"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

miércoles, 25 de octubre de 2017

En el Monumental otra vez respondió el equipo

Un gol que nos llena de felicidad, una definición de goleador...

Semifinales de la Copa Libertadores, todos sabemos que llegar hasta aquí implica jugar un partido de ida y vuelta complicado y que tendrá una fuerte carga estratégica. El equipo de Gallardo entró sabiendo lo que significa cometer un error en esta clase de definiciones y así fue como se jugó un partido sin fisuras. Una de las ventajas que tiene esta etapa de River Plate es que Gallardo nos llevó a tantas definiciones importantes que tanto los jugadores como los hinchas sabemos lo que debemos hacer y la confianza es casi ciega (es ¨casi¨ porque la gran mayoría cree que se ganarán todas las definiciones y hasta ahora casi que no se ha fallado).
Nuevo capítulo en la recepción del equipo...

Así como el equipo jugó un gran partido, los hinchas también jugamos nuestro partido. Desde temprano la gente llegó confiada al Monumental (algo que para muchos significa disminuir tensiones) y se llegó el estadio sabiendo que habría que armar otra fiesta. La recepción del equipo nuevamente fue extraordinaria (como ya estamos ¨acostumbrados¨ para estas fechas especiales y sabemos como influye en el rival) y se logró que la presión empezara en las tribunas y continuara en la cancha (o viceversa). La ¨tranquilidad¨ fue tan clara que hasta la policía es amable (?); con controles policiales rápidos, con algunas sonrisas y frases simpáticas (nunca visto en partidos decisivos).
Maidana tuvo que aclararle algunos puntos al mala leche de Sand...

El plantel entró a la cancha con las ideas muy claras, sabiendo que el partido dura 180 minutos y que en el Monumental se necesitaba terminar con el arco en 0. Atacó con esta premisa sellada en la mente de cada jugador y todos conscientes de lo que implica un error.  La tarea colectiva fue soberbia y varios jugadores tuvieron un gran nivel. La tranquilidad para mover la pelota para crear espacios y la presión para recuperar la pelota en campo rival fueron los mayores méritos de la noche.
El dueño del mediocampo, la serenidad y empuje para estos partidos complicados

Extrañamente Lux no participó del partido, tuvo uno de sus partidos más tranquilos, su participación se limitó practicamente a jugar con los pies, a ser un jugador más a la hora de hacer circular la pelota. En defensa Maidana y Pinola jugaron su mejor partido como pareja central, hicieron lo que todos esperábamos de ellos, serenidad y concentración para no permitir que Sand (un desagradecido y porquería de persona salida de nuestras inferiores como pocas recordemos) o cualquier otro jugador llegara al área. Hasta en el juego aereo mostraron seguridad y fueron una constante preocupación en el área rival (sorpresivamente Pinola pateó desde afuera del área y su tiro pegó en el palo), fueron la constante salida del equipo y siempre llevaron la pelota con tranquilidad y seguridad. La gran sorpresa llegó por los laterales, Montiel y Saracchi fueron punzantes en ataque, participaron muchísimo en el juego ofensivo pero además lograron neutralizar la ofensiva rival (tanto Montiel con Acosta como Saracchi con Silva), nunca se dejaron ganar en velocidad y hasta se recuperaron cuando Lanús les complicaba con el juego ofensivo de sus laterales (Acosta se mueve con mucha inteligencia en ofensiva y muchas veces arma un hueco para el ingreso de su lateral). El trabajo defensivo no se limitó a los defensores, también tuvieron mucho que ver en esta neutralización del rival, los rendimientos de Ponzio y Enzo Perez. Ponzio empezó dubitativo pero terminó siendo el dueño del mediocampo, no dejó que pasara nadie y distribuyó el balón mientras Perez se movía por todo el frente para llevar la pelota de izquierda a derecha y viceversa (ahí estuvo la gran virtud del equipo, la tranquilidad para mover la pelota). El equipo jugó con muchísima madurez y seguridad. Ponzio sabe que ahora puede apoyarse en Perez para lo anímico, puede cederle la creación ofensiva y al mismo tiempo sabe que tendrá ayuda defensiva y también podrá apoyarse para ello en Perez y Rojas. La seguridad y experiencia de estos jugadores (más la de Pinola y Maidana en defensa y Scocco en ataque) hizo que todos armaran un gran trabajo colectivo.
El grito de gol desde el alma

El trabajo ofensivo necesitó de mucha serenidad, movimientos de sus mediocampistas para crear espacios y entrar por algunos huecos (esto no se logró) y en esto se falló durante gran parte del partido porque Nacho Fernandez, Rojas y el Pity Martinez no lograron imponer su juego. Fernandez porque no se encontró con la pelota y estuvo errático, Rojas estuvo estático y participó muy poco y Pity fue el que más intentó pero chocó mucho (aunque luego se rebelaba y muchas veces recuperó el balón perdido o provocó errores rivales, aún no jugando bien fue muy importante en la ofensiva. El ingreso de De La Cruz le dio al partido algo de desorden y complicó un poco a Lanús, todos salieron de su zona de confort y aunque muchas veces chocó (al mejor estilo Pity), también logró abrir la defensa rival (incluso en el gol millonario). Scocco (jugó algo solitario) fue el que tuvo las oportunidades poco claras pero aprovechó el rebote que dio el arquero ante el disparo a quemarropa de Martinez (Scocco fue rápido y definió a la perfección).
 La lesión de Saracchi...

Todos sabemos que ganar 1 a 0 es una diferencia leve en este nivel pero al mismo tiempo es enorme si se vuelve a jugar en este nivel en cancha de Lanús (el famoso gol de visitante implicaría obligar a Lanús a hacer 3 goles). Así como festejamos el gol a los 81 minutos, lamentamos muchísimo la lesión de Saracchi casi al finalizar este partido (iremos a Lanús sin Moreira y sin el uruguayo). Habrá que ir al sur con la misma mentalidad, saber que nada será sencillo pero la confianza en este equipo es absoluta.

Por Charro.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Lindo triunfo, lo que más me preocupa no es que se lesione Saracchi (que me preocupa), sino que lo reemplace Casco.

River jugó excelentemente a la hora de apretar a Lanús y no dejarlo salir nunca, pero falló de 3/4 para arriba, por el mismo motivo, la falta de espacios para jugar al obligarlos a ellos a jugar tan atrás. De todas formas no sé con cuantas intenciones de atacar vino Lanús, estuvieron bastante flojitos arriba.

A mi no me pareció tan revulsivo el cambio de De La Cruz, esperaba un poquito más. Me gustó Pity Martínez, que terminó obligando el cambio de Velázquez.

Buenas perspectivas para la vuelta, salvo lo del lateral uruguayo, que esperemos no sea nada.

Saludos
Aledb

Marcelo (Cole es de RIVER) dijo...

Gente
bajo la influencia innegable de este cuerpo técnico, River, como nunca en su historia, juega con oficio y determinación estas instancias, ayer fue un partido cerrado y muy táctico, ellos jugaron a empatar lo que no me preocupa en lo más mínimo pero si influyo de ambas maneras, positivo porque sin goles ni forzar situaciones no se gana y negativo por la buena disposición para tapar espacios, los nuestros, sobre todo en el 2do tiempo no podían terminar las aproximaciones que había, casi ninguna clara, pero el resultado ajustado fue el premio a quién lo buscó, aún a costa de ofrecer grandes espacios que nuestra defensa cubrió en cada uno de sus integrantes en forma excelente, tanto que Lux casi no intervino, salvo la corrida de Acosta bien abortada.
En síntesis, había que ganar y se hizo, con la chance de buscar goles allá para cerrar la historia.
Nada está definido, pero ojalá que esta ventaja sea decisiva para llegar a nueva final.
Abrazo de gol millonario

Agustín Ovejero dijo...

Escueta diferencia para un partido muy cerrado...

De todas maneras, el medio vaso lleno es jugar con la presión rival. Tampoco se puede hacer como San Lorenzo y rifar la ventaja en pocos minutos.
Coincido con AleDB en el tema del lateral. Sin Saracchi la cuestión pasa por Casco y viendo que es un auténtico colador por su lateral, sería comida de un Acosta por ejemplo.
El partido en el Sur será otra cosa, vamos a estar de super visitantes; el rival va a salir con toda a meterse adentro; toda la hinchada en contra y seguro el picantito de algunos jugadores.

Pero la confianza en un partido jugado de igual a igual es posible y este River cuenta con la experiencia, esperemos sepamos aprovechar todo lo que tengamos a favor.

Mario de Balvanera dijo...


Fui a la cancha con la seguridad de que iba a ver el partido que vi.
Lo adelanté hace unas semanas: un encuentro organizado con el "Método Fácil del Doctor Maratón para joderle la vida a RIVER".
Dije también: "veamos qué proponen los "bosteros granates del Sur" en el próximo partido. Yo me jugaría unas fichas..."
...
El segundo equipo más bostero del país cumplió a rajatabla (después del Laucha Acosta, Silva y el tránsito de los Eschelorto, debe ser difícil sacarse el olor a caca de encima)
Y yo me aburrí como una ostra en la Belgrano media.
Me alegra por el entusiasmo y la pasión que le pone mi hijo (que me acompañó), pero... es más fuerte que yo: NO ME ALCANZA CON QUE RIVER GANE.
A un equipo con 9 defensores hay que hacerle cinco.
Y sufrimos hasta el minuto 79.
Apretando el orto para que el bobo de Sand no hiciera de las suyas (y con el premio se comprara otro matungo para reventarlo con falopa)
Esta vez, la taba cayó del lado de la "S"... y no del todo.
Ese permanente ir "a chocar contra la pared" SIEMPRE termina con lesionados.
Tendré que habituarme a ir a ver partidos de Psicoanálisis...
El "TOC" de Gallardo con los equipos-sorete.
Habrá que confiar de nuevo en la capacidad de organización y el tremendo OJETE que tiene el Muñeco para estos encuentros.
Abrazo millonario!!!
...

Nicolas Salerno Ercolani dijo...

Buenas gente. Partido que se dió tal como se esperaba (coincido con Gallardo, que tal vez pensaba que Lanús adoptaría una actitud un cachito más protagónica) River intentó ser paciente y en el PT eso lo llevó a ser un poco previsible en ataque; por otra parte me gustó como ahogamos y evitamos el contragolpe rival. Me dió la sensación que el equipo presionó de la forma que lo hacía aquella primera gallardeta de 2014.

Quiero destacar algo de lo que o se habló mucho: el gol de River fue un Golazo. Sigan toda la secuencia, desde la presión del equipo que obliga al arquero rival a revolear, recuperación del 6, pase al 3, pase al 11, pase al 5, pase al 8, pase al 4, pase al 8 de vuelta, pelota al 10, intenta pasarsela al 9 y el rebote le llega al que la abre al 11, disparo, rebote del arquero y definición del 9. Salvo Maidana y el arquero la tocaron todos!!

Buen resultado (Aunque nada definitivo) para ir a jugar al Sur. Ellos van a intentar tener otra actitud y más protagonismo. Gallardo declaró que River no irá a esperar porque este equipo no sabe defenderse sin pelota. La tiene clarita Marcelo, ojalá podamos plasmar un buen partido para llegar a la final. Una cagada lo de Sarachi (Parece se puede sumar Nacho Fernández a la lista de bajas) Yo arriesgo a que el DT sorprende y tal veamos de 3 a Rojas (Jugó varios años en esa posición) aunque el problema es la velocidad de Acosta y en ese sentido Casco lo empareja un poquito.

Ultimo, ví el partido de gremio y barcelona guayaquil. Buen equipo el brasileño, con laterales típicos, volantes de buen pie y llegada y un delantero peligroso. No quiero adelantarme pero encantaría jugar la final contra esos tipos, sería una gran final.

Vamos el sábado a seguir en carrera por el campeonato y el martes con todo al congelador sureño