"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

lunes, 19 de septiembre de 2016

Alerta y decepción en el largo camino

A un año de las elecciones, ¿todos quieren estar en la foto?

Cuando se habla de un equipo en formación es lógico esperar algunos contratiempos que impliquen aprendizaje; lo importante es que esas lecciones no resulten caras. Ayer River Plate no estuvo a la altura del partido y le costó 2 puntos importantes de local. Este es un campeonato largo (con un receso incluido) en el cual es difícil evaluar el valor de los puntos que se van perdiendo en el camino.

Lo más importante de la tarde fue el reconocimiento a Maidana (por sus 200 partidos en la institución recibió una camiseta conmemorativa y además durante el partido recibió otra ovación de todo el estadio) y el saber que hay mucho por mejorar (Gallardo lo dejó claro). Ayer River Plate no venia haciendo un buen partido pero le alcanzaba para ser algo mejor que el rival hasta que llegó el gol de Alario promediando el primer tiempo. En estos partidos, lo difícil suele ser conseguir el gol que abre el partido pero en el caso de ayer, solo sirvió para relajar al equipo y el gol rival (al principio del segundo tiempo) fue una consecuencia lógica de un planteo en el cual el rival presionó mejor.
No le tocó el mejor partido pero respondió a la obligación

Batalla sigue dando rebotes pero salvó varias situaciones complicadas (especialmente un tiro a quemarropa) y no tuvo nada que hacer en el gol. La defensa quedó muy jugada por las constantes subidas de Olivera y Moreira, lo cual no sería tan problemático si hubieran sido bien aprovechados. Uno de los grandes problemas que tuvieron es que fueron muy bien cubiertos y además los rivales aprovecharon sus espaldas cuando robaban la pelota. En el primer tiempo muchas veces Olivera subía libre pero no recibía la pelota (algunas veces también le pasaba a Moreira) y así solían ganarle la espalda en velocidad con centros cruzados. Olivera respondió muy bien en cuanto a que no le pese el partido, hizo lo que debía (ida y vuelta incanzable), se bancó la presión del resultado y los nervios de los hinchas pero tendrá que trabajar y acostumbrarse mucho con el tema de los relevos y coordinar esas subidas con Moreira. El paraguayo tuvo su partido más flojo si bien mostró sus habituales cualidades, no logró herir con sus centros (bien cubierto por el rival, siempre había 3 defensores para cubrirlo a él y al Cabezón), no se conectó demasiado con D´Alessandro ni con Fernandez y varias veces le ganaron la espalda (en algunas Nacho lo ayudó pero en el gol no llegaron a tiempo). Maidana y Mina volvieron a darle personalidad a la defensa, el ecuatoriano tiene a veces problemas con la velocidad pero suele suplirlo con determinación y seguridad (aunque el tiro a quemarropa fue porque no llegó a cerrar el centro atrás del rival). Las jugadas de más riesgo las tuvo San Martin de San Juan (salvo el tiro de Alonso en el travesaño sobre el final del partido y la pifia de Pity frente al arquero en el primer tiempo) gracias al buen aprovechamiento de las espaldas de los laterales y a que subieron con buena cantidad de jugadores (impidiendo la cobertura de los centrales). Ponzio volvió a mostrar mucha personalidad (vuelve a estar en un gran nivel, se nota que se siente caudillo y titular indiscutido) pero no logró ser un conductor claro para iniciar los ataques (mismo problema que tuvo Nacho Fernandez). Nacho Fernandez tuvo despliegue, voluntad, participación pero no estuvo fino con la pelota, algo muy similar a lo que le pasó a D´Alessandro (cuando no logra conectarse con el juego y manejar los tiempos del partido, se convierte en un peso para el equipo, su físico ya no le da para el ritmo que quiere imponer el equipo de Gallardo, a pesar que varias veces se lo ve correr para cubrir la salida rival, y lo que más preocupa es su falta de fuerza o miedo para tirar los centros o patear los tiros libres).


Ante la falta de claridad y determinación de los conductores (lo que más me extrañó fue la falta de confianza para hacer los cambios de frentes para Olivera o Moreira en el primer tiempo, cuando lo hicieron en el segundo tiempo, los sanjuaninos se cerraron muy bien y ya no supieron romper ese bloque), era fundamental el trabajo del Pity. El Pity es irregular y suele complicarse, tiene destellos y es clave para romper las defensas cerradas, su gambeta vertical es muy importante pero sirve cuando puede descargar con un compañero o tirar un centro hacia atrás. Ayer lo consiguió algunas veces pero no alcanza cuando el resto del equipo no está en la misma sintonía. Arriba, Driussi fue movedizo y molesto pero no gravitó, mientras que Alario no estuvo fino con la pelota pero peleó constantemente y recuperó varias pelotas, sin encontrarse con la pelota aprovechó para convertir en gol su única oportunidad. Los delanteros corrieron mucho para tapar la salida del rival (que varias veces lo resolvió bien) pero no tuvieron muchas chances de gol. 

Es una pena que los cambios tampoco resolvieran el dilema (Andrade entró muy tarde y Alonso no pudo convertir su chance). Una pena haber perdido estos puntos aunque hay que reconocer el buen partido del rival (un equipo sin jugadores conocidos ni gravitantes) y aprender de los problemas cuando no se presiona bien, cuando se relaja el equipo y no busca ampliar la diferencia y ser conciente de los riesgos que tiene ser un equipo ofensivo (especialmente cuando no se busca con convicción la diferencia en el arco contrario).

Por Charro.

3 comentarios:

Agustín Ovejero dijo...

Buenas al foro!

Charro lo resume en el último párrafo. River tuvo un traspié por falta de ambición.

D'Alessandro ayer tuvo un mal partido y jugó los 90 min. Él y no Nacho tendría que haber salido para que entrara Andrade. El Pity tuvo un buen partido pese a sus erratas, buen cambio de ritmo y presión, pero el equipo también estuvo muy impreciso en los pases y se lo notó lento en las transiciones.

Son ajustes que se irán viendo con el pasar del tiempo. De todas maneras, en pocos días tenemos un partido importante por Copa Argentina y me imagino que eso volverá a motivar.

Bien el pibe Olivera, pese a que le tocó debutar con un equipo compacto que utiliza bien las líneas de ataque por los bordes.

Mario de Balvanera dijo...


¡ Shalú, la barra... !!!
Después de mucho tiempo, de vuelta por el blog de Charro.
En mi descargo puedo decir que no dejo de visitarlo semanalmente, pero los tiempos que nos tocan vivir no son nada fáciles. Las obligaciones de laburo se han puesto "demandantes", por decirlo elegantemente, y no están las condiciones como para perderlo.
Si le sumamos esa sensación de... ¿tristeza? que inunda a gran parte de la sociedad y de la que es difícil escaparse... bueno, no daban muchas ganas de escribir.
También fue una ventaja: me dejó ver a este nuevo RIVER durante varios partidos y no caer en el entusiasmo de otra Recopa y del partido con Banfield.
La Recopa vuelve a confirmar lo que pienso de ellas: trofeos "express" de escaso valor deportivo (no discuto lo económico).
Tan poca cosa que se pueden ganar 5 en 2 años. (Torneos de verdad, de los largos, podés llegar a ganar 2)
El partido de Bánfield prendió todas las luces de la ilusión: parecía el retorno del RIVER de los 11 primeros partidos del Muñeco DT.
Talleres y San Martín desnudaron lo que es un evidente problema de Gallardo: RIVER no sabe jugar contra equipos ORDENADOS y con ENFERMIZO despliegue físico en defensa.
Cuando nos pasa esto, entramos en "la gran Riquelme": toque para atrás, toque horizontal, para atrás, para atrás, otra vez para atrás... y quedamos siempre en 3/4 del campo rival.
Los escasos intentos verticales, gambeteando, quebrando defensas tienen el defecto de no encontrar compañeros para el pase-gol o la pared.
Mucho mejor el Pity 2016 que el caprichosito del pasado.
Un acierto Mina y Moreira.
Ponzio agarró manija de líder y eso me gusta. Sigue siendo medio desbolado a veces, pero hoy es un "5 de RIVER" y eso, en virtud de los antecedentes es el mayor de los elogios.
Driussi parece irse asentando.
Falta un delantero por afuera (o dos) que no sean los laterales que se proyectan.
¿ D´Alessandro??? Ah... sí D´Alessandro. ¿Qué decir? Tiene 35 años. ¿Está bien así? Ahhh !!! me olvidaba. Mide 1,75 m.
Creo que hay otro equipo en gestación.
Con muchas virtudes nuevas y viejos defectos.
En vistas de espantoso fútbol argentino actual: NO ES POCA COSA.
Abrazo millonario !!!
...

Wallace dijo...

Solo quiero acotar algo del pity.
Si bien esta mejor que el campeonato pasado, mas inteligente, me parece que esta pecando de egoista.
Los partidos hay que liquidarlos cuando tenes la chance y el pity en algunas jugadas, estando 1 a 0, solo penso en el y no en asegurar el partido. Ojala se lo hagan corregir.

Saludos y vamos RIVER!!