"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

lunes, 18 de febrero de 2013

Resultado justo... y con lo justo

Volea y latigazo. No la empalmó de lleno pero salió perfecta al arco

Parece que nos olvidamos de todo lo que sufrimos que ahora reclamamos ganar con holgura (?). Probablemente sea un buen síntoma reclamar un poco más pero lo importante es no perder de vista que se consiguieron 3 puntos muy importantes (además es parte del ADN millonario el exigir siempre un poco más). El mito se crea a partir de los resultados (que lo diga Bianchi), luego deberá acompañar el juego porque no siempre se conseguiran buenos resultados jugando apenas mejor (que lo diga Almeyda). Ramón lo viene anticipando, de visitante se consiguen los puntos necesarios, lo importante es recrear la mística del Monumental y trasladarle la presión al rival, River Plate juega con 55 mil personas que alientan y empujan pero de nada sirve si ese empuje se transforma en un equipo nervioso que choca con los rivales bien parados, en cambio será determinante si ese empuje da el plus a la hora de no bajar los brazos y al mismo tiempo intimida al rival.

La caminata al Monumental no varió tanto de los últimos tiempos, siguen siendo multitudes vestidas con los colores millonarios, aunque las caras estan más distendidas y se pueden ver algunas sonrisas más amplias. Lo que ya empezó a cambiar en los alrededores del estadio es el espíritu eleccionario, decenas de propagandas, pasacalles y folletos por las futuras elecciones. Algunos sumaron candidatos y otros simplemente pusieron los nombres de las agrupaciones para seguir pisando fuerte hasta que determinen su futuro. Muchos nombres y pocas diferencias.
Rojas tuvo una gran noche y un excelente centro para que Trezeguet convirtiera

Al llegar a la cancha, la multitud iba colmando las tribunas (con muchos huecos que supongo que serán producto de gente que canjea y no puede retirar o de gente que se amontona en pasillos y deja huecos en otros sectores). Todo fue muy tranquilo hasta que a las 20 horas se empezó a percibir el cosquilleo por acercarse otro inicio, otra vez después de varios meses (apenas 2?) estábamos esperando la aparición del equipo. La publicidad de Sanyo (el gerente de publicidad de esa marca debería tener un premio extra), la vuelta de Ramón, la expectativa por demostrar superioridad, el deseo de ver un equipo que reconforte, ambientaba el espectáculo hacia la nostalgia y el lagrimón (solo faltaba que en lugar de la pantalla pedorra volviera el autotrol). Todo muy interesante y casi distendido hasta que por primera vez desde que existe la pantalla del estadio mostró al plantel en la boca del túnel haciendo su última arenga antes de ingresar al campo de juego (ojalá que sea una nueva costumbre), estoy seguro que la arenga tuvo alguna relación con la gente que no paraba de cantar (por fin una nueva canción sin ritmo de cumbia) y que transmitía un enorme sentimiento de esperanza. Hay veces que se canta, hay otras que se escucha un grito desgarrador y otras que se siente el grito que sale del alma (de 50 mil almas). Así como sería lindo que cada hincha tuviera la oportunidad de ir aunque sea una vez en la vida a ver un partido al Monumental, también lo sería que cada uno pudiera entrar aunque sea una vez en la vida junto al equipo al campo de juego.
Una noche nostálgica... el regreso de Ramón... y el regreso de Sanyo (?)

El partido fue duro, River Plate intentó pero le costó. Es cierto que había un viento exageradamente molesto (especialmente con una pelota tan liviana) pero se hizo muy difícil adueñarse del balón ante la constante presión de ambos equipos. El viento impedía los cambios de frente y muchas veces en lugar de buscar un destino para la pelota, se prefería revolearla fuerte (igual el viento la dirigía a su antojo) sin destino. El equipo tenía varias pruebas muy duras y creo que las pasó todas muy bien. Debía mostrarse en el rol de ¨candidato¨ (?), responder ante la expectativa de los hinchas, jugar con la presión de la vuelta de Ramón, suplir la ausencia del capitán, enfrentarse a un rival que ya no podía perder... ante todo esto respondió bien.

El equipo tuvo varios puntos individuales muy altos (algo muy importante) que ayudaron a no pasar tantos sobresaltos y a nivelar con los puntos bajos. El primer tiempo de Rojas, Román y especialmente Bottinelli fue magnífico (se resalta especialmente porque no deberían ser los jugadores en que se apoye el equipo). Los defensores mostraron una solvencia, se convirtieron en un frontón y hasta lograron salir con elegancia en varios momentos del partido (aunque Román dio algunos sustos). Tan bien jugaron, que los hinchas en general se asustaron cuando al iniciarse el segundo tiempo no vieron al paraguayo y en su lugar se ubicó Pires (lo reemplazó con la misma solvencia pero no dio la misma seguridad y su salida con la pelota dominada es muy pobre). El equipo pasó pocos sobresaltos (algunos centros al área y los últimos minutos del partido) pero Barovero también transmitió seguridad (tuvo una salida extraordinaria con los pies para el contraataque que lamentablemente no terminó en gol).
Tras los carteles y frente a la popu... Trezeguet es un gran festejador de goles (?)

La mayor sorpresa estuvo en el medio. A un Ledesma que aún está a prueba para el hincha (?), se le sumaba Rojas, este sector era la gran incógnita, cómo se frenaría el avance rival? Las subidas permanentes de Sanchez y Vangioni podía dejar muy liberado el medio, sin embargo el gran y sorpresivo trabajo de Rojas (es el mismo del año pasado? La pretemporada hasta le cambió el cuerpo) logró darle respiro a la defensa (Ledesma no desentonó allí) y armar un interesante circuito por la izquierda del ataque. Sin duda no fue la noche de Sanchez (corrió y fue una buena ayuda pero fue pobre en ataque) y Vangioni apenas mostró pinceladas (cuando logró juntarse con Rojas, Lanzini y/o Mora). Lanzini tampoco tuvo la noche descollante (su defecto es la virtud que lo llevó a ser elegido por Ramón, es muy vertical y electrizante pero siempre choca, le falta la descarga) y Mora chocó y cayó demasiado (tuvo sus escapadas pero fueron demasiado esporádicas). En ese panorama, Trezeguet mostró el habitual toquecito de primera, le sumó marca para molestar la salida rival, volvió a ser líder (fundamental para su labor dentro del vestuario) y especialmente le agregó otro golazo de volea para delirar a todos los hinchas. Podría decirse que esto fue todo, pero el ingreso de Iturbe no fue algo para el olvido, por el contrario, cumplió con las expectativas sin hacer nada extraordinario. Mostró fuerza, deteminación, rapidez y habilidad (y casi convierte un gol). En el fútbol de hoy no es poco.
Jugó 15 minutos, lo bajaron de atrás, lo manotearon para incomodarlo... mostró algunas cosas

No sobró nada (como dijo el Pelado, hay que mejorar), no hubo un gran espectáculo (pero tampoco la pavada que dijo Cagna)... lo importante es que la gente estuvo feliz (en estos tiempos no es poco), se volvió a la sana costumbre de disfrutar por ir al Monumental y, aunque esto recién empieza, se vuelve a ver a River Plate en lo más alto. Es muy poco, pero en época de vacas flacas, es una buena punta de ovillo para esperanzarse.
Imagen: Federico Peretti
Por Charro.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Si se remiten a mi comentario sobre la posición de Iturbe en el post anterior, y rememoran la jugada en que casi hace el gol, ese es el lugar donde mejor rinde, según dijo él mismo, Ramón le pidió que ayudara a Vangioni y qeu fuera por afuera. Creo que en ese lugar, y por cualquiera de los costados puede rendir bastante.

El desorden del final es producto que ya no estaba Trezeguet que era la referencia arriba y la ausencia de Ponzio en el medio? Quedó un mediocampo muy vertical y con poco control del balón...Vangioni, Ledesma, Iturbe, FM9, Sánchez y Rojas no son tipos de aguantar mucho la pelota, solo Mora sabe hacerlo, pero no contra 6 rivales.

A este equipo le falta aguantar los partidos más arriba, dormirlos en 3/4 de cancha rival, pero para eso hace falta más trabajo y más confianza.

Con esto poco que todavía somos nos alcanza para pelear arriba. El resto veremos como se da.

Saludos
Aledb

Hernan Dardes dijo...

Me gustó mucho Rojas, especialmente en el primer tiempo. Para mí fue el mejor. Lanzini levantó para lo que venía haciendo, me gustó Trezeguet y la defensa. Los de afuera para mi fallaron: sin desentonar, Vangioni no fue desequilibrante, y Sanchez ( más allá del despliegue) aportó poco y nada. Aunque en esto creo que tuvo que ver mucho estudiantes, que mirando los partidos anteriores de River, se preocupó mucho por cubrir los laterales, y eso favoreció en parte a Lanzini, pero en particular a un Rojas muy seguro en el manejo, y muy criterioso para acelerar.
En el segundo tiempo noté varias cosas:
1ro. Para mí G. Pires no fue solvente. No estuvo mal, pero no dio la misma seguridad. Hay un cabezazo de Zapata por arriba del travesaño que es una pelota que lo sobra a él, y es un error de cálculo. Saliendo también se equivocó, eso ya lo remarcás en el post.
2do. Se cansó Ledesma y se notó, Rojas acompaña bien con el equipo adelantado, no tanto en la marca llamésmole "horizontal". En un momento creo que se imponía el ingreso de Cirigliano por Lanzini, adelantando a Rojas al lugar del pibe.
3 ro. La decisión de repartir el la posesión del balón fue de River, no de Estudiantes. Esa actitud no me convenció del todo
4 to. Las pinceladas de Iturbe lo vuelven un jugador interesantísimo. Esperemos que cumpla

Como conclusión: Ramón además de todo lo que ya sabemos, viene con plus: este tipo de partidos solíamos terminarlos sufriendo un empate. Esas maldiciones parecen alejarse.

roberto dijo...

rojas me tapo la voka, esta jugando mas q bien , roman me esta convenciendo q no hay q matarlo, lanzini sigue siendo un proyecto , ledesma jugo un tiempo como en sus mejores epocas, en fin ramon hace magia...hanlar de candidaturas en una segunda fecha es prematuro pero ya empieza a pareceerse al River de toda la vida, aunq falta mucho pero es el camino.

charro dijo...

A ninguno nos gustó el segundo tiempo, espero que Ramón sepa a que se debió el cambio de actitud. Me sorprendió que Lanzini empezó a esconderse y hacer toquecitos a sus defensores de espaldas al arco rival. Si a eso le sumamos el soberbio primer tiempo de Rojas (que hasta este verano no se podía mover y era más lento que las tortugas pero ayer se movió y buscó la pelota continuamente), Ledesma volvió a ser patrón (pero no puede esconder la edad que tiene), que Vangioni y Sanchez están superexigidos por tener que hacer un enorme recorrido entre la ayuda de la defensa de 3 y el continuo ataque que pretende el DT y si a todo esto sumamos que arriba Trezeguet no frena el juego sino que lo acelera con toques de primera y que Mora no aguantó la pelota, no es de extrañar que el equipo haya estado muy cansado en los últimos minutos. Faltó un cambio (por el cambio obligado de Román solo salieron Lanzini y Trezeguet) y el motor del equipo (Ponzio). Recordemos que Mora suele salir por desgaste, Rojas no está acostumbrado a jugar con tanta intensidad durante 90 minutos y parece que Vangioni tendrá el mismo problema que Sanchez en los últimos minutos (en los últimos minutos hay veces que no puede hacer el ida y vuelta).

Veremos que dice Ramón.