"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

jueves, 22 de junio de 2017

A tiempo

Una noche muy complicada para el defensor pero la salvó con mucho oficio y un oportuno gol

Qué nochecita!... Partido 21,30 horas, frío acorde al inicio del invierno, la gente bajoneada y llegando tranquilamente al Monumental se iba motivando para otra noche de aliento. Muchos lugares descubiertos, las chicas del fútbol femenino dieron la vuelta olímpica por el campeonato obtenido la semana pasada y otra vez frente a un vergonzoso césped que desmerece al Monumental (como todo lo que pasa en River Plate, nadie siente la obligación de dar explicaciones sobre las cosas que se hacen mal. La impunidad de las mayorías absolutas que se creen dueños y no con un mandato de corto período. En el piso del Monumental hay tanta arena como en la playa porteña).

El primer tiempo fue desastroso, River Plate estaba sin alma deambulando y sufriendo ese período. Mal parado, desconcentrado, superado en velocidad, en las contras, en los anticipos, en la presión... falta de compromiso o cansancio o la simple consecuencia de no asimilar el golpe de perder 2 partidos y quedar afuera de la pelea por el campeonato o la dolorosa noticia del doping positivo del pibe Martinez Quarta en un partido de Copa (aparentemente se lo acusa de haber tomado un diurético), sin embargo River Plate se jugaba la posibilidad del ingreso directo a la copa Libertadores 2018 (lo cual representa mucho desde lo deportivo pero es fundamental desde lo económico). Algunas buenas intervenciones de Batalla mantuvieron en 0 a nuestro arco y poco trabajo en el arco rival. El derrumbe emocional estaba claro.
La pelea constante por la pelota...

El segundo tiempo marcó un claro cambio. Cambió la movilidad y se apretó al rival. Aldosivi había estado jugando muy cerrado pero presionaba desde la salida y salía muy rápido de contra, en el segundo tiempo River Plate le cortó la salida, se adueñó de la pelota, abrió la cancha y los obligó a correr, a moverse mucho y rápido para cubrir a quien recibía la pelota, había movilidad de jugadores para ser la posible recepción del pase y la pelota no se paraba. Costaba encontrar el hueco (algo imposible en el primer tiempo) pero de a poco se fue consiguiendo poner nervioso al rival y penetrar esa defensa tan cerrada y coordinada. Moreira que tanto había sufrido defensivamente pasó a jugar en ofensiva y lastimar al rival con su velocidad y permanente apoyo junto a la línea lateral, Casco ya no era víctima y pasó a ayudar en la construcción ofensiva, Maidana se iba asentando mejor después de un mal primer tiempo y Martinez Quarta seguía jugando con gran concentración (teniendo en cuenta el golpe que había recibido, no hubiera sido extraño que perdiera alguna marca o cometiera errores de desconcentración) y mantenía la seguridad defensiva. Pity y Nacho pedían la pelota y corrían a lo ancho del ataque para juntarse con Ponzio y Rojas o se metían entre los defensores rivales para tocar rápido con Alario y Driussi. Diría que tocaron de más en alguna ocasión (hay que saber cuando es el momento de patear al arco) pero también es cierto que se complica mucho cuando hay tantas piernas en la defensa y está muy aceitado el sistema de relevos. 
Otro que tuvo que pelearla para llegar al balón

Con mucho empuje se buscó el error rival o el acierto riverplatense y finalmente apareció el error del arquero (dio un rebote en un tiro libre y Martinez Quarta estuvo en el lugar perfecto para convertir). A partir de allí River Plate intentó ser el único dueño del balón, lo cuidó y tuvo algunas chances de contra que no fueron aprovechadas y al final se sufrieron algunos centros (especialmente por fallas de marca y un par de errores del arquero). El juego del rival fue muy claro pero su nivel individual es muy bajo y por eso no pudieron hacer mucho para modificar el resultado. Gallardo volvió a darle minutos a Larrondo (esperando que aguantara un poco más la pelota, pivoteara, luchara entre los centrales y que ganara alguna contra. Le pone muchas ganas, a veces consigue ganarle a los defensores y participar en los toques hacia atrás pero le cuesta crear peligro o aprovechar las oportunidades) para reemplazar a un Driussi que bajó mucho el nivel, Lollo entró por un lesionado Maidana (hoy nos enteraremos si podrá jugar en Paraguay) y Mayada entró para reforzar la defensa junto a Moreira y para darle aire a ese sector. 
Alario también la tuvo complicada

La victoria nos dejó virtualmente clasificados, con varias preocupaciones de cara al partido de ida de los octavos de final de la Copa (en 2 semanas se jugará y antes debería concretarse cualquier incorporación, será fundamental saber que pasa con los 2 centrales titulares y quienes tienen posibilidad de llegar además de saber si alguno de los que regresan tienen chances de quedarse). Habrá que ver si Gallardo decide cuidar jugadores y si los jugadores pueden enfrentar el próximo partido con el corazón puesto en el partido.

Por Charro.

lunes, 19 de junio de 2017

Una larga y cara siesta

Batalla no logra aprender de sus errores y cada vez se le hace más pesado el puesto

Tarde muy fría en Buenos Aires y ni siquiera tuvimos el premio de ver buen fútbol. Después de los innumerables recibidos por los bosteros, la gente llegaba al Monumental tranquila como cuando los objetivos más importantes no están en juego en este partido. Después del último escandaloso operativo policial, esta vez la policía actuó como debía y la gente llegó ordenadamente y sin conflictos graves. Fuimos con la esperanza de reencontrarnos con estas tardes de buen fútbol con las que nos ilusionó el equipo de Gallardo y sin embargo esa ilusión apenas duró unos minutos.
Buen cabezazo para marcar su primer gol y soñar con su recuperación

River Plate presionó, intentó jugar pero un error y la mala suerte nos dejó un gol abajo antes de los 15 minutos y a partir de ese momento la ilusión o la convicción del equipo se diluyó. No hubo un jugador que se rebelara a la monotonía del juego, los jugadores chocaban sin saber como penetrar a la defensa rival, los pases eran imprecisos y se hacía difícil conseguir que los toques llegaran a sus compañeros, se llenaron de toques intrascendentes y ninguno era capaz de patear al arco. El primer tiempo era para el olvido y solo nos podíamos ilusionar con un fuerte lavado de cabeza en el entretiempo.

El segundo tiempo fue muchísimo peor. Para Gallardo fue el peor partido del semestre (en mi opinión estuvo apenas un escalón abajo del desastre jugado ante Unión) y la verdad es que nada salió bien pero peor es que poco se haya intentado hasta los últimos 15 minutos. En el primer tiempo Racing no pateó al arco, en el segundo tiempo se encontraron con un gol de cabeza por un córner antes de los 5 minutos y 10 minutos después un regalo del arquero terminó de liquidar el partido (al menos jugando como se estaba jugando). En los siguientes 20 minutos River Plate era pura impotencia y Racing hacía poco por aprovecharse de ello (y sin embargo dejaban mejor imagen y llevaban más peligro).
Ponzio puso lo de siempre pero no alcanzó

Lo más lamentable de la situación es que Racing se presentó con un esquema muy timorato, que la gente estaba muy fastidiosa (la ilusión de quitarle el título a los bosteros y haberla perdido en 2 partidos dejó a todos con bronca, ni hablar del encono contra Batalla...) y el partido (y el resultado) solo potenciaban estas broncas. River Plate no pateaba al arco y llegó al gol empujando, con la vergüenza de no dejarse llevar por delante en el resultado (y porque Racing lo permitió) y con la insistencia de Pity (jugó un mal partido como todos pero fue el único que intentó y siguió empecinadamente empujando) más la intención de Larrondo (todavía no lastima ni incide en el resultado pero le pone voluntad, se le nota su deuda pendiente consigo mismo y por eso espero que se ponga a punto fisicamente y que logre llevar peligro al arco rival además de intentar entrar en forma intrascendente en el juego ofensivo). En medio de la mediocridad y los errores apenas sobresalió Ponzio (intentando estar en todos lados pero con desprolijidad y demasiada imprecisión).

Dos goles (el segundo faltando menos de 5 minutos) nos hicieron creer en los milagros pero fue muy tarde para un equipo impotente. Este campeonato no se perdió en estos últimos 3 partidos, ni con los errores de Batalla (como muchos ponen como excusa), ni lo regaló Gallardo desviando la atención (?) en el semestre anterior hacia la copa Argentina. Esto es la consecuencia lógica de tener que armar un nuevo equipo (tarea que llevó casi 2 años) y no tener el recambio mínimo indispensable para mantener el nivel cuando no se puede contar con todos los titulares (al margen que vivimos una ilusión óptica gracias a los buenos resultados en la copa que permitieron balancear esfuerzos).
Maidana con un partido muy flojo y un gol que no alcanzó

Estos partidos deben servir como lección (fundamental para el real crecimiento de un plantel). Hay que entender que partidos como el de ayer te pueden dejar fuera de una copa (al error de Martinez Quarta, al de Batalla y al de la falta de marca en el córner hay que sumarle uno de Maidana que de casualidad no terminó en gol), hay que entender que no tener arquero suplente (o titular) es un grave error y puede costar caro (se lo expuso demasiado a Batalla), bajar los brazos y no reaccionar es mucho más que peligroso, que no salgan las cosas como estaban planeado es malo pero bajar los brazos es suicida. Así como el partido ante Unión sirvió para concientizar al plantel, espero que este partido sirva para volver al rumbo que había encontrado el plantel.

Por Charro.

lunes, 5 de junio de 2017

Domingo nefasto, regalamos un salvavidas

No son goleadores...

River Plate empezó el año desde muy atrás, con la necesidad de remontar 11 puntos y faltando 3 fechas había logrado descontar 10 puntos, gracias a esto los bosteros empezaron a sentir miedos y dudas porque su nivel era muy bajo para ser líder. El secreto estaba en que ellos perdían puntos y River Plate se acercaba sembrándoles dudas, la presión los iba ahogando en sus propias limitaciones pero este domingo River Plate les sacó el pie de encima y les permitió respirar, pensar, tomar confianza y aprovecharse de un rival que se creyó que ya estaba en el nivel de quienes pelean títulos pero apenas es un equipo con hambre pero en formación (como casi todos los equipos del fútbol argentino).

Lamentablemente River Plate no solo perdió un partido ante CASLA, también le dio la chance a los bosteros para jugar más tranquilo (algo que ellos aprovecharon muy bien) y fundamentalmente le dio la posibilidad de alejarse a 4 puntos faltando 3 fechas. Como si esto fuera poco, si hasta ahora había muy poco margen de error debido al pésimo inicio de torneo en el 2016, después de esta fecha ya no queda ningún margen (ahora se sienten terriblemente los 2 puntos dejados ante Sarmiento en el Monumental).
Rojas fue otro de los que jugó flojo y el equipo lo sintió

La bronca y dolor lo sentimos hoy pero los errores vienen de arrastre y hoy sentimos las consecuencias. El extraordinario trimestre futbolístico nos hizo olvidar o desviar la vista de las cosas que se vienen haciendo mal y que a la larga se pueden pagar o mínimamente se hacen notorias. Las heridas deben dejar reflexiones y aprendizajes. River Plate compró mucho y mal pero así encontró el equipo después de haberlo desmantelado de golpe. Las mejores ¨incorporaciones¨ son la vuelta de Rojas, Driussi jugando de delantero (cuando se lo iban a dar a Velez) y el salto de Martinez Quarta a primera división gracias a que se trajo roto a Lollo y se compró de apuro a Mina. Digamos que eso permitió tener un 11 titular pero también marcó la gran diferencia que hay entre titulares y suplentes. Se consiguió que Martinez y Fernandez asumieran su rol protagónico, Ponzio y Maidana se mantuvieron como líderes y así logramos armar la base pero no hay recambio. Apareció Palacios, Auzqui tiene algunos rasgos interesantes pero aún no suma, Rodriguez se lesionó cuando pintaba para titular, Moran Correa recién ahora se recuperó de la lesión, pero en el medio hay una decena de jugadores que no dan variantes (fundamental cuando el partido se presenta desfavorable) y que en su mayoría apenas dan algún partido aceptable o que no desentonan). Habrá que plantearse en algún momento tener 20 profesionales de primer nivel y pibes que pudieran asumir responsabilidades (hoy en día tenemos superpoblación en algunos puestos y sin jugadores de nivel).
Muestra algunas cosas interesantes pero sin continuidad y entrenamiento es imposible jugar bien

Jugar contra CASLA significaba cuidar los laterales y atacar por esos sectores. Volvió Casco y Mayada pudo jugar en lugar del suspendido Moreira. El que no tuvo reemplazo fue Alario. Driussi con Azqui podían darle movilidad y presión pero se perdió efectividad. El gran problema vino cuando se lesionó Driussi y vimos lo poco que tiene River Plate en el banco. Entró Alonso (otro voluntarioso que siente la edad que tiene) y la delantera careció de peligrosidad. El ingreso de Larrondo por Rojas promediando el segundo tiempo mostró que tiene más peligrosidad y conceptos de delantero pero de poco sirve si juega un tiempo y pasa 3 semanas en una clínica.

Más allá de las carencias, River Plate jugó mal defensivamente y peleó con lo que pudo (así y todo apenas tuvieron un puñado de jugadas peligrosas). Fue un mal partido desde lo individual para la mayoría pero se pagó muy caro la distracción en el primer gol y el error de Batalla en el segundo. Como dijo Gallardo, este torneo se deberá pelear hasta el final (aunque dependemos exclusivamente de la incapacidad bostera) pero también es cierto que estas semanas deberían servir para entender cuales son las limitaciones de este plantel y los peligros que corremos de cara a la copa Libertadores. Está claro que se necesita un arquero de primer nivel para que compita con Batalla, 2 extranjeros que hagan la diferencia, algún proyecto que pueda marcar la diferencia en la delantera (y estar muy atentos a los jugadores que pudieran irse). Ahora solo queda dar lo mejor y esperar...

Por Charro.

jueves, 1 de junio de 2017

Cuando miran la tabla nos ven y ya la sienten

El Pity y River Plate festejan...

3 a 0 es un resultado mentiroso pero habla de la capacidad para doblegar al rival en cualquier momento. Fue un partido duro que se simplificó desde el inicio y mucho antes del final (primer gol antes del minuto y 2 goles antes de los 20 del segundo, en el medio pudo ser para cualquiera), ambos equipos lo buscaron y se repartieron el dominio aunque River Plate fue amplio dominador en varios segmentos del partido. También hay que reconocer que el correcto arbitraje (al margen de anular un gol para cada equipo cuando estábamos 1 a 0, el primero de Atlético estaba un par de centímetros adelantado y Alario estaba un par de centímetros habilitado pero ambos fueron muy finos, en el resto fue bastante ecúanime y no erró mucho) permitió que el trámite fuera más real (?).

Como siempre se dice (más faltando pocos partidos para la definición y con mucha plata incentivadora), el rival se mató por ganar el partido (como si fuera el más importante del año) y todo lo que logró River Plate fue por mérito propio y muy valorable. Es cierto que el gol tempranero cambió el trámite y fue un golpe duro pero River Plate jugó un fútbol exquisito en la primera mitad del primer tiempo, de a poco el local fue emparejando y durante 15 o 20 minutos fue un ida y vuelta peligroso. En el segundo tiempo el dominio inicial volvió a ser del local (lo más peligroso y complicado del partido incluyendo una jugada con varios cabezazos en el área chica y otra con una atajada determinante de Batalla) hasta que en el momento más duro para sostener el resultado, River Plate logró marcar 2 goles (2 asistencias de Pity y el último fue su gol con una excelente definición).
Moreira tuvo su noche. Ojalá tirara mejor los centros porque sería letal gracias a su velocidad y voluntad

En este partido que el equipo tomó como una final (el domingo dijeron que el empate ante Central sería importante si se gana en Tucumán) y rindió acorde a esa exigencia. Batalla tuvo una atajada fundamental y sobre el final volvió a sacar una excelente pelota. Más allá de eso no tuvo mucho trabajo pero así deben ser los arqueros de equipo grande. Con Lollo en lugar de Maidana, Martinez Quarta se adueñó de la defensa y el ordenamiento, tuvo un trabajo impecable desde lo defensivo y conceptual pero sobresalió por temperamento y salida con la pelota, Lollo en cambio demostró que no falló tanto como suele hacer Mina pero está muy lejos de ser el jugador que buscó Gallardo (tiene pocos partidos desde su recuperación), aún le falta velocidad y seguridad para ganar la posición. Por los laterales Moreira (que jugó por el 225) tuvo un gran partido y Mayada volvió a dar el máximo, ambos subieron y bajaron con mucha velocidad pero esta vez sobresalió el paraguayo (convirtió un gol, salvó una jugada de gol y participó muchísimo en ataque), insisto que lo tendría durante horas practicando centros al área y así lo convertirían en un ¨delantero¨ temible.
Ponzio es el guía, el alma... un gran líder

En el medio volvió a ser majestuoso el trabajo de Ponzio (como siempre fundamental en los partidos definitorios). Cometió algunos errores graves (incluso alguno lo subsanó él mismo) pero su determinación, su presión, su omnipresencia determinante e intimidante son invalorables; es el alma del equipo, el empuje para River Plate y la molestia constante para el rival. Rojas como siempre es la inteligencia para equilibrar y acompañar por más que no juegue bien o que su participación no sobresalga. Hoy volvió a ser fundamental el trabajo de quienes llevan la pelota. Se destacaron con la pelota y sin ella tanto Pity (gran partido, participación en todos los goles, inclusive los anulados y provocando el tiro libre que terminó en el palo) como Nacho Fernandez. Arriba Alario (fastidioso por no convertir aunque haya sido anulado un gol lícito) y Driussi (provocó el segundo gol aunque haya sido en contra del defensor) fueron una pesadilla, presionaron y bajaron mucho a buscar la pelota, participaron del ataque y crearon espacios.
Peleado y los tucumanos tienen buen fútbol...

Así se fue otro partido y River Plate terminó manejando la pelota a su antojo y guardando fuerzas para el domingo (jugando a las 14 horas para darnos el menor descanso posible, el plantel volvió inmediatamente terminado el partido en un vuelo charter porque a la 0 horas se cerraba el aeropuerto por refacciones). Gallardo se dio el gusto de sacar a Pity para que descanse, Martinez Quarta para que no le pongan la quinta amarilla y a Driussi para no perder a su único delantero (Alario deberá cumplir una fecha). Así, el domingo ante CASLA, Gallardo deberá rearmar el equipo (Alario y Moreira suspendidos) pero por fortuna volverán Maidana y Casco (si no llega jugará Olivera) y ya podrá contar con Alonso y Larrondo (tal vez juegue un tiempo cada uno o Gallardo se la juegue por Auzqui).

Serán fechas muy duras, visitar el Nuevo Gasómetro será complicado pero es muy esperanzador. Veremos que depara el futuro pero como dijo Gallardo, nos dieron una oportunidad de pelear el campeonato y ahí estaremos pero nada empañará el extraordinario semestre (ni tampoco el susto que tienen los bosteros). Ahora ya nada es virtual o hipotético, River Plate está a un punto y le descontó 10 puntos en menos de 3 meses (ahora Jara ya nos ve en la tabla). Gallardo también habló de la identificación del hincha con el equipo y agradeció el recibimiento del pueblo millonario tucumano (extraordinario).

Por Charro.