"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

sábado, 23 de enero de 2016

El globo de la felicidad

Discutir, criticar y concensuar es parte fundamental del crecimiento...

Podría decirse que casi desde el inicio de la gestión hubo una buena parte de los socios que van al club, que sintieron preocupación por la dirección de la gestión que decidieron tomar los actuales directivos (nada extraña teniendo en cuenta sus orígenes). Desde un principio el discurso hablaba de sanear económicamente al club y mágicamente se encontraron con logros deportivos que silenciaron el resto de su accionar. 

Amparados en la pesada herencia, en que el club estaba fundido y al borde de la convocatoria de acreedores (respuesta del presidente ante cualquier queja; como si fuera un contestador automático del teléfono, si alguien le reclama algo, su respuesta será ¨los salvé de la convocatoria, el club estaba quebrado y lo sacamos adelante...¨), cada error o cada insatisfacción de los hinchas y socios es dejada de lado y esto también es una parte importante de ¨gestionar¨

Más allá de que sea cierta, exagerada o falsa la situación del club; al haber entrado en la segunda mitad de su mandato podemos empezar a hablar de aciertos y errores (que hubo de ambas, lo cual en principio quiere decir que pasaron muchas cosas y eso es bueno). Esta gestión decidió hacer lo contrario a lo hecho por la anterior y para ello se amparó en una relación casi carnal con los medios de comunicación, aprovecharon la mayoría absoluta en la política del club y se escudaron en los extraordinarios resultados del fútbol. Para muchos, recordar a Aguilaucha es una herejía pero muchos de los dirigentes de esta gestión acompañaron a esa pésima gestión y hoy se nota mucho no solo al googlear sus apellidos sino en el accionar del día a día.

Como aquellos días (recordemos que aún hoy muchos de estos dirigentes defienden la primera presidencia de este nefasto personaje y dicen que se desbarrancó en la segunda por algunos ¨errores¨ o que no supo separarse del odiado Mario Israel, sin embargo, lo que intentan hacer es limpiar la imagen de un personaje que se dedicó a destrozar el club en su primera presidencia mientras vimos los resultados de ésto recién en la segunda presidencia), estamos gobernados por un estadista que arma su imagen bajo el cuidado caparazón de los medios nacionales y el batallar diario de los medios partidarios. El silencio por los errores es nefasto pero peor aún es la falta de preguntas y la falta de información sobre lo que no funciona bien. Se esconde cualquier dato que pudiera tomarse como negativo en otras acciones positivas (que muchas veces ni siquiera deberían arrogárselas) o simplemente la esconden para no pinchar el globo de la felicidad absoluta (?). Estamos en el paraíso (ya dejamos Aruba) y nada mejor que una Copa Libertadores para crear ese enorme colchón que tapa lo negativo. En cualquier nota lo podemos ver calmo y centrado respondiendo según su libreto pero si alguien en el club osa preguntarle por algo que no le gusta...

Los balances siguen siendo números dibujados para esconder la realidad y ocultar información, son números que son muy díficiles de analizar porque no pretenden mostrarnos lo que está pasando, están ahí porque no queda más remedio y después la prensa amiga los convertirá en hermosos numeritos. Analizar o criticar basados en los números se hace muy complicado y a medias.

A veces intuímos que algo anda muy mal cuando vemos algunos hechos similares a los del pasado y se nos prende la alarma. Cada uno puede criticar y valorar una gestión según sus subjetividades (unos pueden priorizar los resultados deportivos sobre los económicos o viceversa, otros ver objetivos importantísimos o nulos en la gestión, otros no importarles nada y solo mirar si les conviene o no...) pero es fundamental que los datos sean reales y visibles. Versos como ¨las críticas se hacen adentro¨ (?) o ¨no hay que alimentar a los enemigos¨ (?) son simples justificaciones para esconder los errores y hundirse en ellos. La visión única y la creación de un relato, está demostrado en todos los niveles que llevan al fracaso. Intentar justificar cada situación negativa (léase falencias en la gestión) en lo bueno que ya se hizo o en la pesada herencia, solo lleva al seguro futuro fracaso y a interminables luchas internas por no querer ver la realidad.

Lo que está pasando en el fútbol (para nada me refiero a los resultados deportivos) es peligroso y grave, lo que está pasando en el club también es preocupante (la cantidad de actividades que fueron abandonadas, la falta de respuesta a los socios, fuertes aumentos y la falta de soluciones diferentes a los gravísimos problemas que tiene el club).

Todos podemos tener visiones diferentes de la realidad pero es demasiado peligroso cuando quieren esconder o minimizar los problemas de esa realidad. Ya sabemos como pueden llegar a explotar estas cosas cuando se hacen visibles y lo que puede pasar cuando descubrimos que los globos solo nos distraían.

Por Charro.