"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

jueves, 1 de junio de 2017

Cuando miran la tabla nos ven y ya la sienten

El Pity y River Plate festejan...

3 a 0 es un resultado mentiroso pero habla de la capacidad para doblegar al rival en cualquier momento. Fue un partido duro que se simplificó desde el inicio y mucho antes del final (primer gol antes del minuto y 2 goles antes de los 20 del segundo, en el medio pudo ser para cualquiera), ambos equipos lo buscaron y se repartieron el dominio aunque River Plate fue amplio dominador en varios segmentos del partido. También hay que reconocer que el correcto arbitraje (al margen de anular un gol para cada equipo cuando estábamos 1 a 0, el primero de Atlético estaba un par de centímetros adelantado y Alario estaba un par de centímetros habilitado pero ambos fueron muy finos, en el resto fue bastante ecúanime y no erró mucho) permitió que el trámite fuera más real (?).

Como siempre se dice (más faltando pocos partidos para la definición y con mucha plata incentivadora), el rival se mató por ganar el partido (como si fuera el más importante del año) y todo lo que logró River Plate fue por mérito propio y muy valorable. Es cierto que el gol tempranero cambió el trámite y fue un golpe duro pero River Plate jugó un fútbol exquisito en la primera mitad del primer tiempo, de a poco el local fue emparejando y durante 15 o 20 minutos fue un ida y vuelta peligroso. En el segundo tiempo el dominio inicial volvió a ser del local (lo más peligroso y complicado del partido incluyendo una jugada con varios cabezazos en el área chica y otra con una atajada determinante de Batalla) hasta que en el momento más duro para sostener el resultado, River Plate logró marcar 2 goles (2 asistencias de Pity y el último fue su gol con una excelente definición).
Moreira tuvo su noche. Ojalá tirara mejor los centros porque sería letal gracias a su velocidad y voluntad

En este partido que el equipo tomó como una final (el domingo dijeron que el empate ante Central sería importante si se gana en Tucumán) y rindió acorde a esa exigencia. Batalla tuvo una atajada fundamental y sobre el final volvió a sacar una excelente pelota. Más allá de eso no tuvo mucho trabajo pero así deben ser los arqueros de equipo grande. Con Lollo en lugar de Maidana, Martinez Quarta se adueñó de la defensa y el ordenamiento, tuvo un trabajo impecable desde lo defensivo y conceptual pero sobresalió por temperamento y salida con la pelota, Lollo en cambio demostró que no falló tanto como suele hacer Mina pero está muy lejos de ser el jugador que buscó Gallardo (tiene pocos partidos desde su recuperación), aún le falta velocidad y seguridad para ganar la posición. Por los laterales Moreira (que jugó por el 225) tuvo un gran partido y Mayada volvió a dar el máximo, ambos subieron y bajaron con mucha velocidad pero esta vez sobresalió el paraguayo (convirtió un gol, salvó una jugada de gol y participó muchísimo en ataque), insisto que lo tendría durante horas practicando centros al área y así lo convertirían en un ¨delantero¨ temible.
Ponzio es el guía, el alma... un gran líder

En el medio volvió a ser majestuoso el trabajo de Ponzio (como siempre fundamental en los partidos definitorios). Cometió algunos errores graves (incluso alguno lo subsanó él mismo) pero su determinación, su presión, su omnipresencia determinante e intimidante son invalorables; es el alma del equipo, el empuje para River Plate y la molestia constante para el rival. Rojas como siempre es la inteligencia para equilibrar y acompañar por más que no juegue bien o que su participación no sobresalga. Hoy volvió a ser fundamental el trabajo de quienes llevan la pelota. Se destacaron con la pelota y sin ella tanto Pity (gran partido, participación en todos los goles, inclusive los anulados y provocando el tiro libre que terminó en el palo) como Nacho Fernandez. Arriba Alario (fastidioso por no convertir aunque haya sido anulado un gol lícito) y Driussi (provocó el segundo gol aunque haya sido en contra del defensor) fueron una pesadilla, presionaron y bajaron mucho a buscar la pelota, participaron del ataque y crearon espacios.
Peleado y los tucumanos tienen buen fútbol...

Así se fue otro partido y River Plate terminó manejando la pelota a su antojo y guardando fuerzas para el domingo (jugando a las 14 horas para darnos el menor descanso posible, el plantel volvió inmediatamente terminado el partido en un vuelo charter porque a la 0 horas se cerraba el aeropuerto por refacciones). Gallardo se dio el gusto de sacar a Pity para que descanse, Martinez Quarta para que no le pongan la quinta amarilla y a Driussi para no perder a su único delantero (Alario deberá cumplir una fecha). Así, el domingo ante CASLA, Gallardo deberá rearmar el equipo (Alario y Moreira suspendidos) pero por fortuna volverán Maidana y Casco (si no llega jugará Olivera) y ya podrá contar con Alonso y Larrondo (tal vez juegue un tiempo cada uno o Gallardo se la juegue por Auzqui).

Serán fechas muy duras, visitar el Nuevo Gasómetro será complicado pero es muy esperanzador. Veremos que depara el futuro pero como dijo Gallardo, nos dieron una oportunidad de pelear el campeonato y ahí estaremos pero nada empañará el extraordinario semestre (ni tampoco el susto que tienen los bosteros). Ahora ya nada es virtual o hipotético, River Plate está a un punto y le descontó 10 puntos en menos de 3 meses (ahora Jara ya nos ve en la tabla). Gallardo también habló de la identificación del hincha con el equipo y agradeció el recibimiento del pueblo millonario tucumano (extraordinario).

Por Charro.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Charro, muy bueno el posteo, lo único que no comparto fue lo que pusiste sobre que Atlético "se mató por ganar el partido (como si fuera el más importante del año)". Vi varios partidos de la Copa de Atlético y se matan todos los partidos, te comen el hígado de visitante y local, perdieron a su goleador (Zampedri) que venía haciendo goles importantes, con él ayer hubiese sido mucho más dificil.
Enrique

Anónimo dijo...

Hace tiempo atrás Charro escribió que para pelear el campeonato no había margen de error. Que se debía hacer un trabajo casi perfecto, bueno, este equipo siempre sorprende, yo no creí que fuera capaz de llegar a este punto, y si se hubiera aprovechado la chance contra Sarmiento, otra sería la historia.

Tienen que seguir manteniendo la intensidad por los últimos 4 partidos y no es descabellado, a pesar del ritmo alto de la competencia. Tener rivales de buen puntaje hará que los partidos sean abiertos, y en eso las piernas son fundamentales. La fecha fifa viene bien en ese sentido, pero te corta el envión.

Saludos
Aledb

Pd: sigo puteando a Moreira, que es horrible

Agustín Ovejero dijo...

Buenas!

No pude ver el partido anoche. Jajaja pero luego del resultado contra Central debería creer que soy medio yeta. Lo cierto es que se ganó y por lo que veo fue bastante chivo el partido. Ahora si se lamentan varios partidos con puntos regalados, posiblemente estén los partidos con Patronato, Sarmiento, Unión, Independiente, entre varios otros... Pero buah acá estamos y quedamos a un punto... Sigue siendo complicado por el puntero y su fixture y por el nuestro, pero puedo decir que va una fichita.

Saludos!

Mario de Balvanera dijo...


Hola, la banda!!!
Sigue costándome ver a este RIVER.
Evidentemente uno sigue teniendo en la retina otras estéticas y la posmodernidad “golpea el ojo” cada vez que uno se la encuentra.
Este es un RIVER de los tiempos que corren.
Tiene cosas heredadas de la tradición, de la galera y el bastón, del “paladar negro”.
Y tiene cosas de producto hecho en serie, plástico y fibrofácil, importado de Cualquieristán.
Nadie hablaba de “trastorno bipolar” en los 70´s., por ejemplo. El RIVER de Labruna era como era y punto. Cuando ganaba, cuando empataba y cuando perdía también.
A + B = C
Este RIVER es posmoderno.
Este RIVER es bipolar.
Lo miro a lo largo de los 90 minutos y uno no sabe cuándo se duerme el Dr. Jekyll y se despierta Míster Hyde.
Creo que nuestro RIVER actual es prácticamente todos y cada uno de sus jugadores.
Sin términos medios.
Del Alario “asesino del área” al pavote que quiere hacer goles de chilena.
Y me parece que una metáfora perfecta condensada en 20 segundos es el Pity en el primer gol.
Un “Pity-RIVER” caprichoso, enfurruñado que agacha la cabeza y se empecina contra un mar de piernas contrarias en los dos primeros rebotes y un “Pity-lujo-champagne-RIVER” que levanta la frente, ve a Moreira entrando libre y pone un pase “con la mano”.
La bola mansita, sin trayectorias caprichosas… “tomá y hacelo”.
Y así fue ayer.
Un RIVER hasta los 15 del 1er tiempo.
Y otro distinto que metió el cogote entre los hombros, se encaprichó en boludear con la pelota, en tenerla en el aire y no contra el piso, que se puso a darle pases a los contrarios y a tomar las peores decisiones frente al arco de Luchetti.
Un RIVER que le permite al rival perfeccionar su rol de equipo-SORETE.
Eso hizo ayer Atlético durante los últimos 25/30 minutos del primero y los 10 iniciales del segundo.
Correr-correr-correr. Marcas múltiples, fricción y bochazos “a la carga Barracas”.
Un equipo-SORETE.
Claro, la cancha de Atlético engaña. Parece “chica”.
Pero el campo de juego tiene los 105 x 70 recomendados por FIFA.
Y no se puede mantener ritmo de equipo-SORETE durante los 90.
Fallan las piernas y si RIVER hace un gol (o 2 como ayer) empieza a fallar el mate y Don Freud hace el resto.
Claro, cuando se gana y cerramos anticipadamente por la diferencia de gol (eso que no me voy a cansar de reclamar) la sensación final es innegablemente positiva.
Quedan 4 partidos.
El final del campeonato nos va a encontrar en el mejor de los lugares de acuerdo a la cantidad de minutos que dediquemos al RIVER-fútbol y todo lo contrario como consecuencia del tiempo que le entreguemos al RIVER-boludeo.
Alario fue adecuadamente puteado: volvió a fallar.
Ponzio es un 5 “de RIVER” como manda la historia: de “Pipo” Rossi a Mascherano.
Driussi sigue garpando cada boleto que le jugué.
En el “pan y queso” a Mayada lo quiero en mi equipo.
A Lollo te lo regalo: más pases al contrario que a los de la BANDA ROJA en el pecho.
Vuelvo al principio: me cuesta ver a este RIVER.
Voy a tener que seguir mirándolo mientras devoro caramelos de LITIO.
Abrazo millonario!!!

Agustín Ovejero dijo...

Creo que ya está no? Sino era esta, no iba a haber otra.

Banco a Batalla, pero realmente no se puede tener un arquero tan inseguro a la hora de salir como lo es él. Y fuera de Alario, Mora y Driussi... Mario, tenés razón... FALTAN DELANTEROS!

Orgulloso de este equipo. El campeonato no se perdió hoy, se perdió en todos y cada uno de los puntos que regalamos a lo largo del torneo, todos con equipos medio pelo y algún que otro partido disputado. El karma de Gallardo y la manta corta que lo persiguió siempre.

El Más Grande sigue siendo River Plate

Eduardo dijo...

se regaló con Unión,Sarmiento,Central,sin goles no se puede,con los cuervos nos quedamos sin puntas,así y todo casi se puede,una pena,hasta sin un buen arquero..