"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

domingo, 21 de agosto de 2016

Esperando que llegue el fútbol...

Calculó mal por la altura (?). Batalla no transmitió seguridad pero mantuvo el arco en 0.

Se jugó la primera final de la recopa sudamericana 2015 (campeones de Sudamericana y Libertadores del año pasado, podría decirse que están un poco atrasados y que el único objetivo es sumar plata y copas/prestigio porque este equipo nada tiene que ver con el campeón) y River Plate debió viajar a la altura de Bogotá. Mientras seguimos esperando que se decidan a iniciar el próximo campeonato de fútbol argentino (o que lo terminen de destrozar para poder hacer lo que se les antoja con los restos), también seguimos esperando que el nuevo equipo de Gallardo pueda desplegar algo de fútbol. Está claro que armar un nuevo equipo no es fácil y que hay que encontrarle el mejor sistema de juego para los juegadores que llegaron, los jugadores deberán acostumbrarse a lo que implica vestir la camiseta millonaria y sus presiones, deberán experimentar distintas situaciones, deberán formar el grupo cerrado y ganador... todo lleva tiempo.

River vuelve a ser River fue un buen eslogan para recordar que River Plate debe tener un equipo que este peleando todos los títulos pero lamentablemente se olvidaron de la premisa que funcionó hasta los años 80. Hasta esa década los equipos eran reforzados comprando un par de figuras del torneo anterior y otro par de jugadores de las divisiones inferiores, en los 90 con el ansia o la necesidad de vender (y morder dólares en el 1 a 1), nos salvamos con un par de camadas de las divisiones inferiores y unos pocos cambios de figuritas acertadas, a partir del 2005 esa política fue destructiva hasta que se logró armar nuevamente un equipo digno con jugadores que tuvieron el espíritu necesario. Haber destruido ese acierto que nos costó más de una década es el peor error de esta dirigencia y espero que el precio que debamos pagar no sea tan caro (no tan caro sería poder armar un nuevo equipo ganador sin perder esta copa, pudiendo participar en la próxima Libertadores y ganar el próximo título nacional).
Los centros nunca llegaron a un jugador millonario

En todo este nuevo proceso, donde todo es nuevo y con pruebas constantes de error, lo más complicado es encontrar el sistema de juego e intérpretes que puedan darle fútbol a este nuevo River Plate. Sabemos que la única premisa inclaudicable de Gallardo es la de empezar la presión en campo rival y atacar con varios jugadores, eso implica tener centrales inteligentes, rápidos y con mucha fortaleza física y personalidad. Vendimos a los jugadores que contaban con esas características (además de repartirse bien entre derechos y zurdos; teníamos a FM6, Pezzella, Mammana y Balanta, además de algunos otros de inferiores que podrían haber cumplido) y ahora habrá que ver si el ecuatoriano Mina, Lollo y Vega (si no es prestado) también cumplen (además de probar a los de inferiores cuando no puedan jugar éstos). Los laterales rápidos, inteligentes y con muchísima entrega no son tantos; dejamos ir a 2 de los mejores de las últimas décadas, veremos como nos va con los reemplazos. 
Una clara falta que no fue cobrada. Los colombianos no querían que el ecuatoriano cabecee, los de River tampoco?

El principal cambio/prueba que introduce por ahora Gallardo es jugar del medio para arriba con un esquema 2-2-2 (2 jugadores de contención y distribuidores de la pelota, 2 para armar el juego y 2 atacantes). Imagino que hace esto por la características de los jugadores (además de un gusto personal) y acá es donde claramente estamos fallando. Los elegidos por ahora son Ponzio para contener el avance contrario, Nacho Fernandez para ser la rueda de auxilio (algo así como el Rojas de la Sudamericana) y darle la pelota a Pity o D´Alessandro (los elegidos para generar fútbol) para que puedan tener sus chances Alario y Driussi. La teoría es muy linda pero la realidad es que en Colombia no pateamos al arco ni tuvimos situaciones que pudieran asemejarse a una posibilidad de gol.

En este esquema, Driussi puede bajar unos metros para juntarse con los que deberían llevar la pelota, el problema es que Pity no tiene la inteligencia para decidir las mejores jugadas (suele elegir siempre la incorrecta aunque a veces su habilidad genera peligro), Driussi a veces tiene voluntad pero no logra explotar tampoco, Fernandez está con la tarea agotadora de correr en todos los sectores y estar siempre atento y entonces nos convertimos en D´Alessandro dependientes y Alario queda muy solo para pelear arriba.
Alario siempre en solitario...

De este primer partido oficial no se pueden sacar demasiadas conclusiones. Se jugó en la altura y no se notó (?) o tal vez sirva como excusa de lo poco que se hizo. D´Alessandro jugó mal (no participó del juego) y entonces River Plate no hizo nada. El arquero se mostró inseguro y erró muy mal en un centro (lo cual provocó una salvada de Ponzio en la línea de gol) y luego tuvo algunas buenas intervenciones (aunque en todas dio rebote y eso da la sensación de inseguridad). Mina empezó perdido pero terminó mostrándose muy seguro en el juego áereo y en el mano a mano, Maidana se mostró seguro como siempre, Moreira jugó mucho en ataque y defendió bien (esto implica personalidad y es muy meritorio teniendo en cuenta que es su debut internacional, en una final y encima en la altura), Casco no corrió tanto pero tampoco desentonó mucho. La defensa no sufrió tanto ante un equipo que no mostró demasiado ni tuvo la habilidad para imponerse en la altura y de local. Ponzio fue una de las figuras junto con un Fernandez que participó mucho tanto en defensa como ataque aunque varias veces se equivocó y así llegamos a la inexistente generación de fútbol ofensivo. D´Alessandro no se conectó con el juego, no encontró un socio (para mí su mejor socio es Mayada porque toca y busca la pelota en velocidad, el 10 lo sabe explotar) y deberían entrenar días enteros los centros (ahora hay muchos jugadores de buen cabezazo y en todo el partido no hubo un centro que apuntara a una cabeza que vistiera la banda). Pity quería pero solo pudo a veces, Driussi se perdió en el campo y Alario casi no la tocó. Salvo algunas triangulaciones interesantes que necesitan una precisión absoluta, poco se pudo ver y los reemplazos (Andrade le da explosión pero no pasó mucho, Alonso jugó poco y no tuvo chances y Mora peleó pero no jugó). Tal vez fue esto lo que se buscó (?), no sufrir tanto la altura ni la ofensiva rival y traer un empate para jugar todas las cartas de local.
Incómodo, poco participativo y nada influyente en el juego de este partido

Falta mucho trabajo y será cuestión de buena suerte encontrar todos los engranajes en el momento justo. Así funciona esta etapa y esta ha sido la decisión dirigencial (me encantaría que los dirigentes explicaran porqué decidieron desarmar la base exitosa que se había armado). Por lo pronto en unos días llenaremos el Monumental con la esperanza de sumar una nueva copa a las vitrinas del club y de encontrar el fútbol que todavía no vimos este año.

Por Charro.

1 comentario:

Agustín Ovejero dijo...

Buenas Charro!!

El fútbol sigue de vacaciones pero el equipo volvió a ganar.

Fue un partido mediocre pero jugado con mucho carácter. Hace un par de meses tuvimos 35 tiros y metimos 1 gol. Hoy habremos tenido 5 pero metimos 2 y la bancamos.

Hay muchos AntiGallardo últimamente pero no se puede negar que el Muñeco ya marcó una época para River. Rompimos otro maleficio que era ganar otro título internacional seguido. Yo estoy satisfecho, ahora la única estadistica que me gustaría superar es que le demos vuelta el historial a los bostero para terminar de liquidarlos