"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

domingo, 11 de octubre de 2015

Para entrar en confianza

Otra copa...

El décimo superclásico en poco más de un año fue para River Plate (creo que en 370 días y 15 superclásicos en total entre el año pasado y este). Una locura jugar semejante cantidad de partidos pero al menos esta vez trajo algo positivo. El objetivo de Gallardo está claro en este momento, utilizar la mayor cantidad de partidos posibles de acá a fin de año para rearmar nuevamente un equipo, darle funcionamiento e intentar que todos los jugadores esten en su nivel máximo para diciembre. Parecería que no son objetivos difíciles pero está costando mucho y en el medio está la Sudamericana. Teniendo en cuenta que el equipo tuvo un bajón y que hay muchas lesiones, la tarea del Muñeco está cuesta arriba y se hace complicado que el equipo no esté pensando en Japón. En estos partidos se está notando que hay varios jugadores que están con un nivel bajo, otros que todavía no entraron en la sintonía del equipo y otros que no consiguen regularidad.
Lucho sale a festejar el excelente gol y los bosteros...

Conseguir una victoria ante los bosteros siempre levanta el ánimo por más que sea un supuesto amistoso de la misma forma que una derrota crea un problema. Este partido termina siendo el mejor remedio para el momento futbolístico que vive el plantel, lo vuelve a enfocar en los objetivos, motiva a los que aún no lograron retomar su nivel y les da confianza a los que no se sienten parte importante de los logros obtenidos. Hay jugadores que se les nota mucho lo que les está costando; Bertolo  y Viudez no encuentran su lugar, Ponzio es un jugador que se agranda, es motivador y rinde como ninguno en los partidos importantes, Driussi, Pity y Pisculichi necesitan reencontrar su nivel, Chiarini, Mammana y Vega necesitan ganar confianza para encontrar su lugar en el equipo y saber que pueden entrar en cualquier momento y Lucho y Saviola necesitan mostrar que pueden darle al equipo, entrar en ritmo de competencia y ganar confianza.
La calidad sobresale cuando enfrenta a los limitados mentales

Ayer el partido fue raro, se consiguió un muy buen gol al principio y luego se consiguió el dominio, se tuvieron varias oportunidades de gol pero pareció un partido cerrado por más que los bosteros no hacían mucho daño (Chiarini solo 3 o 4 intervenciones entre las que se destacaron una pésima salida en un centro y una gloriosa salvada en un mano a mano ante el verdadero simio/eslabón perdido), como cualquier superclásico, fue intenso y tenso hasta el minuto final (especialmente porque el resultado estuvo siempre abierto). El partido sirvió como prueba, sirvió para que el equipo se tuviera confianza en administrar el partido, en sentirse otra vez seguro en los partidos calientes y hacerse fuertes en defensa (haber perdido a FM6 y Vangioni provoca que Mercado y Maidana deban encontrar a sus nuevos socios y que vuelvan a funcionar como relojito), sirvió para que encontraran seguridad y vuelvan a tener el manejo de la pelota. Es cierto que mucho ayudó que un bostero se hiciera expulsar tontamente y que el árbitro no les diera un penal (también fue penal para River la última jugada del primer tiempo) pero lo más importante es que Gallardo aún no logra que el equipo cierre los partidos en el resultado.
El extraño caso de este arquero que no convence pero no pierde nunca

Chiarini es un caso muy extraño, mantiene su invicto y tiene alguna que otra atajada (la de ayer ante Chavez tal vez sea la mejor) pero sigue dando muchas inseguridades y tiene la buena suerte que sus errores no terminan siendo determinantes, la defensa volvió a tener su punto fuerte en los centrales (Maidana se entiende bien con Mammana, se nota que se tienen confianza y vuelven a ser una salida clara) pero también los laterales estuvieron fuertes y seguros (también es cierto que fueron menos exigidos que en otros partidos), tanto Mercado (no subió mucho) como Vega no descompensaron la defensa al atacar (fundamental) y no dejaron grandes huecos defensivos; Ponzio en el medio volvió a ser el termómetro y el líder anímico del equipo, jugó concentrado desde los defensivo, manejó perfectamente la pelota como salida de cada jugada y fue práctico a la hora de juntarse con Lucho o Pisculichi. Lucho tuvo varias pinceladas en el primer tiempo pero se cansó en el segundo (le cuesta mucho desde lo físico y retomar el ritmo de competencia del fútbol argentino, él y Saviola son un excelente caso para los futuros jugadores para entender que la plata fácil tiene sus consecuencias en lo futbolístico). Pisculichi de a poco vuelve a su nivel de fin del año pasado, vuelve a ser determinante y vuelve a tener la manija futbolística del equipo (excelente la asistencia para el gol).
Maidana otra vez fue figura, la seguridad que tiene y transmite es fundamental para el equipo

El que sigue teniendo problemas es Bertolo, aún no encuentra su lugar en el funcionamiento del equipo y está perdido por el lateral sin conectarse con el resto (muchas veces sufre faltas cuando busca esa conexión), algo similar le pasa a Viudez que no encuentra su posición aunque en su caso se mueve mucho más. Mora en cambio es el caso del jugador que tiene sus altos y bajos pero sabe que tiene que hacer dentro del funcionamiento. En el segundo tiempo entraron Pity (volvió a ser efectivo entrando en los últimos 25 minutos, desbordó y fue rápido con su gambeta ofensiva) y Driussi (necesita retomar ritmo y confianza) y luego Saviola (perdió un gol increíble pero se lo nota muchísimo más participativo, está a años luz del jugador que todos recordábamos pero de a poco va encontrando algo para darle al equipo, espero que algún día empiece a darle también goles).
el toque rápido y la participación permanente en el ataque vuelven a hacer a Pisculichi un jugador clave

Tal vez el resultado más claro de este partido ¨amistoso¨ se vea en el ánimo y alegría de los hinchas pero también fue importante para los jugadores, puede ser el inicio de la levantada que tanto está buscando el Muñeco (de la misma forma que se buscó a principio de año después de 2 meses para el olvido y que recién se vio esa levantada después de eliminar a los bosteros de la Libertadores). Por lo pronto como dijo el entrenador, sirvió para sacar conclusiones y para que varios jugadores empiecen a saber que le deben y pueden dar al equipo (especialmente teniendo en cuenta que varios serán los titulares en el próximo semestre).
Gran mensaje...

Por Charro.

2 comentarios:

ML dijo...

El caso de Chiarini es verdaderamente llamativo: juega y el equipo no pierde, pero se manda un macanón terrible en cada partido. Recuerdo haber leido un comentario en un foro que lo describía como el portero mas peligroso después de Mangeri.

Me siento más tranquilo con la definición de Charro sobre Chávez (eslabón perdido). Se que no cualquiera juega en Boca y que hay que ser muy especial para encajar en ese ámbito (no quiero ser despreciativo, espero se entienda), pero ese sujeto siempre me llama poderosamente la atención.
No se si será el recuerdo de su aventura con un travesti, su sonrisa vacía, su cara grasosa siempre mojada, pero me causa una mezcla de espanto con sorpresa, si me lo encontrara no sabría si tenerle miedo o sacarle una foto.

Saludos,

ML

Agustín Ovejero dijo...

Chiarini la para con la mente jajajaja

Es un caso de serie de televisión; el loco es muy inseguro, no sale del arco, sale mal y encima de no cobrarle falta y penal, en la misma jugada la pelota termina en el travesaño. Terrible estadística: en 13 partidos, 7 victorias y 6 empates (la única "derrota" sería por penales con él atajando). Me pregunto si teniendo en cuenta la mala racha del Muñeco con los bosteros no debería quedar él jajaja

Con respecto a lo demás de acuerdo con Charro, ojalá sea el envión necesario para varios jugadores que están peleados con cualquier circunstancia que los hace rendir para la mona (Bertolo, Pity, Viudez, lagunas de Driussi y Mora). Pisculichi está casi de vuelta y Lucho tuvo un buen partido (de acuerdo con el tema físico) y lo de Saviola con el arco no se sabe si es para reír, llorar, apenarse, putear, todo eso junto o nada.

Ojalá se vaya encontrando el funcionamiento. Ah y antes que lo de Chávez (por algo es recontra suplente), me jodió más lo de Monzón; falta desleal y puteada al jugador en el piso... el peor instinto bostero a full y por eso a estos hdp no deberíamos regalarles más partidos.