"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

lunes, 5 de marzo de 2018

Desinflados, golpeados, resignados y entregados

Penal perfectamente pateado... casi que fue lo mejor de la noche (?)

Patético empate ante Chaca. Ver a River Plate es un golpe al corazón. Cada domingo la preocupación y el dolor aumentan porque las soluciones no solo no aparecen sino que la caída es más profunda y el rumbo cada día es más confuso. Ya no es solo cuestión de perder (o empatar ante rivales muy inferiores en el Monumental), de jugar mal, de tener arbitrajes tendenciosos, humillantes y provocadores, de ver jugadores inexplicablemente con la casaca millonaria, del bajo nivel de varios jugadores, de la desorientación del técnico, del ausentismo dirigencial para defender al club, de la ofensiva demostración de AFA y presidencia, de la suerte que no acompaña... a todo esto ahora debemos sumarle un equipo sin alma que se va cayendo a pedazos cada vez que ve que algo no le sale o que se hace cuesta arriba. Cuando parece que puede recuperar la memoria, cuando parece que quiere intentar, cuando parece que el equipo puede recuperar y jugar con la pelota (una leve impresión, casi un espejismo)... siempre pasa algo que va golpeando al equipo y lo termina desinflando.

Ayer un penalazo a los 3 minutos (el árbitro a 2 metros, viendo la jugada sin interferencia y claramente el arquero derriba a un jugador que lo había eludido y solo debía patear al arco pero cae atropellado; imposible no cobrar ese penal salvo que alguien haya dado la orden de no cobrar penales). El equipo sigue intentando y busca por los laterales, Nacho Fernandez se presenta como receptor, De la Cruz se mueve, los delanteros se mueven pero todo va muriendo en la imprecisión, en malas decisiones, en un árbitro que permite que hagan tiempo, en la impaciencia del público y los jugadores, en los pocos tiros al arco que terminan sin entrar al arco, en posiciones adelantadas... un combo de una cancha inclinada (el muy modesto Chacarita ni siquiera pateó al arco y apenas pasó la mitad de la cancha) pero con pocas alegrías hasta que faltando 3 minutos al árbitro no le queda más remedio que cobrar un penalazo (después de los insultos al presidente en el primer penal no cobrado y lo burdo del segundo penal cuando un defensor toma del hombro a De la Cruz y como no puede voltearlo, lo toma del otro hombro y lo voltea dándolo vuelta). Son tan burdos y alevosos los penales que no tengo dudas que los árbitros tienen órdenes. Así como Lousteau no cobró los 3 penales en la bostanera (más otros 3 dudosos) y un defensor bostero hasta se dio el lujo de agarrar al delantero de River Plate aún cuando estaba en el piso porque se sabía impune, ahora las faltas también son burdas porque se sienten que puede pasar sin recibir pena.
Lo tomaron del hombro derecho y escapó, lo tomaron del izquierdo y lo dieron vuelta. La próxima les permiten dar un cuchillazo

Faltando 3 minutos River Plate se pone en ventaja y podría planificar el segundo tiempo con más tranquilidad pero todo se derrumba en un contraataque, en la primera llegada, en el minuto final del primer tiempo, ante un equipo que nunca quiso atacar. En el segundo tiempo se esperaban los cambios, el león herido que se comería a su presa, la reacción de un equipo superior que quiere salir a demostrar su superioridad, el alma de un equipo que no quiere decepcionar a su público, el corazón herido de un campeón, la rebeldía del equipo que es damnificado por el poder de turno, los jugadores que no aceptan ser maltratados por el periodismo y las redes sociales, el hastío de los jugadores por jugar mal... nada de eso apareció, todo fue al revés y lentamente el equipo se fue desinflando en inoperancia e impotencia, regaló la pelota, dejó agrandarse al rival, empezó a llegar un rival mediocre y nos salvamos de goles debajo del arco, los cambios aumentaron el desconcierto general, el equipo ya no pensó y empezó a chocar, dejó de correr para lamentarse y ver como nos lastimaban, Chacarita empezó a jugar al pelotazo y sus delanteros ganaban la pelota, el único jugador pensante (el colombiano Quintero) seguía en el banco y nadie podía creer lo que pasaba porque nos hundíamos en la desesperación y la resignación. Nos estábamos entregando lentamente hasta que Gallardo le puso la firma a esa resignación y entrega. Inexplicablemente sacó a Pratto y Scocco para poner a Auzqui y Borré...

Ya nada fue igual... fue mucho peor (si, mucho peor). El equipo que se iba desinflando se pinchó y ya no tuvo alma ni reacción. Ni siquiera el ingreso del colombiano cambió algo. La negatividad es un manto que se impregna en la mente y el alma de cada jugador resignado, debilitado, cobarde y/o inepto que acepta un destino perdedor sin dar todo lo que tiene. Este equipo no se rebela ni explota ante la adversidad o ante el golpe de knock out que recibió en Lanús por la copa (desde ese partido quedamos con mandíbula de cristal). Recuerdo en 2008 cuando San Lorenzo nos dejó afuera y al domingo siguiente nos ganaba Gimnasia y los jugadores en el entretiempo se juraron salir campeones (el día del maíz), recuerdo la eliminación por penales en el Monumental en la semifinal de 1995 y al año siguiente ser campeones de América o el antepenúltimo lugar en 2013 y salir campeones en 2014 después de ganar en la bostanera. Equipos con alma y rebeldía que deseaban ser campeones. Equipos que con convicción no se resignaron ni siquiera en los malos momentos (en el 96 casi quedamos eliminados por un desastroso partido en octavos en Perú, en 2008 en Colón jugamos con un hombre menos y ganamos con gol agónico, en 2014 todos recordamos el penal atajado por Chichizola en el último minuto ante Racing o el penal de Barovero a Gigliotti). Un equipo con alma se sobrepone a los malos momentos y este equipo sigue sin explicar que pasó en Lanús y mucho menos logra reaccionar.

No reacciona nadie. Ni los dirigentes (absolutamente ausentes y mansos ante el avasallamiento de AFA y presidencia), ni el cuerpo técnico (que no encuentra el equipo y mucho menos levanta a su plantel), ni los jugadores (que no responden individual ni colectivamente), ni los hinchas (que nos fastidiamos, no alentamos como acostumbramos porque somos parte del fastidio, la decepción y el desconcierto).
Pratto pelea y quiere demostrar pero aún no puede ser efectivo. El equipo no acompaña

Que se puede decir. Gallardo dice que no encuentra el equipo (está clarísimo) pero esto es difícil cuando el nivel individual de algunos jugadores es paupérrimo. Que alguien explique que le está pasando a Martinez Quarta (que volvió sin jugar un partido bien y está empeorando; ni siquiera la confianza de la cinta de capitán lo ayuda). Chacarita no tuvo ideas de juego, se limitó al pelotazo porque le sirvió (sin delanteros capaces de molestar con su físico o velocidad) y la dupla central (Pinola por izquierda) fue pasiva, casi cómplice durante los últimos 30 minutos. Fueron parte del desmoramiento moral y futbolístico. Casco por derecha y Saracchi jugaron más ofensivamente pero defensivamente fueron parte del colador. En defensa nadie pone la pierna y los rivales pasan tranquilos como si fuera un entrenamiento en el jardín de la casa de un jugador (los goles de Velez, Flamengo y Chacarita ingresaron al área con pelota pasando entre piernas inmóviles de los defensores). Zucculini aún no se sabe si no se enteró que lo trajeron para ser el 5 de River Plate (sucesor de Ponzio) porque no se ubica en el campo de juego, pega indiscriminadamente y jamás se la pasa a uno con la banda roja (tampoco ayudan las camisetas ridículas que estamos usando y espero que Zucculini no sea un caso más de los que le pesa el manto sagrado). Arriba De la Cruz sigue siendo el mismo jugador movedizo, flojo y con un casco en la cabeza, Mayada participó poco (casi perdido por la izquierda como reemplazo de Martinez) y Fernandez empezó muy motivado, con buen despliegue y adueñándose del balón pero terminó en la misma patética desidia del resto (quiero creer que sus malas decisiones del final no fueron por cansancio). Arriba Scocco fue luchador (fastidioso por el penal que no le cobraron) y Pratto fue el que más intentó (no logra afianzarse en el gol). No te salva Armani (el gol fue un tiro a quemarropa que le pega en la rodilla y se desvía contra el palo), no te salva el banco (ningún jugador, salvo Quintero, te ilusiona con dar alguna alternativa a lo que se ve), no te salva Gallardo, no te salva ni la suerte (a la buen suerte hay que llamarla y no es casual que la pelota pegó 2 veces en el palo y se fue)...

Para qué seguir poniéndole palabras a este doloroso momento, a esta falta de respuestas, a este decepcionante accionar de todos (incluído el poco acompañado MMLPQTP).

Por Charro.

8 comentarios:

Agustín Ovejero dijo...

Buenas!

No hay mucho para decir, el nivel del equipo me hace acordar a la fatídica etapa 2010-2011.
Por nombres, este plantel debería estar peleando el top 3, y hoy viendo la tabla que equipos como Newell's o Lanús, que nos ganaron, estén por debajo de nosotros es no menos que humillante, le regalamos a cualquiera lo que le hace falta.
Tristísima la inercia de ver domingo a domingo la carreta que se despliega por las canchas... Lo cierto es que, por enésima vez con o sin Gallardo, llegamos en baja a un partido definitorio con El Mal.
Que Allah, Ahura Mazda, Huitzilopochtli, Inti y demás se apiaden de este equipo y del DT.

Mario de Balvanera dijo...


MITOS impuestos por los bosteros con complicidad de los medios hegemónicos.
MITO N° XVII
"Esto es ...(poner el nombre del club que corresponda)... y acá hay que ganar todo"

FALSO.
Hay que saber (y poder) decir "este es un equipo en formación, con muchos jugadores nuevos y esperamos ir mejorando partido a partido"
Baja la presión, bajan las expectativas, baja el nerviosismo.

Por suerte, ayer se vio un equipo que sabe lo que hace, con respuestas aceitadas ante cada contingencia de la competencia.
Cada actor en el lugar preciso sabiendo cuándo, cómo y qué tarea desempeñar.
Una táctica inteligente como eje coordinador y el resultado esperado que corona el esfuerzo colectivo.
...
¿Fútbol?
Naaaaaaaa...
El Dodge del JP Carrera con Santiago Álvarez ganando en el TC Mouras.
Es lo que hay...
Abrazo millonario!!!

PD: MMLPQTP!!!
...

pelotín dijo...

A mí también la cosa me hace acordar al tobogán que nos llevó a la B. Aunque lo justifique, me parece que Gallardo entró en la desesperación con los cambios continuos. Los equipos que logró armar (2014 y 2017), no se construyeron así, me parece, cambiando y cambiando. Sino de a poco, introduciendo cambios puntuales hasta encontrar el once titular.

Creo que hay que poner un once y apuntar a él. Los cambios constantes le quitan confianza a todos los jugadores a la vez. Para mí, Quintero, Scocco, Enzo, Mtnez Quarta, Armani, Maidana, Nacho tienen que estar. No deja de ser una buena base.

pedro spinelli dijo...

Estimados Compañeros del Pueblo de la Banda Sangre quenos cruza el Alma .
Nuestro River viene de mal en peor . Y el sábado jugamos con Patronato en Entre Rios. Estuve mirando el partido que jugaron con Belgrano el sábado pasado . A los l5 mibnutos del 1er.tiempo prdàn 2 a 0 . Terminaron 2 a 2 y podian haber ganado .Por favor avisar a Gallardo que ganan de cabeza en las dos áreas y tienen buenos pateadores de tiros libre . Y corren todo el partido . Favor poner dos lineas de 5 ; no poner delanteros , los once atrás para poder traer un empate . Más ó menos como hacia Mostaza Merlo , hasta que Gallardo lo echó .
Abrazo Millonario . Angelito Labruna eterno .
Atentamente, Pedro Spinelli

Anónimo dijo...

POCO ACOMPAÑADO EL MMLPQTP..ME PARECE QUE UN POCO..MÁS..

Nicolas Salerno Ercolani dijo...

para colmo de males, Gallardo también entró en el ataque de pánico y perdió la cabeza. es cierto que duele mucho ver cada partido del millo, pero también tengo miedo que esta dinámica nos empuje a ser un factor negativo más de todos ( los errores el armado del plantel, la falta de inferiores, el desarme del plantel ganador, los mercachifles de los medios, el contubernio boquense dominante etc) me refiero a que los hinchas y simpatizantes también jugamos un rol, que no es el protagónico que suma (hace rato que pienso que gran parte de la remontada de river post descenso tuvo que ver mucho con el reencuentro de un equipo con la grandeza de un club y sus hinchas, la forma en que River era recibido en las provincias reventando canchas en todos lados etc) entonces es hora de que nosotros, como dice Mario, bajemos un cambio y pongamos esperanza

me pregunto cómo afrontar con una estrategia inteligente este combo, a lo que se suma un calendario de mierda con un partido con olor jr, al cual todos nuestros enemigos están esperando para despedazarnos.

reitero, con todas las limitaciones y deficiencias, creo que hay material en el plantel y el cuerpo técnico para afrontar esta crisis

Vamos River carajo!!

Marcelo (Cole es de RIVER) dijo...

Gente
como siempre voy a estar al lado del millo, como estuvimos en los tiempos aciagos todos, solo le pido al plantel, cuerpo técnico y dirigencia compromiso y responsabilidad para salir de esta situación, si ellos la ponen nosotros estaremos acompañando y si no la ponen tendremos que ubicarlos para que se den cuenta que esto es RIVER.

Anónimo dijo...

Hay que despertar a Gallardo de la pesadilla del Sur.

Y la próxima vez que se levanten con ganas de desperdiciar 12 millones de dólares lo pongan por Krane. Un cinco a la altura de River. Si el equipo esta aceitado los goles los hace cualquiera.

Saludos
Aledb

Pd: No quiero que Gallardo sea otro Simeone