resultado. Finalmente River Plate aguantó durante 15 minutos el resultado (ya nadie podía tener la pelota y hasta se tuvo que ir Ponzio para dejarle su lugar a Arzura).
El cierre de su carrera? El gol más importante de su carrera? Merecido premio...

Se llegó con lo justo, se salió campeón con el aliento y la personalidad que saben transmitir Gallardo, los líderes del plantel (especialmente Maidana, Ponzio y D´Alessandro) y también los que transmiten respeto dentro del vestuario (Alario y Alonso se notan dentro de este grupo). Se llegó con lo justo y se ganó. Se jugó contra un equipo con más fútbol pero se impuso la jerarquía de la camiseta y de los líderes acostumbrados a jugar partidos definitorios (gracias a Ponzio y Maidana que no se quieren ir y se bancan momentos que saben que no serán tan fáciles y felices como los anteriores).
Los héroes de una noche especial e inolvidable

Gallardo se la debió jugar con pibes aunque no le gusta. Mina no le dio seguridad y prefirió darle su oportunidad a Martinez Quarta (no le gusta que los pibes jueguen partidos definitorios porque siente que los quema, pero el juvenil se la bancó con la carta más difícil de Central. Debió marcar a Ruben y ganó más de lo que perdió), hace unas semanas se lesionó Casco y debió hacerlo jugar a Olivera (le cuesta ubicarse sobre la línea, prefiere tirarse hacia el área y le da mucho espacio a los rivales, además de ir mucho al ataque y perder la espalda), además de jugársela con Batalla (estos últimos partidos demostraron lo jugado que fue la apuesta. No tener suplente es mucha responsabilidad para el pibe más allá del respaldo. Habrá que ver como reacciona después de estos 2 partidos con fallas muy importantes). Moreira sigue siendo débil en defensa y útil en ataque cuando aprovechan sus subidas y Maidana siempre es el líder indiscutido de la defensa (más allá de que juegue un poco mejor o peor de lo necesario). En el medio Ponzio volvió a mostrar su capacidad de liderazgo e impedir que el rival gane el partido desde lo anímico. Cuando el rival quiere prepotear o presionar al árbitro, allí está Ponzio. Jugó un partido especial (con una lesión) y salió aireoso. Nacho Fernandez sigue irregular, al igual que Martinez (tuvo un partido sin intervenciones importantes) y D´Alessandro (discutió con todos los rivales, incluído el Chacho y la terna arbitral, no quiso que nadie complicara a River Plate y fue más importante desde lo defensivo que por lo ofensivo. Como contra los bosteros, volvió a hacer un trabajo sucio de molestar y preocupar al rival en la salida. Fue el que más festejó, volvió para ser campeón y este título coronó su deseo). Lo mejor se vio en Driussi y Alario (convirtió los 2 penales con categoría y luego hizo el tercero. Un elegido para marcar goles fundamentales) y también en los delanteros ingresados (Alonso además de hacer el gol, al igual que Mora se dedicaron a correr y complicar la salida rival).
La revancha, la pasión, la felicidad...

Gallardo planteó un partido pegajoso, de presión y en el que Central no pudiera estar cómodo. En partes lo logró y esto le servirá para trabajar y pensar con un poco de tranquilidad. Logró los 2 títulos que estaban en juego en el semestre pero volvió a poner altos los objetivos para el próximo semestre. Se viene la definición de un torneo en el cual estamos muy lejos, habrá que ganar la mayoría de los partidos si se quiere pelear (o sea que no se podrá regalar ni ceder partidos poniendo suplentes) y no sufrir con promedios y también se jugará la Libertadores. No hay plantel para ambas competiciones (diría que no hay para una), hay que lograr recuperar a Lollo, Larrondo y Casco, lograr que los pibes se acomoden mejor, replantearse seriamente el tema del arquero, ver que jugadores se irán (dudo mucho que se queden todos), ver como reemplazar a D´Alessandro (en caso que se vaya) y decidir si se debe traer jugadores que solo puedan jugar en la copa (dudo que esta dirigencia haga semejante gasto).
El festejo postergado pero que sirve como descarga para el líder...

Es una noche de felicidad, es una noche de festejo pero también es el inicio de un nuevo ciclo (el domingo también es importante ganar y no empezar unas vacaciones previas) y no se podrá fallar en los primeros pasos (contrataciones, jugadores que se vayan y planificación de pretemporada).

Salud campeón... gracias River Plate...

Por Charro.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Errores muy caros

Alario otro gol con un gran cabezazo

River Plate pagó muy caro sus errores. Fue un partido atípico, hubo un par de cambios claros de dominador, puntos de quiebre bastante claros a partir de los cuales cambió el destino del partido. Muchos explicarán el resultado a partir de estos camibios, para mi el análisis siempre termina en el mismo lugar, el cambio de plantel y la falta de juego. Queremos jugar de la misma forma, obtener los mismos resultados y tener el mismo nivel de jugadores cuando se esquilmó un plantel campeón en lugar de modificarlo de a poco. Queremos presionar y salir en velocidad pero nuestro actual jugador más importante (D´Alessandro, quien comanda los ataques más allá que esté dando sus últimos pasos como jugador y más allá que ya no tenga velocidad en los piques ni fuerza en sus piernas para patear de fuera del área) no le puede ganar a nadie en velocidad y tampoco tenemos jugadores con la marca y el ida y vuelta que tenían Rojas y Sanchez y la voracidad y rapidez para estar en todos lados que tenía Kranevitter (ni hablar de la solvencia que tenía la dupla central y la presencia que imponían los laterales). Estas son las razones principales para que este equipo ya no sea el que era y para que rara vez juegue a algo; pretende ser lo que ya no es.

Probablemente el jueves se cierre finalmente un ciclo (no me refiero a que se vaya el técnico sino a que el hincha tendrá que guardar en los recuerdos los logros del 2014/15 para que todos juntos; dirigentes, cuerpo técnico, jugadores e hinchas nos enfoquemos nuevamente en empezar un nuevo ciclo ganador). Como punto de partida funciona bien la idea de presionar arriba pero luego hay que adecuarse a los jugadores que tenemos. En este momento River Plate es predecible y lento en ataque y vulnerable e irregular en defensa.
Todos miran...

Ayer River Plate tuvo la pelota desde el principio pero en la primera media hora a nosotros nos costó muchísimo llegar con peligro mientras que los bosteros lo hicieron a través de un par de toques rápidos. Recuperaban la pelota en tres cuartos de su campo y con 3 o 4 jugadores, con 3 o 4 toques en velocidad lograban llegar a nuestra área. Siempre llegábamos tarde (Mina es lento, alguno de los laterales estaba en ataque y no era cubierto, Ponzio los corría de atrás y la defensa quedaba muy abierta perdiendo en un retroceso alocado intentando cubrir a jugadores que ya no tenían la pelota porque se la daban a otro descubierto). Se podría decir que el 1 a 0 de los bosteros antes de los 15 minutos fue lógico (casi que se podría decir que fue barato) y todo pintaba mal hasta que River Plate marcó 2 goles cuando menos lo esperábamos (aunque se tenía la pelota y se atacaba). 

River Plate se aprovechó de una defensa torpe y lenta, abrió la cancha con los laterales, D´Alessandro se adueñó del medio, estuvo movedizo (hizo un desgaste enorme y lideró al equipo, el único capaz de cambiar de frente de ataque), se llevó marcas y se juntó mucho con Pity Martinez (el único capaz de cambiarle el ritmo a un ataque predecible, la gambeta de Pity ya sea para desbordar o para juntarse con sus compañeros abre surcos profundos en la defensa rival. Entre la profundidad de Martinez y la movilidad de D´Alessandro por el centro lograron que River Plate prenetrara por los costados y lastimaran especialmente los centros de Moreira y del Pity. El 2 a 1 de Driussi y Alario sobre el final del primer tiempo fueron una sorpresa pero cambiaron el rumbo del partido. River Plate golpeó fuerte y los bosteros no tuvieron reacción. En el inicio del segundo tiempo River Plate lo pudo haber liquidado, tuvo varias chances claras. D´Alessandro hizo un gran esfuerzo en esos minutos (especialmente cubriendo la salida rival) y a los 15 minutos se retiró (¿se retiró definitivamente de River Plate? me dió la impresión que fue su forma de decir adiós) para dejarle su lugar a Rossi (que puede ser un 5 con dominio de balón pero no puede comandar el ataque. Este momento fue otro punto de inflexión.
¿se despidió del Monumental?

A partir de la salida del cabezón River Plate perdió la pelota y encima Batalla (que había salvado algunos mano a mano) comete un error frente a Tevez y le regaló un gol. A partir de allí River Plate se desmorona y ya no sabe que hacer (para colmo luego salen Martinez y Driussi para dejarles su lugar a Mora y Andrade). River Plate volvió a chocar y los bosteros volvieron a encontrarse con las salidas rápidas (encima Tevez clavó un gol en el ángulo). En el último segundo de juego los bosteros llegaron a un cuarto gol con 3 toques para decorar el resultado o para colmar la bronca millonaria.
Driussi convirtió un lindo gol pegándole de lleno a una pelota a media distancia

Maidana volvió a ser el caudillo pero Mina mostró la peligrosa irregularidad que puede cambiar el resultado (tuvo una muy mala tarde) y encima quedó en evidencia su peor defecto (la lentitud) ante la rapidez bostera. Moreira es un jugador cuando ataca (especialmente cuando lo hace con determinación, sus centros son muy buenos) y es torpe defendiendo y Olivera perdió ante la superioridad rival por su sector. Se cerró mucho y dejó que entraran mucho por el lateral y otras veces no lo cubrían y le ganaban la espalda. El gran problema de la defensa es que no sabe como retroceder ni como pararse. No saben a quien marcar. Ayer en varias situaciones esperaban que otro apretara a quien llevaba la pelota, esa indecisión a veces es mortal y es la diferencia entre que la pelota se la lleve el delantero o la gane el defensor.  Ponzio volvió a ganar la batalla temperamental y lideró el ánimo del equipo pero no puede solo en defensa; impide que se lleven por delante al equipo e impone presencia pero no puede él solo cubrir el mediocampo y los espacios que dejan los laterales; esta vez tampoco pudo con Tevez (cuando tuvo la pelota no se la pudieron sacar). Fernandez a veces acompaña bien en ofensiva y a veces pone garra al defender pero tampoco cubre espacios. Ni hablar de Martinez y D´Alessandro; son los dueños de la ofensiva pero a la hora de defender solo pueden poner voluntad y nada de contención, son como Driussi y Alario, una molestia para la salida rival pero no se puede pretender que cubran espacios en el retroceso. Me preocupa el bajón de Andrade (es típico de su edad y de la inexperiencia pero es muy pronunciado y probablemente en unos meses deba ser el conductor del equipo) y la falta de cambios y variantes que tiene River Plate. Rossi le puede dar despliegue pero no es determinante, Mora es demasiado irregular, Andrade no pasa un buen momento, Mayada le puede dar velocidad y algo más de marca en el medio pero defiende mal, no hay atacantes (Alonso y Larrondo lesionados). 
Otra gran recepción... otra gran decepción

Habrá que ver que más puede hacer Gallardo. Tendrá unos días complicados. Tendrá que recuperar anímicamente al plantel, hacer que Batalla deje de lado su error, recuperar lesionados (Ponzio, Driussi, Martinez y D´Alessandro tuvieron molestias) y tendrá que empezar a encontrar variantes para un equipo que pocas veces juega bien (especialmente en el mediocampo, el lugar donde más variantes de jugadores buscó y menos encontró). El técnico piensa que tiene un equipo corto, en la semana dijo que pondría todo frente a los bosteros pero su prioridad era la final del jueves. El equipo que presentó y los cambios que hizo demuestran que este partido fue una molestia para la final del jueves.

Por Charro.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Partido homenaje, partido de prueba... otro partido perdido

El homenaje

Cuando las cosas se van haciendo mal o van saliendo mal, cualquier acción parece incorrecta. No estamos acostumbrados a los procesos porque pretendemos resultados rápidos; somos resultadistas y necesitamos juzgar con rapidez, sin esperar que se completen los procesos. No entendemos que los jugadores, los planteles y el equipo necesitan pasar por experiencias para convertirse en grandes equipos y obtener logros. Lo malo es que hace unos años tuvimos a ese plantel que pasó por todas las experiencias para convertirse en un gran equipo (muchos habían vivido el Nacional B y los duros torneos del regreso) pero se vendió y hace un año que estamos en el proceso de volver a armar a ese equipo ganador. Este plantel tiene la ventaja de tener algunos líderes del anterior proceso, un cuerpo técnico que también tiene experiencia y ahora empieza el proceso de darle experiencia a los pibes que ayudarán a darle el plus a este plantel corto (todavía falta encontrar el equipo confiable y sus suplentes). El plantel que ganó casi todo en 2014 y 2015 era muy corto y se fortaleció cuando aparecieron los pibes (Chichizola, Lanzini, Pezzella, Mammana, Balanta, FM6, Kranevitter y varios otros pibes que no lograron conformar o no rindieron como para ayudar al plantel). Pareciera que este plantel corto (quisiera saber con qué plantel jugaríamos copa Libertadores y el resto de este torneo) debe arreglarse con los nuevos valores que van surgiendo.
Caras nuevas que respondieron...

En su momento Gallardo ideó una estrategia (sabiendo que tenía un plantel corto) y no le salió como él quería pero consiguió el objetivo principal (aprovechó la ventaja sobre Racing y quiso ganar con los titulares en el Monumental ante Olimpo y ELP pero no lo logró y después guardó jugadores ante Racing porque debía jugar ante los bosteros. Así perdió un campeonato pero ganó una copa internacional eliminando a los bosteros). Fue correcto? Muchos no le perdonan a Gallardo haber perdido ese torneo pero todos festejamos el título internacional eliminando a los bosteros. Hace unas semanas se eliminó a Unión en la copa argentina y a las 72 horas jugó con los titulares pero perdimos el partido porque los jugadores estaban sin piernas y a 2 jugadores importantes por lesiones. Esta vez Gallardo decidió no arriesgar a los titulares a jugar 72 horas después de eliminar a GELP y prepararlos para jugar ante los bosteros y la final de copa argentina. Es correcto? Es incorrecto? No se; es una decisión que toma el DT y luego será juzgado basados en los resultados que obtenga (a pocos le interesará pensar porqué hay que tomar estas decisiones). El gran problema es que para guardar a los titulares se debe presentar a un equpo muy débil y experimental.

La decisión que tomó Gallardo no me parece tan mala, lo que me preocupa es el contexto y todo lo que pasó para llegar a necesitar a hacer esta elección. Hace años que tenemos un plantel corto, hace años que hacemos pruebas porque vendemos jugadores y traemos jugadores que les cuesta adaptarse y rendir regularmente como se necesita, hace años que abandamos la competencia doméstica para dedicarnos a los títulos internacionales (esta vez nos ocupamos de la copa argentina porque es la única forma de llegar a la Libertadores del año próximo), el proceso de armar juveniles capaces de jugar en primera división lleva unos 3 años (la séptima y octava suelen ser categorías en las que explotan y a partir de ahí empiezan con su experiencia en reserva hasta llegar a jugar algunos partidos espaciados en la primera división) pero venderlos lleva mucho menos tiempo, nadie piensa en los promedios pero si el año que viene descienden 6 u 8 equipos, tendremos que cuidarnos y mirar esa tabla, hasta ahora este año no clasificamos para ninguna copa internacional (casi 15 equipos lo hicieron) y en este momento tampoco clasificaríamos para la Libertadores del 2018. Tal vez sería hora de no pensar tanto en los dólares que reparten los torneos internacionales y en desarmar rápidamente planteles exitosos para armar procesos con recambios lógicos.
Muchas caras nuevas que esperemos poder verlas más seguido

Fue un partido raro, un contexto extraño y varios puntos para el anecdotario. River Plate jugó con remera verde como homenaje a las víctimas del accidente aéreo de Chapecoense, la gente de CAI estaba muy molesta con su equipo, Gallardo decidió darle chance a los chicos que le están respondiendo... Ante tantas lesiones, hay pibes que están respondiendo y decidió darles varios minutos de experiencia. Driussi, Batalla y Andrade ya son una realidad, Martinez Quarta y Olivera se encaminan a ser jugadores importantes en la rotación; Montiel, Medina, Morán Correa, Lopez y Moya parece que pronto empezarán a tener algunas chances. El inconveniente es tener que poner a todos estos pibes juntos porque no hay muchos experimentados o no pasan por su mejor momento (me gustó mucho ver que todos los titulares viajaron a Avellaneda en el micro con los pibes, inclusive los lesionados). Ayer Batalla volvió a ser la figura del equipo (lo que sigue mostrando que nos llegan con peligro), la defensa se las arregló pero sufrió mucho. Mayada no es defensor y se nota, Olivera va mucho y bien al ataque pero necesita que lo cubran en la salida (un volante con marca) y no lo hicieron bien. Montiel y Martinez Quarta se dedicaron a cubrir los huecos y a pelear mano a mano con los delanteros rivales, sufrieron decenas de centros, se anticiparon a los pelotazos pero no fue fácil (muestran personalidad y no les cuesta jugar en primera). El gran problema fue que ellos peleaban mano a mano pero los volantes rivales llegaban solos a la carrera y siempre había uno solo para recibir. Arzura es un luchador sin ductilidad ni velocidad e Independiente se aprovechó, tiraron muchos pelotazos a sus espaldas y le ganaban en la carrera. Rossi empezó mejor pero en el segundo tiempo también sufrió con los pelotazos.

Como pasa hace mucho tiempo, cuando no defendemos bien, peor estamos en el aspecto ofensivo. No tuvimos peso en el primer tiempo (los pibes Moya y López fueron muy intermitentes y no pudieron imponerse), Mora mostró muy poco y Larrondo está en un nivel bajísimo (roguemos que mejore con la pretemporada. Muestra intención pero es lento, baja a buscar la pelota pero nunca gana cuando ataca). En el segundo tiempo cedimos la pelota y nos llenaron de centros hasta que Independiente hizo el gol y a partir de allí con los ingresos de Pity, Driussi y Andrade se intentó hacer daño pero fue poco tiempo y todo fue cuesta arriba. 
Los pibes respondieron bien...

Estar siempre en etapa experimental lleva a que estemos alejados de la punta, que no consigamos regularidad y que mayormente no se juegue bien pero también es necesario empezar a ver a los pibes porque esta dirigencia no tiene intención de traer jugadores (Martinez Quarta, Montiel y Olivera solo llegaron a jugar tantos minutos por la cantidad de lesionados). Veremos si todo este pésimo contexto nos regala algo bueno (como llegar a los 2 partidos principales del semestre descansados y sin lesionados y sabiendo que hay pibes que pueden sumar y ser confiables en este plantel corto).

Por Charro.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Cuando más se lo necesitaba, apareció el equipo dominador

En San Juan buscó el horizonte y festejó el pase a la final. Buen gol del delantero...

Hay algo indiscutible con respecto a los equipos de Gallardo, los partidos definitorios los juega de una forma diferente; no son casuales las 8 finales jugadas en 2 años. El partido de anoche estuvo entre los mejor jugados del año. Los jugadores respondieron en un buen nivel y se potenciaron colectivamente. Hay una idea que Gallardo supo inculcalrle al grupo y que a pesar de las sangrías ha logrado mantener; esa mentalidad de concentración, tranquilidad, de espera y entrega extra que supieron darle Barovero, Mercado, FM6, Vangioni, Pezzella, Kranevitter... hoy se mantiene en 2 valuartes como Ponzio y Maidana pero también en D´Alessandro, Mina, Moreira o en jóvenes como Batalla o Alario. Algunos dicen que saben jugar finales, yo diría que conocen los tiempos y que nunca subestiman al rival. River Plate ayer fue un dominador permanente que supo atar a su rival y aprovechar las vacilaciones de GELP.
El equipo siempre unido y convencido

Ayer Gallardo sorprendió poniendo a Olivera de 3. El pibe (suplente natural de Casco que tuvo la mala suerte de tener una lesión muscular al mismo tiempo que se lesionaba el titular) jugó un muy buen partido y el DT lo esperó para darle la confianza necesaria (a esta altura podría ser un raro acierto el hecho de no haber hecho jugar al otro lateral de inferiores). Batalla sigue mostrando seguridad y un acelerado crecimiento en el arco, un extraño caso de maduración permanente. Moreira volvió a ser punzante (aunque mostró sus defectos defensivos, incluido una infracción tonta dentro del área cuando se terminaba el primer tiempo) y parte importante del ataque (al igual que Olivera por la izquierda). En el centro de la defensa, Mina y Martinez Quarta (otro juvenil que muestra su capacidad para jugar estos partidos, otro pibe que crece y demuestra que está hecho para vestir la banda) sufrieron poco (el ecuatoriano tuvo una molestia que le impidió correr con normalidad pero bancó la situación); otra clara muestra de capacidad para jugar este tipo de partidos (Mina puede dar muchas inseguridades pero no le tiembla el pulso para jugar este tipo de partidos, ha tenido muchos partidos definitorios con su selección, con su anterior equipo y con River Plate en este último año). Entre todos han logrado mantener el arco en 0 pero el trabajo fundamental fue de Ponzio. El 5 es un caso extraordinario, un jugador nacido para jugar finales o partidos fundamentales; como cualquier ser humano puede cometer errores pero es el típico caso que empuja a sus compañeros a jugar diferente, a jugarse en cada pelota, a estar concentrado y entregado al servicio del equipo en cada jugada y en cada minuto. Ponzio se motiva en estos partidos y logra que sus compañeros también den su máximo (encima ayer le anularon mal un gol al inicio del partido).
Nacho volvió a manejar los ataques

Así como es habitual que este equipo logre dar la sensación de no ser ni chicha ni limonada, ayer se mostró como un equipo compacto que presionaba para atacar, salía con una idea ofensiva y guardaba el orden defensivo. Ayer Fernandez volvió a mostrar su buena faceta ofensiva (claramente es el termómetro de como jugará el equipo), con altibajos (como los suele mostrar también Martinez) se hizo dueño de la pelota y supo administrarla con sus compañeros, se acercó a D´Alessandro y entre los 2 cedieron la pelota hacia los costados mientras atraían marcas, se adueñaron de los tiempos e hicieron circular la pelota por todo el ancho de ataque. Martinez volvió a ser fundamental, es un jugador con una velocidad y habilidad diferente que cuando pasa a sus rivales es muy peligroso, es el jugador que abre grietas en los esquemas defensivos cerrados y quien rompe la monotonía ofensiva cuando el equipo insiste chocando contra la defensa rival. Si estos jugadores del mediocampo lograran jugar así todo el año, otro sería el deambular del equipo.
Alario volvió al gol y lo hizo como en sus mejores tiempos

Jugando con tanta penetración, también le llega la pelota a los delanteros, tanto Driussi como Alario ayer tuvieron la virtud de crearse sus espacios, en ambos goles los delanteros fueron a buscar el lugar donde más podían lastimar y se anticiparon a la marca. Sin dudas se puede decir que la principal característica de Driussi es saber donde ubicarse y ganarle en reacción a sus marcas (varios de sus goles fueron simplemente anticipando un movimiento de cabeza o pierna sobre el defensor rival para empujar la pelota al arco, suelen ser disparon directos y de corta trayectoria), lo de Alario suele ser más completo y técnico (ayer robó la pelota, buscó la mejor ubicación, miró el arco y con la cabeza desvió la trayectoria del balón hacia donde quiso, dejando al arquero sin chance). Otro jugador importante que está apareciendo de a poco es Rossi (ngresó por D´Alessandro), un jugador técnico, con marca y personalidad que le da aire al mediocampo (además pareciera ser más regular que Fernandez, D´Alessandro y Ponzio). También ingresaron Mora (está muy motivado y encendido, otro jugador que le está dando variante a Gallardo) y Mayada (cumplió con su función de darle aire al equipo).

La popular con los colores habituales entre los globos verdes

Ayer se vivieron varias sensaciones en San Juan (otra vez se llenó una cancha, la confianza que le tiene el hincha a los equipos de Gallardo es increíble, tan inalterable como la pasión que despierta ver al equipo con la banda). La previa con el homenaje a los muertos en el accidente aéreo (además ambos equipos vistieron con escudo conmemorativo), la nueva clasificación para una final (que da el pasaje a la copa Libertadores 2017), volver a ver a River Plate jugando bien y dando el presente en un partido definitorio... una buena noche y una esperanza para jugar una nueva final...

Por Charro.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Aire y desaire

El gol de Driussi sirvió para llevarse los 3 puntos...

Hay momentos en que un equipo necesita ganar como sea. Muchas veces esos puntos sirven como espaldarazo, como un camino para tranquilizar o como formador del espíritu y el carácter del grupo. Esos 3 puntos que le permiten a un equipo seguir respirando no deben ser subestimados pero tampoco sobreestimados. Ganar los 3 puntos ante Huracán era fundamental pero que este plantel pueda encontrar una identidad futbolística e ideas para defenderse y llegar al área rival pasaron a ser necesidades urgentes. El 1 a 0 ante Huracán nos dio 3 puntos, nos dio aire pero volvió a ser un desaire al fútbol.

La urgencia y la falta de afecto de Gallardo por probar pibes lleva a la constante prueba de jugadores fuera de su puesto habitual, el distino logró que se probara a Montiel y Martinez Quarta y éstos se ganaron la confianza del DT. Haber ganado podría dar cierta tranquilidad pero seguir jugando mal lleva a pensar que vamos por algún camino errado a pesar de que Gallardo insista con el mismo esquema y casi los mismos jugadores. Hace demasiado tiempo que no se encuentra el nivel mínimo indispensable por un tiempo razonable. En un principio la urgencia y la seguidilla de partidos definitorios llevaba a no hacer pruebas, luego llegaron las lesiones. Antes de empezar este semestre Gallardo encontró ese tiempo pero las pruebas muestran que aún no encontró a los intérpretes (aunque yo agregaría que tampoco encontró el esquema más conveniente para los jugadores que tiene). El nivel mostrado al pasar el primer tercio de torneo demuestra que con la presión alta ya no alcanza, hay que encontrar otras respuestas. Ya no hay jugadores que te sostengan un resultado gracias a su personalidad ni tampoco está la pegada maestra para liquidar un partido con la pegada maestra de Pisculicchi, este equipo ni defiende ni ataca, es liviano y flojo a la hora de defender y atacar porque siempre se queda a medio camino; encontrar el gol no es fácil pero más difícil es mantener el resultado, lo que más le gusta a Gallardo (llegar al gol y con eso cerrar el partido) ya no es posible. Los jugadores fundamentales juegan bien de a ratos y difícilmente lo hagan en una seguidilla de partidos, a D´Alessandro le cuesta jugar bien un partido (ni hablar en conseguirlo en varios partidos) porque su físico no le responde, Fernandez también juega bien por momentos y la ecuación termina dando que es un termómetro de como juega el equipo (River Plate no está jugando muy bien, lo cual indica que él también es intermitente), Pity Martinez es otro que puede cambiar la ecuación pero juega bien de a ratos y algunos partidos, Alario está desganado o con falta de confianza, Driussi está convirtiendo pero tampoco puede hacerlo todo y Mora está intentando volver a su nivel. Lo más difícil es lograr que todos juntos jueguen bien al mismo tiempo y por un lapso largo.
Los pibes empiezan a ser la solución...

El gran acierto de Gallardo es Batalla (aunque tampoco haya plan B), de a poco se va convirtiendo en un arquero salva partidos, va tomando confianza para animarse a un poco más (esperemos que empiece a salir en los centros y adueñarse del área chica). Moreira nunca más consiguió aquel nivel de los primeros partidos (en los que soñamos que teníamos al nuevo Mercado) pero al menos volvió a atacar (aunque ya no sea tan definitorio con sus centros), Mayada sigue jugando fuera de su puesto (de 3 hace lo que puede, sigue siendo una virtud su velocidad pero apenas le sirve jugando de lateral izquierdo) y los pibes Montiel y Martinez Quarta salvan bastante bien las emergencias que se van creando (Martinez Quarta ha mostrado mucha personalidad). En el medio Ponzio es el líder pero no le alcanza (falta un Kranevitter que este en todos lados y suelte rápido la pelota), sostiene al equipo desde lo emocional y lo defensivo pero sin dudas necesita acompañamiento, algo similar podría decirse de Fernandez pero en lo ofensivo (maneja los primeros hilos a la hora de atacar pero no alcanza). Ante Huracán Martinez tuvo un partido flojo y Mora mostró ganas pero tampoco alcanzó para ser determinante o para encontrarse con Alario y Driussi. 
Juega con la pelota y marca...

Rossi muestra que sabe y es otro que va tomando confianza, Larrondo juega pocos minutos pero sigue siendo una decepción (tiene habilidad, voluntad y baja a encontrarse con la pelota en un intento por ayudar pero por ahora no tiene peso ofensivo) y Andrade también está en un pozo sin encontrar el nivel que lo llevó a estar algunos partidos entre los titulares. 
Pivotea, baja a buscar la pelota, intenta ser simple... todavía juega poco y es intrascendente

Es un momento complicado en el cual hay que sumar de forma urgente para terminar lo mejor posible este semestre y prepararse para el próximo (donde no veo que deseen incorporar jugadores a pesar que no se encuentran soluciones dentro del plantel). Se vienen las últimas semanas de fútbol pero aún quedan algunos objetivos muy importantes...

Por Charro.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Lejos... muy lejos

Mayada sufrió todo el partido

Otro partido muy flojo y en el que fuimos superados. La irregularidad es uno de los signos graves de este equipo. La falta de juego, la falta de consistencia, la falta de ideas, la falta de carácter y tantas otras faltas están complicando el andar de este River Plate y el tiempo sigue sin ser solución. Gallardo tuvo mucho tiempo para armar un nuevo equipo, muchos jugadores se fueron y algunos llegaron pero sigue sin encontrar una idea de juego o a sus jugadores titulares y suplentes. Optaron por hacer un trabajo con la reserva pero pareciera que los jueveniles llegan por casualidad y se ganan un lugar por mantener algunas actuaciones excelentes. Gallardo no se arriesga por los juveniles y prefiere hacer jugar a jugadores experimentados en puestos que no le son propios (más allá que por profesionalismo o carácter puedan funcionar bien en algún partido). Gallardo no encuentra el equipo, el planteo ni las individualidades; las lesiones, las ventas ni las compras, los puntos absurdamente regalados... nada ayuda para este deconcierto.

River Plate perdió 1 a 0 con un gol por un penal inexistente sin embargo la gran figura millonaria fue el arquero (gran acierto de Gallardo, ojalá hiciera lo mismo con otros pibes). Batalla tuvo 2 atajadas fuera de serie (de esas que quedan en el recuerdo) pero servirán de poco si el equipo sigue manteniendo este nivel tan pobre. Gallardo volvió a inventar una defensa (la defensa M). Con Ponzio suspendido, Maidana, Casco, Lollo y Olivera lesionados, optó por dejar a Moreira en su puesto natural, jugó con Mina y Martinez Quarta de centrales y movió a Mayada a la izquierda (se desempeñó mejor por ese sector que el paraguayo pero tampoco dio garantías). La actuación del pibe fue lo más interesante (mucha personalidad y criterio). Cuando parecía que el mayor sería la defensa, el gran problema terminó siendo ofensivo.
No le llegó nunca la pelota a Alario...

Fernandez apareció unos minutos y mientras no apareció, la pelota fue de Newell´s. Arzura quita la pelota pero creo que nunca se la da a un compañero, D´Alessandro juega a cuenta gotas y con lentitud, a Pity no le salió una, Driussi jugó unos ratos y Alario tampoco se presentó. River Plate no jugó a nada y cuando aparecieron los cambios, lo único que se logró fue tener más voluntad. Rossi le da juego al medio, Mora le da atrevimiento y agresividad y Larrondo es una torre que pasa a ser una tentación para tirar centros cuando la desesperación quita ideas (aunque hoy en día busca más en la generación del juego. Por ahora es más voluntad que peligro de gol).

Estamos lejos en puntos pero es un torneo muy largo y nos podríamos recuperar; el problema es que estamos muy lejos de ser un buen equipo de fútbol y ya no hay tanto tiempo como para encontrarlo.

Por Charro.