"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

domingo, 15 de mayo de 2016

Adiós con pena, con gloria, con amor y agradecimiento

La despedida de 2 jugadores que dejaron huella en el hincha

Varias veces nos decretaron el fin de ciclo. Fue tan doloroso el ciclo previo, tan bajo nos hicieron caer, que la subida nos hizo muy felices y nos volvió a dar la gloria que sentíamos lejana. Tanto dolor se contrapuso con una extraordinaria felicidad. Un título nacional con un penal atajado al último minuto, otro internacional eliminando a los bosteros, luego la suma de títulos internacionales hasta terminar con otra eliminación a los bosteros en la copa Libertadores. Un ciclo glorioso y de enorme felicidad que algunos lo dieron por terminado (los ramonistas extremos) con el alejamiento de Ramón, Ledesma, Carbonero, Chichizola y algunos otros, los más severos lo empezaron a decir después de esos 5 o 6 partidos en que River Plate fue una aplanadora de juego y presión (a pesar de que luego vendrían todos los títulos internacionales), otros decidieron decirlo cuando volvimos de Japón con la copa Suruga, otros lo pensaron luego de las ventas/alejamiento de Rojas, Teo, FM6, Pezzella, Cavenaghi y la confirmación de ¨huída¨ de Sanchez, Kranevitter y finalmente otros la decretaron una vez perdida la copa del mundo y la ratificación (más allá de la posterior manipulación del periodismo partidario) de salida de Barovero y Vangioni (a las que imagino que probablemente se sume Pisculichi y algún/os defensor/es). De aquel ciclo glorioso solo quedan Mercado, Maidana, Ponzio (no es poco para armar una base) y el técnico (lo cual puede indicar que si no hay un cambio de rumbo, varios podrían señalar el fin de ciclo en otro momento).
Alario logró armar situaciones de gol pero no las pudo definir

Más allá de lo que queda, lo cierto es que no somos capaces de darle un punto final a esta etapa gloriosa porque no hubo un recambio gradual sino una sangría permanente en medio de un agradecimiento gigantesco hacia todos los que fueron quedando y entregando lo mismo de siempre. Esta sangría se fue notando primero en el juego (los últimos partidos que nos llevaron al título de la sudamericana se obtuvo por convencimiento y goles de defensores más que por juego y de la copa Libertadores podría decirse algo similar, solo que además se aprovechó el ímpetu que le dieron las llegadas de Viudez y Alario) y luego se vieron en los resultados (sistemáticamente fuimos cayendo en los distintos torneos pero siempre teníamos como excusa el torneo siguiente) y en la salida de distintos jugadores. Este es el primer semestre sin títulos desde la consagración con Ramón y ya casi no queda nada del plantel campeón.
¿Le habrá quedado la posta a Batalla? Ojalá pueda asentarse y darnos muchas alegrías

Sabiendo esto, el público ayer fue a despedir a Barovero y Vangioni. Además de despedir a uno de los capitanes de este ciclo, se despidió a 2 referentes y símbolos de ese plantel. Vangioni demostró más de una vez como exponía su cuerpo y que entregaba hasta el último suspiro sin preguntarse cuando ni donde, armaron con FM6 una pareja con una entrega y una mentalidad muy especial que se ganaron el corazón del hincha. Tenían errores (muchos más que Mercado y Maidana), eran más explosivos, no tenían la sobriedad del resto de los defensores pero era imposible no amarlos. En el arco, Barovero tuvo un estilo diferente, nunca dio la imagen de gran arquero y mucho menos hizo declaraciones para agrandar lo que hacía en el arco. La imagen del arquero se armó a base de resultados y no se fue ganando el corazón del hincha por sus inimaginables voladas sino por impedir con movimientos cortos los seguros gritos de gol rivales. Tanto Barovero como Vangioni dejaron todo en la cancha y eso fue a agradecer el hincha.
El emotivo abrazo final. Ambos sintieron el momento

El público llegó en cantidad apesar de no jugarse nada (una muestra de que este ciclo glorioso terminó y debe empezar otro) y con la principal intención de despedirse y agradecer a 2 jugadores amados. Quedó claro desde el momento que Barovero salió a precalentar y se acentuó desde que comenzó el partido (cada vez que la pelota iba hacia el arquero, los hinchas aplaudían). 

El partido fue lo esperable, casi un justificativo para despedir a los jugadores más que un partido importante para sumar puntos (especialmente pensando que estamos muy cerca del maléfico y espinoso último puesto). Fue más de lo mismo, un equipo dependiente de un jugador como D´Alessandro. La idea de presionar, de salir rápido, de tomar al rival mal parado, de abrir el ataque por los costados, de estar bien parados en defensa pero sin la suficiente agresividad, sin la habilidad para desequilibrar, sin peligrosidad en las áreas, sin velocidad. Lo rescatable de este panorama negro es que el rival (un equipo de Alfaro) no lastimó (no sabremos si es por mérito de River Plate o por lo malo que es el rival) y que solo falta una fecha para terminar el torneo y barajar con jugadores nuevos.
Alonso peleando en el área...

Barovero tuvo un partido tranquilo. Maidana y Balanta no cometieron muchos errores (algo erráticos con la pelota) y Mercado y Casco jugaron más en ataque que en defensa (demasiado retrasado el rival). Casco subió mucho pero esperemos que se afiancen las duplas de Mayada/Mercado y Fernandez/Casco para cubrir el ataque/defensa cuando tienen mucho campo para subir y bajar (a veces se desacoplan y pierden la visión de juego rival). En el medio, Mayada es un jugador cuando juega con D´Alessandro y otro sin él, tiene sacrificio pero necesita a alguien al lado que aproveche su velocidad. Ponzio jugando solo y en grandes espacios suele recurrir demasiado a las infracciones (con equipos que no atacan y dependen de los centros puede ser peligroso) y Fernandez está esperando que se termine este torneo para empezar de nuevo (¿habrá terminado su adaptación a un equipo como River Plate?), aunque esta vez estuvo mucho más participativo y atento al juego. Adelante, el Pity volvió a estar discontinuo pero las pocas veces que se enciende lleva peligro, Alonso hizo un buen gol y cumplió con su habitual estilo de pivoteador y Alario volvió a mostrar esa capacidad para armar peligro (muy buenos movimientos que lamentablemente no terminaron en gol, se mereció marcar alguno). 
La despedida de sus compañeros. El arquero se lo ganó...

En el segundo tiempo ingresó Andrade por Mayada (volvieron a darle minutos y no defraudó, algún enganche y atrevimiento, eso que le falta tanto al equipo) y luego llegó el tiempo para los festejos. Ingresó Vangioni por Mercado para ser ovacionado y sobre el final del partido Gallardo lo sacó a Barovero para que sienta el amor del público (lo reemplazó Batalla quien al final del partido escuchó a Gallardo diciendo que él será el futuro arquero del equipo). El abrazo con todos y una despedida inolvidable (esa que no tuvo Gallardo y que tal vez tampoco tenga Pisculichi). La emoción generalizada mientras se iba, el abrazo eterno y emocionado con el técnico y al finalizar el partido fue momento para que tanto Barovero como Vangioni dejaran sus impresiones a través de las cámaras. Una noche para el recuerdo y para la felicidad del hincha.

Por Charro.

5 comentarios:

Marcelo (Cole es de RIVER ) dijo...

Gente
mi agradecimiento a Trapito y al Piri, por todo lo aportado para engrandecer al club que amamos.
Saludos!

Ezequiel C. dijo...

Gracias Barovero, gracias Vangioni (y gracias Charro)

Agustín Ovejero dijo...

Sin haber visto el partido (sigo rugby también y pensaba que iba después de Jaguares) lo único que puedo decir es que despedirse con una victoria en casa no pudo haber mejor circunstancia.

Gracias a Trapito, un portero a la altura del arco riverplatense y también de la historia (un acierto de Almeyda y de DAP), junto con Maidana y Ponzio de los que sobrevivieron la etapa del Nacional para resucitar a River.
Gracias al Piri, desde hace rato que no teníamos un lateral izquierdo de tanto despliegue y encare (si, también un regalo de DAP)

Ciclo ultrarecontraterminado... Espero que la refundación vuelva a este River bien desde la cabeza y desde el fútbol!

Anónimo dijo...

Por lo menos se ganó...tres puntos son siempre bienvenidos.

Gracias a todos los muchachos que aportaron a hacernos un poquito más grande y se están yendo, en estos casos Trapito y Piri. Chas Gracias, en serio.

Me apena que Piscu no haya tenido esta caricia, tambien lo merecía.

Saludos
Aledb

ML dijo...

Yo también les agradeceré de por vida, pero para mi primero está River, y estos 2 muchachos se van siendo campeones y sin dejarle un centavo al club. Malos dirigentes, regalan lo que no es suyo.