"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

lunes, 9 de septiembre de 2013

Feliz semana para todos...

La culminación de un gol que todos recordaremos...

¡Por fin un domingo con una hermosa sonrisa dibujada en cada hincha millonario! No es para creerse que las cosas cambiaron drásticamente pero al menos el final es el soñado para cada fin de semana. Llegar al Monumental con la tranquilidad de haber pasado una instancia de una copa internacional eliminando a los cuervos y luego ver 3 goles de pibes de las inferiores (encima uno hermosísimo) haciéndoselos a un arquero bostero, ver a un desagradecido jugador que tiene una carrera acabada y escuchar que a los bosteros le hacen 3 goles, arman un hermoso y soñado domingo que nos dibujará la sonrisa durante buena parte de la semana.

Creo que todos estamos felices y esto dará tiempo para que Ramón prepare al equipo para otra semana muy embromada (jugar con el difícil escolta Arsenal en Sarandí y luego a los ecuatorianos en un escondido pueblo de montaña). Nosotros, ajenos a ese futuro complicado, seguiremos con la sonrisa que tanto tiempo tardó en dibujarse. Es tan grande la sonrisa, no por como se logró sino porque le pone fin a muchas tardes amargas o tensas y nos devuelve a la posibilidad de soñar con un título. Así como el jueves hubo un desahogo, hoy sentimos ese desahogo y el relajo de no tener el abatimiento sobre los hombros. A las últimas horas de ayer las definiría como esas películas de domingo a la tarde cuando uno está en casa aburrido y prende la TV y se encuentra con una peli empezada y ya vista varias veces, uno sabe que no es muy buena y que será una agradable forma de ¨pasar¨ la tarde, no es demasiado atractiva pero atrae por la acción, la diversión o por melosa y al final te deja una sonrisita cómplice.
Andrada buscó siempre y complicó a los defensores rivales

Ayer fue un buen día para ir a la cancha, buen horario, lindo clima... lástima que la dirigencia sigue sin querer tener la cancha llena (la popular visitante y las plateas altas de reventa no estaban llenas). Las adyacencias estaban llenas de pasacalles, propagandas (¿empezó la campaña en serio?) y mucha gente ¨trabajando¨ por quien esperan que gane en diciembre. Obviamente que también estaba lleno de policías, de vallados inexplicables y un, cada vez más numeroso, ¨ejército¨ de seguridad privada (dentro del estadio pasan el centenar).

La previa nos encontró otra vez con un equipo con Mercado de lateral, los pibes adelante (Lanzini, Simeone y Andrada) y la vuelta de Ponzio como 5 solitario. Si alguno tenía mucha fe con esta formación, los primeros 45 minutos lo devolvieron a la realidad. River Plate no tuvo jugadas de gol y Tigre se defendió como pocos, ni siquiera tuvo intenciones de atacar o esperar el error del rival. El primer tiempo fue horrible porque uno no pudo y el otro no quiso (algo muy habitual en nuestros últimos años) pero agravado porque el que no pudo estuvo timorato y el que no quiso prefirió arrinconarse en su campo. Tener paciencia en estos tiempos es una gran virtud (nuestro equipo suele tener esa característica) pero al mismo tiempo se puede caer en el pecado de la intrascendencia (donde también caemos muy habitualmente). Con una línea defensiva de 5 jugadores sobre la línea del área grande y otra de 4 jugadores cerca de la primera, resulta útil y productivo mover la pelota horizontalmente para encontrar el hueco, el problema se suscita cuando por fin se encuntra el lugar por donde romper la primera línea defensiva y en lugar de intentar penetrar la segunda, se vuelve para atrás a empezar todo nuevamente. Nos cuesta horrores romper la línea defensiva porque no hay un gambeteador ni un estratega con pases perfectos entre líneas ni sociedades de toques rápidos. Así pasó un primer tiempo en que Carbonero insinuó estar despierto, Andrada estuvo muy movedizo y Balanta empujó desde atrás. Demasiado poco, demasiado repetido, demasiado peligroso.
Simeone marcó el primer gol en un partido oficial, ojalá festeje muchísimos más con nuestra camiseta

El segundo tiempo fue muy distinto. Primero nos encontramos con la pésima noticia que no entró el colombiano y su lugar fue ocupado por Bottinelli (¿hay algo más torpe que abuchear a un jugador antes de tocar la primera pelota? ¿qué se consigue? una vez que lo pone el DT a jugar sólo puede beneficiar o perjudicar al equipo, ¿para qué buscar desinflarlo o ponerlo nervioso? ¿qué buscamos? ¿qué tenga un mal partido para demostrar que teníamos razón?), Tigre pareció arriesgarse un poco con un primer ataque pero por fortuna, Lanzini hizo una gran jugada (la inició en campo millonario y la llevó hasta el área entre todos los defensores de Tigre hasta definir perfectamente ante la salida del arquero). En ese momento el partido se abrió un poco, lo suficiente para que River Plate aprovechara y por primera vez fuera efectivo (con algo de buena suerte). Un gol de Gio y otro de Lanzini (al quedarle servida la pelota delante del arco por un rebote que dio el arquero ante un tiro de Andrada) clausuraron el partido. No fue cerrado por la seguridad que irradiaba River Plate sino porque Tigre decidió no salir (no quiso arriesgarse a que le hicieran más goles). Tan cómodo se hizo el trámite que hasta nos dimos el lujo (?) de tener el sector izquierdo defendido por Bottinelli, Rojas y Ferreyra (por derecha estaban Maidana, Mercado y Carbonero...).
Esta vez Carbonero no desentonó, ojalá marque su remontada, es necesario

Es cierto que el gol antes del minuto del segundo tiempo cambió todo pero hay que reconocer que River Plate cambió la cara. Maidana se sigue mostrando seguro y regular (debe ser de los pocos que juega siempre 6 o 7 puntos, no sobresale pero tampoco complica), Carbonero puso muchas ganas (molestó mucho defendiendo, presionó bien, se mostró, con la pelota fue desordenado pero al menos intentó), Balanta había empujado desde atrás (la personalidad del pibe es muy importante) y daba seguridad en el fondo pero el ingreso de Bottinelli mantuvo esa tranquilidad defensiva (Ramón se inclinó por otro zurdo para marcar esa zona en lugar de elegir a Pezzella), Barovero está en un nivel excelso (tuvo solo una jugada de riesgo pero fue increíble como logró salvar la situación, cada día se muestra más seguro y dueño del arco, no es de extrañar que los hinchas le regalaran otra ovación), Andrada y Gio presionaron (Andrada se mueve mejor y busca mucho el balón, se siente muy cómodo en la primera millonaria), Lanzini fue punzante y rompió la defensa rival y Rojas fue una constante rueda de auxilio cuando Vangioni subía o Ponzio se iba a la derecha a ayudar a Carbonero. Uno nunca sabe si el nivel es debido al flojo rival o al buen nivel propio pero lo que todos sabemos es que muchas veces no encontramos respuestas para estos equipos flojos y ayer las encontramos.
El grito, el aliento, el manto sagrado, los pibes del club y 3 goles para volver a creer

Se viene una semana de trabajo tranquilo y relajado (esperemos que, como corresponde, nos dejen jugar el sábado frente a Arsenal) donde los jugadores deberán aprovechar para recuperarse, descansar para el largo viaje de la semana próxima y esperar que Teo y Fabbro vuelvan enchufados y más efectivos... ¡¡¡feliz semana para todos!!!

Por Charro.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que pasó ayer hubiese pasado hace dos domingos atrás si River hubiese destrabado el partido primero.

Todo el resto, antes y despues de los goles, fue igual, posesión casi intrascendente, poca proyección por los costados, mucho choque con el rival.

Por lo menos ahora se sumó de a 3.

Bien Andrada, Barovero (otra vez) y Lanzini. Esperemos que sea el comienzo de la levantada.

Saludos
Aledb

Nico dijo...

Totalmente de acuerdo con Aledb. Contra Colon fue idéntico el planteo, pero al no poder abrir el marcador primero, el resultado fue otro.

Igualmente, rescato la leve levantada de Carbonero (en relación a sus actuaciones pasadas) y la labor, casi invisible, de Rojas (que tiene un ritmo cansino, a veces exaspera, pero está rindiendo más).

De los de adelante, creo que el mejor fue el que no hizo ningún gol: Andrada. Merece acompañar a Teo de titular.

Comparto con Charro que la victoria "tranquiliza" un ambiente que pintaba lluvioso.

Falta mejorar mucho, pero qué mejor que ganando.

Saludos,
@nicolinov

Hernan Dardes dijo...

Yo rescato varias cosas, sin exagerar, pero que (aún en ese primer tiempo flojo) valen destacar:
- Se volvió a la linea de 3 con las que Ramón diseñó el equipo en la pretemporada. Rojas se cerró, Vancioni jugó más adelantado y junto con Carbonera abrieron bien la cancha
- Ponzio (que para mí fue de mayor a menor, mientras el partido fue partido, después del tercero no cuenta) recuperó algo de lo que se espera de él
- Carbonero empezó a decidirse a ir más, estuve más firme incluso a la hora de trabar y recuperar
- Andrada y su movilidad hace que Simeone no está solo tan entregado con los centrales contrarios. Y el cholito le tuvo menos miedo al roce, raspó, usó más el cuerpo que otras veces.

Faltó profundidad, es cierto. Pero en algún momento se tenía que abrir el partido contra un equipo tan defensivo. Vale lo de Lanzini que no se conformó con la amarilla para el 5 que lo sujetaba, y decidió no tirarse y seguir. Y me hubiera hustado que el cabezazo de Carbonero vaya adentro para que termine de dejar atrás los temores.

El Olimpia de Julio Ricardo terminó por redondear la noche.

Anónimo dijo...

Despues diganme que les parece la jugada del segundo gol de River, el del Cholito, para mí debió ser anulado, más alla que la tocara el de Tigre, porque aprovecha la posición para definir después de un rebote de un rival. Ahora es así, antes era debía ser una pelota jugada atrás adrede. Me parece una barbaridad. Si esta jugada nos pasa en contra durante el clásico voy a putearlos toda la vida.

Saludos
Aledb

Anónimo dijo...

Los errores árbitrales a favor de River se pagan caros. Recuerdo que en torneos anteriores se equivocaban una vez a favor y treinta en contra; pero los medios focalizaban que se equivocaban para ambos lados. Y lo peor: los errores arbitrales a favor de River no cambiaban sustancialmente los resultados (puntos) en cambio los errores en contra, sí. Sin ir mas lejos: contra Gimnasia, contra Godoy Cruz, contra Colòn y contra CASLA los errores del àrbitro influyeron directamente en el resultado de cada uno de esos partidos (y todos en contra de River). Por otra parte: NO ME GUSTA LA LINEA DE TRES! Me gusta la garra de Simeone y la forma de jugar de Andrada.
FRANCISCO SEGUNDO

Anónimo dijo...

CASELI+BRAVO+CALVARI+QUINTAS+PEÑA ARIEL ORTEGA+RONCAGLIOLO+TRAVERSONE+AVILA+TRILLO+GROSSO+RISO+CUIÑA+DAVICCE+ADRIAN ROUSSEAU+CLANDESTINO

VAMOS TODOS UNIDOS VAMOS NO NOS QUEDEMOS!!

Anónimo dijo...

¿Ahora se enteraron que los Urueña son unos traidores?

A chuparla y joderse. Se arreglo fácil.

La vida x los colores