"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

sábado, 12 de noviembre de 2016

Una buena noche con ráfagas de fútbol, goles y pibes de inferiores

La sana costumbre de ganar copas

Jugar un amistoso en medio de un campeonato no es la opción que más me agrada pero cuando los chicos no tienen chances de jugar y encima se hace la burrada de no jugar los partidos de reserva antes de los partidos de la primera división (para que los pibes sientan lo que es jugar con cancha llena y vayan acostumbrándose a jugar en el Monumental), pasa a ser interesante que algunos puedan mostrarse. No se si esta era la idea de Gallardo (estuvo obligado a poner a los pibes porque entre lesionados y jugadores en la selecciones, solo le quedó Mayada y arriesgar a Ponzio de central) pero esta vez le sirvió. Lo más interesante no fue ganar por goleada (5 a 1 a Olimpia de Paraguay no es para despreciar ni menospreciar a pesar de que hubo goles en posición adelantada y hasta un rebote casual que terminó en gol en contra); lo más importante fue encontrarnos con algunos pibes y con momentos de buen fútbol. 

Estaba claro que jugando con un equipo suplente dábamos ventaja pero al fin y al cabo era un amistoso. Desde el principio se notó que no era amistoso (varias piernas fuertes, algunas broncas y peleas) y así como se notaban las ventajas que dábamos, también se empezaron a ver algunos jugadores y jugadas muy interesantes. River Plate presionó muy bien y tanto Mora como Alonso tuvieron un gran partido; estuvieron muy movedizos, los desbordaron y le ganaron constantemente la posición a sus defensores. Arzura se animó a poner la pelota donde Alonso le indicaba (junto con los pibes fue la otra sorpresa, pensaba que ya era un ex jugador), Mayada se entendió bien con Mora y éste con Alonso, entre todos ellos hicieron un buen tandem. Al que le costó más fue a Larrondo, se lo vio fastidioso por no encontrar su lugar, retrocedió mucho para ayudar con la generación de las jugadas ofensivas pero no encontró su posición en el área (se le nota la falta de competencia). Denis Rodríguez también tuvo sus momentos, sus altibajos pero redondeó todo con un gol para el recuerdo. 

Olimpia dio muchas ventajas que los equipos argentinos no suelen dar (jugó a adelantarse en los pelotazos, había espacios grandes y por momentos hubo lentitud), River Plate jugó con un mediocampo que carecía de sopresa y rapidez (Domingo, Arzura y Rodriguez jugaron mucho de espaldas al arco rival y jugaron mucho con Bologna porque no se animaban a romper la defensa rival, no jugaban hacia atrás para rearmarse sino porque no se animan con la pelota, los 2 primeros son caballitos de batalla pero difícilmente puedan generar juego pero Arzura al menos pudo aprovechar para dar algunos pases en cortada cuando le dieron espacios, otro cantar es el de Rodriguez que demostró tener juego cuando se anima) pero tuvo la movilidad, la profundidad, la agresividad y la precisión en los centros que muchas veces le falta al equipo de primera. 
Los pibes fueron la más grata sorpresa y satisfacción

La mayor sorpresa estuvo en la defensa (no justamente en el arquero, recibió un gol tonto y casi se hace convertir otro). Las buenas actuaciones de la dupla central formada por Montiel y Martinez Quarta y el lateral izquierdo Medina (suplente de Olivera que está lesionado y ya tuvo algunas buenas actuaciones) nos dieron esperanzas a todos. El lateral demostró que puede defender y atacar con criterio. Veremos si puede mantener este nivel en la competencia y si Gallardo se anima a ponerlo (al menos demostró que puede hacerlo aunque por un tiempo también probó moviéndolo a Mayada a ese sector). Los pibes suelen dar ventajas físicas, quedan muy expuestos con los árbitros (clara demostración fue lo que le pasó a Montiel en su primer partido) pero Gallardo debería darles más chances (especialmente cuando no juega partidos definitorios). También pudo mostrarse unos minutos Sibile (otro que viene antecedido de buenos comentarios) y así se pudo ver a varios de los pibes que supuestamente están pidiendo pista. La noche se completó con un gol sobre el final de Alario (excelente pase de Fernandez, un gol para levantarle el ánimo a 2 que necesitaban reencontrarse con el gol).
Cómo no festejar un primer gol...?

Un amistoso, una copa, una goleada, una ráfaga de goles (3 goles en 8 minutos), pero lo importante se dio en como levantaron el ánimo varios jugadores; un gol de Alario, otro golazo de Rodriguez, gol de Alonso y un muy buen partido, Mora siendo decisivo y asistidor de goles (gran pase para la palomita de Martinez Quarta), Larrondo teniendo minutos de juego (lo está necesitando), la presentación de los pibes y retomar la confianza con una idea futbolística. Una noche redonda para las miles de personas que fueron hasta La Plata y para quienes lo vieron por TV (insufrible el fútbol por TV privada...).

Por Charro.