"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

jueves, 17 de febrero de 2011

Idolos de siempre 18: La Fiera, gratitud eterna

Bernabé junto a Angelito... que más se puede pedir.

Para muchos hacer una revisión histórica no tiene sentido, sin embargo para quienes nos interesa entender el presente y ser agradecidos con el pasado, resulta fundamental no olvidar. Habiendo pasado el último 12 de febrero el 102 aniversario del natalicio del enorme Bernabé Ferreyra, vale la pena seguir entendiendo a una de las personas que fue parte de una bisagra en la historia de nuestro querido River Plate. Ya habíamos hecho otro posteo pero nunca es mucho para recordarlo.

Bernabé debería tener más que una parte especial en el Museo, una tribuna debería llevar su nombre y los dirigentes deberían exigir el museo sobre Bernabé en su casa natal en Rufino. Bernabé fue tan grande que nadie mencionaba su apellido, todos sabían quien era Bernabé… sólo Gardel podía rivalizar con su popularidad (alguna vez se encontraron y dice la leyenda que Gardel le dijo “así que vos sos la fiera?, quería conocerte” a lo cual la Fiera respondió “No maestro, la fiera es usted cuando canta”, también el presidente de la Nación se acercó al vestuario para conocerlo pero él nunca se aprovechó de esas cosas).
Todos querían la foto con el dios del fútbol

Son muy pocos en la historia del deporte nacional los que lograron lo que Bernabé consiguió. La “Fiera” superó al buen jugador, al buen tipo y al ídolo, Bernabé fue un fenómeno social argentino de los años 30. La fusión del Mortero de Rufino con la banda fue más que explosiva, fue la fórmula para potenciar a 2 fenómenos inexplicables que llegaron a las fibras de millones de argentinos. Por un lado River Plate era un equipo popular pero aún contaba con menos hinchas que otros equipos, por el otro lado, el Mortero de Rufino hacía goles pero era el deleite de pocos y la comidilla de algunos. River Plate se hizo el club más popular de la Argentina de la mano de un jugador que llenaba todas las canchas con la sola mención de su nombre. Por algo, River Plate cobraba un cachet especial por contar con Bernabé entre sus titulares cuando jugaba amistosos.

Bernabé era un tipo calmo y sencillo de pueblo, un bonachón sin grandes pretensiones más allá de ganar y de hacer bien a su gente, para su gente era el "ñato", el tipo a quien le podían pedir una ayuda porque ahí estaba. En la semana en lugar de entrenar para los partidos del domingo se iba a su pueblo, jugaba partidos con los equipos de allá y los viernes se acercaba a la capital (ese era su entrenamiento, aseguraba que con sus compañeros de River se conocía de memoria). Por ese amor a su gente muchas veces quiso abandonar y su hermano no se lo permitió (estando en Tigre no funcionaba tan bien y extrañaba), inclusive debió dejar el fútbol profesional por la cantidad de patadas que recibió en su corta carrera y las lesiones permanentes que le provocaron. No quiso jugar a media máquina y aprovecharse de su fama, prefirió retirarse en la cúspide (“antes de que el fútbol me deje a mi, prefiero dejarlo yo”), lo sintió como un alivio y a pesar de que Liberti, sus compañeros y gente cercana lo quiso convencer para seguir ligado al fútbol del club (como entrenador o formando jóvenes en las inferiores) prefirió volver a su Rufino natal. Liberti estaba tan agradecido que hasta le ofreció que eligiera el puesto del club que prefería desempeñar.

Bernabé y River se conocieron en el momento justo, el fútbol era el deporte más popular pero había entrado en crisis y el profesionalismo fue la supuesta cura, sin embargo, muchos opinan que la cura fue Bernabé. Las aglomeraciones que provocaba la Fiera llevaron a Liberti a pensar en un estadio Monumental y las recaudaciones que generaba el goleador permitieron que el sueño se convirtiera en realidad. ¿Cómo puede ser que una tribuna del Monumental no tenga su nombre?
El gol de Bernabé a los bosteros que les arruinó el título de 1933

Bernabé era un tipo simple pero ganador, como todo fuera de serie era buscado en cada partido y lo marcaban de todas las formas lícitas e ilícitas para impedir su tiro fulminante, todos sabían cual sería su jugada, no tenía la habilidad de otros grandes ídolos del club, no gambeteaba defensores pero cuando la pelota llegaba a su pie y nadie se interponía entre el arco y él, no importaba la distancia que hubiera, el destino siempre era el mismo, la pelota se dirigía al arco y la mayoría de las veces sorteaba el obstáculo del arquero.

Bernabé era un elegido, había logrado meterse en el corazón de la gente. La gente que no entendía ni le interesaba el fútbol iba a verlo jugar, todos querían verificar ese disparo hipnótico que podía meter al arquero con pelota y todo. Tenía muchos secretos para lograrlo (por ejemplo le ponía 2 cámaras mojadas en la pelota para que pese mucho más, tenía un calzado especial hecho para él lo mismo que las medias porque estaba acostumbrado a jugar descalzo), desde chico había practicado en el campo con pelotas mojadas y le daba latigazos cortos a la pelota desde su petiso. Todo fue sacrificio y lo salvó que Huracán lo contratara para una gira por Brasil en 1930 (11 goles en 8 partidos) y Velez para otra a fines de ese año (37 goles en 25) mientras su presente era insípido en Tigre. Liberti escuchó atentamente estas historias y fue a verlo en un partido, no hizo falta más para que hiciera la oferta millonaria que nos dio el mote de Millonarios.
Todo valía a la hora de frenar a Beranbé...

Mucho se puede decir de un tipo al que le pegaron hasta el cansancio y nunca respondió más allá de humoradas (“flaco, si me vas a seguir pegando tanto por lo menos sacate la cadenita de la virgen” “flaco, todas las patadas a mi?, hay otros 10 que juegan conmigo, repartí un poco”), las patadas iban con destino fijo pero él jamás se puso canilleras ni eludió la responsabilidad de llevar la pelota, si entraba a la cancha era para patear al arco rival, se bancó que el diario Crítica pusiera un premio al arquero que mantuviera el arco invicto frente al Mortero (duró 12 partidos convirtiendo 19 goles), en sólo 3 partidos le devolvió a River la “alocada” inversión que hizo para traerlo porque se convirtió en un dios vestido de blanco con una banda roja cruzándole el pecho, la gente hacía colas antes de los partidos (algo desconocido hasta entonces) solo para poder verlo y confirmar con sus ojos que no les estaban mintiendo, todos querían hablar y ver el disparo fulminante de la Fiera.

Como muchos jugadores de su época (y de las otras), era un fumador empedernido y disfrutaba yendo a los boliches para demostrar sus dotes de bailarín, pero eso no impidió que en 6 años y algo más, le haya dado a River los primeros 3 títulos del profesionalismo (en 197 partidos superó los 200 goles y es un caso único en Argentina). Bernabé se retiró en 1938 y volvió a River en 1943 para trabajar hasta 1956, cuando se jubiló y recibió de River una pensión especial de agradecimiento así como fueron continuos sus viajes por el interior para ser recibido por las peñas donde no se cansaban de brindarle amor.

La Fiera fue River, fue el primer fenómeno social, el primero al que la gente seguía solo por amor y sin importar de que club fueran o si les gustaba el fútbol, fue un amor incondicional entre los argentinos y un jugador de River.

Agradecimiento eterno a la gran Fiera millonaria, amor eterno al gran Bernabé.

Por Charro.

9 comentarios:

Centrojas dijo...

En la ultima foto el que le esta haciendo ese tremendo penal es un brasilero que se llamaba Domingo da Guia y como en toda la historia posterior de los superclasicos no lo cobraron.

dalmassito dijo...

La revisión de la historia le da sentido a todo, querido charro. Gran recuerdo.

Bernabé, hoy sería Messi o Cristiano Ronaldo.
Un rock star.
Un adelantado.

Ah. Y un goleador de la puta madre.

A veces pienso que hubiera sido de River si no lo hubieramos contratado.

Magyar dijo...

Que grande Bernabé. Con el ganamos en la largada, picó en punta el Millo y no la largó mas... aunque hoy estemos un poco rezagados.

Me acuerdo que cuando apareció Cavenaghi en unos 10 partidos tenía un record parecido a Bernabé. Yo le decía a un amigo que recien iba medio campeonato y Bernabé jugó 200 partidos con ese promedio... una locura. Irrepetible. Tiene que estar en el monte Rushmore del monumental, como mínimo una tribuna.

Abrazo
Magyar

charro dijo...

Centrojás gracias por la aclaración, no conocía esa parte de la historia. Si no cobraron penal y dejaron seguir la jugada... que cobraron? Afano? Con Bernabé tenían que igualar los partidos así?

Dalmassito, mejor no nos imaginemos que hubiera pasado. Seguro hubiéramos tardado muchos más años en ser campeones pero no se cuanto hubiéramos tardado en ser el equipo más popular de la Argentina.

La verdad que había que ser muy guapo y amar el juego para entrar cada partido para que te peguen sin piedad. El más grande...

Anónimo dijo...

YO TENGO EL LIBRE DE BERNABE AUTOGRAFIADO .. E SUNA DE MIS RELIQUIAS QUE ALGUN DIA DONARE AL MUSEO ....
ANGEL

Enrique dijo...

Angel,
Guarda que conozco a varios que donaron cosas al museo que luego nunca expusieron y para peor desaparecieron.

Matias dijo...

“flaco, si me vas a seguir pegando tanto por lo menos sacate la cadenita de la virgen”.
Simplemente, genial.

Hoy lo haría el mellizo GBS, sólo que sería una frase en medio de protestas, insultos, penales fingidos y patadas, no rodeado de futbol como el gran Bernabé...

Cómo lamento la ausencia de filmaciones de la época!...

charro dijo...

Matías, opino igual, lamento muchísimo la falta de filmaciones y de más fotos de la época. Es un lujo conseguirlas.

Otra parte que me gusta y que se repitió en varios jugadores es que entrenaban en otros equipos del barrio y se juntaban el fin de semana para jugar como lo hacían. Una cosa increíble para nuestra época.

Que grande que tuvo que ser Bernabé que se acercaban al vestuario personajes como los presidentes, Gardel y decenas de actrices. Te imaginas lo que sería hoy? El tipo no podría tener un celular porque lo estarían llamando todo el tiempo.

Anónimo dijo...

Buenísimo el post , Charro


qué espectáculo debió ser y cómo cambió todo , habrá algún pibe que despierte eso en una minoría aunque sea , que lo vayan a ver sólo a él


coincido , nombre de tribuna para Bernabé , así a secas como antes


mociones :

tribunas , Bernabé , Angelito , Capitán Beto , Amadeo , 3 Orientales ( por Walter , Enzo y Antonio ) y tendría que estar el Pelado ...

si se hace el "monte Rusmore" se reparte más



abrazo , Jorge