"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

lunes, 18 de abril de 2016

¿Despegamos?

El gol y la confianza... un buen momento para que llegue todo

Volvimos a jugar en la cancha de metegol de Bahía Blanca y después de 12 años nos reencontramos con el triunfo (el primero del torneo como visitantes), ¿servirá como envión anímico? Se consiguieron los 3 puntos y no mucho más (algunas mejorías individuales y en la actitud de encarar el partido). Podría decirse que por fin reaccionaron algunos jugadores que debían levantar su nivel (para demostrar mínimamente la razón por la cual el club puso atención en ellos) y ante un plantel tan corto por las lesiones, Gallardo puede empezar a soñar con tener algunas variantes de juego. De la misma forma debería empezar a preocuparse (a hablar con los jugadores) por algunas desatenciones/errores que antes no tenían, de Barovero y Vangioni (también los dirigentes deberían ver el tema de penales inventados y expulsiones exageradas de Ponzio y Pisculichi). Es cierto que tampoco se jugó muy bien, fue más una cuestión de actitud; sigue faltando mucho pero al menos se encontró un resquicio por donde buscar la mejoría y el camino para reencontrarse con un nivel de juego razonable que nos de algunas chances en la copa.
En Mercado se puede confiar porque siempre dará lo mejor de sí.

El partido se jugó con público local y 4 mil ¨neutrales¨ (guiño para el presidente de Olimpo, el público debía presentar documento con domicilio a menos de 400 km de la cancha. En otros partidos no se permitió pero estamos en épocas de favores y votaciones muy importantes). Como se preveía, el partido fue muy duro, cortado y con muy poco juego. River Plate jugó con un solo delantero (un apático Driussi que no logra levantar el nivel) y varios mediocampistas ofensivos. Intentó copar el medio, ganar la pelota y salir rápido de contra; el problema fue que no hubo un ¨pivot¨ como referencia de área o para complicar a los defensores (fundamental en estas canchas chicas). El primer tiempo fue parejo pero casi sin situaciones de gol, demasiado peleado y trabado (Vangioni salió lesionado y se habla de un desgarro). Debido a los lesionados se volvió a improvisar una defensa. Mercado (lo veo mejor sin tener que correr todo el lateral) y Balanta fueron los centrales (con personalidad se impusieron a los rivales) mientras que Casco y Vangioni fueron los laterales. Venían jugando bien (concentrados en la marca y participación ofensiva) hasta la lesión de Vangioni, lo cual obligó a un cambio de laterales, Casco pasó a la izquierda y entró Carreras por la derecha. Casco volvió a mostrar soltura y estuvo activo en ofensiva y el 4 sufrió que no lo ayudaran en la marca (otra vez entraban de a 2 por su sector y lo complicaron mucho. Su nivel no es el mejor pero no desentona). Casco viene mejorando y pasa a ser una preocupación menos para Gallardo (tener tantos jugadores en bajo nivel debió crearle muchas dudas y ninguna respuesta), no va a tener el nivel de Vangioni pero necesitábamos tener un jugador que al menos no reste.
La lesión de Vangioni. ¿Sufre porque sabe que se perderá su último superclásico posible?

En el medio (donde realmente se quiso jugar el partido), Arzura volvió a demostrar que puede ser aguerrido pero difícilmente sea la persona que pueda abrir el juego con el primer pase. No tuvo salida limpia y así se le hace difícil a un equipo como River Plate (mismo problema que tenemos con Domingo, mucha voluntad y poco juego). Lo acompañaron Mayada y Bertolo a sus lados y un poco más adelante Martinez y Piculichi para conectarse con Driussi. El uruguayo tuvo pocos momentos interesantes (fue reemplazado al principio del segundo tiempo) y Bertolo se mostró más activo por derecha (volvió a vérselo cansado pero tuvo un aceptable primer tiempo y un segundo irregular, pareciera que le hizo efecto el comentario sobre su próxima salida). La decepción volvió a ser el Pity Martinez que nunca encontró la conexión juego (demasiado perdido en la cancha) pero en contrapartida se vio un nivel mejorado de Pisculichi. Estuvo muy participativo, distribuyó bien la pelota y si bien es cierto que todos sus tiros al arco fueron un desastre, también es cierto que convirtió el gol con un gran cabezazo (le dio dirección y fuerza para dejar sin chances al arquero que tuvo una muy buena noche). Fernandez entró por Mayada y logró con despliegue salvar el cansancio que evidenciaba Bertolo (no entiendo porqué se cansa tanto) y todo cambió con el ingreso de Alario (se lleva marcas y complica a los defensores). Lo mejor de Driussi fue el centro que terminó en gol porque no se vio mucho más del delantero.
Peleado en todo momento y en todos los sectores del campo

Se ganó, el resultado claramente pudo haber sido otro (tuvieron un tiro en el palo, hubo un par de situaciones en el área, algún disparo desde fuera del área que Barovero vio pasar y un error gravísimo del arquero se salvó sobre la línea) y también pudo haber sido una victoria más cómoda (sobre el final le sacaron un gol a Alario sobre la línea y Driussi perdió otro) pero el análisis siempre es el mismo; falta juego, regularidad, contundencia, que vuelvan la seguridad, la convicción y las victorias consecutivas. Esta semana puede ser fundamental, el jueves se define el grupo de la Libertadores (jugando bien deberíamos quedar como punteros) y el domingo hay que jugar el superclásico en la Bostanera (tal vez el envión anímico que está buscando este grupo para arrancar nuevamente). Este grupo necesita señales para volver a creer, esperemos que las encuentren esta semana.

 Por Charro.

2 comentarios:

Agustín Ovejero dijo...

Enhorabuena por la victoria!

Cuesta pensar que este equipo rompió una racha de 12 años sin triunfos en Bahía (0-3-2). Pero creo que la importancia de las estadísticas en este deporte radica justamente en eso: romper la tendencia (me pregunto si los cuerpos técnicos de distintos equipos lo tomarán como un dato a tener en cuenta a la hora de forjar actitud en un plantel para un partido determinado).

Del fútbol ya sabemos poco y nada, y ayer hasta el arco la pasó mal... pero e' cosa de mandinga con un gol de cabeza de Pisculichi (!!), nos llevamos la victoria que teniendo en cuenta el momento es tremenda; pero no hablaría de despegue hasta que hilvanemos al menos dos victorias consecutivas.. Y vaya partidos los que tenemos por delante.

Antes esta victoria hubiera tenido sabor a poco, hoy diría que es suficiente para conformar.

Anónimo dijo...

Olimpo es uno de los equipos que más detesto, por su forma de jugar, por su caja de fósforos que tiene por cancha, por ser molesto...me pone contento haberles ganado, porque creo que hace rato que no se le ganaba (de visitante lo dice Agustín), pero de local tampoco veníamos muy derechos que digamos.

No da para tirar manteca al techo, pero sí para afinar el lápiz para junio.

Saludos
Aledb