"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

miércoles, 31 de marzo de 2010

Cada día te quiero más

Pasión para gritar los goles, pasión para levantar nuestro arrasado presente


Gracias pelado querido!!!! En medio de una tristeza casi permanente que nos agobia y oprime, tus palabras son una gota de aire que nos alivia. Hay seres humanos que en las crisis muestran su capacidad y poder. En nuestra historia estamos llenos de ídolos y referentes gracias a la habilidad mostrada en las canchas. El pelado está logrando convertirse en el líder y referente de esta etapa traumática y demuestra un valor incalculable para los hinchas. Como pocos, a base de sacrificio dentro de la cancha y de jugarse en hechos, palabras y compromiso fuera de ella, se convierte en más que un referente. Día a día se mete más en nuestros corazones y desde acá le doy mi pequeño agradecimiento. El loco es la ráfaga de aire que nos permite respirar.

Con un presidente que nunca fue afecto a hablar en público y ahora no da la cara para paliar un poco el sufrimiento en medio de la tormenta, con una oposición que se calló por cagona y cómplice durante la anterior gestión y hoy quiere alzar la voz mesiánica, con un cuerpo técnico que pone voluntad y esfuerzo pero que no encuentra el camino, con jugadores faltos de experiencia y/o categoría, sólo aparece una voz que pone claridad y no desvía la vista de la realidad. Hoy no podemos eludir nuestra cercanía al peligro.

Hace 8 años que nos encaminamos hacia un precipicio y pocos notaban que el camino tomado era el erróneo, a medida que nos fuimos acercando muchos fuimos notando el destino del camino elegido por el presidente. Ahora que ya estamos demasiado cerca y que estamos viendo como caen las piedras y que nos tambaleamos cada tanto, aparecen algunos de los que nos llevaron por este camino para decirnos que se eligió un mal camino. Ayer salió a hablar Hugo Santilli con recetas mágicas (podría traer la plata que quedó en el camino durante su gestión) y sólo espero que no aparezcan Israel y Aguilar para dar más cháchara de la actual situación.

En medio de tanta mediocridad y cara rotas que siguen deambulando por el mundo River, nos encontramos con la persona más cuerda, inteligente, con amor a River y de las pocas que aún nos llenan de orgullo.

El pelado tiene la autoridad de quien vivió el pasado y presente de River, de haber sido pre Aguilar, estar durante la gestión Aguilar y estar en la etapa post Aguilar. Tuvo la hidalguía de volver y dar el portazo a lo que más quería, su vuelta a River fue impedida por sus valores morales. Había arreglado todo para su vuelta, no tenía muchos problemas porque no tenía necesidad de poner muchas trabas, solo quería jugar en River los últimos años de su carrera como había aprendido de sus ídolos pero cuando fue a firmar se enteró que debía dejar un porcentaje grande en algún oscuro bolsillo y eso fue demasiado. Por algo le decían el loco. Sufrió mucho ese hecho y se tuvo que conformar con volver a vestir la remera blanca cruzada por la banda sangre cuando un socio lo invitó a jugar con sus amigos del fútbol. Todos conocían su historia y vieron su presente y terminaron convenciéndolo para que vuelva al fútbol profesional. Sus amigos se jugaron para que vuelva y él no defraudó a nadie, volvió un tipo centrado e inteligente y un jugador sacrificado y curtido por la experiencia. Se me hace difícil imaginar esta etapa traumática sin el “loco” Almeyda.

Hoy, en medio de la peor crisis pone la cara y el hombro ante cada situación errónea del club. Habla con los pibes porque nadie lo hace, se pone al lado de Buonanotte ofreciéndole vivir en su casa para no estar solo en Buenos Aires, probablemente puso algún peso para solucionar lo que el club no pone, da la cara cuando el equipo no responde, apoya a su amigo Ortega cuando nadie lo escucha, se convierte en líder cuando River carece de líderes, cuando todos quieren escupir su bronca, nos recuerda hacia donde hay que dirigir nuestra bronca.

Las palabras de Almeyda tal vez no agreguen nada nuevo, tal vez no modifiquen nada pero al menos hoy todos estamos hablando y pensando en lo que dijo. Por un día, Aguilar lo estará puteando porque hoy todos recordamos lo que hizo ese sátrapa; por estas palabras, todos los defensores y benefactores de la era Aguilar, tendrán que cambiar de discurso.

Almeyda lo deja claro. El club fue desmantelado en todos los ámbitos y especialmente en lo deportivo, River ya no puede seguir el camino que antes hacía por este desmantelamiento. Ya no hay jugadores con experiencia y calidad que potencien a los pibes, ahora se los quema a todos, se les pide a pibes de 17 o 18 años que salven a River del descenso. Ya no hay más jugadores, lo que estuvo en la cancha en estos meses es lo que hay, si no habrá que seguir buscando en el super 8.

Almeyda fue duro pero es el cachetazo que muchos necesitaban para entender la necesidad de cambios serios y nada de miradas mágicas o místicas. Almeyda es un líder y como tal empuja a sus compañeros a pelear hasta el último minuto del torneo y promete seguir aportando hasta que se le caigan los músculos en la cancha.

¿Qué más se puede agregar? Gracias querido pelado.

Por Charro.

martes, 30 de marzo de 2010

Terror a bordo

No se si deba asustarme o volver a mirar sexto sentido, pero... en ocasiones veo muertos

Mamita querida que hay que tener amor y coraje para ver a River hoy en día…

Ayer fuimos testigos de una de las peores obras de terror. Estábamos acostumbrándonos a ver cosas horrorosas pero pocas veces habíamos llegado a este nivel. Cuál es el motivo para subir el nivel de alarma de este equipo? La actitud.

Astrada salió a decir que no es un problema de actitud sino que falta fútbol. Esto último es un problema que adolece River hace unos años, hasta ahí todos de acuerdo, por eso todos decimos que en junio habrá que comprar jugadores de categoría. A muchos jugadores les falta categoría y podemos seguir sumando puntos para entender la actual situación futbolística. Hace rato que debemos sumar a esa falta de juego y categoría, la incapacidad de actitud para enfrentar este momento que tiene el club. Hay muchos jugadores que no soportan la presión de jugar con la camiseta de River y mucho menos en este momento. Hace mucho que me quejo que a muchos jugadores le falta el último sacrificio, ese último esfuerzo que provoca el error del rival o impide el tiro cómodo al arco, esa última gota de aire que ni siquiera sale del pulmón para correr a un rival. Hace mucho que vengo notando que si River recibe un gol, automáticamente se terminó el partido, con jugadores sin alma es muy difícil levantar un resultado, no hay ánimo para dar vuelta la dolorosa realidad.

Jugar muy mal es una posibilidad muy clara con este equipo pero también hay que decir que no es menos equipo que la mitad de los participantes del torneo y sin embargo deambulamos entre los últimos puestos. Hay una gran dosis de actitud que está fallando. Esta dosis ausente se hizo muy notoria anoche; los primeros 45 minutos fueron de horror y crisparon hasta a los más calmos. Los jugadores de Argentinos se debieron sentir en un entrenamiento, si hasta hubo un par de ataques en que hicieron la práctica de poner unos postes naranjas para hacer un slalom con el balón, salvo que anoche reemplazaron los postes por un par de jugadores de River, inclusive dos veces, los jugadores millonarios fueron tan torpes que dejaron pasar al rival y se chocaron entre sí. Ahora tenemos jugadores naif.

El primer tiempo fue imperdonable. La gente volvió a alentar y nos sacaron de quicio. Hubieron jugadores perdidos en el campo, jugadores que no saben afrontar la presión del momento, jugadores que se quedaban quietos pensando que así terminaría más rápido el partido, jugadores que parecían más que torpes, jugadores que estaban desconcentrados y desconcertados, jugadores que miraban como pasaba el rival o que les quemaba la pelota en sus pies.

Ayer mereció otro capítulo aparte Cabral. A veces me pregunto si lo hacen adrede, si los técnicos quieren demostrar que además de ejercer como técnicos tienen poderes mágicos como para lograr que un mal jugador se convierta en jugador de fútbol. Los horrores tácticos, técnicos y de personalidad que tiene dan miedo, yo se que detrás de él no hay ninguna maravilla pero nadie estaba jugando tan mal como para esperarlo como el mesías, ni él demuestra ser menos malo. Es más, claramente es la peor de todas las alternativas.

Era lógico que en el entretiempo hubiera un lavado de cabeza porque ya no era una cuestión de jugar mal, ya no era que se estaba regalando un tiempo al rival como pasó en otros partidos, se estaba regalando el equipo para ser aplastado y avergonzado. Solo un gol anulado permitió que no se diera por finalizado el partido y se mantuviera cierta esperanza.

El segundo tiempo se luchó contra la impotencia y las limitaciones pero al menos se intentó. Aparecieron algunas esperanzas de cara al futuro nuevo equipo, chicos para acompañar a los nuevos jugadores con experiencia y categoría que deberán llegar. Pereyra pide pista claramente al tener adelante a un Abelairas, Affranchino es claramente más que Barrado, Mauro Díaz demuestra que si está comprometido con el equipo y el juego es la mejor alternativa en este momento para ser el armador del equipo junto a otros pibes que toquen la pelota, el keko sigue siendo muy chico y aún choca mucho con rivales que tienen experiencia y cuerpo de hombres pero aún así sigue siendo la única carta que permite que el equipo sea incisivo y tenga cambio de ritmo. Estamos hablando de chicos que no llegan a los 19 años, pibes a los que obligamos a que no cometan errores, que la toquen y conviertan goles. Es demasiado lo que se les pide pero igual son mucho más que los jugadores con experiencia. El segundo tiempo fue un período de intentos, un equipo motivado y que pensó en ir hacia delante, seguramente no fue gran cosa pero el contraste que provocó con el equipo del primer tiempo fue notorio. Ayer, hasta Rosales pareció ser mucho más de lo que fue en estos 3 años, por primera vez lo vi con cierta movilidad física y con reales ganas. Hubo momentos en que pareció concentrado y motivado para avanzar y lo que es mejor lo logró.

Veremos como sigue esta obra de terror pero algunas deducciones se pueden sacar. Jugando como en el primer tiempo no hay técnico, presidente, jugadores ni corazón ni furia que se aguante, jugando como en el segundo seguiremos penando como hasta ahora. Mucho más no se puede pedir hasta finalizar el torneo.

Buena noticia!!!! El 15 de mayo finaliza el torneo, apenas un mes y medio.

Por Charro.

lunes, 29 de marzo de 2010

Que difícil se me hace...

La sharía es tentadora, pero... seamos inteligentes

Hoy tendremos otra presentación del actual equipo en el Monumental. Es un partido difícil de clasificar. Todos sabemos que entraremos a la tribuna con una herida que tardará en cicatrizar. No es, ni será la primera herida; ni será el primero, y sí espero que sea el último partido, en el cual entraremos con un enorme sabor amargo, con la tristeza en el corazón pero con la intención de volver a apoyar a la camiseta de nuestros sueños.

No es fácil, el dolor se mantiene en nuestros corazones y cada momento se hace más notorio que perdimos la oportunidad de sumar 3 puntos importantísimos, de hundir a un boca que está zozobrando hace tiempo y con la ayuda de los medios y de jugadores experimentados logra mantenerse aún a flote. Perdimos la oportunidad de estar felices y encima le regalamos esa felicidad nada menos que a los bosteros, perdimos la oportunidad de ganar uno de los partidos más ganables, pocas veces nos regalarán una defensa como la del jueves y que equipos sin categoría como Chacarita y Tigre, sí supieron aprovechar. Nada de lo que pase mañana cambiará lo que pasó el jueves. No hay forma de olvidar ese jueves y solo el tiempo, un nuevo equipo para el próximo torneo y nuevas alegrías podrán hacer ver este super clásico y estos últimos años como pesadillas que mantendremos en la memoria solo para recordar qué cosas no se deben hacer.

Hoy iremos a la cancha y como corresponde y como no debe ser de otra forma, iremos a alentar a nuestro equipo. Hoy debemos sumar 3 nuevos puntos para alejarnos de la zona peligrosa en el promedio, nuestros problemas no tienen forma de tomarse un descanso y por eso iremos a pedir actitud y juego aunque no sepan como hacerlo. No hay tiempo para exponer los trapitos al sol en público, eso se hará (como espero que ya se haya hecho) dentro del club, en la web, en cada casa y en todo ámbito donde empezamos a descargar nuestro descontento.

Durante la semana insistiremos en maldecir a los jugadores que no merecen seguir vistiendo nuestra camiseta pero mientras la vistan en un partido, esperaremos que lo hagan de la mejor forma que puedan hacerlo. El ser insultados desde una tribuna no permitirá que un burro se convierta en un gran jugador, ni que una jugada peligrosa se convierta en gol. Durante el partido no queda otra que alentar y esperar que estos jugadores logren empaparse un poquito de la actitud y el sentimiento de la hinchada. Durante el partido es el aliento; antes y después hay muchos medios para hacer saber nuestro descontento.

Por otro lado, no hay que olvidar hacia quien hay que dirigir nuestra bronca. Yo puedo opinar sobre los errores como técnico de Astrada, puedo opinar que debería dejar su lugar antes de diciembre pero no puedo insultarlo después de todo lo que hizo por River Plate en los momentos más difíciles, puedo estar enojado con el presidente por lo que no hizo aún y porque todavía no tomó el timón como corresponde pero no puedo culparlo por todo el presente y pasado que vive el club, puedo lamentar como juega Gallardo, pero no puedo olvidar todo lo que le dio al club y que tuvo varias oportunidades para irse y que prefiere dar la cara y poner el hombro por el bien de River Plate. Obviamente que muchas veces se equivoca y que muchas veces le cuesta ser positivo en la ayuda que presta pero de ahí a proponer un escarmiento público ya es demasiado.

Estoy sorprendido que en otro blog se propone ponerlo junto a Ahumada a un costado de la cancha para recibir el repudio generalizado. Más allá de mi opinión acerca de Ahumada (sería bueno que dejara de jugar en River a partir de este momento y que el último recuerdo como jugador de River Plate fuera lo que hizo el jueves), no se puede igualar a este jugador con Gallardo y menos se puede pretender un castigo público.

En la antigüedad, y aún hoy existe en el islamismo la sharía, existía el castigo de apedrear públicamente en una plaza al que infringía una ley importante (por ejemplo el adulterio). Hoy, la sharía implica enterrar a una persona hasta los hombros y que todo el pueblo lo apedree. Pretender algo así (la exposición pública para ser insultado por 20 mil personas es un castigo lleno de indignidad, injusticia y maldad) para una persona como Gallardo roza la locura y el enceguecimiento.

Estamos en tiempos difíciles, nos sacamos a Aguilaucha pero aún tenemos encima todas sus calamidades. Es hora de pensar y buscar lo positivo para la institución y para el equipo y no dejarnos llevar por las broncas que solo serán una piedra para hundirnos.

Volviendo al tema y siendo reiterativo, los 90 minutos en la cancha son el ámbito para apoyar al equipo, antes y después hay que recordar a quien nos dejó este equipo y nos dejó en esta muy endeble economía y buscar la forma de presionar a nuestros actuales dirigentes para que tomen conciencia de los cambios que se necesitan. Está bueno que opinemos en los blogs, que mandemos mails al club y toda forma que se nos ocurra. Es la hora del cambio y de seguir sumando.

Por Charro.

sábado, 27 de marzo de 2010

Identidad

Llegó la hora de recibir la beneficencia y no seguir ayudando a tantos muertos

Debido a los comentarios en el último posteo y a un posteo que va a hacer Enrique, me quiero anticipar con lo que más me está molestando en los últimos tiempos.

Estoy podrido de esa creencia dirigencial que River debe hacer beneficencia. Históricamente River permitió que le tocaran el culo mirando hacia un costado a cambio de algunos beneficios y básicamente a razón de mantener el negocio. Todos sabían que River Plate era superior y lo demostraba en la cancha, en algunos momentos esa superioridad era tan abrumadora que el resto no lo veía con buenos ojos. En los 18 años sin campeonar, varios dirigentes del fútbol argentino, árbitros y periodistas se desquitaron haciendo grandes barbaridades frente a River. Nuestros dirigentes algunas veces hicieron la vista gorda. Era una beneficencia del más grande, una obligación para que los otros pudieran creer que podían alcanzar a River y mantener la ilusión en los hinchas de los otros equipos. Nunca olvidaré el regalo que River le hizo a la bosta pagándole por Gareca y Ruggeri cuando ambos jugadores estaban en libertad de acción. ¿Hasta cuando vamos a seguir regalando a todos como si fuéramos los más ricos? ¿Hasta cuando resucitaremos muertos? ¿Cuándo llegará la rebelión sobre la realidad que vivimos?

Los tiempos cambiaron y River ya no es el más rico del campeonato y, sin embargo, todos piensan que River debe seguir regalándole al resto. River es como esas familias millonarias venidas a menos en alguna crisis y que posee el apellido de alta alcurnia, quiere mantener su estándar de vida, que nadie note su crisis y lo peor de todo es que no quiere ver la realidad. Para salir de la crisis, esa familia tiene muchas ventajas una vez asumida la realidad, tiene historia, tiene contactos, tiene estudios, tiene capacidad; sin dudas es el mejor preparado si decide bajar la cabeza y arremangarse para volver a ser más de lo que fue, pero a base de sacrificios. Cuando ya no se tiene algo fundamental para nuestro estilo de vida (calidad de jugadores), no queda otro camino que reemplazarlo momentaneamente hasta recuperar lo perdido. En nuestro caso, minimamente, necesitamos actitud, necesitamos garra, necesitamos alma y vida en cada pelota para suplantar lo que ya no se tiene.

En este momento nos encontramos con un equipo sin identidad. Pretendemos jugar como antes pero sin jugadores que toquen la pelota o que sepan hacerlo con algún fin. Algunos quieren romper con esa identidad pero recogiendo cartones en la calle. No estamos capacitados para eso y no tiene sentido. Estos jugadores demostraron el jueves que no tienen la garra necesaria para mantener su arco en 0 y salir en contra ataque en busca de hacer el gol en la única posibilidad que les dará el partido. Nuestros equipos, históricamente han tenido calidad y cuando se les sumó garra, se formaron equipos extraordinarios. Este River no tiene calidad para llevar la banda roja, no tiene garra para defender los colores, no tiene categoría para tener el escudo millonario en su pecho, no tiene alma para llamarse River, pero tiene que sumar puntos y hay que ver rápidamente como lo hace.

Aguilar nos robó todo lo anterior, yo esperaba que con Passarella volviera en los primeros meses el orgullo de vestir la camiseta de River Plate y luego la estirpe del ganador a través de jugadores con el nivel para hacerlo. Lamentablemente, por ahora no tenemos ninguna de las 2 cosas pero no tener actitud en la cancha es imperdonable.

Hay que trabajar duro y recuperar la identidad desde todos los lugares y espacios. La dirigencia dejando de permitir que nos toquen el culo, el cuerpo técnico buscando planteos más inteligentes y corajudos con gente capaz de ir al frente, los jugadores entendiendo que tienen una camiseta blanca con una banda roja con la cual no se jode y los hinchas exigiendo que no haya nunca más un Aguilar y que rápidamente volvamos a ser River Plate.

Por Charro.

jueves, 25 de marzo de 2010

Levantando muertos

Cuando juega River este final se repite muy asiduamente

Esto no va a ser un análisis del partido, ya hay mucha gente que lo hace, algunos muy bien y sumado a la calentura que tengo prefiero referirme a otras cosas.

Los que fuimos a la cancha y los que siguen a River Plate desde donde sea, últimamente sabemos a que atenernos cada vez que enfrentamos un partido importante. Desde hace mucho tiempo River otorga ventajas en todas las líneas de juego, en el banco y hasta hace muy poco desde la dirigencia. Aclaro el “hasta hace poco” porque considero que a la actual comisión se le termina el crédito luego del próximo receso. Pero lo que resulta intolerable y que se repite constantemente es la falta de concentración y actitud para enfrentar estos partidos por parte de los jugadores y desde el banco la falta de inteligencia para armar, o modificar sobre la marcha, un planteo táctico eficaz.

En el receso del mundial la dirigencia está obligada a armar un equipo que respete nuestra historia, no puede hacer apuestas, deberá traer jugadores consagrados porque sino esto empeorará y no habrán excusas válidas referidas a herencias pasadas. Como ejemplo, considero que el legado de Aguilar en el banco debe dejar su lugar ya mismo.

¿Cuánto hace que no ganamos un partido decisivo? Años creo yo y eso es una prueba irrefutable no solo de falta de jerarquía, sino de algo peor, la falta de temple de estos jugadores. No se puede perder más tiempo, no podemos seguir haciendo el ridículo por las canchas del fútbol argentino (ya ni salimos del país). Desde un tiempo a esta parte River Plate se encuentra avocado a la ingrata tarea de levanta muertos del fútbol argentino.

Por: Enrique

P.D.: Es intolerable que Ahumada siga en River, un jugador nuestro no puede salir ovacionado por la hinchada rival, habla muy mal de nosotros.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Un súper clásico único

Ni la lluvia frena este amor

El domingo estábamos todos preparados para saborear un hermoso día lleno de felicidad y sin embargo todo se retrasó hasta mañana. Nunca pensé que se podía duplicar la ansiedad habitual por este partido, nadie sabe como, pero se consiguió aumentar la expectativa previa a un súper clásico y quedó demostrado que ninguna lluvia logra calmar nuestra pasión. Según dicen las crónicas, solo el primer partido del profesionalismo frente a los bosteros fue suspendido, nunca la lluvia ni ningún otro factor pudo frenar a la pasión millonaria. La inocultable crisis económica que también viven los bosteros dejó en evidencia que la "orgullosa" cancha que nos quiere vender el periodismo no es más que un chiquero. Ahora Maradona podrá hablar de su cancha favorita...

Toda la vida los partidos contra los bosteros se palpitaban desde el inicio del torneo, el partido anterior suele ser una invitación al canto provocativo y a la incitación, toda la semana nos la pasamos hablando y soñando nerviosamente para descargar toda la tensión en la cancha. Hoy todo este folklore permanece pero debimos sumarle varios aditamentos.

Desde que Mauricio Macri, actual intendente de la ciudad de Buenos Aires, consiguió imponer su pensamiento y proceder, el fútbol argentino va cayendo lentamente en mecanismos más propensos a la corrupción y a la injusticia. Para ir a la bombostera, debimos estar frente a una computadora, entregar todos nuestros datos a una empresa privada que negociará la base de datos, hacer decenas de pruebas para que en segundos nos informaran que no hay más entradas. Muy pocos consiguieron hacerse de la preciada entrada y quienes conocen los trucos de internet tuvieron ventajas sobre el resto A partir de aquí nace el nuevo folklore, ¿cómo conseguir lo que no te “pueden” dar? La idea macrista es que no importa cuantas entradas se venden, sino a que precio y por ello las pone al mejor postor. Hoy, ese precio lo dan los extranjeros. Alguien recuerda la justificación para no dar más entradas a los visitantes? El estadio es pequeño y no tienen espacio para todos los socios (aunque la tercera bandeja siempre estuvo vacía). Hoy, la mentira está sobre la mesa y todos se hacen los boludos. Las barras fueron silenciadas con el negocio de la venta de entradas que se venden a precios exorbitantes porque ya no sale una cantidad suficiente por ventanilla, sencillamente se convierten en los nuevos vendedores oficiales del club en medio del silencio general, la prensa enceguece a cambio de algún beneficio y con los colmillos relucientes a la espera de un nuevo muerto, Grondona saca tajada y el resto de la dirigencia nacional primero lo vio como aberrante y luego se une al circo que reparte mucha plata al venderse entradas bajo la mesa. El club Boca Juniors tiene blanqueado el proceder que inició Macri y éste quiso ocultar. La página oficial vende a precios exorbitantes a los extranjeros y la barra vende a precios exorbitantes las populares al pobre hincha que junta las monedas para calmar su pasión.

¿Que nos queda a los hinchas? Transar o transitar por todos lados para hacerse de una simple entrada. Para ir a la Boca hubo que ir el sábado a la mañana hasta el microcentro a retirar la entrada bajo un muy estricto sistema de convalidación. No había forma de truchar, ni corromper en la ventanilla, inclusive tomaron la extraña decisión de hacer la entrega en un teatro porque se evitaban los problemas que habían tenido en años anteriores cuando varios hinchas quisieron llevarse entradas de prepo. La primera alternativa que siguieron quienes no consiguieron la entrada legítimamente fue ir a esperar que quedaran entradas sin retirar. Esta vez, las 300 entradas que sobraron, volvieron a destino, así que muchos volvieron al club después de pasar por internet a ver como estaba la venta por mercado libre o llamaron a uno de los números que nos ofrecieron entradas a más de 100 dólares o, la siguiente alternativa, fue comprar una entrada en la página oficial de los bosteros que ofrecen paquetes para turistas, como no vamos a regalarle esta plata a la bosta empieza el periplo de llamadas y búsqueda de personas conocidas, algún dirigente y finalmente la puteada. Así me fui a dormir el sábado, en mi mente se presentaban las distintas alternativas para entrar a la cancha.

El domingo me levanté temprano, sabía que la gira no sería corta ni fácil. La lluvia presentó la primera dificultad, bajo el agua hice los primeros intentos yendo al club, mientras estaba allí hice los primeros llamados a Enrique, que esta vez le tocó ser uno de los grandes afortunados que pudieron conseguir la entrada bajo las condiciones que nos impone la dirigencia. La lluvia me acompañó hasta el riachuelo a pesar de los consejos de Enrique, allá estaba lleno de revendedores truchos que entregaban cualquier entrada y ya era un mundo de gente antes de que se abrieran las puertas del chiquero. La gente de River ya estaba cantando y era el espectáculo de los turistas que eran llevados por el borde del riachuelo para mostrarles como vivía la gente de River la previa al partido.

Entró cantidad de gente que puso mucha plata, se veía gente que compraba entradas truchas y se arriesgaba, gente que pagaba paquetes turísticos y luego intentaba cambiar su camiseta de River por otras que no tuvieran nuestros colores para no ser identificados en las tribunas de la bosta. Como siempre, la pasión por River no conoce límites y sabe correr riesgos que a veces uno decide no tomar y otras pasan a ser parte de nuestro anecdotario. Si seguimos así, dentro de poco las plateas de los bosteros tendrán más hinchas de River que de boca.

Como siempre se tuvo que pasar por decenas de controles y finalmente miles de personas pasaron sin haber comprado una de las entradas habilitadas. Así es Argentina mientras sigamos permitiendo que nos hagan este tipo de cosas, la soga sigue apretando y cada vez nos encontraremos con mayores locuras. Creo que esto fue lo que motivó a cierta laxitud de la policía. El único interés policial es que no haya muertos, el resto, todo vale.

Pasado el mediodía, la fiesta ya tenía los colores rojo y blanco y se desató sobre la costanera mezclada entre el agua y los cánticos que tan bien nos identifican. Ni siquiera la intensa lluvia, las maniobras bosteras o la amenaza policial pudieron detener la fiesta. Sólo pudieron detener por unos días el partido y la expectativa que sentimos los hinchas por ese partido pero la fiesta siguió por las calles aún cuando los bosteros habían salido antes (las medidas de seguridad los días de lluvia en la bombostera no corren, recuerdo un partido que quedamos en el monumental 45 minutos bajo el agua). A nadie le extrañó que la salida millonaria no solo estuviera acompañada por una lluvia de agua sino también por la lluvia de botellas y piedras. Los bosteros esperaban a todos los hinchas de River por cualquier calle porque sabían que los hinchas de River deberían pasar por donde ellos están (no olvidar que atrás está el riachuelo, por eso hay que encontrarse con los bosteros si ellos salen antes). De casualidad no hubo muertos y no quiero imaginar lo que fue Retiro y Constitución. Estoy seguro que hubo más de una batalla campal por esos sitios.

A pesar de todo, los cantos que inundaron la boca se repetirán el jueves y los bosteros por fin podrán ver una segunda fiesta en el año, porque algo es seguro, por más trabas que nos sigan poniendo, siempre habrá gente que pueda mostrar su locura y pasión. Mañana es un día laboral y el partido se juega en medio de la tarde, a nadie le importa que quien sacó la entrada esté trabajando, a nadie le importa cuantas vueltas hay que dar para volver a ir a esa cancha que no merece ser visitada por el mejor club de la Argentina, pero todos los hinchas de River estaremos allí y estoy seguro que inclusive irán más hinchas de River mañana porque desde el domingo que estamos viviendo y soñando el partido.

¿Cómo se hace para frenar la pasión? La pasión del hincha de River cada día corre los límites y se hace más profunda a cada dificultad que nos van poniendo. ¿Alguien soñó que la lluvia nos detendría? Ahora nos faltan dirigentes que sientan lo mismo y que nos defiendan y encaucen esta pasión.

Feliz jueves para todos los hinchas de River Plate.

Por Charro.

martes, 23 de marzo de 2010

Este jueves cueste lo que cueste...

Los de pilotín son turistas ocupando el lugar de los hinchas...

El jueves volvemos a la bombonera, ir a ese lugar 2 veces en 1 semana es algo que solo por River Plate podría hacer. En mi vida solamente visité el barrio de La Boca para ir a ver a River Plate. No conozco Caminito, ni me interesa conocerlo y no es una cuestión de desprecio, ni mucho menos. Se que nuestra gloriosa institución nació en ese barrio, los fundadores vivirían por allí cerca y hasta algunos ídolos de nuestra historia son oriundos de allí, aún así allí me siento más visitante que en ningún otro lugar. Solamente al contemplar y sentir el olor del Riachuelo, una gran vergüenza nacional, hace que desista de la idea de querer volver.

Reunirse allí con la gente de River es especial, se siente la unión como en ningún otro lugar. Cuando marchamos hacia la cancha siempre se ve gran cantidad de hinchas millonarios que se asoman a los balcones y ventanas, cuelgan banderas y cantan para aprovechar tal vez del único día del año en que pueden exteriorizar todo su amor por nuestros colores. En la previa se notaba la gran ansiedad de tantos hinchas seguidores que no tenían entrada pero los controles fueron muy relajados y eso ayudó para que una gran cantidad pudiera arrimarse hasta las puertas del estadio e ingresar sorteando los molinetes. En el Monumental los micros visitantes llegan hasta la puerta misma de acceso del estadio, supongo que si acá fuese similar ingresaría tanta gente sin entrada como los que las poseen, esa es la desesperación que genera ver a River Plate.

Apenas se decidió la suspensión del partido y mientras el público de River no paraba de cantar, tanto las plateas como la 3er bandeja de los bosteros se vaciaron. Parece que somos los únicos que debemos soportar 40 minutos esperando que cualquiera que nos visita se retire tranquilo y paseando por Núñez. En este caso no se puede alegar que es por disposiciones de distintas policías, acá es la Federal, o esa disposición la cumplen todos o que no la cumpla nadie, pero la dirigencia debe plantarse para que dejemos de los tontitos del fútbol nacional.

Otra cosa, hasta Susana Giménez (?) sabe que bajo la autopista y yendo por Pedro de Mendoza nos cagan a piedrazos. Le debe haber sucedido hasta a los hinchas de River que fueron al primer superclásico jugado en el chiquero allá por la década del ’40. Si estos dirigentes recién asumidos quieren hacer algo por su gente podrían empezar a reclamarle a la policía que controle esa zona para el jueves.

Por: Enrique

domingo, 21 de marzo de 2010

La bombonera no late y no drena

Si encima tiene Parkinson se complica mucho

Los que estábamos en la cancha dudamos del inicio del encuentro. Apenas vimos los primeros toques del balón luego del ingreso de los jugadores a la cancha esas dudas se transformaron en certezas. Muchísimos charcos y las líneas indescifrables aunque estuviesen recién repasadas atentaban contra el buen desarrollo del encuentro.

Del partido no hay nada que decir, solo suposiciones, como que boca intentaría arremeter y empujarnos contra nuestro arco durante los primeros minutos del encuentro. Si fuese válida esa suposición, sus hinchas nos hicieron un favor cortando a cada rato el desarrollo al arrojar papeles y cintas contra el área de Vega. El partido se disputó hasta que a los 10 minutos Riquelme dijo basta, Baldassi acató la orden y hasta el jueves no tendremos una definición.

Como es costumbre en esa cancha la gente de River Plate puso muchísimo calor y color. Tal vez debido a la lluvia, los controles de acceso al estadio fueron bastante laxos y ello haya facilitado que una gran cantidad de hinchas millonarios pudieran ingresar sin entradas o con entradas previamente usadas, bien por ellos (?). Y como se está haciendo habitual, de enfrente solo se aporta parquedad, turistas y varios claros en las tribunas. Sería positivo un sinceramiento y que bauticen República de Suecia a la 3er bandeja local, sus seguidores nórdicos agradecidos.

Imagen: Gantman blog
Por: Enrique

viernes, 19 de marzo de 2010

Allá en la boca

La pelota ya está viajando mansita a la red

Todos tenemos algún recuerdo de los partidos jugados en la boca. A quienes nos ha tocado ir más de una vez tenemos de los buenos y de los malos. Invito a todos quienes tengan ganas de contarnos algunos de sus recuerdos indelebles jugando el clásico de visitante. No hablo sólo de quienes pudimos ir, sino también de quienes lo vivieron como le tocaba hacer a mi viejo desde el campo o desde algún lugar del interior o como les pasa a otros que lo viven desde el exterior.

Yo podría contar del último partido que pude ir fue el del 2007 con gol del empate de Rosales, donde en el primer tiempo nos pegaron un toque bárbaro y en el segundo lo empatamos y estuvimos muy cerca del triunfo. Ese partido había tanta gente que durante todo el partido estuve apoyado en una sola pierna sobre el bulón del paraavalancha y haciendo fuerza con el brazo sobre éste para sostenerme o cuando algún movimiento general que lo permitía. Creo que fue uno de los partidos que vi más incómodo.

A la hora de la felicidad en la bombonera, no puedo olvidar el partido del 3 a 0 del equipo del Tolo Gallego, fue una tarde de diciembre y los bosteros buscaban sacarnos el invicto, mientras que River lo sentía como el preludio del título. Ese gran equipo de River Plate paseó a los bosteros propinándoles una paliza que apenas se notó en el resultado. Ellos venían de la época dulce en que le ganaban a los equipos de Passarella y confiaban que todo seguiría igual pero se encontraron con un equipo iluminado que tocó en todos los sectores y hoy podemos recordar que los goles fueron hechos nada más y nada menos por Ortega, Gallardo y Enzo Fransescoli. Nos suenan estos nombres, ¿verdad?

Sin embargo, uno de los goles más gritado allá y que más felicidad me dió, fue el de “vaselina” de Rojas. Se dieron varias cosas para el festejo loco. Otra vez festejamos un 3 a 0 con el adicional que nos regaló el paraguayo Rojas con un toque magnífico y sutil. Robó una pelota faltando pocos minutos para terminar el partido cerca de nuestra área, se vio con la pelota y descargó en un compañero. Como los bosteros estaban desesperados en busca del empate se encontró con camisetas rivales alrededor y ninguna adelante continuó la jugada en busca de la devolución y cuando la recibió miró a quien devolvérsela y aunque se le notaba la incomodidad no tiró un compromiso para un compañero, simplemente siguió hacia delante y cuando vio a D'Alessandro libre volvió a descargar. No cabía dudas que estar en el campo rival no era algo habitual para él, finalmente cuando recibió cerca de la media luna del área rival hizo lo que la jugada sugería, no patear de primera porque lo cortaban, se movió hacia su derecha y se encontró libre frente al arco y con un arquero que buscaba cortarle el ángulo de tiro. Iluminado por el recuerdo de alguna sutileza vista en los entrenamientos o queriendo hacer realidad su sueño más profundo, logró darle un toque a la pelota para que lentamente pasara por encima del arquero y se depositara mansamente buscando el reposo dentro del arco bostero.

Este fue el único gol de Rojas en su carrera pero ese gol es recordado por cada hincha que estuvo en la cancha o que pudo verlo por televisión. Esa tarde llenó nuestros corazones y sentimos felicidad por un tipo humilde que nunca nos iluminó con talento pero siempre se brindó por nuestro club con todo lo que tenía. Fue un gol con una carga emocional muy grande que luego se prolongó en un festejo alocado por todo el bosterío.

Ojalá que este domingo sea otra tarde de felicidad como esas grandes tardes de gloria.

Por: Charro

jueves, 18 de marzo de 2010

Que no sea un déjà vu


Ticketek desea pedirle disculpas a sus usuarios e informa que, por razones de fuerza mayor y ajenas a su control, aun no ha sido posible comenzar con el proceso de reserva de entradas para el partido Boca-River originalmente programado para las 10 am del día de la fecha. Ticketek está haciendo sus mejores esfuerzos para subsanar esta situación e informará a la brevedad posible el nuevo horario de lanzamiento de las reservas por Internet.

El nuevo horario sera comunicado a traves de esta misma página de Internet, por lo que les pedimos por favor esté atento a las novedades.Nuevamente les pedidmos disculpas, y reiteramos que las reservas solo se realizaran a traves del proceso previsto e informado por Internet, el cual podrás volver a revisar en nuestro sitio, ya que ni los puntos de venta de Ticketek ni su call center tienen la posibilidad de hacer estas reservas ni cuentan con las entradas disponibles.

Muchas gracias,
El Equipo de Ticketek


Esto sucedió el 17/04/2009, hoy los hinchas de River Plate sentimos que nada ha cambiado, la misma ansiedad, las informaciones cruzadas, las excusas en el trabajo, clavarse mirando una pantalla sin que pase nada, sentirse medio boludo...
El último párrafo de la disculpa de Ticketek fue mentira, al final las entradas se vendieron por teléfono. No veo como pero ojalá que hoy todo sea distinto.


Update: a las 12:02


¡Sí 12:02! y sin dudas nos toman por pelotudos. Primera gran mancha de la gestión de Passarella.

Por: Enrique

miércoles, 17 de marzo de 2010

No es un Burrito cualquiera

El último ídolo

No es fácil manejarse con un ídolo que está en sus últimos años. Viendo la experiencia histórica del club, son muy pocos los casos no conflictivos. Sacando alguno de los jugadores de la década del ‘90 y fines de los ‘80 que volvieron para terminar su carrera en el club y casos aislados como Bernabé Ferreyra que dejó el fútbol antes que alguien se lo pida, la mayoría de los jugadores no pudieron terminar su carrera en River Plate. Los tiempos eran distintos, la competencia era tan grande que cuando un jugador declinaba un poco su ingerencia en el equipo, era reemplazado por una nueva figura.

La realidad hoy es que ninguna figura reemplaza a Ortega pero también es real que últimamente su influencia en el juego dista mucho de ser la de hace unos años. Ortega está convencido en seguir jugando y pareciera que tanto Astrada como Passarella están convencidos que ya no está en condiciones de jugar en River Plate, seguramente el problema personal del Burrito es uno de los mayores detonantes de esta decisión. Hasta acá sería una lamentable situación en la que deberían poder acercarse las partes, pero en River nada es sencillo y se le van sumando ingredientes indeseables que arman un cóctel muy amargo.

Luego de su última recaída se molestó muchísimo ante la solicitud de ayuda por parte de gente de River a su familia para internarlo. Cada ser humano tiene su forma de ver las cosas y para el Burrito esto fue muy injusto, fue meter a su familia en los medios y meter a seres queridos en un problema que es de él. Este malestar se agravó con el correr de las semanas en las cuales se lo marginó siempre de la lista de concentrados.

El Burrito piensa que le están haciendo una cama, que no se condice la realidad con los dichos, ya no confía en un ex compañero y un ex técnico que siempre demostraron quererlo, se siente dolido y traicionado pensando que lo quieren retirar antes de tiempo.
En este sentido algo de razón no le falta a Ortega, en junio vence su contrato y si no es dentro de la cancha, ¿donde podría demostrar que aún tiene el nivel suficiente para ser jugador de la primera de River Plate?

Hacia el fin de semana pasado, se comentaba que el Burrito estaría convocado para el partido en la Bombonera pero con sus últimas actitudes parece haber firmado su despedida de River Plate. Todos soñamos con una última jugada mágica y de ser posible en la cancha de Boca. Todos lo queremos ver bien pero si no pone toda su energía en los entrenamientos, si no tiene un doble cuidado sobre su cuerpo veterano, se hace muy difícil.

Más allá del fútbol lo único que deseamos es verlo bien a él, es una persona joven con toda la vida por delante; los hinchas de River Plate le estaremos agradecidos por siempre.

Por: Charro / Enrique

martes, 16 de marzo de 2010

Hay entradas

Click en la imagen para agrandar

Durante la semana previa al superclásico se multiplican las ofertas de entradas a precios exorbitantes en Mercado Libre, aparecen los avisitos de los revendedores en los diarios Olé y Clarín (grandes hipócritas) y las ofertas de agencias de turismo que ofrecen paquetes a extranjeros que concurren a ver un espectáculo como si se tratase de una visita a un zoológico.

Si a lo anterior eso se le suma un método de venta de entradas demostradamente ineficaz e injusto como lo es Ticketek lentamente comenzamos a sentir impotencia y bronca de sabernos fuera del estadio de ante mano. Un gran desacierto de Passarella.

La imagen de arriba fue sacada de un sitio que ofrece paquetes turísticos que incluyen la entrada al partido. En este caso ofrecen populares de River a U$S 105 sin otro servicio adicional, o sea una reventa hecha y derecha. Las condiciones para comprarlas son adelantarles U$S 50 mediante pago por internet (PayPal) y luego el resto al momento de la entrega.

Por suerte dice que “no hay mucho disponible” (sic), pero a pesar de todo sigue habiendo una sarta de turros que tienen acceso a las entradas del partido más importante y las desvían a la reventa para que vaya cualquier pelotudo con unos dólares. Esto será muy difícil de desterrar, ya vivimos la avaricia de muchos, muchísimos socios en el canje para el clásico en el Monumental.

En la gestión anterior el desvío de entradas era burdo, si a River le entregaban 4.500 a la venta llegaban, y con suerte, solamente 1.000. Eso hizo que el valor de reventa se disparara y muchos se vean tentados a tratar de morder un poco, lo manejaba la dirigencia, colaboraba la barra y siempre aparecía algún que otro pelagatos que se arrastró todo el año para conseguir un par de entradas y luego ante la oportunidad es capaz de vender una de ellas (o las dos). Tenemos expectativa de semblantear como será el manejo de esta conducción, si la reventa de entradas será un mal endémico fogoneado desde arriba o si serán hechos aislados producto de pelagatos similares a los arriba descriptos.

En un posteo anterior escribí sobre el reparto previo entre dirigentes, filiales y agrupaciones. La proporción no puede exceder jamás el 15% porque sino el único que se perjudica cuando reducen las entradas de visitantes es el socio común. También debería ser obligatorio que aclaren cuantas entradas salen a la venta, así uno tiene la potestad para decidir si se toma o no la molestia de hacer el intento por conseguir algo. Pedir conocer cuantas se reparten previamente sería de una gran ingenuidad, pero sería lo que corresponde, al fin y al cabo las entradas se las entregan a River Plate y todos debiéramos tener los mismos derechos para adquirirlas.

Por: Enrique

Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti

¿Qué nombre le quiere poner? No se preocupe, ya tiene nombre y no cambia

Una de las noticias que levantó polvareda la semana pasada fue la de cambiarle el nombre al estadio de River Plate. Como siempre, la manipulación de los medios hace su trabajito. La idea obvia no es cambiar el nombre al estadio sino agregar el nombre de una empresa asociada. Es un negocio brillante de marketing que no es invento de Passarella ni de River Plate pero que lógicamente empieza en River porque es el único estadio digno de recibir una oferta millonaria y que cumpla los requisitos de semejante inversión.

Como cambiaría la opinión si los títulos de los diarios fueran “brillante jugada de marketing para recuperar al club de la crisis económica que le dejaron”. El manejo de los medios es atroz, esto es una práctica que da ingresos a muchísimos clubes de Europa (recuerdo estadios de Holanda, Alemania y otros lugares donde los estadios no le pertenecen solo al municipio). El estadio es un patrimonio fundamental del club (como lo es la camiseta, los colores identificatorios, el nombre…) y llegaron las empresas para ponerle precio a ese patrimonio e identificarse con esa grandeza y sentimiento. De la misma forma que en 1983 aproximadamente, llegó la oferta de “vinos maravilla” para ponerle el precio a la camiseta bostera, hoy llega la oferta por el estadio Monumental (supongo que no será tan vergonzoso como el vino maravilla).

¿Quien discute la publicidad en la camiseta? ¿Qué medio salió a destruir el nuevo negocio que surgió en la desesperación de los bosteros que estaban fundidos después de haber traído a Maradona? ¿Quién discutió la medida de Macri de hacer un contrato para que la bosta vista una tercera camiseta con camisetas que no se identificaban con la institución? Todas estas medidas hoy son ingresos fundamentales en las cajas de los clubes. Es imposible frenar el avance de la economía y del mercado global. Puede no gustarnos las medidas pero la inteligencia de la dirigencia está adecuar ese avance al deseo general. ¿Cuántas luchas debieron haber habido en la década del 80 cuando surgieron las primeras publicidades en la CAMISETA?. Estamos hablando de ponerle el nombre de otro a lo más sagrado, a lo que nos viste y nos identifica, era ponerle precio al sentimiento y a los colores. Una herejía que no recuerdo como fue tratado por los medios y los hinchas. Si alguno lo recuerdo le agradeceré que nos cuente.

Yo imagino que hace 80 años debió haber discusiones muy enfrentadas sobre mantener el espíritu amateur del fútbol o poner plata para que los jugadores jueguen bien al fútbol. Imagino la locura que se habrá despertado en los conservadores de esa época y la lucha encarnizada entre los grupos que apoyan la medida y quienes lo veían como algo herético.

Yo me puedo considerar tradicionalista desde lo simbólico. No me gusta la publicidad en la camiseta ni tener camisetas con colores raros que no tienen ninguna identificación con el club y hasta puedo ir más lejos, me parece una de las mejores jugadas de marketing, y poco explotadas, la edición de la camisa con la banda roja. Es un homenaje a nuestros primeros jugadores y dirigentes con una camisa que queda genial (como toda indumentaria millonaria) Esta es mi forma de sentir los colores pero no puedo eludir la modernización que sufre el deporte y el soporte económico que marca la diferencia entre las instituciones. De la misma forma que un club profesional como River se convirtió en el más grande del país, los clubes amateurs fueron desapareciendo. Los clubes que no tienen publicidad en la camiseta están disminuidos en la competencia con los otros equipos y quienes no aceptan ingresos de la televisación, terminan siendo derrotados. Hay medidas que son revolucionarias, traumáticas o innovadoras, estas ideas despiertan la ira de muchos pero no deben ser frenadas y normalmente, en una institución de avanzada como suele ser River Plate, la realidad que te mantendrá como el más grande vence por su propio peso.

Saliendo de este primer punto, todavía nos queda la inteligencia dirigencial en hacer el menor daño posible en toda la masa de hinchas de River. Como puso Eric en un comentario, habrá que leer muy bien el contrato y dejar en claro que NUESTRO estadio sigue llamándose ANTONIO VESPUCIO LIBERTI y popularmente es el MONUMENTAL DE NUÑEZ (más allá que no esté en Nuñez). A esto le podemos agregar el nombre que quieran y es fundamental que los colores institucionales de esa empresa sean rojo y blanco. Lo que debe quedar siempre en claro, es que el manejo de River Plate es de su dirigencia y del sentimiento de sus hinchas. Las instalaciones del club atlético River Plate nos pertenecen a los millones de hinchas que vibramos y sufrimos por estos colores y ningún dinero ni negocio empresarial podrá cambiar esto. Con agrado vi como en el museo de River Plate, los maniquíes dejaron de vestir solo la ropa de la selección, es hora que vistan nuestros colores y, si quieren, los de la selección también. El objetivo eterno de River Plate es ser el más grande y no traicionar el sentimiento, para ello a veces hay que hacer cosas nuevas que no caen bien en un principio pero son la solución a los desmanejos.

Creo que el mayor problema que presenta este negocio es que la mayoría de los clubes no podrán hacerlo. Pocos clubes tienen un estadio digno por el cual recibir este ingreso y por eso muchos tienen miedo. 40 millones de dólares pueden hacer la diferencia y muchos ya lo deben estar sufriendo, ojalá sirvan para sacarnos del desprestigio que nos dio el anterior gobierno. Sin embargo, hay algo que nadie podrá modificar y esto es la forma en que el hincha de River mencionará a su estadio. ¿Alguien piensa que le diremos vamos a ver a River al estadio XX? El estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti mantendrá este nombre porque mientras exista un hincha de River Plate, no habrá otra forma de llamarlo y por ello seguirá siendo la casa del más grande.

Salud al más grande, a su casa, a su manto sagrado y a sus colores

Por Charro.

lunes, 15 de marzo de 2010

Es emocionante volver a sumar de a 3

No somos ninguna maravilla pero que se repita esta alegría el próximo domingo


A esta altura no nos vamos a entusiasmar como si ganar 2 veces seguidas de local nos mostrara a un gran equipo pero está bueno disfrutar cuando todo sucede como ayer, al fin se dieron las cosas como para volver a tener una tarde con cierta alegría. Ayer tuvimos uno de esos partidos en que este River no puede dejar escapar puntos pero que todos sabíamos que igual nos iba a costar. Huracán, junto a Atlético Tucumán, Gimnasia, tal vez Tigre y Central, son los equipos más flojos del torneo y a la hora de los promedios del año que viene serán los rivales más directos. Este será el panorama con el que empezaremos en agosto el torneo apertura 2010. Todos imaginamos que se armará un buen equipo que peleará por el título y podremos decir por fin que nos habremos despertado de la pesadilla Aguilar, sin embargo, por ahora, la realidad es otra y el partido de ayer se debía ganar de cualquier forma.

Así se hizo, se ganó y se vieron varias cosas de las que venimos hablando cada vez que opinamos. River es una caldera en ebullición, antes de empezar el partido se cantaba por Ortega y se exigía que juegue pero un gol tempranero cambió el trajín que se dio en todo este torneo. Este fue el primer partido diferente, el que se pudo aprovechar para jugar con un poco más de tranquilidad.

El equipo está jugando a tener una estructura defensiva más cerrada y que no se descontrole, cuando se abre, los horrores defensivos terminan siendo un probable gol y entonces hoy el bloque es más seguro y los errores defensivos pueden subsanarse aunque sigue siendo un milagro terminar con el arco en 0. Yo insisto en que Ferrero, con serenidad, inteligencia, experiencia y personalidad está levantando el nivel de la defensa. No estoy hablando de Passarella/ Perfumo, pero por lo menos vemos que juegan cada pelota como si fuera la última, están poniendo la garra que define si te hacen o no un gol que puede ser decisivo. Ayer hubo un caso típico, Vega ya estaba fuera de una jugada, un delantero de Huracán tenía la pelota en el aire con todo el arco a disposición y apareció un jugador tirándose a los pies y logró que la pelota rebotara en su pierna y se fuera al corner. Creo que esa jugada en casi todos los partidos de los últimos 2 años hubiera terminado en la red de nuestro arco.

Otra cosa que me parece que quedó claro es que nos cuesta dar vuelta un resultado o ir a buscarlo y que jugamos muy diferente cuando empezamos ganando el partido. Cuando dicen que es llorar que un árbitro no cobre un claro penal estando 0 a 0, no justifica nada pero es necesario exigir lo que corresponde y no regalar lo que es fundamental para este equipo. La realidad es que este equipo no es superior a otros y tiene como gran defecto la incapacidad para buscar el arco rival, entonces hay que primerear con el gol y no podemos permitir que nos impidan hacerlo cuando lícitamente se generó una situación de gol en el partido. Ayer empujamos y aprovechamos un error rival, en otros partidos deberíamos haber tenido un penal a favor. La realidad es que necesitamos cada cosa que se genera porque no generamos mucho.

Ayer, a mi modo de ver, esto es absolutamente subjetivo, la gente volvió a inclinar la cancha dándole ánimo al equipo. Para mi no es casual que el momento más difícil y cuando más ríspido se hizo el partido coincidió con el momento en que el público de todo el estadio enloqueció. Ayer había unos 40 mil hinchas de River y durante el primer tiempo solo una parte estuvo con ánimo de cantar. Parece el cuento del huevo y la gallina, el equipo no responde y el público... el aliento siempre está y la respuesta desde el campo no siempre es buena pero es diferente cuando todo el estadio ensordece al rival.

También podríamos hablar de la media cancha. Queda claro que hay otras alternativas a Barrado/Abelairas, y queda claro que es necesario jugar con otros jugadores. Tampoco es fácil jugar con Gallardo, lo sigo viendo como un jugador distinto, tiene una velocidad totalmente diferente al resto. Mentalmente es muchísimo más veloz, de los pocos que rápidamente cambian la dirección de la pelota y que desconcierta y exige al rival pero al mismo tiempo es físicamente más lento que cualquier jugador del fútbol argentino. Si fuera más rápido, River tendría unas 5 oportunidades más de gol por partido pero así y jugando bien, le sigue sirviendo al equipo. La pregunta es, cuantos minutos aguanta dentro de la cancha a un ritmo razonable.

Ayer fue una tarde en que vi por fin a otro jugador haciendo un buen cabezazo en el área. Exceptuando a Falcao y Funes Mori, no recuerdo un jugador que sepa saltar y empujar la pelota con la cabeza. En alguna parte de las inferiores se olvidaron de ese capítulo, no saben saltar ni ir a buscar el balón en el aire, ni cuanto saltar, ni ubicar el cuerpo ni mover la cabeza para dirigir el balón hacia el arco. Canales ayer lo hizo correctamente.

Para finalizar, creo que hay ciertas cosas con las que todos coincidiremos. El equipo no juega lindo, no juega bien, no es una maravilla, no es superior a nadie, seguimos peleando en la mitad de la tabla, cada domingo es un sufrimiento ver que estamos en una aletargada mediocridad, en lugar de darle miedo al rival nos da miedo a los hinchas, ganamos sin que sobre nada, termina el partido y se escucha a técnicos y jugadores de ambos equipos y pareciera que hubo 2 partidos con una diferencia abismal entre ambos pero se ganó cortando clavos porque el rival tiene más defectos que nosotros y salvo excepciones, jugaron muy mal, ahora todos esperamos que llegue rápidamente junio y que se haga el recambio, todos respiramos y alegramos cuando este equipo suma de a 3, cada partido ganado parece milagroso pero ahí estamos. Gritamos, alentamos, nos enfurecemos y hoy ya estamos esperando averiguar como se conseguirán las entradas para el domingo que viene. Que después me discutan donde está el sentimiento.

Esto es River Plate, hoy. Sigamos avanzando para volver a ser quienes debemos ser y disfrutemos cada victoria.

Por Charro.

viernes, 12 de marzo de 2010

Instrucciones para sacar una entrada

¡Ni se les ocurra! encima con esos colores lamentables

El siguiente posteo no intenta ser un homenaje Cortázar ni mucho menos, soy incapaz de escribir algo medianamente respetable que le haga honor al gran Julio. Se trata solamente de nuestras consideraciones sobre la manera más simple y justa para la organización de la venta de entradas en los partidos de visitantes, queríamos discutirlo especialmente a una semana del superclásico.

Por mucho tiempo la mecánica para conseguir entradas para el superclásico era simple, había que acercarse al club a eso de las 4 / 5 a.m. hacer la cola, soportar los grupos que llegaban sobre la hora del inicio de la venta con la intención de colarse pero al final cada uno se iba siempre con su entrada a trabajar.

La situación cambió a partir de la decisión de Boca de cederle a River Plate solo una bandeja. Los que entendimos que a partir de ese momento conseguir las entradas iba a ser mucho más complicado no tuvimos grandes inconvenientes en un principio. Fue simple, en vez de ir a la madrugada fuimos luego de cenar directo a la cancha. Además nos encontramos con una organización brillante (sí aunque parezca ciencia ficción). Se hacía una cola y luego se ingresaba a un sector vallado (para evitar los colados) y allí corroboraban el carnet para la entrega de un número, que se utilizaría luego para canjear la entrada. Obviamente se entregaban tantos números como entradas disponibles. A los que habíamos conseguido el número nos hicieron pasar al playón del club, los que quedaron afuera y a los que seguían llegando se les avisaba que no quedaban más entradas. Todo esto durante la noche.

Al año siguiente se hizo lo mismo pero con una mejoría, en vez de hacernos esperar en el playón lo hicimos dentro de la Sívori Baja y con los televisores encendidos. River Plate año verde (?), hasta que llegó el aguilarismo explícito con su lema: si algo anda mal dejalo así y a lo que funciona hacelo bosta, e introdujeron el inefable curro de Ticketek.

No voy a ahondar demasiado en el tema Ticketek, es un método totalmente injusto y que ha fracasado sistemáticamente cada vez que se lo utilizó. No creo que alguien en su sano juicio tenga intenciones de reflotarlo.

Otro tema ríspido en partidos con escasa disponibilidad de entradas, es la repartija previa entre dirigentes, agrupaciones y filiales. Considero que separar un 15% de las entradas es correcto, el resto todas a la venta. Si Boca nos entrega 4.500 entradas separar 675 me parece adecuado, hasta hace poco la proporción era inversamente proporcional.

Para la cola, el lugar debe estar vallado para evitar los colados, los golpes y agilizar el flujo de gente, nótese la diferencia entre la primera y la segunda imagen.

ya está, conseguimos seguro

¡puta madre, que quilombo!

Cada socio presentando su carnet está habilitado para comprar la entrada. Se puede aplicar eso que un socio pueda comprar 2 entradas presentando otro carnet dependiendo la importancia y la demanda del partido.

mostrando el carnet

entradas por ventanilla, algunos nunca vieron una...

ya está, ni reventa, mercado libre, mangueo o Ticketek

Por: Enrique

jueves, 11 de marzo de 2010

Errare humanum est

Hasta este posteo puede estar errado...

Mi visión respecto al Enzo difiere bastante con la visión de Enrique. Probablemente él tiene mayor capacidad para despegar al ídolo futbolístico de la persona. Nuestra visión respecto a las reacciones y acciones del uruguayo difieren bastante pero no hay forma de no reconocer, como lo hice cuando salió a hablar Ramón Díaz, que Enzo se equivocó al responderle al Pelado. Poner a River Plate en los comentarios de todos, distraer a hinchas, dirigentes y jugadores del principal problema para ver como se tiran de los pelos nuestros mayores ídolos no es inteligente por parte de 2 personas que conocen muy bien el mundo River.

Voy a pasar por distintas actitudes tomadas por Enzo a través de estos años de ex jugador. Primero se tomó un tiempo para alejarse del mundo del fútbol y de River Plate en particular. Todos hablan de la dificultad de un jugador de abandonar su carrera a los 35 años y tener que cambiar todos sus hábitos de vida. Enzo lo hizo y para ello necesitó un tiempo, cuando consideró que podría tomarse un tiempo y decidió acercarse se encontró con un chanta y manipulador con el cual tenía demasiadas discrepancias. Otra vez actuó como corresponde a mi modesto entender.

Una vez que se enteró que se retiraba Aguilar, decidió tomar partido por quien consideró lo mejor para River Plate. Se jugó por un proyecto y por el lugar que le daban en él. Según él dice ahora, lo más importante es poner plata para salir del pozo. En estas elecciones había 2 candidatos que tenían plata para salir de abajo. Se jugó por D’Onofrio porque confió en él y se pusieron de acuerdo en lo que querían. El tema es que se puso de acuerdo con él y seguramente pecó de ingenuidad política, cuando le empezaron a caer los muertos políticos, cuando las tranzas superaron sus ideales, fue momento de replantearse los apoyos. Las últimas seguramente lo encontraron en esa meditación y la última semana debieron colmar el vaso. Se tragó el sapo de Santilli en pos de su deseo pero cuando entendió quien tendría el poder, ya no quiso que todo River Plate se tragara el sapo. Creo que no se animó a cagar a mucha gente que apostó por él en el proyecto ya empezado y finalmente sea alejó el último día para no ser contraproducente al estar con cara de culo durante todo el día eleccionario.

Esta última actitud le granjeó el odio generalizado en las huestes de D’Onofrio, nunca se lo perdonarán por más que es culpa de ellos y no de Enzo. Ahora deberá lidiar con esto y por eso imagino que salió a defender a un amigo al que se le había opuesto injustamente un peso pesado. Ahora por lo menos la “pelea” es entre 2 pesos pesados.

No se cuanto es fantasía para defender al ídolo y cuanto será verdad pero es solo un poco de historia para llegar a nuestros días. Insisto en que esto es un gran error, es darle otra herida al corazón maltratado del hincha de River Plate. Esto es como la pelea del padre y la madre que se quieren divorciar y terminan preguntándole al chico a quien quiere más o con quien se quiere ir a vivir. No hay necesidad.

El toque final lo tiene hacia Passarella. Está conciliador y no quiere poner ruedas en el camino del nuevo presidente al que debe conocer bastante bien. Se distancia por la forma diferente de ver la vida, sin dudas no son amigos pero no creo que haya un problema tan grande entre ellos como para impedir la ayuda de uno al otro en caso de ser necesario y estando River Plate de por medio, pero Passarella se mandó una cagada que provocó la reacción del Príncipe y esto puede complicar mucho la relación entre ambos.

Según dicen la voces del club. Mario Argenta fue el creador de la liga senior. A causa de su relación con varios jugadores, logró juntarlos y comenzaron a armar algunos partidos. Una cosa llevó a otra y logró que otros clubes también armaran su equipo. Según dicen, Argenta llevó adelante todo esto sin mucho apoyo del club y por eso tuvo que hasta lavar personalmente la indumentaria de los jugadores, conseguír el traslado del equipo o conseguír algún canje. Por suerte el torneo fue creciendo y ya hay hasta una liga con el sponsoreo de TyC. Este dirigente que actuó solo por amor a River Plate y a sus glorias fue despedido por Passarella. Argenta es vocal suplente por la oposición y se supone que la retirada de Francéscoli tiene relación a este hecho.

Sea o no cierto lo contado anteriormente, la reacción del Príncipe es retirarse del equipo de veteranos. Según información del Olé, varios jugadores seguirían sus pasos. Yo digo que esta actitud es correcta. Hay que ser solidario y agradecido con alguien que pone toda su voluntad en beneficio de River Plate. Creo que Passarella mete la pata al echar a esta persona, es un lugar donde difícilmente haya negociados, es comprar gratuitamente otro conflicto. De todas formas tampoco hablaré sobre el Kaiser en este posteo, como siempre se dice, quien actúa comete errores; es mejor errar por acción que por omisión.

Errare humanum est y el Kaiser, Alonso, el Príncipe y el Pelado son bien humanos, aunque muchas tardes, en el Monumental nos hicieron creer que eran super heróes del Olimpo. Los ídolos actuaron en el verde césped y al salir de ahí pareciera que perdieron su capacidad de encantamiento. Ahora son mortales que se equivocan como cualquier otro pero serán perdonados muchas más veces que otros gracias al recuerdo y la adoración que muchos guardamos de ellos.

Por: Charro

Enzo, Ramón, el dinero y las ideas

Eramos tan felices...

¿No les resultan llamativas las últimas declaraciones del Enzo?

El uruguayo siempre nos tuvo acostumbrados a la mesura pero volvió al centro de la escena primero lanzándose contra Ramón Díaz y luego de forma velada y a mi gusto derrapando, contra la gestión de Passarella .

"Ramón Díaz siempre se postula cuando las cosas están mal" sin eufemismos ni medias tintas el Príncipe ataca al Pelado para cobijar a su amigo Astrada ante las inoportunas declaraciones del primero. Aquí, no hay mucha tela para cortar, salvo que un enfrentamiento que por años estuvo tapado sale a la superficie y el que rompió la diplomacia fue Enzo.

Al día siguiente en una nota a Canchallena incurrió, a mi gusto, en una enorme contradicción al priorizar la importancia del dinero casi exclusivamente por sobre los proyectos y las ideas en la conducción de una institución.

Enzo, en una especie de consejo / palo a la actual conducción dice “La nueva gestión va a necesitar no sólo un proyecto, sino mucho dinero. Porque a River no lo arregla una buena idea; sólo se arregla con plata”

Pero, como digo más arriba, incurre en una enorme contradicción porque cuando se refiere a la fallida gestión de Aguilar, destaca que el principal problema que tuvo fue justamente la falta de proyectos e ideas. Carencia que la condujo a tomar decisiones erradas permanentemente. Enzo dice “el hincha […] ha llenado las canchas sin ninguna propuesta. Creo que la realidad es que quienes condujeron el club últimamente no han tenido decisiones acertadas. No se han dado cuenta de que la suma de decisiones desacertadas llevó a esto.”

Esto mismo lo aceptó y sin ponerse colorado, el ex vicepresidente Julio Macchi cuando declaró “creímos que River se regenera solo y sale para adelante”, desnudando una falta de proyecto e ideas que hubiesen merecido algo cercano al linchamiento.

Pero volviendo a Enzo, con su frase sobre la necesidad exclusiva del dinero demuestra el modelo de club que proponía D’Onofrio y que él acompaño hasta casi el final. Instituciones vaciadas de proyectos totalmente dependientes de financistas, quienes obtienen enormes beneficios a costa de clubes empobrecidos y despojados de recursos.

Fuente: Canchallena (acá y acá)

Por: Enrique