"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

lunes, 22 de febrero de 2016

Nos pegó la crisis energética y futbolística

Buena noche de Mora. Un gran gol y se comprometió en todos los sectores

Gallardo sigue buscando ¨su¨ equipo y ¨sus¨ jugadores. Parecería que no se define si acomodar al plantel a un esquema o acomodarse a jugar según los jugadores que tiene. Probó en la primera fecha con la defensa de siempre (Mercado, Maidana, Balanta, Vangioni) para bancar a un mediocampo veterano pero que pudiera darle fútbol al equipo. Se lesionó enseguida el colombiano e improvisó con el empuje de Ponzio desde atrás y achicar espacios pero la movida tampoco resultó porque quedó desorganizada la defensa y los veteranos no retenían la pelota ni corrían para defender, ni cubrían espacios. En la fecha pasada probó con un equipo más joven que moviera rápido la pelota pero se sufrió defensivamente porque volvimos a fallar defensivamente y se pagaron caros los errores. Es cierto que en su equipo titular está Balanta (lesionado), D´Alessandro (llegó casi empezado el torneo y sufrió la lesión), Pisculichi es el otro jugador encargado de tener la pelota y fue expulsado... hay algunas justificaciones para entender que se esté probando cuando ya empezó el campeonato (?).
Le costó demasiado a Domingo...

En un partido definitorio (?), Gallardo volvió al esquema que le dio más resultados aunque más conservador (pareciera que el 4-4-2 no es el esquema preferido del entrenador pero cuando se necesita un resultado, aparece el sistema más ¨cómodo¨). Gallardo sabía que nos enfrentábamos al equipo más rápido, que mejor está jugando y más afianzado de la liga, por eso prefirió no regalarse y habló con el plantel para entrar concentrados. En los 3 primeros partidos se regalaron los primeros 45 minutos y ante Central no se podía dar semejante ventaja. Perder en Rosario significaba remar desde muy atrás en un torneo muy corto, por eso se jugó como una final, por primera vez se jugó bien desde el principio. Se jugaron unos 70 minutos muy bien y luego apareció la debacle inexplicable (parece que nadie les avisó que no habría control antidóping).
Mammana dio más seguridad pero aún le falta mucho trabajo a la defensa

Gallardo empezó la rotación muy temprano (supongo que algo tiene que ver la edad del plantel y otro poco es que todavía no definió a sus titulares y quiere ver a otros que podrían serlo) y sin embargo ya apareció el cansancio. Cuarta fecha, jugando siempre de noche, sin copa Libertadores y apenas viajando a Córdoba y Rosario; River Plate no pudo mantener el ritmo de juego durante 90 minutos. Fue un esquema extenuante ante un equipo que plantea un esquema similar con mucho más juego y muchísima más juventud pero...
Mercado jugó con fiebre pero no aguantó todo el partido

El partido se presentaba bien teniendo en cuenta el rival (invicto de local desde que asumió Chacho), un gol tempranero de Alario y el empate 5 minutos después podría haber complicado el partido pero River Plate todo el partido lo jugó con dientes apretados. Cometió errores porque esta versión millonaria es muchísimo más endeble y está en formación. Las individualidades cometen muchos errores y como equipo les cuesta acoplarse. El ingreso de Mammana en defensa (le cuesta jugar en la izquierda pero le puso la personalidad y el oficio de siempre) le dio más organización defensiva y aguantaron bien a los delanteros rosarinos (con la ventaja de no haber enfrentado al siempre molesto Ruben). Barovero como siempre respondió cuando los rivales se filtraban y por los costados se volvió a sufrir. Mercado y Vangioni pusieron mucha personalidad y se jugaron todo en cada pelota pero les faltó la ayuda desde el medio (aunque esta vez tuvieron muchísimo sacrificio defensivo Alario y Mora). Este partido le costó muchísimo a Domingo (le tocó marcar a Lo Celso y salió perdiendo claramente) y Ponzio volvió a mostrar su despliegue (muchísimo más útil desde la mitad de la cancha). En el primer tiempo no se perdió tanto en la media cancha, River Plate intentó ser efectivo (en parte se logró por la excelente actuación de Alario y las buenas combinaciones con Mora y Viudez) sin tanta posesión del balón (prefirió robarlo en campo rival y correr algunos metros con el rival mal parado. En parte se consiguió). En el segundo tiempo con el ingreso de Casco (hoy pareciera ser menos jugador que Abecassis. Cometió un penalazo infantil e innecesario que no se entiende como no lo cobraron) se perdió seguridad pero todos los males aparecieron con la salida de Ponzio (demasiado desgaste, Mammana debió jugar el jueves y Ponzio debió tener descanso) y Viudez. Con ambas salidas y el ingreso de Mayada y Arzura, River Plate se cerró en defensa para hacer que pasen los minutos pero no contó con el cansancio del equipo.
Siempre fundamental pero... algunas entran

Faltando 20 minutos con el resultado 3 a 1 dio la sensación de que se bajaba la cortina (especialmente porque después de los 20 minutos, los de Central empezaron a desesperarse) pero River Plate no pudo aguantar la pelota (solo quedó el Pity para bancar la pelota y Alario o Mora para aguantar la pelota en ataque si hubiera llegado). Mayada tuvo un par de arranques rápidos para la contra pero no se terminó bien y el Pity nunca pudo quedarse con la pelota. Todo era cuestión de aguantar pero perdimos el medio, nos retrasamos demasiado, cedimos la pelota a un equipo que sabe jugar y nos quedamos sin piernas. Chacho decidió dejar a su central más alto como delantero fijo para los centros (estilo Pezzella) y le dio resultado. Con 2 cabezazos logró empatar el partido luego de un asedio de 20 minutos (descontaron faltando 15 minutos y se jugaron 49 minutos). Faltó cabeza para aguantar la pelota (o jugadores que la pudieran tener en sus pies) y no regalarla rápidamente y fundamentalmente faltaron piernas (inentendible cuando el único ¨veterano¨ fue Ponzio).
Un gran gol de cabeza y fundamental en ataque

Una lástima no haber traído 3 puntos al Monumental (que tanto se necesitaba) después de haber jugado tan bien 70 minutos (aún con los muchos errores). En un torneo tan corto, regalar tantos puntos no es un buen presagio... pero con este plantel y este entrenador nunca se sabe.

Por Charro.

3 comentarios:

Agustín Ovejero dijo...

Nada que agregar Charro, excelente.

Que ojete Larrondo, de un gol en contra a dos para empatar.

Inexplicable como el equipo se quedó sin aire teniendo en cuenta que sólo Ponzio, Domingo y Maidana venían jugando todos los partidos.

Para mi se fueron buena parte de las chances de este torneo y creo que en dos semanas la disyuntiva "copa-campeonato" va a llevar a tomar una decisión. Al Muñe le cuesta el campeonato local, hasta ahora un karma.

Saludos!

Ermindo Onega dijo...

Si sumamos a Mayada y Viudez por ahí hacemos un Sanchez... Lo mismo pasa con Domingo, Arzura y Kranevitter. Sabíamos que esto podía pasar, Gallardo es un fenómeno pero los que juegan son los jugadores. Duele ver que Central hizo lo que deberíamos haber hecho nosotros. Los resultados están a la vista

Ronaldo 2017 dijo...

Gracias por su maravillosa análisis~~~
Sólo demasiado profesional!
sigo sin entender
aprenderlo :)!