"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

sábado, 19 de febrero de 2011

Se fueron y volvieron

A mi barrio

Paradojas en las carreras de los jugadores. Empezar o no en un club y más tarde regresar. Hace muchos años era casi inusual. Más aquí en el tiempo y por los pases a préstamo o por la falta de adaptación a otro fútbol, se ha transformado en una modalidad corriente. Para graficar esta historia de 68 nombres, un riverplatense de ley como Aníbal Troilo, parece haber escrito Nocturno de mi barrio, diciendo: Mi barrio era así, Así...así...así. Es decir, qué se yo si era así. Pero yo me lo acuerdo así: con Yacumín, el carbuña de la esquina, que tenía las hornallas llenas de hollín, y que jugó siempre de jas izquierdo al lado mío, siempre, siempre… tal vez pa'estar más cerca de mi corazón.

La extensa lista se compone de la siguiente manera:

Nazareno Luna. Puntero izquierdo que alternó entre 1932 y 1933. Estuvo a préstamo en Racing en el ‘34, regresando para actuar un solo cotejo en 1935 y luego pasar a Vélez Sársfield. Para ese entonces ya estaban en su puesto alternativamente Deambrossi y nada menos que Pedernera. Jugó 20 partidos señalando 7 goles.

José Manuel Moreno. Debutó en 1935 y jugó hasta el ’44. Se fue al Real Club España de México y regresó en 1946 permaneciendo hasta la huelga de 1948. Su carrera prosiguió en Universidad Católica de Chile, con un paréntesis en donde metió la pata, luego Defensor Sporting de Uruguay, Ferrocarril Oeste, Vasco Da Gama y le puso punto final a su carrera a los 44 años en Independiente Medellín de Colombia. Lució la casaca de la banda roja en 321 oportunidades señalando 179 goles. Para aquellos que lo vieron, el mejor de todos.

Luis María Rongo. Arrancó en Acassuso y se sumó a las inferiores. En su puesto actuaba nada menos que Bernabé Ferreyra. Debutó en 1935 y dos años más tarde fue cedido a Argentinos Juniors. Retornó en 1938 permaneciendo dos años más, y ser transferido al Fluminense de Brasil. Posteriormente jugó dos temporadas en Platense y en el ascenso, actuando en Témperley, Excursionistas y San Telmo hasta su retiro en 1947. Tenía limitadas condiciones técnicas pero un shot furibundo. En River Plate dejó una impresionante marca de 48 partidos jugados y 56 goles.

Bruno Rodolfi. Centro medio que llegó de Mendoza a la inferiores. Gran personalidad, garra y voz de mando. Correcto distribuidor del juego. Debutó en 1934 discutiendo el puesto con Minella, para luego afirmarse y ser pieza fundamental de La Máquina. Con el éxodo de 1944 partió a México y regresó a poner broche de oro a su carrera con la banda roja en 1948. Jugó 170 partidos y marcó 5 goles.

Alfredo Di Stéfano. Hizo su presentación en 1945, fue cedido a préstamo a Huracán al año siguiente y pegó la vuelta en el ’47 para ser campeón y goleador del torneo permaneciendo hasta 1949. El éxodo esta vez a Colombia, lo vio actuar en Millonarios de Colombia (elenco denominado El Ballet Azul), para alistarse luego en el Real Madrid donde ganó todos los torneos que se podía disputar. Con casi 40 años dio las hurras en el Espanyol de Barcelona. Muchos en Europa lo consideran el mejor de la historia. En River Plate actuó en 66 ocasiones con 49 conquistas.

Néstor Raúl Rossi. Con la partida de Rodolfi, River Plate buscó sucederlo con la contratación de Manuel Giúdice. Sin embargo en la cantera estaba Pipo, que debutó en 1945 y se quedó con el puesto, permaneciendo hasta el ’49. También el éxodo colombiano lo llevó a Millonarios y regresó en 1955 para ser parte del primer tricampeón riverplatense. Se quedó un año más y los dos últimos de su carrera los jugó en Huracán. El Patrón de América disputó 155 cotejos y marcó en 7 ocasiones.

Juan Carlos Sarnari
. Llegó de Firmat a las inferiores debutando en 1959 hasta 1962 en que fue cedido a préstamo a Huracán. Regresó en el ’64 y permaneció tres temporadas más. Luego fue transferido a Universidad Católica, siguió en Universidad de Chile, pasando a Independiente Medellín e Independiente Santa Fe de Colombia. Jugador de gran despliegue, actuó tanto de insider como en la línea de ataque. Jugó 147 partidos y señaló 31 goles.

Eduardo Grispo. Llegó de Deportivo Español. Debutó en 1963. Al año siguiente fue cedido a All Boys. Regresó 1965 actuando hasta el ‘67. Luego su carrera prosiguió nuevamente en la entidad de Floresta hasta 1970. No pudo afirmarse en primera, disputando 37 partidos y marcando un gol.

Oscar Más. Debutó en 1964 y se quedó hasta el Metropolitano de 1973. Allí pasó al Real Madrid por una temporada y regresar a ser Bicampeón del Metro y Nacional ’75. Jugó toda la temporada de 1976, para quedar con el pase en su poder. Prosiguió su carrera en Quilmes, América de Cali, Mariano Moreno y Sarmiento de Junín, Huracán Las Heras (Mendoza), Defensores de Belgrano, Talleres de Escalada, El Porvenir, Huracán de Trelew, Boca Juniors de Bariloche, Progreso de Juan José Paso, Everton-Argentinos Junios de Cañada de Gómez, Sportivo Baradero y Boca Juniors de Coronel Suárez ya entrados los 40. Puntero electrizante, de gran potencia con desborde, diagonal y olfato de gol. En River Plate jugó 382 partidos y marcó 198 goles. (N.d.R: Si Cristiano Ronaldo vale 100 millones de Euros, de seguro Pinino valdría el doble para empezar a hablar).

Daniel German Onega. Debutó en 1966 y permaneció por cinco temporadas. En 1972 pasó a Racing regresando al año siguiente que sería el último con la banda roja. Luego actuó en Córdoba de España hasta fines de 1977. Se retiró y volvió a calzarse los cortos a mediados del ’78 en Millonarios de Colombia. Allí sí fue campeón y se retiró definitivamente. El Fantasma inicialmente era un punta de lanza, buen cabeceador y astuto para definir. Con la partida de Ermindo comenzó a actuar como armador, teniendo actuaciones destacadas. Es el máximo artillero en la Copa Libertadores. Dejó su marca con 207 encuentros y 87 goles.

Víctor Rodolfo Marchetti. Debutó en el Nacional de 1969 y permaneció hasta 1974 sin lograr continuidad. Fue transferido a Unión de Santa Fe en donde actuó dos temporadas, hasta que River Plate lo adquiere para reemplazar a Alonso en el Metro ’77 donde fue campeón y figura. El retorno del Beto lo conminó a alternar, partiendo en 1979 a San Lorenzo, luego Rosario Central, Racing y regresar nuevamente a Unión en 1984. Gran capacidad de definición y depurada técnica para el cabezazo. Dejó su marca con 174 partidos y 55 conquistas

Norberto Alonso. Hijo de jogo bonito de Didí debutó en 1971. Bicampeón ‘75 permaneciendo hasta 1976 en que fue transferido al Olympique de Marsella. Retornó en 1977 para ser Tricampeón Metro ’79, Nacional ’79 y Metro ’80, también el Nacional de 1981 en que se produjo su traspaso a Vélez Sársfield. Una porción importante de gloria aún lo estaba aguardando y regresó en 1984 para ser campeón de todo. Jugó 372 partidos y marcó 149 goles. En todos sus regresos fue campeón.


Daniel Alberto Passarella. Procedente de Sarmiento de Junín debutó en 1974 y cosechó 7 títulos hasta 1982. Su destino fue Italia, Fiorentina primero e Internazionale después. Regresó en la temporada 88/89 al elenco multiestelar conformado por Menotti, que no cumplió las expectativas. El defensor más goleador tanto en la Argentina como en el Calcio.

Alberto Pedro Vivalda. Debutó en el Metropilitano de 1975 reemplazando a Fillol y fue el portero en la consagración frente a Argentinos Juniors. Sin oportunidades para jugar y siendo relegado también por Landaburu, pasó a Chacarita Juniors y después a Racing. En 1982 emigró a Millonarios de Colombia por tres temporadas donde lo miró desde el banco nada menos que René Higuita. En 1985 regresó al país para actuar en Unión de Santa Fe y Platense. En la temporada 87/88 volvió a su cuna actuando en dos oportunidades. Esta vez los arqueros millonarios eran Pumpido y Goycochea. Después continúo en Ferrocarril Oeste y Racing nuevamente en la temporada 89/90. Siete partidos en total y el recuerdo de alguien que se fue temprano.

Ramón Angel Díaz. Debutó en el Metropolitano de 1978 durante una gira del primer equipo por Europa. Rápidamente se ganó un lugar que no terminaba por darle Labruna, quien lo hacía ingresar en los segundos tiempos. Tras el Mundial ‘82 fue transferido al Nápoli, luego Avellino, Fiorentina e Internazionale, alcanzando el Scudetto. Posteriormente hizo escala en Mónaco para regresar diez años después a River Plate en el Apertura ‘92. Fue figura, goleador y campeón. Iniciado en Clausura 1993 partió para seguir haciendo goles en el Yokohama Marinos de Japón. Buena marca de 177 partidos y 85 goles.

Antonio Rosa Alzamendi. Llegó de Independiente en 1982 (M) en tiempos difíciles deportivamente hablando, partiendo a Nacional de Montevideo al año siguiente. Luego actuó en Pumas y Tecos de México, Peñarol de Montevideo, para regresar en 1986, ganar la Copa y marcar el gol para la conquista de la Copa Intercontinental. Fue transferido al Logroñes de España, y anduvo metiendo sus últimas corridas en Deportivo Mandiyú, Racing de Durazno y Rampla Juniors. En total 76 partidos con 30 goles, pero marcó uno de los más importantes de la historia.

Sergio Javier Goycochea. Llegó de Defensores Unidos de Zárate (Primera C de entonces) y consagrado en Selecciones Juveniles. Primero con la misión de reemplazar a Fillol y luego postergado por Pumpido. Frustrado su pase a San Lorenzo en 1988, se convirtió en un trotamundos. Millonarios de Colombia, Racing, Brest de Francia, Cerro Porteño y Olimpia de Paraguay. Volvió a River Plate en 1993 continuando en Deportivo Mandiyú de Corrientes, Internazional de Brasil, Vélez Sársfield y Newell’s Old Boys.

Enzo Francescoli. En medio de interminables negociaciones llegó en el Metro ’83 procedente de Wanderers de Montevideo. También arribado en mal momento deportivo, tardó en adaptarse y mostrar su categoría. Cuando se asentó, no paró de convertir goles, transformarse en figura e ídolo de los riverplatenses. Fue transferido al Racing Matra en 1986, luego pasó al Olympique de Marsella en Francia, Cagliari y Torino respectivamente vieron su fútbol en tierras itálicas. Regresó en 1994 por toda la gloria que le faltaba. Jugó 198 partidos señalando en 115 oportunidades.

Alejandro Alfredo Montenegro. Debutó durante la huelga de 1983 (M). Al año siguiente fue cedido a préstamo a Chacarita Juniors. Regresó para el Nacional ’85 siendo titular indiscutido en el equipo que luego ganaría todo, permaneciendo hasta el certamen 87/88 bajo la conducción de Griguol que casi no lo tenía en cuenta. Su carrera prosiguió en Talleres de Córdoba, San Lorenzo, Belgrano de Córdoba y nuevamente Talleres. Jugó 85 partidos y marcó 4 goles, uno de ellos, golazo inolvidable el 27 de Octubre de 1985 para ganar el clásico.

Mariano David Dalla Libera.  También debutó durante la huelga de 1983 (M). Pasó a préstamo a Unión de Santa Fe y Témperley, regresando en la temporada 87/88. Después Estudiantes (LP), Atlas de México, Deportivo FAS de El Salvador, Independiente Santa Fe de Colombia, Puebla de México, Platense, Huracán, Racing, nuevamente Platense y Newell’s Old Boys. Insinuó más de lo que mostró en un total de 16 partidos sin goles.

Rubén Darío Gómez. Arrancó en Lanús y luego en Atlanta en Primera B, tuvo un mal paso y continuó en Unión de Santa Fe. Llegó en 1986 permaneciendo hasta el ‘88 en que es cedido a Argentinos Juniors. Volvió un año después y jugó algunos partidos en 1989. Luego continuó en La Paternal, Lanús y retornó al ascenso actuando en Atlético Rafaela, Arsenal y Douglas Haig de Pergamino.

Gustavo Miguel Zapata. Debutó en la temporada 86/87 siendo al año siguiente cedido a préstamo a Témperley. Regresó al cabo de una temporada permaneciendo hasta 1993 (A). Después fue transferido al Yokohama Marinos de Japón y cerró su carrera en San Lorenzo y Chacarita Juniors. Jugó 131 partidos y señaló 2 goles.

Enrique Ernesto Corti. Inició su carrera en Instituto de Córdoba, tuvo un paso fugaz por Villa Dálmine en 1985 y llegó a River Plate para el certamen 87/88. Permaneció hasta 1990 en que fue transferido al Toluca de México. Regresó para el Torneo Centenario de 1993 hasta 1996. Volvió a Instituto en el tramo final de su carrera y jugar dos temporadas más. Llegó y se fue en silencio. Un pilar de aquellos años.

Angel David Comizzo. Llegó de Talleres de Córdoba y fue titular en el equipo de Menotti 88/89. Campeón 89/90. Pasó a préstamo a Tigres de México y volvió en la Liguilla de 1991. Se fue campeón y volvió para ser campeón en el Apertura del mismo año. Luego emigró en 1993 al América de Cali, en medio de una situación polémica con el Director Técnico Passarella. Su carrera prosiguió en Banfield, León y Morelia mexicanos, para regresar y ser campeón en los torneos Clausura 2002 y 2003. Sus últimas atajadas lo vieron en el arco de Atlético Rafaela.

Hernán Edgardo Díaz. Llegó en 1989 proveniente de Rosario Central y un fugaz paso por Los Andes en Primera B. Permaneció hasta el Clausura ’99. Pasó seis meses a Colón de Santa Fe y regresó para ser campeón del Clausura 2000. Jugó su último partido el 10 de Junio de 2001 en la derrota frente a Lanús 2-1 siendo expulsado.

Leonardo Rubén Astrada. Debutó en la Liguilla ’89 con Mostaza Merlo como técnico. Jugó en Gremio de Porto Alegre durante 2000 y regresó al año siguiente para seguir ganando títulos, es el jugador de mayor cosecha, hasta su retiro en 2003.

Walter Gustavo Silvani. Debutó en 1989 y permaneció hasta el ‘94 en que pasó a préstamo por seis meses a Argentinos Juniors. Su regreso fue breve (1995) y continuó su carrera en Universidad de Chile, Extremadura y Salamanca de España, Pachuca de México, Al-Sawed de Emiratos Arabes, Newell’s Old Boys, Estudiantes (LP) y Liverpool de Uruguay.

Juan José Borrelli. De las inferiores hasta 1992, transferido al Panathinaikos de Grecia, luego actuó en el Oviedo de España, para regresar en 1997, ser campeón local y de la Supercopa. A posteriori jugó en San Lorenzo, Tigre, Club Deportivo Maldonado de Uruguay y Akratitos F.C. de Grecia.

Ruben Fernando Da Silva. Llegó procedente de Danubio de Uruguay en 1989, permaneciendo dos temporadas hasta su traspaso a Cremonese de Italia. Luego actuó en el Logroñes de España, para regresar en 1992. Al año siguiente tuvo su mal paso y continuó en Rosario Central, Tecos de México, Nacional y Danubio de Montevideo.

Ramón Ismael Medina Bello. Llegó de Racing para la temporada 89/90 y campeonó. Se fue al Yokohama Marinos de Japón y regresó en el Clausura ’96. Allí ganó todo: Tricampeonato, Copa y Supercopa. Luego continuó en Talleres de Córdoba, se retiró y volvió a Sportivo Dock Sud en Primera C, finalizando en Juventud Unida de Gualeguaychú en 2005. Un mimado de la hinchada.

Sergio Angel Berti. Llegó en 1990. No tuvo la mejor procedencia, pero se ganó su lugar. Tres ciclos en River Plate que siempre lo vieron campeón. El primero hasta 1992, que se fue al Parma de Italia. Volvió un año después y se quedó hasta el ’95, para un breve paso por Zaragoza de España y regresar en 1996. Se quedó hasta 1999. Sus siguientes destinos serían América de México, Al Ain de Emiratos Arabes, Huracán y Barcelona de Ecuador.

Ariel Arnaldo Ortega
. Debutó en 1991 y en el ’97 se fue al Valencia de España. Luego anduvo por Italia, actuando en Sampdoria y Parma, para volver en 2000. Dos temporadas y un nuevo traspaso, esta vez a Fenerbahce de Turquía. Regresó al país en Newell’s Old Boys, calzándose nuevamente la banda roja a partir de 2006 por dos años, hasta su pase a préstamo a Independiente Rivadavia de Mendoza. En 2009 produjo un nuevo regreso. Siempre que el Burrito volvió fue campeón, a excepción de este último ciclo. Pero con Ortega nunca se sabe. Tal vez el destino lo espera, aunque suena difícil, para escribir otro glorioso capítulo. Por el momento lo veremos en All Boys.

Matías Jesús Almeyda. Debutó en 1992 con una breve carrera en primera, que incluye tres títulos locales y la Copa ’96. Su buen rendimiento en ese entonces, le valió el traspaso a Sevilla de España en alta cotización. Luego tuvo una extensa carrera en Italia (Lazio, Parma, Internazionale y Brescia), regresó al país y en dos oportunidades estuvo a punto de calzarse nuevamente la banda roja, sin embargo lo hizo en Quilmes para luego retirarse. Pero volvió a calzarse los cortos en el Lyn de Oslo, Noruega, para decir adiós una vez más. Sin embargo jugó algunos partidos en Fénix en Primera D y colgar otra vez los botines. Pasó a formar parte de la “clase pasiva de futbolistas, regresando en un hecho singular en 2009. Se transformó en un emblema. Su vuelta y el rendimiento alcanzado no dejan de sorprender. Todavía sigue y según parece va por más.

Marcelo Daniel Gallardo. Surgió en 1993 y registra tres ciclos. En el ’99 fue transferido al Mónaco de Francia, regresando en 2003 por espacio de tres temporadas. Volvió al fútbol francés, esta vez al París Saint Germain, luego el D.C.United de Estados Unidos, pegando la vuelta en 2009 por una año más en que pasó a Nacional de Montevideo.

Gustavo Adrián Lombardi. Debutó en 1993 y actuó cuatro temporadas en que es cedido a préstamo al Salamanca de España y Middlesbrough de Inglaterra. Regresó en el ’99 hasta 2001. El año siguiente fue su última temporada como jugador profesional en Alavés de España.

Celso Rafael Ayala
. Arrancó en Olimpia de Paraguay, luego Rosario Central llegando a River Plate en 1995 por tres temporadas. Allí fue transferido al Betis de España, luego pasó al Atlético de Madrid, San Pablo de Brasil, retornando en 2001. El cierre de su carrera en una cancha de fútbol fue en Colo Colo de Chile.

José Marcelo Salas. Llegó de Universidad de Chile en 1996 y a las dos temporadas era transferido a Lazio de Italia. Luego pasó a la Juventus regresando a River Plate en 2003 por otras dos temporadas. Finalizó su carrera donde empezó en 2008.

Eduardo Berizzo. Dos ciclos exitosos. Arrancó en Newell’s Old Boys, pasando al Atlas de México. Llegó a River Plate en 1996 con un breve paso por el Olympique de Marsella en 1999, cuando vuelve a calzarse la casaca de la banda roja, permaneciendo hasta 2001, en que es transferido a España, más precisamente al Celta de Vigo, finalizando su carrera en el Cádiz.

Roberto Trotta. Varias camisetas: Estudiantes (LP), Vélez Sársfield, Roma, Racing, arribando en 1997 River Plate. Luego Unión de Santa Fe, el regreso a River Plate, Atlante y Puebla de México, Sporting de Gijón, Barcelona de Ecuador y nuevamente Unión.

Martín Alejandro Cardetti. Llegó de Central, permaneció una temporada y fue cedido al Salamanca de España. Regresó al año siguiente y a partir de 2002 actuó en Paris Saint Germain de Francia, Valladolid de Espana, Racing, Pumas de México, Deportivo Cali de Colombia, Colón de Santa Fe, Quilmes y Boston River de Uruguay.

Gabriel Ernesto Pereyra. Debutó en 1998. Tuvo dos pasos a préstamo en Defensores de Belgrano y sendos retornos, el último en 2004. A continuación pasó al Cruz Azul, Atlante, Morelia y Puebla todos de México.

Nelson Rafael Cuevas. Llegó del Tembetary de Paraguay en 1998. En 2003 fue cedido a Inter Shanghai de China, regresando al año siguiente. Luego siguió en Pachuca y América de México, Libertad de Paraguay, Santos de Brasil, Universidad de Chile, Olimpia de Paraguay, Albacete de España y Puebla de México. Un verdadero trotamundos.

Javier Marcelo Gandolfi. Debutó en 1998 y estuvo a préstamo en Talleres de Córdoba y Arsenal. Regresó en 2004 por una temporada y prosiguió su carrera en Arsenal, pasando luego a Jaguares de Chiapas y Club Tijuana ambos de México.

Ariel Hernán Garcé. De inferiores, llegó a Primera en 1999, permaneciendo hasta 2003 en que es cedido a préstamo a Monarcas de México regresando en 2004. Luego pasó a Colón de Santa Fe, Olimpo de Bahía de Blanca, Rosario Central y nuevamente el sabalero.

Eduardo Germán Coudet. Arrancó en Platense, siguió en Rosario Central y San Lorenzo para llegar a River Plate en 1999 hasta 2003. Un paso fugaz por el Celta de Vigo español y el regreso. A mediados de 2004 partió a Rosario Central, luego San Lorenzo, San Luis y Necaxa de México, Colón de Santa Fe y Philadelphia Union de Estados Unidos.

Cristian Raúl Ledesma. Llegó de Argentinos Juniors en 1999 y se quedó hasta 2002 en que es transferido al Hamburgo de Alemania. Luego sigue en Monterrey de México y Colón de Santa Fe, regresando a River Plate en 2004. Al año siguiente su carrera continuó en Racing, Argentinos Juniors, San Lorenzo en dos oportunidades, con un breve paso por el Olympiakos de Grecia y nuevamente Colón.

Víctor Eduardo Zapata
. Procedente de Argentinos Junios recaló en Núñez en 1999 y jugó hasta 2003 en que pasó al Real Valladolid de España. Regresó en 2004 por tres temporadas prosiguiendo en Vélez Sársfield.

Damián Ariel Alvarez. Procedente de las inferiores permaneció hasta 2001. Seis meses a préstamo en Reggina de Italia y el regreso. Su carrera prolongó en México, actuando en Morelia, Pachuca y Tigres.

Diego Armando Barrado. De las inferiores debutó en 2000. Pasó a préstamo a Racing en 04/05 regresando para 05/06. Las dos temporadas siguientes las jugó en nuevos préstamos en Colón de Santa Fe y Olimpo (Bahía Blanca) respectivamente. En 2008 volvió a River Plate, pasando luego a Godoy Cruz de Mendoza y Atlético Tucumán.

Claudio Daniel Husaín. Llegó de Vélez Sársfield en 2000, luego Nápoli de Italia y el regreso hasta 2004. Posteriormente Tigres de México, Newell’s Old Boys, San Lorenzo, Defensor Sporting de Uruguay y Audax Italiano de Chile

Ariel Horacio Franco. Del semillero hasta 2002 en que fue cedido a préstamo al Toluca mexicano. Regresó por seis meses y fue cedido a préstamo sucesivamente a Banfield y Olimpo de Bahía Blanca. Pegó la vuelta una vez más en 2004 y siguió luego en Gimnasia y Esgrima (LP), San Martín de San Juan y Defensa y Justicia.

Gastón Nicolás Fernández. La gata debutó en 2002, siendo cedido a préstamo a Racing y regresando en 2004. Luego pasó al Monterrey de México, San Lorenzo, Tigres de México y Estudiantes (LP).

Daniel Gastón Montenegro. Su carrera ya tiene varias camisetas. Arrancó en Huracán, pasó al Olympique de Marsella, Independiente, Zaragoza y Osasuna de España, nuevamente Huracán e Independiente para llegar a Núñez en 2003 por una temporada. Prosiguió en el Saturn de Rusia regresando en 2005 por un año más. Pasó a Independiente y actualmente se desempeña en América de México.

Eduardo Nicolás Tuzzio. Arrancó en San Lorenzo, tuvo un fugaz paso por Quilmes en Primera B, y luego los de Boedo lo transfirieron al Olympique de Marsella. Llegó a River Plate en 2003. Un breve ciclo en Mallorca de España y el retorno hasta 2008 en que pasó a Independiente.

Horacio Andrés Ameli. Se inició en Central Córdoba de Rosario, luego Colón de Santa Fe, Rayo Vallecano de España, San Lorenzo y San Pablo de Brasil. Fue contratado por River Plate en 2003 pasando al año siguiente a América de México por una temporada. Volvió en 2005 y jugó pocos partidos hasta el retiro.

Cristian Javier Nasuti. Llegó de Platense en 2003 permaneciendo dos temporadas en que fue cedido a Morelia de México. Regresó y dos temporadas después, quien podríamos denominar el hombre de los préstamos, fue cedido a Banfield, Aris Salónica y AEK Atenas ambos de Grecia.

Cristian Alberto Tula. Llegó de Ferrocarril Oeste en 2003 y dos años después pasó a préstamo a Arsenal. Regresó en 2006, para ser transferido a San Lorenzo, donde se encuentra en la actualidad, en dos ciclos con un intervalo que lo vio actuando nuevamente en Sarandí.

Oscar Adrián Ahumada
. De inferiores con paso a préstamo en 2004 por una temporada a Wolfsburgo de Alemania y regreso hasta 2010. Actualmente se desempeña en Veracruz de México.

Rubens Omar Sambueza. Proveniente de la cantera debutó en 2003 permaneciendo cuatro temporadas, siendo cedido a préstamo a Pumas de México y Flamengo de Brasil. Regresó en 2009, para pasar a Tecos de México.

Jesús David José Méndez. De las inferiores hasta 2005 en que pasó a préstamo a Olimpo de Bahía Blanca y regresando al cabo de una temporada. Luego pasó al Saint Gallen de Suiza, Rosario Central y el gran error de su carrera. Tal vez por eso ahora es nuevamente canalla.

Alejandro Sebastián Saccone. Caso curioso el de este arquero surgido del semillero. Tres ciclos en River Plate. Sin debutar en primera fue cedido a préstamo a varios clubes: Atlético Tucumán, Chacarita Juniors y Carrarese de Italia. Recién debutó en 2004 y jugó apenas dos partidos oficiales y uno por la Copa ’98.

José Gustavo Sand. Goleador histórico de inferiores. Sin debutar en la primera de River Plate pasó a préstamo a Colón de Santa Fe en 1999, luego Independiente Rivadavia de Mendoza, Vittoria de Brasil y Defensores de Belgrano. Finalmente debutó en con la banda roja en 2004. Al año siguiente pasó a Banfield, continuando su carrera nuevamente en los sabaleros, Lanús, Al Ain de Emiratos Arabes y La Coruña de España.

Félix Luciano Leguizamón. Llegó a las inferiores de Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay en 2002. Estuvo a préstamo en Unión de Santa Fe y Polideportivo Ejido de España. Regresó permaneciendo hasta 2005 en que pasó a Talleres de Córdoba, Gimnasia y Esgrima (LP), Al-Ittifaq Dammam de Arabia Saudita y Arsenal.

Diego Alberto Galván
. Arrancó en Lanús, luego Morelia de México, nuevamente el granate, Beira Mar de Portugal, Olimpo de Bahía Blanca, llegando a River Plate en 2005. Al año siguiente Estudiantes (LP), regresando a la banda roja al cabo de una temporada. En 2007 otra vez el pincha, luego Arsenal y Olimpo de Bahía Blanca.

Nicolás Mario Domingo. Arrancó en 2005 hasta 2008 en que fue cedido a Génova de Italia. Volvió en 2009, pasando luego a Arsenal y Peñarol de Montevideo.

Matías Oyola. De las inferiores, estuvo a préstamo en Defensores de Belgrano, Gimnasia y Esgrima de Jujuy y Belgrano de Córdoba, regresando en 2006. Luego Independiente, Colón de Santa Fe y Barcelona de Ecuador.

Gonzalo Emanuel Ludueña
. Debutó en 2006 y dos años después fue cedido a préstamo a Emelec de Ecuador y Universidad San Martín de Porres de Perú. Volvió por seis meses en 2010, para partir una vez más, en este caso a O’Higgins de Chile.

Juan Pablo Carrizo. Pese a su corta trayectoria ya registra tres ciclos custodiando los tres palos del arco riverplatense. Por su juventud, todo invita a pensar que acaso haya una nueva despedida y un futuro regreso.

Nadie mejor que Pichuco para poner broche de oro a esta historia: Alguien dijo una vez que yo me fui de mi barrio. Cuándo?... Cuándo?... si siempre estoy llegando. Y si una vez me olvidé, las estrellas de la esquina de la casa de mi vieja, titilando como si fueran manos amigas, me dijeron: Gordo, quedate aquí… quedate aquí.

 

Por: Sr. River Plate.

9 comentarios:

charro dijo...

Otra vez nuestro agradecimiento para Sr RP. Trabajo monstruoso y estadístico insuperable.

Hay varios nombres que ni siquiera sabía que habían jugado una vez en River (Vivalda o Grispo) y muchísimos que no sabía que tuvieron una segunda oportunidad con la banda.

En este posteo se nota el negociado de los pases porque el 80% o más de la lista tiene que ver con jugadores de los años 90 y salvo excepciones que volvieron porque jugaron siendo jóvenes y volvieron para retirarse, la mayoría son jugadores que fueron cedidos para tomar experiencia y después terminaron yéndose o jugadores que fueron vendidos para hacer negocios.

Como cambiaron los tiempos desde el 90... increíble.

Enrique dijo...

Tremendo posteo, muchas gracias SR RP. Me impresionó mucho la campaña de Rongo. Ya lo había leído en el blog de Dalmassito pero no quería dejarlo pasar: 56 goles en 48 partidos, una bestia.

Saludos y nuevamente gracias.

Lucas Lee Bijoux dijo...

Que bueno saber que no siempre fuimos creadores de mercenarios,excelente post Sr RP,abrazo Monumental y espero que pronto a esa lista podamos agregar algunos mas.

Lucas

Anónimo dijo...

impresionanate ¡¡¡¡ gracias por tanta informacion ....para el que le gusta la historia de nuestro club todo esto es realmete valioso ...¡¡
un abrazo
angel

millonaria dijo...

Me ilusiona pensar que fueron muchos mas los que volvieron ,de lo que yo pensaba, ojala se repita, por sobre todas las cosas , que se repita el primer eslabon QUE salgan GLOrias nuevamente de nuestro club para volver a casa con todo el honor.

Anónimo dijo...

¿¿¿???.....

Anónimo dijo...

algunos de esos gracia'dio' volvieron


muy interesante y detallado

si alguna vez hago un programa de radio deportivo o de misceláneas lo llevo para postear Sr. River Plate !!

pero si todo sale bien faltan 3 añitos



abrazo , Jorge

Matias dijo...

Exelente, como siempre.
Gracias SR. RIVER PLATE!

Magyar dijo...

Muy bueno Sr. River Plate.

Lo de Comizzo fue un milagro o una falla temporal de las inferiores. ¿O historicamente no tuvimos buenos arqueros salidos de las inferiores? Salvo EL claro.
Lo escribo así sin reflexionar mucho en nombres, pero me parece que no hemos sido pródigos con el arco como del medio pa' delante. ¿Ud. que piensa?

Le mando un abrazo
Magyar

PD: De "Nocturno a mi barrio" hay una linda versión bluseada por La Mississippi en su disco "Bagayo", se los recomiendo.