"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

lunes, 3 de abril de 2017

Sin margen para el error

El Pity empieza a mostrar y aprovechar la calidad que siempre tuvo

Una nueva fecha con fiesta (?). No es que se esté jugando extraordinario y que nos creamos campeones (de hecho quienes tenemos los pies sobre la tierra vemos los manejos dirigenciales de la ¨nueva¨ AFA y sabemos de lo que son capaces) pero hay ciertos items que se habían perdido y que ahora los reencontramos y nos permiten recordar lo que era la fiesta del fútbol. River Plate rejuveneció (?) futbolísticamente en ofensiva y tiene un shock anímico, a eso se le sumó que los hinchas han podido ver milagrosamente 4 partidos seguidos (milagroso es que subsista económicamente un torneo en el que las ganancias se reparte entre 30 equipos y se privan del ingreso del público visitante). Con la fiesta en las tribunas (gente de ambos equipos) y un partido intenso por momentos bien jugado, con 2 equipos que no estaban dispuestos a regalar los puntos (en este torneo ya es mucho decir).

River Plate volvió a jugar muy bien el primer tiempo (ese juego que entusiasma y esperanza exageradamente, un juego atrayente que nos hace pensar que estamos en un buen camino que podría dar buenos frutos) y se desinfló en el segundo después de haber recibido un gol sobre el final del primer tiempo (tema muy importante sobre el que deberá trabajar Gallardo porque en muchos partidos le puede pasar esto y en los partidos de la Copa muchas veces esos errores y la falta de reacción se pagan con la eliminación).
Buen nivel de Nacho Fernandez y empieza a ser protagonista y pieza clave en ofensiva

Lo más interesante que mostró River Plate fue su funcionamiento ofensivo. El alto nivel que el Pity Martinez está mostrando (ojalá haya logrado centrarse y convertirse en el enorme jugador que podría ser) y el buen acompañamiento de Nacho Fernandez sumados a la movilidad de Alario y Driussi, las subidas de Casco y Moreira (esta vez no gravitaron tanto pero logran abrir defensas que se sienten cómodas al jugar en un espacio corto, los laterales millonarios y el trabajo de movilidad más los toques rápidos obligan al rival a cubrir todo el ancho de la cancha y presionar desde muy arriba) y el apoyo de Rojas y Ponzio. Así como nos debemos alegrar por los buenos momentos y el nivel del sector ofensivo, nos debemos preocupar por el nivel que exhibe la defensa. Maidana tuvo una seguidilla de partidos en un nivel por debajo del acostumbrado, Martinez Quarta aún es irregular (aunque muestra una interesante madurez) y los laterales son ¨peligrosos¨ a la hora de defender. A esto se suma Batalla que puede tener muy buenas intervenciones pero sus errores suelen ser muy caros y le golpean muy fuerte en su confianza.
Abrazo de gol...

El gran problema que tenemos en este momento es que River Plate va creciendo, se va transformando en un equipo con identidad (lo cual provoca que se vaya convirtiendo en un equipo confiable y de temer) pero los beneficios que tienen y tendrán los bosteros, sumados a la gran diferencia que llevan provocan que River Plate no tenga margen para el error (no haber convertido en gol las oportunidades que tuvo en el primer tiempo fue un gran error que casi cuestan 2 puntos) ni posibilidad de seguir perdiendo puntos (sabiendo que muy probablemente se empiecen a perder puntos cuando se le de prioridad a la Copa). Para colmo, la lucha por los lugares a la próxima Libertadores está muy ajustada.

Se volvió a jugar bien, se insiste en lo bueno que se viene haciendo, no sobra nada pero se ve crecimiento, es una lucha despareja y complicada pero lo importante es que están apareciendo interesantes herramientas en las cuales se puede profundizar. Alario y Driussi se entienden y Gallardo sabe lo que pueden darle Mora y Alonso (me gustaría que fuera más de lo que dan), Martinez (empieza a tormar decisiones inteligentes más seguido aunque la pelea con Mora en el minuto final fue muy infantil y peligrosa por más que haya tenido razón) y Fernandez empiezan a entenderse, Rojas aún no jugando tan bien es importantísimo en el funcionamiento (además se nota que potencia a todos los jugadoores del mediocampo y del lateral izquierdo).
Aniversario sin convertir? Triunfo sobre el final con gol del uruguayo...

Este nuevo proceso recién empieza, veremos donde está el límite, cuando llegará a ese límite y que logros obtendrá al llegar a su cima de rendimiento.

Por Charro.

4 comentarios:

Nico dijo...

Charro ¿cómo va?

Concuerdo contigo en "no sobra nada". Jugando así, al menos, uno disfruta de ver un partido de fútbol (toques de primera, llegadas de gol, etc...) más allá del resultado.

Por otro lado, me gustaría apuntar algunas cuestiones:

(1) El mal momento defensivo se lo atribuyo al jugador revelación (MQ). No discuto su calidad (sobre todo con la pelota al pie), pero en ciertas situaciones (como la del gol de GC, por ejemplo) le falta cierta enjundia/inteligencia en la marca (entendible por su escasa experiencia). Sus altibajos hacen que Maidana deba, no solo preocuparse por los huecos que deja Moreira, sino también por los de su ladero. No se si Lollo sigue lesionado, pero haría un cambio ahí (hasta volvería a probar con Mina). Y tanta inseguridad defensiva repercute en el arquero (al cual banco).
(2) Nacho Fernández, dentro de dos años (a los 28), será un excelente jugador (como hoy lo es Rojas, o más inclusive). De sus intermitencias depende la chispa de los ataques de River. Para mi gusto, erra demasiados pases.
(3) El Pity Martinez se contagió del síndrome FM post gol a "El Mal" (en el inodoro).
(4) No se qué haremos cuando falte Rojas.
(5) Si se afianza este funcionamiento, se vislumbra un buen año...veremos hasta dánde alcanza.

¡Salud!
@nicolinov

Nicolas Salerno Ercolani dijo...

Buenas muchachos, bueno, imagino contentos porque nuevamente da interes ver esta nueva apuesta de Gallardo. Ojala sigamos evolucionando en esta forma, muy vistosa y audaz, sobre todo de mitad de cancha hacia delante: delanteros movedizos, volantes lo mismo, mucha gente en ataque pero asumiendo roles, provocando desmarques, mucho toque, lo único parece falta afinar un poquitito la puntería, para capitalizar todo lo bueno que hacemos en esos ratos.

Es cierto que atrás varias veces quedamos mal parados, producto de esta forma de juego, y de ciertos desacoples individuales, pero también veo mucho corazón en los defensores y volantes para subsanar errores. tema aparte el arquero. No me gusta dar opinión definitiva, pero Batalla tiene esas cosas que uno dice es un arquerazo (como le tapó a Bieler el partido pasado! parecía Noier) y errores que son infantiles (Ayer flojito de manos en el gol de ellos) Para mí, igual su principal falencia es que no sale en ningún centro.

No me gustó esa pelea infantil de Mora y el Piti en la cancha, ojalá el DT les tire de las orejas. y muy valioso lo del pibe palacios, me gusta que juega para delante.

En líneas generales: Buena seguidilla de victorias, algunas muy valiosas como la de ayer contra un equipo siempre chivo para el millo, o la de lanus el otro día. Sirve paara seguir en la pelea, ya sea del campeonato o del puesto a la copa y sobre todo para seguir creciendo como equipo.

Mario de Balvanera dijo...


Coincido en líneas generales con las opiniones de Charro y de ambos "Nicos", con un par de salvedades:
Una: creo que la gran falencia que tiene RIVER es que "boludea" demasiado con la pelota en 3/4 de cancha cuando va al ataque.
Demasiadas vueltas que generalmente permiten al rival (que viene desacomdado y en retroceso) recomponer las malditas 2 líneas de 4.
Ayer, durante gran parte del desarrollo, los del Tomba tenían a los 11 con el culo contra el arco.
También creo que gran parte de los goles que nos faltan (y que permitirían cerrar partidos al trote) son por no resolver BIEN en velocidad.
La jugada más nítida de esto que digo fue la del final, donde en ventaja numérica, por no dar el pase rápido y bien, hizo que Alonso le chingue al arco.
Segunda cuestión: Lollo NO, por favor !!! Ese tipo es más mufa que Adalberto Román (aparte de ser un muerto futbolístico)
Yo le aconsejaría que siga fortaleciendo los músculos y las articulaciones por... digamos... unos 3 o 4 años más.
Y después vemos si le hacemos un lugar (en la utilería)
¡ Aguante Batalla !!!
Abrazo millonario !!!
...

Agustín Ovejero dijo...

Buenas llego con días de delay.

La racha de victorias seguidas y el nuevo funcionamiento que está mostrando el equipo me trajo a la memoria una lúcida nota que salió hace un par de meses en La Nación (11 de febrero de este año) en la que se analiza porqué Independiente dejó de ser un equipo protagonista desde hace años en el fútbol argentino. Citan al Chivo Pavoni así: ""El paladar negro es un cuento", sentencia, "y es mentira que jugando bien a la larga ganás. Es al revés: ganando a la larga jugás bien. ¿Sabés cuántos partidos ganamos en mi época jugando horrible?".

Pese a lo que se pueda discutir (igual recomiendo leer esa nota) sobre tal declaración o no, creo que en un fútbol sumamente táctico y técnicamente pobre como el argentino actual, un resultado tiene un peso muy cabal sobre el desempeño de los equipos. La seguidilla de partidos luego del paupérrimo partido con Unión entre Copa y campeonato (4 victorias, 2 de visitante) ha calado en el equipo, merced a que Rojas ha aportado lo suyo y lo vemos como decisivo.
Sino pregúntenle a "El Mal" que luego de la eliminación en la Copa Argentina y del partido que nos dieron vuelta en el Monumental a fines del pasado año (pese a los arreglos evidentes o no a su favor a partir de la elección de Tapia) se envalentonó como trompa.

Estamos viendo un equipo que en poco más de un mes pasó de deambular y ser totalmente predecible y lento a otro sumamente dinámico en ataque, se despliega, se desmarca, pasa en velocidad, etc. etc.padece en defensa con el achique y los laterales pero vimos un cambio de actitud y de rendimiento bastante claro, tanto individualmente (el Pity que me viene cerrando el oje.te) como colectivamente. Como siempre esa pésima costumbre de no cerrar los partidos cuando bombardeamos al rival (esos goles que Mora y Alonso se erran solos, o los goles imposibles de Mora).

Lo cierto es que esperemos que sea un resurgimiento, no vendría mal darse el gusto de una victoria en la Bostanera como para sacarse un poco la mala espina y arruinarles un toque la fiesta, además de reconciliarnos un poco con las estadísticas y mejorar un funcionamiento que esperemos en la Copa no se resienta.