"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

lunes, 28 de febrero de 2011

Triunfazo!!!

Yo también agradezco al de arriba estos buenos resultados... y ojalá nos siga acompañando

¿Hay otra forma de titular este posteo? No se, es la palabra que se repite en mi cabeza. Una noche especial. Otro partido fundamental en el cual River Plate no defrauda. En los últimos años nos veníamos acostumbrando a fallar en los partidos claves, cuando se venía un partido duro en los papeles ya sabíamos que fallaríamos y JJ logró cambiar esa ecuación.

JJ no nos convirtió en un gran equipo pero nos convirtió en un equipo, no tiene mejores jugadores pero tienen seguridad, saben exactamente lo que deben hacer y fundamentalmente confían en lograrlo porque creen que es lo mejor que pueden hacer. Creo que ese es el gran logro del Negro. Nos podemos quejar de que podríamos ser más ambiciosos, podemos querer más para este River Plate pero ¿por qué vamos a arriesgar en un momento tan duro? ¿Por qué no festejar los logros de un equipo que hace poco estaba lejos de salvarse de la promoción?

JJ no tiene el mayor carisma como DT, ni el juego más vistoso, ni es parte de los negociados y “amistades” de muchos técnicos y equipos que ponen plata para que se opine a favor, sin embargo su gran campaña en River Plate es la envidia de cualquier entrenador. Ganamos 6 partidos, empatamos 2 y perdimos sólo contra el campeón. ¿Qué más pedimos hoy a un equipo que hace unos meses peleaba por no descender y no tuvo refuerzos? Perdón, pero para mi estoy en un sueño. Es el momento para dormir más relajado y para soñar en un alivio más duradero. Estos jugadores pueden creer en si mismos y ahora ya no es tan loco pensar en 30 puntos salvadores. Si el equipo no se relaja y piensa que ya nos salvamos, el envión anímico de este resultado y la desesperación de los rivales pueden sacarnos con rapidez del mal momento que veníamos viviendo. Es fundamental llegar al partido frente a los bosteros muy tranquilos por los puntos obtenidos, hay que lograr lo más rápido posible que se deje de hablar de la promoción y así enfocarnos en otros objetivos. Ese era el imposible que hoy podemos soñar.

Ya se que saldrán los que sabían que River estaba salvado, los que decían que los árbitros nos ayudan (hoy creo que nos ayudaron. Al anularnos mal un gol impidieron que River se retrase y que Independiente nos atacara con todas sus fuerzas), los que dicen que esta no es la historia de River, los que dicen que River debe atacar en todos lados, que jugamos con 5 defensores… todos pueden tener razón pero...

Insisto que Díaz siempre me gustó y hoy me está dando una buena cuota de alegrías. Jugó un muy buen partido y atacó bien. No es una maravilla, es un jugador sobrio que no comete locuras y le da tranquilidad y seguridad a sus compañeros, misma virtud que le veo a Ferrero. A veces las cosas sencillas hacen cosas mucho mejores y terminan armando un grupo más cohesionado y seguro que el de las grandes figuras. Grandes figuras pueden armar un equipo virtuoso si juegan en equipo (el Barsa es un gran ejemplo) pero a veces no logran siquiera armar un equipo. Hoy River es un equipo cuyos jugadores saben cómo hacer sus cosas. ¿Alguien puede negar que Acevedo (que no jugó un gran partido hoy) sabe lo que está haciendo y es bueno? ¿Ferrari no encontró su lugar? Ferrari siempre tuvo problemas con la marca y moría en centros intrascendentes, hoy desequilibra constantemente y lo cubren bien cuando sube. Nuestros laterales y las espaldas de los mediocampistas eran el jolgorio de los rivales, hoy tienen que pelear cada jugada y esforzarse por pasar cada capa defensiva que les pone River Plate.
Premio a la constancia (de Pavone, del equipo, de los hinchas). Otro gran festejo frente al rojo.

Tuvimos mejores goleadores que Pavone pero ¿alguien duda de presión constante que infunde a la defensa rival? La incomodidad e inseguridad que le brinda a los rivales es imposible de cuantificar. Lanzini tiene 17 años y se anima a todo, pelea todas las pelotas, traba sin miedo y acepta el reto de llevar la pelota junto al pie sin importarle las patadas que lo buscan. Son las mismas virtudes que tiene Lamela pero Lanzini tiene una gran velocidad hacia delante. Lamela es la pausa, el pensamiento de la jugada y Lanzini es la rapidez por avanzar sin importar el rival, es puro vértigo. Los pibes son una buena dupla cuando andan bien, por ahora en lugar de complementarse suelen aprovechar cada uno el momento del partido o el partido entero que mejor se acomoda a su juego.

Este River no es maravilloso ni deslumbra pero es realmente utilitario. Saca ventajas de sus defectos y lucha cada pelota como se le venía reclamando. Almeyda sigue siendo un ejemplo y alma de este equipo pero Maidana, Ferrero y Román se afianzan y son parte de esta seguridad. Gran mérito de todos este momento, incluido Chichizola que se ganó el respeto de sus compañeros que vieron la personalidad y seguridad del pibe. Una de mis preocupaciones era que los defensores no jugaran con el arquero y arriesgaran la pelota, hoy hay que reconocer que juegan mucho con el pibe y hasta en más de una ocasión lo complican un poco. Aún se cometen muchos errores defensivos, no se jugó con nadie (en el torneo pasado teníamos 9 puntos) pero la realidad es que tenemos el arco invicto y somos punteros merecidamente. Como dijo Pavone, no hay que enloquecer pero que lindo es tranquilizarse con una sonrisa.

¿Que puedo escribir? Estoy feliz y espero que llegue el fin de semana… Gracias a JJ y a los jugadores que a pesar de tantas adversidades ponen toda la voluntad por sacarnos del pozo en cada partido.

Por Charro.

domingo, 27 de febrero de 2011

Una caldera diferente

Alguna vez podrán tener esta cancha, hoy es una vergüenza que sigue cumpliendo años.

Antes era la caldera del diablo, hoy es el libertadores de América. Antes era una cancha con gran capacidad y permitía que vaya gran cantidad de visitantes pero hoy no deja que vayan más de 3500 visitantes. Antes era la primera cancha de cemento y hoy es una cancha sin terminar. Antes era una gran cancha con un gran equipo y hoy no dejan de dar lástima su cancha y su equipo.

Ante ese diablo se enfrenta River Plate que no está mucho mejor. Este River Plate que se va elevando dejando las penumbras de los últimos tiempos e intenta recuperar la altura de siempre. Muchos que no entienden de la pasión del hincha hablarán de un clásico devaluado porque muchos partidos nos encontraron peleando por un título (el primer título de River Plate se ganó en un desempate contra el rojo) y hoy, ambos solo peleamos para no quedar en promoción.

Podrán insistir con el bajo nivel del fútbol argentino, de lo mal que andan Independiente y River Plate, que no hacen honor a su historia, que los equipos chicos juegan mejor y esto es una vergüenza, que el nivel, que la devaluación, que el estadio, que la posición en la tabla… todo será cierto pero la realidad es que esta tarde habrá otra fiesta en el fútbol argentino, que el estadio estará otra vez repleto, que la fiesta que se vivirá en las tribunas armará un partido importante y tal vez emotivo, que será mucho más interesante este partido que otros con mejores jugadores o mejores equipos. La posición en la tabla no hará honor a la historia pero los hinchas haremos honor a esa historia, tal vez los jugadores no armen uno de los mejores partidos de la historia pero seguro que harán lo imposible por no perder. No se peleará por ser campeón pero el condimento de este partido ojalá que no se vuelva a repetir y por eso será un partido especial que entrará en la historia.

Es un partido fundamental. Así lo sienten ambos equipos. Independiente entendió que River llegó a soplarle la nuca y ahora juega con todos sus titulares para dar el máximo. River sabe que todos los partidos son finales pero este partido tiene el plus del envión anímico y de crear un nuevo rival que este más hundido que nosotros.

No es un partido más. Es un Independiente/River Plate especial aunque algunos tontos lo quieran llamar un clásico devaluado. Esta noche no podemos perder, no hay que darle respiro al diablo para que haga sus maldades.

Vamos por otros 3 puntos especiales, vamos por el plus y por una victoria acorde a la historia de Independiente y River Plate.

PD> Vamos a ver si siguen los comentarios durante el juego. Fue muy buena la experiencia de la semana anterior y nos sirvió para ver como ven algunos hinchas el partido. No cualquiera se anima a dejar sus comentarios antes de que termine y sin el resultado puesto...

Por Charro.

sábado, 26 de febrero de 2011

La Tanita de Avellaneda surgió en River Plate

Noemí Simonetto, múltimple campeona (en varias especialidades atléticas) formada en River Plate

Club Atlético River Plate, este es nuestro nombre completo de nacimiento y siempre nos definió como institución, por eso bien vale esta anécdota para entender el significado. Hay momentos en la vida que nos van definiendo como personas y hubo momentos que definieron a River Plate como el club que es hoy en día. Uno de los momentos brillantes que nos definen como institución, es la tarde de diciembre de 1939 en la cual el profesor de atletismo de River vio en un parque de Bernal a una niña de 13 años haciendo prácticas de salto en un picnic típico de la época.

Cuando nos enteramos de la muerte de Noemí Simonetto el 20 de febrero, con Enrique hablamos de hacer un posteo recordatorio para honrarla humildemente desde nuestro blog, Enrique conocía su historia y podríamos hacer algo pero cuando vimos el posteo de Dalmassito, nos pareció muy bueno y completo por lo cual decidimos cambiar el posteo.
80 mts con vallas. Su especialidad en Londres '48.

Nuestro país ya no tiene cultura atlética y por eso vale la pena recordar a las grandes deportistas que brillaron en nuestro país (lamentablemente son muy pocas) cuando hay una oportunidad. Esa niña de Avellaneda (luego conocida como la Tanita de Avellaneda) fue invitada a venir a Monumental de Nuñez y a pesar de las distancias, su padre se sacrificó llevándola 3 veces por semana hasta Nuñez. Ella misma cuenta en una entrevista, sus vivencias con el atletismo y nos dice las razones por las que se alejó de nuestra institución. El estadio tenía apenas un año de vida y era un coloso que impactaba a cualquier persona pero muchísimo más a una niña. Eran otros tiempos, las distancias eran diferentes, en la zona del Monumental no habían casas sino que era un potrero y no se hacía fácil llegar, sin embargo el padre confiaba en las aptitudes y tenacidad de la hija. Esta simple anécdota de una niña de Avellaneda que quería ser atleta, que ponía todo su empeño por ser la mejor y que encontró refugio en el mejor club, muestra cual era la visión y las aspiraciones de nuestros dirigentes y el largo brazo de influencia que tuvo siempre la institución sobre la vida de los argentinos.

River Plate siempre fue un club social y de alta contención familiar. Un club de amigos que pretendían que sus familiares, vecinos y conciudadanos tuvieran las comodidades para hacer juntos una sociedad mejor. Varias instituciones tuvieron esa visión pero ninguna logró la jerarquía que tuvo River. “Mens sana in corpore sana” es un viejísimo dicho que se hizo carne generación tras generación y nuestros fundadores la inscribieron como ideal de club que pretendían. No se limitaron a jugar a la pelota y hacerlo lo mejor posible, quisieron más, fueron ambiciosos y lo lograron. Esa niña que llegó a River Plate un día de desfile atlético en el Monumental y que se maravilló por lo que era River Plate, llegó a ser medalla de plata en los JJ.OO de Londres 1948 y hasta el día de hoy es la única atleta argentina en haber conseguido una medalla olímplica.

El club Atlético River Plate tiene una función en la vida de la sociedad argentina y no se limita sólo a darnos felicidad cada domingo. River Plate es un club con mucha vida social, deportiva, recreativa y educativa durante todos los días del año. Esta ambición tiene un costo pero también tiene beneficios y llena de orgullo a la familia riverplatense aún cuando muchos no sepan reconocer el valor de este sacrificio.

No importa que algunos no lo sepan ni que implique un sacrificio, todos sabemos que en algún momento todos nos beneficiamos y todos nos sentimos orgullosos por los logros que van consiguiendo los miembros de la familia. A principios del siglo pasado nacieron los clubes con la rebeldía de los jóvenes de aquella época con una finalidad social, es hora de volver a inculcarnos esas metas e ideales y River Plate debe ser el puntal de esa sociedad mejor.
10-1-41, Simonetto todavía no cumplía 15 años y ya era una joven promesa millonaria.

Es parte de nuestra identidad, está en nuestro nombre. Somos parte del CLUB ATLETICO RIVER PLATE.

Por Charro.

jueves, 24 de febrero de 2011

Otra vez Lamela

 Cada vez más chicos

Vuelven a la carga por Lamela y parece que esta vez van a fondo. El Atlético de Madrid habría ofrecido 18 millones de Euros y el Milán haría algún intento por tentar a la dirigencia con una oferta superior. Recordar que la cláusula de rescisión del jugador es de 20 millones de Euros y cualquier equipo que ofrezca ese dinero obtendrá el derecho para negociar directamente con el jugador. River Plate es dueño del 80% del pase mientras que el 20 % restante le pertenece a la familia del jugador. Este porcentaje se entregó para poder retenerlo durante el affaire con el Barcelona. A la distancia aquella medida podría considerarse como una de las mejores del gobierno del contrahecho de Aguilar.

Es dable mencionar que fue un gran acierto de DAP no vender a Lamela en la cifra antes mencionada y todo lo que pueda obtener por encima es puro mérito de DAP. Esperemos, aunque se acrecientan mis dudas, que suceda algo similar con Funes Mori.

Aunque sea doloroso y triste tener que desprenderse del máximo proyecto de crack de la actualidad (el anterior fue Buonanotte y por las circunstancias que debió vivir se estancó) considero necesario aprovechar esta oportunidad que sirve para poner el plantel al día, reducir el enorme pasivo que mantiene en jaque el desenvolvimiento normal del club, armar un plantel competitivo para el semestre próximo junto a lo recaudado con el fideicomiso y hasta poder pensar en alguna figura de renombre.

Por: Enrique

Que sean 20

Almeyda festejando su decisivo golazo ante Universidad de Chile por la Copa Libertadores de América 96

Matías Almeyda cumplió 19 años de su debut y además de la sorpresa y placer que provoca su nivel futbolístico y su entrega interminable, es un placer oírlo al expresarse.

El pelado habla desde la sensibilidad de quien sufrió, desde la sencillez del buen tipo, desde la libertad que da el saberse sincero y correcto, desde el conocimiento que da la experiencia, desde la tranquilidad que da entregarse por completo, desde la seguridad que da el haber pasado por los mejores y los peores momentos, desde quien vio el final del camino y ahora disfruta lo que queda del camino.

Hicimos varios posteos de Almeyda porque no deja de emocionarnos. Su vida de película no se limita a lo que hace dentro de la cancha sino que continúa fuera de ella y es muy bueno escuchar sus conceptos y verlo con la sabiduría de estos 19 años de primera división. Con cada concepto muestra sus cualidades como persona y nos ilusiona con su sueño de ser entrenador. Ayer habló en ESPN de su hastío con el entorno del fútbol y de su abandono de la práctica profesional pero entendió a tiempo que el fútbol lo hace feliz y es parte de él, entonces el camino no es abandonar el fútbol sino pelear desde adentro para modificar las cosas dañinas que tiene el fútbol. Tardó cuatro años en entenderlo y tener una nueva oportunidad, esta es su hora para disfrutar. Sufre el proceso de los chicos para llegar a primera división y como están destruyendo los sueños y el carácter de los chicos a través de tantos incentivos prematuros. Lamenta no escuchar que los chicos sueñen con llegar a la selección o triunfar en el club, pero entiende que es un proceso que debe cambiar.

Es un motivo para festejar los 19 años desde su debut en la primera división de River Plate, es para alegrarse por ser uno de los privilegiados que pudo hacer las inferiores en nuestro club, darnos satisfacciones y volver a dar las últimas pinceladas de fútbol con la banda roja, es esperanzador pensar que podamos festejar también los 20 años de su debut mientras este disputando cosas importantes con nuestro club, es para soñar que una persona así pueda seguir ligada al club por el resto de los años. Una persona que puede transmitir el sentimiento millonario y contar sinsabores como la expulsión en la bombonera o el penal errado ante Nacional de Medellín y alegrías como su gol en la Libertadores 96 y los títulos que ganó en el club.Ya van 19 años de calidad y sacrificio. Son muchos años pero siempre le rogaremos por un pequeño sacrificio más porque él siempre lo dará.

Un largo camino de 19 años honrando a River Plate

Como siempre terminamos los posteos sobre el pelado, gracias Pelado. Eternamente gracias.

Por Charro.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Palabras lastimosas

 Pensar que un técnico lo sacó del equipo porque salía jugando en lugar de revolearla...

Hace unos días, Matías nos avisó sobre esta nota interesante en el pasquín deportivo del multimierda publicó una entrevista a Mateo Musacchio bajo el título "ya se despertó" y con la bajada de línea "soñaba con jugar muchos años en River pero ahora ni quiero volver". Como siempre malintencionado ese conetín pero... vayamos a lo importante. Todavía no pasó tanto tiempo desde que lamentáramos su ida del club y mucho menos para cicatrizara el lamento por no haber disfrutado los momentos que este jugador nos podría haber regalado. Ver triunfar a estos jugadores en el exterior son las pequeñas puñaladas que vamos sintiendo cuando no los vimos triunfar con la banda roja.

Leer sus palabras me causaron desazón, Leer a una persona que dice haber sentido amor pero que se terminó, siempre es doloroso pero si a esto le suma que asegura que no quiere volver a vernos, la frustración se multiplica porque algo se rompió. El peor momento resulta cuando nos enteramos que esa persona rehizo su vida mientras nosotros deambulamos entre el dolor y querer salir a flote. Otra muestra más del los difíciles momentos que venimos viviendo.

Las palabras de Musacchio duelen en varios puntos. Es un pibe producto de las inferiores de River que está expresando con dolor algo que quiso y no fue pero que también ya tiene superado. No es para menos, su estancia en River le dio muchas alegrías al principio pero a la hora de las pruebas de amor, River prefirió apostar a jugadores como Quiroga, Cabral, Sanchez, Gerlo o Coronel. Mateo se sintió estancado, no aprendía ni le daban continuidad, delante de él no tenía jugadores que le aportaran y encima iba perdiendo oportunidades ante burros notorios. Como iba a decirle que no a una oportunidad como la que le presentó Villarreal, como iba a discutir con los dirigentes para quedarse si ellos no lo querían retener porque habían hecho negocios provechosos con los españoles. Lo peor de todo es que cuando tenía 15 años todo el mundo hablaba de él como el mejor proyecto (por algo ingresó en la operación del submarino amarillo) y encima en un puesto en el que River no se caracteriza por sacar muchas figuras. Nos perdimos a un jugador que podría haber sido un capitán o un valuarte defensivo por un par de años además de una plata que River no recibió.

Duele ver la desidia de nuestros dirigentes y los errores que se cometieron en los últimos años pero en las declaraciones de Musacchio hay cosas más graves aún. Por un lado dice que sigue en contacto con varios pibes de su edad (recordemos que recién tiene 18 años) y afirman que las cosas siguen igual a como estaban antes (sobre las oportunidades de los pibes para llegar a la primera) y por otro comenta que allá aprendió un montón en lo táctico, movimientos que no aprendió en las inferiores de River (esto es terriblemente grave).  En sus declaraciones se nota la falta de contención de estos pibes que están ansiosos por jugar en primera división a los 17 años y que si no tienen continuidad prefieren emigrar, recuerdo cuando le pasó algo similar a Mascherano (jugaba de sparring con la selección mayor pero jugaba en la reserva de River). Creo que Almeyda debe estar cubriendo ese espacio de experiencia y de explicarle a los pibes de no quemar etapas y  darse tiempo para jugar en River y luego triunfar afuera, es una charla que deberían tener los cuerpos técnicos de inferiores y de primera. El problema surge cuando se contrata a un entrenador que le sugiere a los pibes irse ante la primera oferta que aparezca (descuida los intereses del club y mal aconseja a los pibes que mayormente vuelven con algunos mangos pero habiendo fracasado). Las últimas palabras de Mateo desnudan otro problema en el cual tienen la culpa dirigentes, técnicos y periodismo, los pibes ya no tienen sueños en el fútbol argentino (como está diciendo el pelado Almayda en una entrevista en ESPN), el fútbol argentino es un escalón para jugar en España o en Italia. Según Mateo “estoy en lo máximo que puede aspirar un jugador a nivel de clubes”… se olvidó lo que es jugar un River/Bosta. Ojalá el fútbol argentino se pueda reestructurar y cambien los sueños y esos pibes puedan cumplir el sueño de jugar en la primera de River Plate y no en un equipo cualunque que enfrentará al Real Madrid y Barcelona para ver si quedará a 70 o 60 puntos de esos equipos. El sueño es enfrentar a esos equipos y tal vez poder jugar con ellos, pero la gloria deportiva desaparece de la vista porque nadie puede soñar con obtener un título si no es en esos 2 equipos.

Mateo rehizo su carrera porque River Plate no lo supo valorar, ahora nosotros debemos cambiar para que no nos vuelva a pasar con otros valiosos jugadores de nuestras inferiores. Hay que escuchar, aprender y querer mejorar para no cometer los mismos errores. Lo que pasó con Mateo Musacchio es imperdonable (como tantas cosas de la anterior gestión).

Por Charro.

lunes, 21 de febrero de 2011

Necesitábamos estos 3 puntos… y los conseguimos

El grito de millones, salió del alma...

Va quedando claro que es un torneo muy parejo en el cual sobresalen 4 o 5 por ser peores y 3 por ser mejores, sin embargo con todos hay que cuidarse porque un descuido puede provocar un gran problema. Dentro de los equipos inferiores hay que situar a Huracán, ayer demostró que sólo un milagro podrá salvarlo de quedar entre los últimos cuatro puestos, sin embargo también dejó claro que si lo dejan puede llegar con peligro y dar algún dolor de cabeza.

En el posteo de ayer escribí que sería muy difícil soportar la presión que implica tener que ganar si o si (cuando no se tiene un equipo que es superior al resto) y tener a una platea llena de nerviosismo que en cualquier momento se podría tirar contra los jugadores si no se encontraba el camino. Esa fue la apuesta de Huracán y por buena suerte no prendió demasiado en la hinchada y por otro lado se convirtió el gol en un momento oportuno del partido.

La cancha no estuvo repleta ayer (estamos todavía en febrero y se nota en el club que hay mucha gente afuera) pero tuvo un marco extraordinario. Mucha gente sigue al equipo y sólo piensa en alentar. Me sigue sorprendiendo la cantidad de extranjeros que quieren ver el espectáculo de las tribunas y como no pueden creer el repertorio de cánticos que tienen los hinchas. Es muy divertido verles las caras.

Claro, pasa a ser divertido cuando los resultados acompañan esas caras y si encima se nos dibuja una sonrisa por haber vivido algunos pasajes de buen fútbol. Ya se. River Plate no se puede conformar con algunos pasajes, no puede cuidarse e ir con cuidado hasta el arco rival, debe ser una aplanadora de buen juego que haga desaparecer al rival… mejor dejemos el pasado (y el futuro) para volver al presente.

Huracán estaba a 4 puntos nuestro a la hora de pensar en el promedio, sin embargo tuvieron un pensamiento mucho más conservador al que tuvo River Plate en Victoria, ¿para que arriesgarse a quedar más lejos y dejar una diferencia muy difícil de remontar? La diferencia estuvo en que Huracán nunca tuvo otro objetivo que no perder y aunque River Plate jugó un mal primer tiempo, el globo nunca tuvo oportunidad de llegar con peligro. Para muchos esto implica que River se protegía más de lo debido, para otros, la causa para que Huracán no llevara peligro era el cerco defensivo que arma JJ. Dos visiones diferentes que puede tener una respuesta distinta en cada partido, ¿arriesgar más o tener paciencia? ¿Alocarse o pensar con la calculadora? ¿Pensar en un partido salvador o pensar en un torneo de 19 fechas? En la actualidad los resultados mandan así que no me extrañaría que la respuesta la de la cantidad de puntos que se obtengan.

Ayer el primer tiempo no resultó bueno porque a Lanzini se lo comieron con una marca muy física y permanente, no le dieron respiro y fueron muy pocas las oportunidades que tuvo para participar. Sin Lanzini, Lamela estuvo perdido y sin poder descargar la pelota, estuvo solo deambulando por la cancha y fue absorbido también por las marcas (no tan personales pero pegajosas), Pereyra estuvo desaparecido y la pelota quedó casi en exclusividad para Acevedo quien logró tener mucho juego con Ferrari que al no tener que preocuparse demasiado por las marcas, atacó con persistencia e inteligencia. 4 veces logró cortar por los costados de la defensa rival y solo su falta de habilidad como delantero impidió que llegara al gol. Me apoyo en los comentarios de Magyar y Matías para discrepar en cuanto a la tarea de Lanzini y Acevedo. Para mi Acevedo jugó un muy buen primer tiempo y el pibe no lo hizo tan bien como otras veces. Acevedo tiene la habilidad de dar pases quirúrgicos y cuando no tiene posibilidad de dar pases a jugadores cercanos, sabe que eso implica tener a alguien libre por otro sector y demasiadas veces prefiere hacer esos pases que son muy difíciles de lograr que lleguen a destino. Acevedo no tiene la habilidad para pasar entre 4 jugadores pero tiene otras habilidades que supo aprovechar en el segundo tiempo.

Para mi gusto fue el mejor jugador del partido y la pieza clave del segundo tiempo. Se desmarcó y jugó a un toque con quienes debía hacerlo, toques cortos y buscó la devolución dándole espacios a Lamela y armando un circuito con Pavone. Diría que se potenciaron al poder jugar muy rápido en espacios cortos y adelantarse en bloque entre los 3 (varias veces bien acompañados por Pereyra) mientras poco podían hacer los defensores rivales. Esta tarde Pavone se ganó todos los aplausos (y para la mayoría fue la figura del partido). Extraño caso el de este goleador que se ganó merecidamente el corazón de los hinchas sin convertir tantos goles. Es un jugador sacrificado en el que todos confiamos que pronto estará más derecho con el arco y se convertirá en uno de los mejores jugadores del torneo.

En los comentarios del posteo se quejaban porque River se retrasó. Creo que River se protegió con la pelota salvo unos 10 minutos en que Huracán llegó gracias a un tiro muy sorpresivo con mucha fuerza y desde muy lejos (primera vez que le veo pegar así a Quiroga) y luego con otro centro. En la última media hora Huracán intentó un poco más (a esa hora debía intentarlo) pero hizo poco (salvo que tuvo varios tiros libres). Para mi gusto, River se defendió bien con la pelota. Cuando saca a Pereyra y pone a Arano, se puede tomar como que pone a un defensor para colgarse del travesaño, sin embargo yo lo vi a Arano más en el campo rival que en defensa, creo que Arano le da la alternativa de, en caso de que el rival decida atacar alocadamente, él pueda cubrir espacios defensivos. Arano es un jugador rápido más allá de su poca confiabilidad defensiva, es un defensor más allá de que muchas veces deje que desear.

Chichizola volvió a mostrar personalidad y seguridad además de una fuerza extraordinaria en los saques con el pie (sería bueno que practiquen los delanteros adelantarse hasta el área rival y esperar ese saque) y almeyda volvió a mostrar su corazón gigante hasta en la última pelota del partido; simplemente un gigante y un deportista fuera de serie. Otro acierto de JJ me parece que es la defensa que armó. Los defensores jugaron un partido sobrio a pesar de no haber sido atacados en demasía pero ¿cuantas veces nos ganaron puntos cuando no nos atacaron?

Tendremos otra semana de tranquilidad, con una sonrisa en la boca y esperaremos que el equipo siga mejorando su juego para darnos también algo más de seguridad. Lo importante es que se ganó el partido que más se debía ganar.

Gracias a los jugadores por el compromiso y la entrega (fundamental en este tramo). Ya que estamos, también un gran agradecimiento para Magyar por su idea y la ayuda que nos dio al dejar su opinión del partido junto a Matías. Sinceramente muchas gracias a todos los que participan.

Por Charro.

domingo, 20 de febrero de 2011

Una presión sin igual

 Modelo Tramontina de la olla a presión. Los hinchas debemos presionar al rival...

Que bien se siente tener la presión de ganar para ser campeón y que diferente es la presión a tener que ganar para no tener que soportar durante la semana al periodismo, a los hinchas y a la tabla de promedios. Siempre dicen que una hinchada puede jugar a favor o en contra, depende mucho de los hinchas de la experiencia y personalidad del equipo. La hinchada de River es experta en presionar en el Monumental a los rivales y así se consiguieron decenas de títulos pero las cosas a veces cambian. Hoy salió a boquear el enorme Facundo Quiroga que supo hacer pareja con Nico Sanchez o Cabral formando la peor dupla de la historia del club (no hace falta que lea toda la historia de River para verificar esta apreciación, es imposible tener algo peor en River) y que dejamos escapar sin hacer más intentos por retenerlo. Es muy probable que tenga el promedio más alto de goles en contra de nuestra historia y también era hincha de River como lo era el ogro Fabbiani (otro partícipe del peor equipo de nuestra historia acorde con el momento político, económico e institucional que vivió el club).

Todos muy buenos datos para un jugador mediocre, sin embargo, conoce al club y a sus ex compañeros y es importante entender como nos ven los rivales hoy en día. Hasta hace 1 año nos venían a atacar porque ya no imponíamos respeto y apenas se logró recuperar el respeto al Monumental, a la hinchada y al equipo, sin embargo este campeonato es especial y así lo entienden los hinchas de todos los clubes y en especial los jugadores de todos los equipos. A River hay que esperarlo y aguantarlo hasta que los hinchas presionen y se desarmen en busca del gol. Es un torneo especial porque River no puede perder, debe sumar y no tiene un equipo con la experiencia y los reemplazos acordes para ganar con facilidad y eso le da la posibilidad a cualquier equipo de hacernos frente.

Será cuestión de los hinchas no impacientarse, dar apoyo permanente y no ser la herramienta principal de los equipos rivales como Huracán que esperan la ayuda de los hinchas millonarios. Lamentablemente estamos en una situación nueva y si D’s quiere esto será por los próximos meses y nunca más debamos vivir algo tan extremo. Mientras tanto hay que pasarla de la forma más inteligente y cómoda posible sin buscar sueños inalcanzables para este momento. De todas formas, las cosas buenas pueden llegar por decantación y no por la presión del inicio.

Este es un posteo corto para darle la posibilidad a quienes quieran opinar durante el partido. Es una idea de Magyar y esperemos que se sumen todos los que no tienen la oportunidad de ver el partido en la cancha pero tienen ganas de compartir sus opiniones acerca del partido.

Buena suerte y que se de el resultado que necesitamos para poder festejar...

Por Charro.

sábado, 19 de febrero de 2011

Se fueron y volvieron

A mi barrio

Paradojas en las carreras de los jugadores. Empezar o no en un club y más tarde regresar. Hace muchos años era casi inusual. Más aquí en el tiempo y por los pases a préstamo o por la falta de adaptación a otro fútbol, se ha transformado en una modalidad corriente. Para graficar esta historia de 68 nombres, un riverplatense de ley como Aníbal Troilo, parece haber escrito Nocturno de mi barrio, diciendo: Mi barrio era así, Así...así...así. Es decir, qué se yo si era así. Pero yo me lo acuerdo así: con Yacumín, el carbuña de la esquina, que tenía las hornallas llenas de hollín, y que jugó siempre de jas izquierdo al lado mío, siempre, siempre… tal vez pa'estar más cerca de mi corazón.

La extensa lista se compone de la siguiente manera:

Nazareno Luna. Puntero izquierdo que alternó entre 1932 y 1933. Estuvo a préstamo en Racing en el ‘34, regresando para actuar un solo cotejo en 1935 y luego pasar a Vélez Sársfield. Para ese entonces ya estaban en su puesto alternativamente Deambrossi y nada menos que Pedernera. Jugó 20 partidos señalando 7 goles.

José Manuel Moreno. Debutó en 1935 y jugó hasta el ’44. Se fue al Real Club España de México y regresó en 1946 permaneciendo hasta la huelga de 1948. Su carrera prosiguió en Universidad Católica de Chile, con un paréntesis en donde metió la pata, luego Defensor Sporting de Uruguay, Ferrocarril Oeste, Vasco Da Gama y le puso punto final a su carrera a los 44 años en Independiente Medellín de Colombia. Lució la casaca de la banda roja en 321 oportunidades señalando 179 goles. Para aquellos que lo vieron, el mejor de todos.

Luis María Rongo. Arrancó en Acassuso y se sumó a las inferiores. En su puesto actuaba nada menos que Bernabé Ferreyra. Debutó en 1935 y dos años más tarde fue cedido a Argentinos Juniors. Retornó en 1938 permaneciendo dos años más, y ser transferido al Fluminense de Brasil. Posteriormente jugó dos temporadas en Platense y en el ascenso, actuando en Témperley, Excursionistas y San Telmo hasta su retiro en 1947. Tenía limitadas condiciones técnicas pero un shot furibundo. En River Plate dejó una impresionante marca de 48 partidos jugados y 56 goles.

Bruno Rodolfi. Centro medio que llegó de Mendoza a la inferiores. Gran personalidad, garra y voz de mando. Correcto distribuidor del juego. Debutó en 1934 discutiendo el puesto con Minella, para luego afirmarse y ser pieza fundamental de La Máquina. Con el éxodo de 1944 partió a México y regresó a poner broche de oro a su carrera con la banda roja en 1948. Jugó 170 partidos y marcó 5 goles.

Alfredo Di Stéfano. Hizo su presentación en 1945, fue cedido a préstamo a Huracán al año siguiente y pegó la vuelta en el ’47 para ser campeón y goleador del torneo permaneciendo hasta 1949. El éxodo esta vez a Colombia, lo vio actuar en Millonarios de Colombia (elenco denominado El Ballet Azul), para alistarse luego en el Real Madrid donde ganó todos los torneos que se podía disputar. Con casi 40 años dio las hurras en el Espanyol de Barcelona. Muchos en Europa lo consideran el mejor de la historia. En River Plate actuó en 66 ocasiones con 49 conquistas.

Néstor Raúl Rossi. Con la partida de Rodolfi, River Plate buscó sucederlo con la contratación de Manuel Giúdice. Sin embargo en la cantera estaba Pipo, que debutó en 1945 y se quedó con el puesto, permaneciendo hasta el ’49. También el éxodo colombiano lo llevó a Millonarios y regresó en 1955 para ser parte del primer tricampeón riverplatense. Se quedó un año más y los dos últimos de su carrera los jugó en Huracán. El Patrón de América disputó 155 cotejos y marcó en 7 ocasiones.

Juan Carlos Sarnari
. Llegó de Firmat a las inferiores debutando en 1959 hasta 1962 en que fue cedido a préstamo a Huracán. Regresó en el ’64 y permaneció tres temporadas más. Luego fue transferido a Universidad Católica, siguió en Universidad de Chile, pasando a Independiente Medellín e Independiente Santa Fe de Colombia. Jugador de gran despliegue, actuó tanto de insider como en la línea de ataque. Jugó 147 partidos y señaló 31 goles.

Eduardo Grispo. Llegó de Deportivo Español. Debutó en 1963. Al año siguiente fue cedido a All Boys. Regresó 1965 actuando hasta el ‘67. Luego su carrera prosiguió nuevamente en la entidad de Floresta hasta 1970. No pudo afirmarse en primera, disputando 37 partidos y marcando un gol.

Oscar Más. Debutó en 1964 y se quedó hasta el Metropolitano de 1973. Allí pasó al Real Madrid por una temporada y regresar a ser Bicampeón del Metro y Nacional ’75. Jugó toda la temporada de 1976, para quedar con el pase en su poder. Prosiguió su carrera en Quilmes, América de Cali, Mariano Moreno y Sarmiento de Junín, Huracán Las Heras (Mendoza), Defensores de Belgrano, Talleres de Escalada, El Porvenir, Huracán de Trelew, Boca Juniors de Bariloche, Progreso de Juan José Paso, Everton-Argentinos Junios de Cañada de Gómez, Sportivo Baradero y Boca Juniors de Coronel Suárez ya entrados los 40. Puntero electrizante, de gran potencia con desborde, diagonal y olfato de gol. En River Plate jugó 382 partidos y marcó 198 goles. (N.d.R: Si Cristiano Ronaldo vale 100 millones de Euros, de seguro Pinino valdría el doble para empezar a hablar).

Daniel German Onega. Debutó en 1966 y permaneció por cinco temporadas. En 1972 pasó a Racing regresando al año siguiente que sería el último con la banda roja. Luego actuó en Córdoba de España hasta fines de 1977. Se retiró y volvió a calzarse los cortos a mediados del ’78 en Millonarios de Colombia. Allí sí fue campeón y se retiró definitivamente. El Fantasma inicialmente era un punta de lanza, buen cabeceador y astuto para definir. Con la partida de Ermindo comenzó a actuar como armador, teniendo actuaciones destacadas. Es el máximo artillero en la Copa Libertadores. Dejó su marca con 207 encuentros y 87 goles.

Víctor Rodolfo Marchetti. Debutó en el Nacional de 1969 y permaneció hasta 1974 sin lograr continuidad. Fue transferido a Unión de Santa Fe en donde actuó dos temporadas, hasta que River Plate lo adquiere para reemplazar a Alonso en el Metro ’77 donde fue campeón y figura. El retorno del Beto lo conminó a alternar, partiendo en 1979 a San Lorenzo, luego Rosario Central, Racing y regresar nuevamente a Unión en 1984. Gran capacidad de definición y depurada técnica para el cabezazo. Dejó su marca con 174 partidos y 55 conquistas

Norberto Alonso. Hijo de jogo bonito de Didí debutó en 1971. Bicampeón ‘75 permaneciendo hasta 1976 en que fue transferido al Olympique de Marsella. Retornó en 1977 para ser Tricampeón Metro ’79, Nacional ’79 y Metro ’80, también el Nacional de 1981 en que se produjo su traspaso a Vélez Sársfield. Una porción importante de gloria aún lo estaba aguardando y regresó en 1984 para ser campeón de todo. Jugó 372 partidos y marcó 149 goles. En todos sus regresos fue campeón.


Daniel Alberto Passarella. Procedente de Sarmiento de Junín debutó en 1974 y cosechó 7 títulos hasta 1982. Su destino fue Italia, Fiorentina primero e Internazionale después. Regresó en la temporada 88/89 al elenco multiestelar conformado por Menotti, que no cumplió las expectativas. El defensor más goleador tanto en la Argentina como en el Calcio.

Alberto Pedro Vivalda. Debutó en el Metropilitano de 1975 reemplazando a Fillol y fue el portero en la consagración frente a Argentinos Juniors. Sin oportunidades para jugar y siendo relegado también por Landaburu, pasó a Chacarita Juniors y después a Racing. En 1982 emigró a Millonarios de Colombia por tres temporadas donde lo miró desde el banco nada menos que René Higuita. En 1985 regresó al país para actuar en Unión de Santa Fe y Platense. En la temporada 87/88 volvió a su cuna actuando en dos oportunidades. Esta vez los arqueros millonarios eran Pumpido y Goycochea. Después continúo en Ferrocarril Oeste y Racing nuevamente en la temporada 89/90. Siete partidos en total y el recuerdo de alguien que se fue temprano.

Ramón Angel Díaz. Debutó en el Metropolitano de 1978 durante una gira del primer equipo por Europa. Rápidamente se ganó un lugar que no terminaba por darle Labruna, quien lo hacía ingresar en los segundos tiempos. Tras el Mundial ‘82 fue transferido al Nápoli, luego Avellino, Fiorentina e Internazionale, alcanzando el Scudetto. Posteriormente hizo escala en Mónaco para regresar diez años después a River Plate en el Apertura ‘92. Fue figura, goleador y campeón. Iniciado en Clausura 1993 partió para seguir haciendo goles en el Yokohama Marinos de Japón. Buena marca de 177 partidos y 85 goles.

Antonio Rosa Alzamendi. Llegó de Independiente en 1982 (M) en tiempos difíciles deportivamente hablando, partiendo a Nacional de Montevideo al año siguiente. Luego actuó en Pumas y Tecos de México, Peñarol de Montevideo, para regresar en 1986, ganar la Copa y marcar el gol para la conquista de la Copa Intercontinental. Fue transferido al Logroñes de España, y anduvo metiendo sus últimas corridas en Deportivo Mandiyú, Racing de Durazno y Rampla Juniors. En total 76 partidos con 30 goles, pero marcó uno de los más importantes de la historia.

Sergio Javier Goycochea. Llegó de Defensores Unidos de Zárate (Primera C de entonces) y consagrado en Selecciones Juveniles. Primero con la misión de reemplazar a Fillol y luego postergado por Pumpido. Frustrado su pase a San Lorenzo en 1988, se convirtió en un trotamundos. Millonarios de Colombia, Racing, Brest de Francia, Cerro Porteño y Olimpia de Paraguay. Volvió a River Plate en 1993 continuando en Deportivo Mandiyú de Corrientes, Internazional de Brasil, Vélez Sársfield y Newell’s Old Boys.

Enzo Francescoli. En medio de interminables negociaciones llegó en el Metro ’83 procedente de Wanderers de Montevideo. También arribado en mal momento deportivo, tardó en adaptarse y mostrar su categoría. Cuando se asentó, no paró de convertir goles, transformarse en figura e ídolo de los riverplatenses. Fue transferido al Racing Matra en 1986, luego pasó al Olympique de Marsella en Francia, Cagliari y Torino respectivamente vieron su fútbol en tierras itálicas. Regresó en 1994 por toda la gloria que le faltaba. Jugó 198 partidos señalando en 115 oportunidades.

Alejandro Alfredo Montenegro. Debutó durante la huelga de 1983 (M). Al año siguiente fue cedido a préstamo a Chacarita Juniors. Regresó para el Nacional ’85 siendo titular indiscutido en el equipo que luego ganaría todo, permaneciendo hasta el certamen 87/88 bajo la conducción de Griguol que casi no lo tenía en cuenta. Su carrera prosiguió en Talleres de Córdoba, San Lorenzo, Belgrano de Córdoba y nuevamente Talleres. Jugó 85 partidos y marcó 4 goles, uno de ellos, golazo inolvidable el 27 de Octubre de 1985 para ganar el clásico.

Mariano David Dalla Libera.  También debutó durante la huelga de 1983 (M). Pasó a préstamo a Unión de Santa Fe y Témperley, regresando en la temporada 87/88. Después Estudiantes (LP), Atlas de México, Deportivo FAS de El Salvador, Independiente Santa Fe de Colombia, Puebla de México, Platense, Huracán, Racing, nuevamente Platense y Newell’s Old Boys. Insinuó más de lo que mostró en un total de 16 partidos sin goles.

Rubén Darío Gómez. Arrancó en Lanús y luego en Atlanta en Primera B, tuvo un mal paso y continuó en Unión de Santa Fe. Llegó en 1986 permaneciendo hasta el ‘88 en que es cedido a Argentinos Juniors. Volvió un año después y jugó algunos partidos en 1989. Luego continuó en La Paternal, Lanús y retornó al ascenso actuando en Atlético Rafaela, Arsenal y Douglas Haig de Pergamino.

Gustavo Miguel Zapata. Debutó en la temporada 86/87 siendo al año siguiente cedido a préstamo a Témperley. Regresó al cabo de una temporada permaneciendo hasta 1993 (A). Después fue transferido al Yokohama Marinos de Japón y cerró su carrera en San Lorenzo y Chacarita Juniors. Jugó 131 partidos y señaló 2 goles.

Enrique Ernesto Corti. Inició su carrera en Instituto de Córdoba, tuvo un paso fugaz por Villa Dálmine en 1985 y llegó a River Plate para el certamen 87/88. Permaneció hasta 1990 en que fue transferido al Toluca de México. Regresó para el Torneo Centenario de 1993 hasta 1996. Volvió a Instituto en el tramo final de su carrera y jugar dos temporadas más. Llegó y se fue en silencio. Un pilar de aquellos años.

Angel David Comizzo. Llegó de Talleres de Córdoba y fue titular en el equipo de Menotti 88/89. Campeón 89/90. Pasó a préstamo a Tigres de México y volvió en la Liguilla de 1991. Se fue campeón y volvió para ser campeón en el Apertura del mismo año. Luego emigró en 1993 al América de Cali, en medio de una situación polémica con el Director Técnico Passarella. Su carrera prosiguió en Banfield, León y Morelia mexicanos, para regresar y ser campeón en los torneos Clausura 2002 y 2003. Sus últimas atajadas lo vieron en el arco de Atlético Rafaela.

Hernán Edgardo Díaz. Llegó en 1989 proveniente de Rosario Central y un fugaz paso por Los Andes en Primera B. Permaneció hasta el Clausura ’99. Pasó seis meses a Colón de Santa Fe y regresó para ser campeón del Clausura 2000. Jugó su último partido el 10 de Junio de 2001 en la derrota frente a Lanús 2-1 siendo expulsado.

Leonardo Rubén Astrada. Debutó en la Liguilla ’89 con Mostaza Merlo como técnico. Jugó en Gremio de Porto Alegre durante 2000 y regresó al año siguiente para seguir ganando títulos, es el jugador de mayor cosecha, hasta su retiro en 2003.

Walter Gustavo Silvani. Debutó en 1989 y permaneció hasta el ‘94 en que pasó a préstamo por seis meses a Argentinos Juniors. Su regreso fue breve (1995) y continuó su carrera en Universidad de Chile, Extremadura y Salamanca de España, Pachuca de México, Al-Sawed de Emiratos Arabes, Newell’s Old Boys, Estudiantes (LP) y Liverpool de Uruguay.

Juan José Borrelli. De las inferiores hasta 1992, transferido al Panathinaikos de Grecia, luego actuó en el Oviedo de España, para regresar en 1997, ser campeón local y de la Supercopa. A posteriori jugó en San Lorenzo, Tigre, Club Deportivo Maldonado de Uruguay y Akratitos F.C. de Grecia.

Ruben Fernando Da Silva. Llegó procedente de Danubio de Uruguay en 1989, permaneciendo dos temporadas hasta su traspaso a Cremonese de Italia. Luego actuó en el Logroñes de España, para regresar en 1992. Al año siguiente tuvo su mal paso y continuó en Rosario Central, Tecos de México, Nacional y Danubio de Montevideo.

Ramón Ismael Medina Bello. Llegó de Racing para la temporada 89/90 y campeonó. Se fue al Yokohama Marinos de Japón y regresó en el Clausura ’96. Allí ganó todo: Tricampeonato, Copa y Supercopa. Luego continuó en Talleres de Córdoba, se retiró y volvió a Sportivo Dock Sud en Primera C, finalizando en Juventud Unida de Gualeguaychú en 2005. Un mimado de la hinchada.

Sergio Angel Berti. Llegó en 1990. No tuvo la mejor procedencia, pero se ganó su lugar. Tres ciclos en River Plate que siempre lo vieron campeón. El primero hasta 1992, que se fue al Parma de Italia. Volvió un año después y se quedó hasta el ’95, para un breve paso por Zaragoza de España y regresar en 1996. Se quedó hasta 1999. Sus siguientes destinos serían América de México, Al Ain de Emiratos Arabes, Huracán y Barcelona de Ecuador.

Ariel Arnaldo Ortega
. Debutó en 1991 y en el ’97 se fue al Valencia de España. Luego anduvo por Italia, actuando en Sampdoria y Parma, para volver en 2000. Dos temporadas y un nuevo traspaso, esta vez a Fenerbahce de Turquía. Regresó al país en Newell’s Old Boys, calzándose nuevamente la banda roja a partir de 2006 por dos años, hasta su pase a préstamo a Independiente Rivadavia de Mendoza. En 2009 produjo un nuevo regreso. Siempre que el Burrito volvió fue campeón, a excepción de este último ciclo. Pero con Ortega nunca se sabe. Tal vez el destino lo espera, aunque suena difícil, para escribir otro glorioso capítulo. Por el momento lo veremos en All Boys.

Matías Jesús Almeyda. Debutó en 1992 con una breve carrera en primera, que incluye tres títulos locales y la Copa ’96. Su buen rendimiento en ese entonces, le valió el traspaso a Sevilla de España en alta cotización. Luego tuvo una extensa carrera en Italia (Lazio, Parma, Internazionale y Brescia), regresó al país y en dos oportunidades estuvo a punto de calzarse nuevamente la banda roja, sin embargo lo hizo en Quilmes para luego retirarse. Pero volvió a calzarse los cortos en el Lyn de Oslo, Noruega, para decir adiós una vez más. Sin embargo jugó algunos partidos en Fénix en Primera D y colgar otra vez los botines. Pasó a formar parte de la “clase pasiva de futbolistas, regresando en un hecho singular en 2009. Se transformó en un emblema. Su vuelta y el rendimiento alcanzado no dejan de sorprender. Todavía sigue y según parece va por más.

Marcelo Daniel Gallardo. Surgió en 1993 y registra tres ciclos. En el ’99 fue transferido al Mónaco de Francia, regresando en 2003 por espacio de tres temporadas. Volvió al fútbol francés, esta vez al París Saint Germain, luego el D.C.United de Estados Unidos, pegando la vuelta en 2009 por una año más en que pasó a Nacional de Montevideo.

Gustavo Adrián Lombardi. Debutó en 1993 y actuó cuatro temporadas en que es cedido a préstamo al Salamanca de España y Middlesbrough de Inglaterra. Regresó en el ’99 hasta 2001. El año siguiente fue su última temporada como jugador profesional en Alavés de España.

Celso Rafael Ayala
. Arrancó en Olimpia de Paraguay, luego Rosario Central llegando a River Plate en 1995 por tres temporadas. Allí fue transferido al Betis de España, luego pasó al Atlético de Madrid, San Pablo de Brasil, retornando en 2001. El cierre de su carrera en una cancha de fútbol fue en Colo Colo de Chile.

José Marcelo Salas. Llegó de Universidad de Chile en 1996 y a las dos temporadas era transferido a Lazio de Italia. Luego pasó a la Juventus regresando a River Plate en 2003 por otras dos temporadas. Finalizó su carrera donde empezó en 2008.

Eduardo Berizzo. Dos ciclos exitosos. Arrancó en Newell’s Old Boys, pasando al Atlas de México. Llegó a River Plate en 1996 con un breve paso por el Olympique de Marsella en 1999, cuando vuelve a calzarse la casaca de la banda roja, permaneciendo hasta 2001, en que es transferido a España, más precisamente al Celta de Vigo, finalizando su carrera en el Cádiz.

Roberto Trotta. Varias camisetas: Estudiantes (LP), Vélez Sársfield, Roma, Racing, arribando en 1997 River Plate. Luego Unión de Santa Fe, el regreso a River Plate, Atlante y Puebla de México, Sporting de Gijón, Barcelona de Ecuador y nuevamente Unión.

Martín Alejandro Cardetti. Llegó de Central, permaneció una temporada y fue cedido al Salamanca de España. Regresó al año siguiente y a partir de 2002 actuó en Paris Saint Germain de Francia, Valladolid de Espana, Racing, Pumas de México, Deportivo Cali de Colombia, Colón de Santa Fe, Quilmes y Boston River de Uruguay.

Gabriel Ernesto Pereyra. Debutó en 1998. Tuvo dos pasos a préstamo en Defensores de Belgrano y sendos retornos, el último en 2004. A continuación pasó al Cruz Azul, Atlante, Morelia y Puebla todos de México.

Nelson Rafael Cuevas. Llegó del Tembetary de Paraguay en 1998. En 2003 fue cedido a Inter Shanghai de China, regresando al año siguiente. Luego siguió en Pachuca y América de México, Libertad de Paraguay, Santos de Brasil, Universidad de Chile, Olimpia de Paraguay, Albacete de España y Puebla de México. Un verdadero trotamundos.

Javier Marcelo Gandolfi. Debutó en 1998 y estuvo a préstamo en Talleres de Córdoba y Arsenal. Regresó en 2004 por una temporada y prosiguió su carrera en Arsenal, pasando luego a Jaguares de Chiapas y Club Tijuana ambos de México.

Ariel Hernán Garcé. De inferiores, llegó a Primera en 1999, permaneciendo hasta 2003 en que es cedido a préstamo a Monarcas de México regresando en 2004. Luego pasó a Colón de Santa Fe, Olimpo de Bahía de Blanca, Rosario Central y nuevamente el sabalero.

Eduardo Germán Coudet. Arrancó en Platense, siguió en Rosario Central y San Lorenzo para llegar a River Plate en 1999 hasta 2003. Un paso fugaz por el Celta de Vigo español y el regreso. A mediados de 2004 partió a Rosario Central, luego San Lorenzo, San Luis y Necaxa de México, Colón de Santa Fe y Philadelphia Union de Estados Unidos.

Cristian Raúl Ledesma. Llegó de Argentinos Juniors en 1999 y se quedó hasta 2002 en que es transferido al Hamburgo de Alemania. Luego sigue en Monterrey de México y Colón de Santa Fe, regresando a River Plate en 2004. Al año siguiente su carrera continuó en Racing, Argentinos Juniors, San Lorenzo en dos oportunidades, con un breve paso por el Olympiakos de Grecia y nuevamente Colón.

Víctor Eduardo Zapata
. Procedente de Argentinos Junios recaló en Núñez en 1999 y jugó hasta 2003 en que pasó al Real Valladolid de España. Regresó en 2004 por tres temporadas prosiguiendo en Vélez Sársfield.

Damián Ariel Alvarez. Procedente de las inferiores permaneció hasta 2001. Seis meses a préstamo en Reggina de Italia y el regreso. Su carrera prolongó en México, actuando en Morelia, Pachuca y Tigres.

Diego Armando Barrado. De las inferiores debutó en 2000. Pasó a préstamo a Racing en 04/05 regresando para 05/06. Las dos temporadas siguientes las jugó en nuevos préstamos en Colón de Santa Fe y Olimpo (Bahía Blanca) respectivamente. En 2008 volvió a River Plate, pasando luego a Godoy Cruz de Mendoza y Atlético Tucumán.

Claudio Daniel Husaín. Llegó de Vélez Sársfield en 2000, luego Nápoli de Italia y el regreso hasta 2004. Posteriormente Tigres de México, Newell’s Old Boys, San Lorenzo, Defensor Sporting de Uruguay y Audax Italiano de Chile

Ariel Horacio Franco. Del semillero hasta 2002 en que fue cedido a préstamo al Toluca mexicano. Regresó por seis meses y fue cedido a préstamo sucesivamente a Banfield y Olimpo de Bahía Blanca. Pegó la vuelta una vez más en 2004 y siguió luego en Gimnasia y Esgrima (LP), San Martín de San Juan y Defensa y Justicia.

Gastón Nicolás Fernández. La gata debutó en 2002, siendo cedido a préstamo a Racing y regresando en 2004. Luego pasó al Monterrey de México, San Lorenzo, Tigres de México y Estudiantes (LP).

Daniel Gastón Montenegro. Su carrera ya tiene varias camisetas. Arrancó en Huracán, pasó al Olympique de Marsella, Independiente, Zaragoza y Osasuna de España, nuevamente Huracán e Independiente para llegar a Núñez en 2003 por una temporada. Prosiguió en el Saturn de Rusia regresando en 2005 por un año más. Pasó a Independiente y actualmente se desempeña en América de México.

Eduardo Nicolás Tuzzio. Arrancó en San Lorenzo, tuvo un fugaz paso por Quilmes en Primera B, y luego los de Boedo lo transfirieron al Olympique de Marsella. Llegó a River Plate en 2003. Un breve ciclo en Mallorca de España y el retorno hasta 2008 en que pasó a Independiente.

Horacio Andrés Ameli. Se inició en Central Córdoba de Rosario, luego Colón de Santa Fe, Rayo Vallecano de España, San Lorenzo y San Pablo de Brasil. Fue contratado por River Plate en 2003 pasando al año siguiente a América de México por una temporada. Volvió en 2005 y jugó pocos partidos hasta el retiro.

Cristian Javier Nasuti. Llegó de Platense en 2003 permaneciendo dos temporadas en que fue cedido a Morelia de México. Regresó y dos temporadas después, quien podríamos denominar el hombre de los préstamos, fue cedido a Banfield, Aris Salónica y AEK Atenas ambos de Grecia.

Cristian Alberto Tula. Llegó de Ferrocarril Oeste en 2003 y dos años después pasó a préstamo a Arsenal. Regresó en 2006, para ser transferido a San Lorenzo, donde se encuentra en la actualidad, en dos ciclos con un intervalo que lo vio actuando nuevamente en Sarandí.

Oscar Adrián Ahumada
. De inferiores con paso a préstamo en 2004 por una temporada a Wolfsburgo de Alemania y regreso hasta 2010. Actualmente se desempeña en Veracruz de México.

Rubens Omar Sambueza. Proveniente de la cantera debutó en 2003 permaneciendo cuatro temporadas, siendo cedido a préstamo a Pumas de México y Flamengo de Brasil. Regresó en 2009, para pasar a Tecos de México.

Jesús David José Méndez. De las inferiores hasta 2005 en que pasó a préstamo a Olimpo de Bahía Blanca y regresando al cabo de una temporada. Luego pasó al Saint Gallen de Suiza, Rosario Central y el gran error de su carrera. Tal vez por eso ahora es nuevamente canalla.

Alejandro Sebastián Saccone. Caso curioso el de este arquero surgido del semillero. Tres ciclos en River Plate. Sin debutar en primera fue cedido a préstamo a varios clubes: Atlético Tucumán, Chacarita Juniors y Carrarese de Italia. Recién debutó en 2004 y jugó apenas dos partidos oficiales y uno por la Copa ’98.

José Gustavo Sand. Goleador histórico de inferiores. Sin debutar en la primera de River Plate pasó a préstamo a Colón de Santa Fe en 1999, luego Independiente Rivadavia de Mendoza, Vittoria de Brasil y Defensores de Belgrano. Finalmente debutó en con la banda roja en 2004. Al año siguiente pasó a Banfield, continuando su carrera nuevamente en los sabaleros, Lanús, Al Ain de Emiratos Arabes y La Coruña de España.

Félix Luciano Leguizamón. Llegó a las inferiores de Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay en 2002. Estuvo a préstamo en Unión de Santa Fe y Polideportivo Ejido de España. Regresó permaneciendo hasta 2005 en que pasó a Talleres de Córdoba, Gimnasia y Esgrima (LP), Al-Ittifaq Dammam de Arabia Saudita y Arsenal.

Diego Alberto Galván
. Arrancó en Lanús, luego Morelia de México, nuevamente el granate, Beira Mar de Portugal, Olimpo de Bahía Blanca, llegando a River Plate en 2005. Al año siguiente Estudiantes (LP), regresando a la banda roja al cabo de una temporada. En 2007 otra vez el pincha, luego Arsenal y Olimpo de Bahía Blanca.

Nicolás Mario Domingo. Arrancó en 2005 hasta 2008 en que fue cedido a Génova de Italia. Volvió en 2009, pasando luego a Arsenal y Peñarol de Montevideo.

Matías Oyola. De las inferiores, estuvo a préstamo en Defensores de Belgrano, Gimnasia y Esgrima de Jujuy y Belgrano de Córdoba, regresando en 2006. Luego Independiente, Colón de Santa Fe y Barcelona de Ecuador.

Gonzalo Emanuel Ludueña
. Debutó en 2006 y dos años después fue cedido a préstamo a Emelec de Ecuador y Universidad San Martín de Porres de Perú. Volvió por seis meses en 2010, para partir una vez más, en este caso a O’Higgins de Chile.

Juan Pablo Carrizo. Pese a su corta trayectoria ya registra tres ciclos custodiando los tres palos del arco riverplatense. Por su juventud, todo invita a pensar que acaso haya una nueva despedida y un futuro regreso.

Nadie mejor que Pichuco para poner broche de oro a esta historia: Alguien dijo una vez que yo me fui de mi barrio. Cuándo?... Cuándo?... si siempre estoy llegando. Y si una vez me olvidé, las estrellas de la esquina de la casa de mi vieja, titilando como si fueran manos amigas, me dijeron: Gordo, quedate aquí… quedate aquí.

 

Por: Sr. River Plate.

viernes, 18 de febrero de 2011

La hora neoliberal

Si una receta se prueba tantas veces, tan difícil es ver que no sirve?

Esta semana caminé el Monumental con los oídos bien abiertos para escuchar los comentarios sobre las medidas de nuestro presidente y su CD. La gran mayoría no estaba informada y preguntaba si era cierto el comentario que le había llegado por medio de algún socio un poco más informado, por otro lado estaban los que puteaban y se lamentaban y finalmente estaban los justificadores que se quejaban de la poca comprensión del socio hacia el sacrificio de este gobierno por arreglar los desaguisados que le dejó la anterior gestión (sic). ¿Si Aguilaucha tiene defensores porqué no los tendrían las nuevas medidas de Passarella?

Quienes no estaban enterados son parte de quienes se quejan cuando las medidas ya están tomadas y poco se puede hacer (hay que estar poco interesados en el club para no enterarse), entre los que puteaban estaban quienes se lamentaban porque se deberían borrar y entre los justificadores, no podía entender que estuvieran enojados con quienes encima recibirán el aumento.

Debería entender que personajes como Cavallo, Lopez Murphy, Melconian, Macri, Mememe y tantos otros, fueron votados en gran cantidad y todos sabíamos el camino político y económico que toman este tipo de dirigentes, por ende, hay mucha gente que piensa que estas medidas de ajuste con sogas al cuello son la solución a los problemas de las sociedad (esto siempre y cuando el cuello no sea el de uno y vivamos felices mientras se produce el caldo para los problemas sociales que acarrean estas medidas y que, obviamente, a la larga repercutirán en toda la sociedad). El mundo está lleno de ejemplos de estas miradas a corto plazo y que terminan con una rebelión o un fuerte viraje de timón (Egipto es el último ejemplo). Esta política de manipulación corre con la ventaja de esconder durante el mayor tiempo posible la realidad y que las consecuencias las absorban las posteriores gestiones.

En fin, más allá de la visión poco solidaria y dañina (por no decir destructiva) de esta política, es bueno no demonizar y buscar explicaciones. Las medidas son tomadas una vez que el presidente sucumbe a la voz aduladora de los adalides del capitalismo salvaje pero de allí nace la justificación de sus seguidores. Que el club fue arrasado y hoy hay que levantar al club para que pueda volver a caminar es entendible pero el pensamiento de que esto se logra poniendo una soga en el cuello de cada socio del club y luego sólo hay que alzarlo (sin entender que al levantar la soga ahorcará ese cuello), roza lo ridículo.
Cuantos socios deberán borrarse para recaudar lo mismo? Es cierto que con el 80% de aumento en pileta se recaudó igual?

DAP ya demostró mucha inexperiencia y desconocimiento. Estas incapacidades lo llevaron a perder tiempo indispensable para tomar medidas necesarias. Cuando se habla de los primeros 100 días de gobierno no es caprichoso, es la etapa fundamental del gobierno, es el que indica el camino y el tiempo en que puede pedir sacrificios a cambio de promesas que pronto tendrá que demostrar que cumplirá pero que nadie pretende que ya sean realidad porque tiene poco tiempo de gestión. DAP nos pide el sacrificio cuando está llegando a su primer tercio de mandato y cuando sus promesas están vacías porque nada se hizo realidad. DAP perdió credibilidad, capital fundamental de todo político nuevo. Todavía tiene un largo camino por delante pero no puede seguir dándole la espalda al socio y mucho menos mentir descaradamente como si todos estuviéramos contentos con su accionar (que por ahora, mal que le pese al pseudo poeta, no es más que meter el dedo lo más profundo que puede, mientras está tirado en el sillón).

En contraposición a la gestión entreguista de Aguilaucha (y anteriores también), hay varias posturas que me gustan de esta gestión pero estos gestos no sirven de nada si no van acompañados de hechos. Es cierto que es una irresponsabilidad gobernar poniendo cuotas baratas para no recibir la queja de los socios y luego robar con tranquilidad y fundir al club porque no hay ingresos suficientes para tapar los agujeros del saqueo, pero tampoco se puede pasar al otro extremo.

Ya dije más de una vez que la cuota es el punto base del socio y por ello debe ser bajo, si quiere recaudar más plata debe hacerlo desde la “motivación” al gasto extra o al bono solidario (no compulsivo). Esto implica usar el ingenio para provocar la ayuda del socio y no ningunearlo. ¿Cómo se explica que se quiera aumentar la pileta un 100% y que cuando se cobran decenas de miles de pesos no se pueden comprar ni siquiera la cinta para hacer carnets de pileta? ¿Cómo se puede terminar aumentando 80% y no prender la caldera para calentar el agua de la pileta cubierta (cuando la temperatura no supera los 30 grados unos días, esa agua es como la salida de la heladera)?

River Plate es un buen club, es familiar, seguro (aunque en estos últimos años no se pudo escapar a la moda de los carteristas) y la gente se siente parte del club pero es imposible desconocer las muchas desventajas que tiene (cerrado por recitales, por partidos, suspenden actividades, barras que caminan libremente,  prohibido comer con cubiertos los días de partido, confitería carísima…) y que ya no es barato para la persona que no le interesa el fútbol.

Si los números son ciertos, River tiene 85 mil socios y solo 25 mil van a la cancha, de estos números resulta que 60 mil socios estarán pagando una cuota de 130 mangos con muchas desventajas. La verdad que da pena cuando un gobierno toma las medidas más sencillas y perjudiciales por incapacidad para tomar las medidas audaces que se necesitan.

No pongamos siempre la misma moneda de cambio, ni seamos ciegos a las necesidades del socio y del club.

Por Charro.

jueves, 17 de febrero de 2011

Idolos de siempre 18: La Fiera, gratitud eterna

Bernabé junto a Angelito... que más se puede pedir.

Para muchos hacer una revisión histórica no tiene sentido, sin embargo para quienes nos interesa entender el presente y ser agradecidos con el pasado, resulta fundamental no olvidar. Habiendo pasado el último 12 de febrero el 102 aniversario del natalicio del enorme Bernabé Ferreyra, vale la pena seguir entendiendo a una de las personas que fue parte de una bisagra en la historia de nuestro querido River Plate. Ya habíamos hecho otro posteo pero nunca es mucho para recordarlo.

Bernabé debería tener más que una parte especial en el Museo, una tribuna debería llevar su nombre y los dirigentes deberían exigir el museo sobre Bernabé en su casa natal en Rufino. Bernabé fue tan grande que nadie mencionaba su apellido, todos sabían quien era Bernabé… sólo Gardel podía rivalizar con su popularidad (alguna vez se encontraron y dice la leyenda que Gardel le dijo “así que vos sos la fiera?, quería conocerte” a lo cual la Fiera respondió “No maestro, la fiera es usted cuando canta”, también el presidente de la Nación se acercó al vestuario para conocerlo pero él nunca se aprovechó de esas cosas).
Todos querían la foto con el dios del fútbol

Son muy pocos en la historia del deporte nacional los que lograron lo que Bernabé consiguió. La “Fiera” superó al buen jugador, al buen tipo y al ídolo, Bernabé fue un fenómeno social argentino de los años 30. La fusión del Mortero de Rufino con la banda fue más que explosiva, fue la fórmula para potenciar a 2 fenómenos inexplicables que llegaron a las fibras de millones de argentinos. Por un lado River Plate era un equipo popular pero aún contaba con menos hinchas que otros equipos, por el otro lado, el Mortero de Rufino hacía goles pero era el deleite de pocos y la comidilla de algunos. River Plate se hizo el club más popular de la Argentina de la mano de un jugador que llenaba todas las canchas con la sola mención de su nombre. Por algo, River Plate cobraba un cachet especial por contar con Bernabé entre sus titulares cuando jugaba amistosos.

Bernabé era un tipo calmo y sencillo de pueblo, un bonachón sin grandes pretensiones más allá de ganar y de hacer bien a su gente, para su gente era el "ñato", el tipo a quien le podían pedir una ayuda porque ahí estaba. En la semana en lugar de entrenar para los partidos del domingo se iba a su pueblo, jugaba partidos con los equipos de allá y los viernes se acercaba a la capital (ese era su entrenamiento, aseguraba que con sus compañeros de River se conocía de memoria). Por ese amor a su gente muchas veces quiso abandonar y su hermano no se lo permitió (estando en Tigre no funcionaba tan bien y extrañaba), inclusive debió dejar el fútbol profesional por la cantidad de patadas que recibió en su corta carrera y las lesiones permanentes que le provocaron. No quiso jugar a media máquina y aprovecharse de su fama, prefirió retirarse en la cúspide (“antes de que el fútbol me deje a mi, prefiero dejarlo yo”), lo sintió como un alivio y a pesar de que Liberti, sus compañeros y gente cercana lo quiso convencer para seguir ligado al fútbol del club (como entrenador o formando jóvenes en las inferiores) prefirió volver a su Rufino natal. Liberti estaba tan agradecido que hasta le ofreció que eligiera el puesto del club que prefería desempeñar.

Bernabé y River se conocieron en el momento justo, el fútbol era el deporte más popular pero había entrado en crisis y el profesionalismo fue la supuesta cura, sin embargo, muchos opinan que la cura fue Bernabé. Las aglomeraciones que provocaba la Fiera llevaron a Liberti a pensar en un estadio Monumental y las recaudaciones que generaba el goleador permitieron que el sueño se convirtiera en realidad. ¿Cómo puede ser que una tribuna del Monumental no tenga su nombre?
El gol de Bernabé a los bosteros que les arruinó el título de 1933

Bernabé era un tipo simple pero ganador, como todo fuera de serie era buscado en cada partido y lo marcaban de todas las formas lícitas e ilícitas para impedir su tiro fulminante, todos sabían cual sería su jugada, no tenía la habilidad de otros grandes ídolos del club, no gambeteaba defensores pero cuando la pelota llegaba a su pie y nadie se interponía entre el arco y él, no importaba la distancia que hubiera, el destino siempre era el mismo, la pelota se dirigía al arco y la mayoría de las veces sorteaba el obstáculo del arquero.

Bernabé era un elegido, había logrado meterse en el corazón de la gente. La gente que no entendía ni le interesaba el fútbol iba a verlo jugar, todos querían verificar ese disparo hipnótico que podía meter al arquero con pelota y todo. Tenía muchos secretos para lograrlo (por ejemplo le ponía 2 cámaras mojadas en la pelota para que pese mucho más, tenía un calzado especial hecho para él lo mismo que las medias porque estaba acostumbrado a jugar descalzo), desde chico había practicado en el campo con pelotas mojadas y le daba latigazos cortos a la pelota desde su petiso. Todo fue sacrificio y lo salvó que Huracán lo contratara para una gira por Brasil en 1930 (11 goles en 8 partidos) y Velez para otra a fines de ese año (37 goles en 25) mientras su presente era insípido en Tigre. Liberti escuchó atentamente estas historias y fue a verlo en un partido, no hizo falta más para que hiciera la oferta millonaria que nos dio el mote de Millonarios.
Todo valía a la hora de frenar a Beranbé...

Mucho se puede decir de un tipo al que le pegaron hasta el cansancio y nunca respondió más allá de humoradas (“flaco, si me vas a seguir pegando tanto por lo menos sacate la cadenita de la virgen” “flaco, todas las patadas a mi?, hay otros 10 que juegan conmigo, repartí un poco”), las patadas iban con destino fijo pero él jamás se puso canilleras ni eludió la responsabilidad de llevar la pelota, si entraba a la cancha era para patear al arco rival, se bancó que el diario Crítica pusiera un premio al arquero que mantuviera el arco invicto frente al Mortero (duró 12 partidos convirtiendo 19 goles), en sólo 3 partidos le devolvió a River la “alocada” inversión que hizo para traerlo porque se convirtió en un dios vestido de blanco con una banda roja cruzándole el pecho, la gente hacía colas antes de los partidos (algo desconocido hasta entonces) solo para poder verlo y confirmar con sus ojos que no les estaban mintiendo, todos querían hablar y ver el disparo fulminante de la Fiera.

Como muchos jugadores de su época (y de las otras), era un fumador empedernido y disfrutaba yendo a los boliches para demostrar sus dotes de bailarín, pero eso no impidió que en 6 años y algo más, le haya dado a River los primeros 3 títulos del profesionalismo (en 197 partidos superó los 200 goles y es un caso único en Argentina). Bernabé se retiró en 1938 y volvió a River en 1943 para trabajar hasta 1956, cuando se jubiló y recibió de River una pensión especial de agradecimiento así como fueron continuos sus viajes por el interior para ser recibido por las peñas donde no se cansaban de brindarle amor.

La Fiera fue River, fue el primer fenómeno social, el primero al que la gente seguía solo por amor y sin importar de que club fueran o si les gustaba el fútbol, fue un amor incondicional entre los argentinos y un jugador de River.

Agradecimiento eterno a la gran Fiera millonaria, amor eterno al gran Bernabé.

Por Charro.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Rain Man

Rain Man está al volante?

Ayer volvió a hablar DAP y tuvo una entrevista con preguntas un poco más interesantes y que pudieron incomodar un poquito al presidente. Dentro de la entrevista (posteada por la Tradicional), dijo algunas cosas interesantes. Por un lado se nota que quiere sacarse presión y poner los puntos sobre las íes, poniendo la varilla lo más bajo posible para que el periodismo luego no ataque a los jugadores y le coma la cabeza a los hinchas. Reconoce que jugamos el torneo más difícil de la historia, que no hay equipo para pelear el título y que se peleará para sumar muchos puntos que podrían lograr dar una sorpresa. Habrá que ver como toman los jugadores estas declaraciones (tal vez les toca el amor propio y  hacen un torneo superior a lo esperado). Justifica el mal momento en la pobreza que padece el club (aunque dice que KPMG no da los resultados después de un año de investigación, lo cual es muy poco creíble) y se nota que sueña con formar un gran equipo de acá a un par de años gracias al trabajo en inferiores (para conseguirlo debería mantener a los pibes y no venderlos tan rápidamente).

Todo esto es parte del discurso elegido, se nota que quiere mostrarse diferente a lo que es la visión generalizada del socio. Habla de armar un grupo (ya lleva 14 meses de gobierno y recién surgen algunos nombres creíbles) de trabajo y que no es personalista (cuac!!!), las razones por las cuales no volvieron algunos jugadores salidos de nuestras inferiores, su idea de no mal vender y por último mencionó la importancia de un grupo que sale a matar todos los partidos (eso puede ser la diferencia que alcance para dar el batacazo en un torneo parejo). Nada se mencionó sobre lo importante que sería para el grupo que no estuviera pensando en la gran deuda que el club mantiene con ellos.

Dio vueltas por algunos temas pero más allá de las “mentiras piadosas” o las medias verdades, hay unos puntos donde se está complicando a la hora de justificar. Por un lado la auditoría no parece ser hecha por KPMG y comandada por el Gral Alais, parece hecha por mi abuela y comandada por la tortuga Manuelita (que nos dirán al respecto a fin de año?). Por otro lado es difícil que se despegue de la imagen de un gobierno unipersonal cuando él está al frente y es una figura pública hace más de 35 años (te conocemos DAP…). Sin embargo lo que menos creíble resultó fue su justificación hacia la opinión generalizada hacia su gestión.

Es más que obvio que hay mucha gente que lo sigue apoyando, mucha gente que le sigue creyendo, mucha gente que piensa que está haciendo bien las cosas pero lo que no puede eludir es que hoy es muchísima más la gente que no tiene buenos ojos a su gestión (de hecho las elecciones no las ganó con la mayoría absoluta). No tengo idea si está ingresando a páginas de internet afines a su mandato (algo así como el diario de Yrigoyen pero que es muy difícil de armar porque son pocas las páginas que esconden las voces opositoras), si nos está mintiendo (en una forma muy cínica) o si padece autismo.
El autista está en su mundo, puede tener al lado la mejor oportunidad y no darle bola...

Tanto el autismo como la bipolaridad (otra de las acusaciones que recibe desde los opositores) son muy peligrosas. Gambetear a la realidad y armar un mundo rosa paralelo según su propia necesidad no ayuda a enfrentar la grave crisis y mucho menos a encontrar las soluciones.

Está equivocando seriamente el camino. Es fundamental salir a informar y que de la cara cada tanto (pero más importante es tener un buen vocero que de la cara más seguido y que no lo exponga a él) y es primordial actuar y mostrar hechos. Llevamos 14 meses de mandato, en un abrir y cerrar de ojos habremos pasado el primer tercio de mandato y aún no se ven los cambios de timón (las modificaciones en las inferiores tardarán mucho en verse, la elección de Vigil fue hace muy poco, el fideicomiso ya se perdió 2 campeonatos, la barra sigue inmanejable y está volviendo peligrosamente a adueñarse del club, no baja el déficit, los empleados cobran a cuenta gotas, las empresas concesionarias se van a cada rato por falta de pago, sigue habiendo mucha gente de la anterior gestión ligada a esta gestión, la auditoría se acerca más a una triste broma que a esperanza de pobre, el equipo de primera salió del último escalón pero sigue muy abajo…).

Los primeros 100 días de gobierno son fundamentales, es cuando un gobierno baja la popularidad por las medidas impopulares que apuntalan la gestión, lamentablemente DAP no las tomó y hoy está errando las medidas (y especialmente la forma y tiempo en que las toma) y eso provoca la falta de respuestas en el socio y el hincha.

Este será un tema para otro posteo; por hoy espero que se me vaya la imagen del DAP del posteo que lo recordaba como jugador. Ese joven fue muy empecinado para convertirse en el mejor defensor de la historia y pudo armar una realidad paralela para llegar hasta ahí, ese empecinamiento no sirve a la hora de gobernar. Para gobernar hay que escuchar sinceramente y ser modesto e inteligente porque nunca se es dueño de la verdad absoluta.

Por Charro.

lunes, 14 de febrero de 2011

Todo igual pero con mucha más actitud

Combativo. Lamela y Lanzini comenzaban la presión sobre el rival. Corrieron muchísimo.

No es fácil conformar al público millonario. Tenemos un paladar exquisito, una obligación de sumar y un plantel al que no le sobran estrellas; de hecho está claro que no somos uno de los mejores planteles del torneo. Así también lo dio a entender Almeyda cuando la preguntaron si la gente se tendría que acostumbrar a este River combativo (ojalá, en este campeonato sería la mejor noticia) y contestó que "Estamos en un momento distinto de aquel River que queremos todos, con otra economía". Es lo que hay, ¿Más claro? echale agua...

Con toda la presión empezó este torneo, unos puntos arriba de la promoción y jugando con los 3 rivales más cercanos en el puntaje de dicha tabla. Todos vemos la gran oportunidad para alejarnos de los promedios peligrosos pero la realidad es que nuestros rivales también juegan y nos la hacen difícil. Jugar en Victoria no es sencillo y así lo entendió el técnico que decidió que de ninguna forma se podía perder. ¿Cuantas victorias tuvimos en este tipo de canchas como para exigir que juguemos más ofensivamente estos partidos? ¿Desde cuando se deben jugar todos los partidos con el mismo esquema y los mismos jugadores?

Fue arriesgado el planteo de cara a las críticas de los hinchas pero fue lo más conservador de cara a las necesidades de River. Ahora estamos a 18 fechas y todo sigue más o menos igual (salvo que ahora nos quedan 2 partidos más de local que a nuestros rivales). Respecto al verano fue muchísimo más, respecto al final del torneo pasado no hay mucha diferencia...

El partido pudo resultar aburrido y seguro que no fue bueno pero en la cancha se sintió el peso de la necesidad y la ansiedad cubrió cualquier crítica al nivel del partido. Como siempre a River le costó llegar al otro área pero esta vez debemos rescatar las pocas veces que nos llegaron con peligro. La presión que ejerció durante gran parte del primer tiempo puede ser un gran augurio porque jugando así difícilmente dejemos de sumar puntos. En el primer tiempo logramos maniatar al local y creamos algunas situaciones colectivas pero sin mucha profundidad.

Creo que el gran acierto indiscutido fue la presentación de Lanzini que fue para mi gusto la figura de la cancha. Es un pibe de 17 años que no le tiene miedo a la pelota ni a los rivales y que siempre encara con la pelota junto al pie de manera muy vertical, le gusta ir hacia delante con pequeños slalom. Chichizola, más allá de un error grave y algún centro que salió mal, fue importante para el equipo y tuvo 2 intervenciones magistrales para salvarnos de la derrota. El pibe sacó muy bien desde el arco y no rifó la pelota hacia cualquier lado, todas tenían destino al cuerpo de Pavone, se bancó los errores y mantuvo su personalidad para seguir pidiendo la pelota y también se bancó el griterío de la gente cuando no tomó con la mano una pelota que algunos pensamos que podía ser pase atrás (no es muy seguro que nuestro defensor la haya cabeceado en el camino), el nerviosismo del hincha es una contra muy grande más en este momento de River. El resto fue más de lo mismo pero en un esquema muy conservador, Lamela quiso pero está con la obligación de cubrir la salida del rival y al mismo tiempo debe guiar el ataque de un equipo que no pone jugadores para atacar. Jugar con 2 chicos y Pavone y rogar que Acevedo se anime a dejar el medio campo o que los laterales puedan desprenderse es un milagro. Pavone es un pivote al que le caen todas las pelotas e intenta hacer magia para darle un valor de peligrosidad al ataque mientras aguanta a todos los defensores rivales. Diaz le da seguridad a la defensa pero le quita improvisación y sorpresa al ataque, Ferrari le da vértigo y buenas intenciones pero nunca se termina una jugada con peligro. Maidana, Ferrero y Román le siguen dando seguridad a un equipo que lo necesita al por mayor.

Jugando así se hace muy difícil tener jugadas de riesgo pero también nos aseguramos no perder en canchas que se nos hace muy difícil sumar. Habrá que ver cuales son los planteos para otros partidos, empezando por los partidos de local. No me parece mal jugar de esta forma en Victoria, Sarandí, Bahía Blanca y Paternal (muchos partidos y puntos fundamentales), la realidad es que hoy no estamos en condiciones de regalar puntos.

Tigre jugó los últimos 30 minutos de la forma que siempre nos juegan y JJ hizo un intento por hacer algo similar en los últimos 10. Nos pusieron jugadores altos y la pelota pasaba del arco de Islas o desde los defensores directamente hacia nuestra área. Pelotazos intentando que surja algo por nuestro error, aprovechando la altura  o por el acompañamiento de la suerte, a esto River le contrapuso el pelotazo a Caruso o Pavone y que surja algo entre ellos 2 y que termine en un bombazo al arco. Por buena suerte se pudo controlar con dificultad la idea de Tigre (aunque no se si fue penal lo que pasó en el último minuto, yo creo que fue mano casual) y lamentablemente a nosotros no nos funcionó jugar con 3 delanteros y 7 defensores bien delineados los últimos 5 minutos. Por ser el primer partido y no querer estar pesado en la primera fecha no voy a mencionar demasiado a Pezzota. Este personaje inclinó la cancha con los centros que venían a nuestra área. Me tienen las bolas llenas estos... inútiles que dirigen a 40 metros y encima nos viven cagando.

Así será este torneo. Fecha de parto para dentro de 4 meses.

Por Charro.