"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

viernes, 29 de abril de 2016

Complicados


D´Alessandro jugó un tiempo, algo muy extraño...

Perder de visitante sin marcar goles es complicado en estas series de eliminación pero todo se puede complicar más si te hacen un segundo gol en el último segundo de partido. Es cierto que se va a jugar con un equipo limitado, con deficiencias defensivas, un par de habilidosos y algunos movimientos de velocidad por los laterales pero sin mucha capacidad de juego ni mucha inteligencia a la hora de atacar... lo malo es que no se si hablo de los ecuatorianos o de River Plate.
Una constante en los centros, saltaban muchísimo más. Los ecuatorianos no lo supieron aprovechar

El rival demostró que no está a la altura de llegar a los cuartos de final si no fuera por la altura pero River Plate tampoco demostró estar a la altura (y no lo demostró en ningún momento del cuatrimestre). No se si verlo más complicado por el resultado, por la posibilidad que nos hagan un gol en el Monumental o por la incapacidad de nuestro equipo... o tal vez todo esto hace que muchos no tengan fe en el equipo apesar de haber ganado tantas eliminatorias. La falta de respuestas colectivas e individuales es preocupante, tanto como la desorientación que se empieza a percibir en las decisiones del DT.
 Maidana no llegó al cruce y terminará en el primer gol ecuatoriano

Lo difícil no será eliminar en el Monumental a un equipo que se aprovecha de la altura, lo complicado es que River Plate este en un nivel acorde para lograr ese objetivo. Desde antes del inicio se complicaron las cosas, porque Gallardo hizo cambios en el equipo bastante raros (modificó la delantera y puso a los supuestos suplentes), durante el partido se complicó más porque había varios jugadores que no respondían (¿desde lo físico o desde lo mental?), al iniciarse el segundo tiempo vimos a D´Alessandro en el banco y cuando mejor se manejaba el partido nos llegaron los goles. Ni que hablar cuando nos anularon mal un gol, luego no nos cobraron un claro penal y finalmente vimos como nos ajusticiaban con el penal al último segundo.

La sensación es que la altura maniató al equipo, que no hubo reacción ni rebeldía, no se vio la actitud ni el juego para llevarse por delante a un equipo inferior. La sensación fue que podría haber sido peor aunque terminó siendo muy malo. Barovero no tuvo intervención ni culpa en los goles pero el rival tuvo muchos ataques y oportunidades que no supo capitalizar (mucho centro mal ejecutado, tiros de media distancia que se fueron lejos... ganaron mucho en velocidad por los laterales pero no lo supieron aprovechar.
Driussi tampoco llegará a esta pelota. Se perdió las 2 chances del primer tiempo

La gran dificultad se vio en los laterales. Mercado, especialmente, y Casco fueron superados con facilidad pero también es cierto que no tuvieron tanto apoyo del mediocampo (ya sea por no poder correr o por incapacidad). Ellos sufrieron lo que se vio en muchas ocasiones y en muchos jugadores, parecía que debían llegar fácil a una pelota pero terminaban siendo superados en la carrera por el rival. Maidana y Balanta salvaban las situaciones más complicadas pero Maidana fue quien llegó tarde en los 2 goles y el colombiano erró en la pelota final. En el medio Domingo volvió a tener dificultades (debió ser expulsado) mientras que Ponzio empezó empezó empujando al equipo pero se fue perdiendo (desde lo físico o desde lo táctico) sin participar del juego. Mayada tuvo un partido raro, en el primer tiempo Gallardo constantemente le pedía que ayude a Mercado pero apenas participaba del juego con D´Alessandro y en el final del segundo tiempo se convirtió en conductor y se llevó él solo el equipo al hombro. D´Alessandro no hizo mucho (extrañamente perdió 2 pelotas en el medio que terminaron en muy peligrosos ataques), se lo veía participativo pero sin efectividad (es cierto que se la daban cuadrada en lugar de dársela al pie) salvo por 2 asistencias a Driussi que lamentablemente terminaron en nada. Arriba, Alonso y Driussi hicieron muy poco. El uruguayo molestó y Driussi atacó pero siempre chocando o llegando tarde.

El segundo tiempo empezó con el extraño cambio de Mora por D´Alessandro (obviamente perdimos la pelota) y empezó a cambiar todo con los ingresos de Alario y Lucho (por Alonso y Domingo). Lucho volvió a dar algo de juego y Alario empezó a tener chances importantes (a él le anularon mal un gol, la hicieron un penal y se perdió un cabezazo solo frente al arco) que en otros momentos se convertían (encima todas sobre el final del partido). La seguridad y fortaleza mental de un equipo también se transmite en esas jugadas. Antes esas jugadas frente al arco se convertían y no te hacían gol (Barovero casi ataja el penal y antes...) en la última jugada del partido (este año ya tuvimos 4 partidos perdidos en los últimos 5 minutos).
 Otra constante del partido, los defensores corrían de atrás a los delanteros y éstos se iban

Veremos que nos depara el desquite. No es imposible teniendo en cuenta el rival pero tampoco será fácil teniendo en cuenta como se encuentra River Plate. Así como nuestra mayor esperanza es la historia reciente de este equipo en las eliminaciones directas, también la mayor preocupación y desesperanza te la da la historia reciente de un equipo que no reacciona ni encuentra una línea de juego. Todo indica que estamos frente a un fin de ciclo y que solo la rebeldía, bronca y orgullo de los jugadores podría cambiar este presente algo apocalíptico.
A raíz del terrible sismo que asotó a Ecuador, River Plate fue solidario llevando un importante cargamento de ayuda y visitando un hospital.

PorCharro.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

lunes, 25 de abril de 2016

Como en la copa... pero sin segundo partido

Una constante del partido, el conductor detenido con falta y D´alesandro no dejó de pedirla

Gallardo lo anticipó, se jugaría como si fuera un partido de copa. En esos partidos hay que jugar muy concentrado, no vale regalar nada y la ventaja se saca aprovechando los pocos espacios/oportunidades que se presentan, son 180 minutos y hay que ser inteligentes para elegir el momento de buscar la diferencia para clasificar. En los play off de eliminación se juega así porque hay mucho en juego, es la eliminación directa. Viendo los resultados y los partidos jugados en este fin de semana, se puede asegurar que los clásicos del fútbol argentino cada vez se arriesgará menos y en su mayoría serán de 0 a 0. Ayer River Plate demostró que le faltó determinación, se jugaba demasiado (irónico pensando que ambos están lejos de pelear por el título) y no quiso arriesgar. No arriesgó Gallardo (los cambios no fueron para buscar el partido) y no arriesgaron los jugadores (mantuvo un orden defensivo y ofensivamente quedó librado a alguna magia de D´Alessandro).
Balanta recibió la patada de Perez. Me gustaría saber la reacción de sus compañeros en el vestuario

Algunos verán el vaso medio lleno y dirán que al menos ahora se termina el partido. Ausente el panadero, los jugadores bosteros presentaron al frutero y tiraron fruta durante todo el partido; se tiraron al piso para golpear al rival pero exigían que se las cobren a favor, teatralizaron faltas inexistentes (Lady Gaga hasta quiso mostrar unos tapones en sus pies cuando Alario no pasó ni siquiera cerca de su pie y otro jugador parecía que fue asesinado por una chilena de Alario y tampoco llegaron a impactarlo), lloraron para pedir tarjetas (Orión se quejó que Balanta le pegó rodillazo y se ve claramente que el arquero levantó la rodilla para golpear), el DT martirizó al juez de línea, le tiraron un encendedor a D´Alessandro (supongo que no consiguieron algo mejor)... pero esta vez no pudieron tirar gas.
Orión dijo que Balanta debió ser expulsado por un rodillazo... mala leche y mentiroso

Lo importante es que River Plate jugó 80 minutos con un hombre más y no arriesgó como debería. Perder este partido hubiera sido un duro golpe anímico (especialmente al haber jugado con un hombre más) pero tampoco tuvimos la inyección fundamental que hubiera sido salir de la bostanera con 3 puntos. River Plate no se enfrentó a los bosteros (que ya de por sí están limitadísimos porque el jugador del pueblo se juntó con sus amigos amigos Chavez y Osvaldo y por ahora se olvidó de jugar, se convirtió en otra venta de humo y solo busca mejores métodos de quebradura), se enfrentó a sus propias limitaciones.
Mayada, el que mejor se entiende con D´Alessandro

Barovero dio muchos rebotes pero a pesar de ello siempre transmite seguridad y tranquilidad porque en las difíciles siempre hace la fácil y simplifica cualquier posibilidad de peligro. La defensa se las arregló. Mercado y Casco se proyectaron bien y lograron contener razonablemente a los atacantes (Casco sigue mostrando una gran mejoría, al menos ya no es jugar con uno menos y está mucho más participativo en ataque). Maidana volvió mostrando su seguridad y personalidad (con Mercado se agrandan en estos partidos, se tienen mucha confianza) e intentó acoplarse a Balanta. El colombiano está lleno de altibajos, es fundamental que alguien dentro del campo de juego le hable continuamente para que no presente tantos bajones. La defensa genera dudas pero dentro de todos los problemas que hay, sabemos lo que tenemos y más o menos se arreglan. El gran problema está en el medio. Con doble 5 falta juego, sin doble 5 tampoco hay juego. Bertolo puede tener momentos pero es muy apático (todavía no tuvo la remontada de Casco y casi no le quedan oportunidades), Domingo puede poner voluntad y a veces logra suplir defensivamente sus carencias pero el 5 de River Plate debe distribuir el balón, es el primer jugador de ataque, es el que libera al resto de la primera línea rival y eso no lo da Domingo (a lo sumo entrega pelotas lineales a los laterarles o hacia adelante sin ninguna sorpresa, lo cual provoca que no haya salida limpia). Mayada, con su velocidad consiguió ser un interesante complemento para D´Alessandro pero con eso no alcanza.
Los bosteros pidieron expulsión. En la repetición se vio que ni siquiera llegó a pegarle al bostero

Párrafo aparte para D´Alessandro. Es un jugador ideal para ir a la bostanera (él mismo avisa que está invicto allá), busca la pelota siempre, provoca para que le peguen y así tener tiros libres y condicionar al rival, desconcierta a los rivales y le da la velocidad que nadie más puede tener. Juega a un toque, le hace el 2-1 a los rivales, deja solo a su compañero para que avance en velocidad, cambia velocidad y frentes de ataque, elige cuando se frena a gambetear, a tocársela rápido a un compañero o atrae marcas para dejar a otro solo... no le faltó nada más que otro jugador con su capacidad. La diferencia de nivel de D´Alessandro con el resto (incluído el jugador del pueblo) demuestra la necesidad que tiene River Plate por incorporar jugadores de categoría si quiere volver a ganar títulos (especialmente si quiere jugar 2 torneos al mismo tiempo). D´Alessandro hace magia pero no tiene compañía y los delanteros quedan muy separados. Alario peleó e intentó dentro del área pero no tuvo compañía ni le llegó la pelota. Mora se debate en perseguir defensores, en molestar pero es muy comilón a la hora de atacar. 
El conductor, hizo todo para ganar el partido pero faltó quien lo acompañe

El segundo tiempo (después de un pobre primer tiempo) volvió a demostrar que no tenemos banco. Ante la lesión de Casco se debió poner a Mammana (la dupla central volvía de la lesión y se corría un gran riesgo) y mandar a Balanta de 3. Quedaron 2 cambios y Gallardo prefirió solo cambiar figuritas sin arriesgar pero obviamente quedamos debilitados (Alonso y Driussi son menos que Alario y Mora). Lamentablemente somos las principales víctimas de nuestras falencias y nadie parece alarmarse por la pasividad dirigencial (y la falta de explicaciones). El claro mensaje es que hay que conformarse con lo que hay y rogar que alguna magia logre que sigamos avanzando en la copa.

Por Charro.

viernes, 22 de abril de 2016

Desatentos, ¿relajados?... clasificados

Otro muy buen partido del conductor

Tener un equipo tan pobre dentro de la fase de grupos tiene su ventaja (River Plate la aprovechó al máximo), hay que sacarle los 6 puntos y esperar que le robe algún punto a otro rival descuidado (le sacó 2 puntos a los otros rivales). Trujillanos es uno de esos equipos que por nivel te obliga a ganarles fácil, rápido y sin exigirte pero que si jugas mal te hace perder puntos fundamentales (como casi nos pasó ayer). En el caso de ayer no solo jugamos ante este equipo inferior sino que encima jugamos gran parte del partido con 1 hombre de más. Para colmo, se empezó con ímpetu y concentrados, se sacó en 20 minutos 2 goles de diferencia, parecía todo fácil pero aparecieron las distracciones para regalar el primer gol. En el segundo tiempo, jugando mal nos colocamos 4 a 1 y volvimos a hacer regalos inexplicables. Si tenemos en cuenta que a partir de la próxima instancia ya no hay rivales tan débiles y la importancia que tiene el gol de visitante, imagino el dolor de cabeza que debe tener Gallardo. Es preocupante el nivel del equipo, de varias individualidades y la imposibilidad de tener variantes porque es imposible salir del 11 titular. Ayer no había defensores en el banco de suplentes y hasta se sentó Mora que está lesionado (solo estaba Driussi como delantero). Cuando sale un defensor hay que hacer un rearmado defensivo o rogar que no se desequilibre el equipo.

La única explicación (?) para que este equipo venezolano haya hecho 3 goles en el Monumental, se debe plantear en deconcentraciones y relajación por el resultado, aunque al final del partido se jugó con un toquecito tranquilo, aunque nervioso (?), entre los defensores que demostraba que nuestros jugadores entendían la inferioridad del rival. Todos sabíamos que había que clasificar, que era importante ser primeros en la zona pero después del partido todos eran concientes de lo mal que se jugó y ante quien se cometieron los horrores.
Mayada se entiende muy bien con D´Alessandro y se potencia

Muchos de quienes conocen a Gallardo pensaron que el DT se guardaría a los titulares en el enfrentamiento del domingo contra los bosteros (teniendo en cuenta que el jueves volveremos a jugar por la copa y esta vez en octavos, en Ecuador) pero se olvidaron que el DT es de River Plate y entiende el significado del partido (el golpe anímico de ganar en la bostanera podría fabricar el milagro de acrecentar todo lo que está necesitando el equipo). Ya sea por inyección animica urgente o por exigencia dirigencial, Gallardo aclaró apenas terminado el partido que iría con lo mejor que tenemos (ayer se vio que no hay mucho más) al chiquero (nunca mejor puesto el apodo o descripción).



Barovero no puede impedir que el excelente disparo termine en el gol venezolano

El partido de ayer fue raro y poco explicable. Salió con el equipo titular y casi único que se puede presentar hoy. Barovero ya no parece tan inexpugnable, se equivocó al avisar que se iría y su representante lo boicoteó al informar sobre el avance de sus negociaciones con otros clubes. A veces la mente nos juega en contra aún contra nuestra voluntad. Sigue mostrando sus dotes pero mentalmente ya no es la fortaleza (es una sensación porque no tuvo errores en los goles rivales). La defensa ayer fue terrorífica. Maidana llega falto de fútbol y su físico pendiendo de un hilo y de los rezos (ayer salió por precaución a raíz de un golpe... pegaron muy torpemente los venezolanos); Mercado también está al límite, sigue jugando por experiencia y carácter pero a veces lo pasan muy fácilmente en velocidad (ayer estuvo muy activo en ataque para formar una sociedad interesante con Mayada y D´Alessandro); Casco, sorpresivamente, fue lo mejor en la defensa (subió mucho, estuvo muy participativo en ataque y defensivamente fue el menos flojo) mientras que Balanta volvió a hacer de las suyas (empezó con carácter y ante la relajación pasó a cometer errores, ante los goles se bajoneó y terminó en un absurdo penal lleno de impotencia e inexplicable ingenuidad). Domingo tuvo la posibilidad de jugar más ofensivo pero sigue siendo muy limitado a la hora de jugar en ataque o al ser la salida futbolística del equipo, su trabajo se está simplificando mucho al tener a D´Alessandro al lado (todas hay que dárselas al armador) pero muchas veces el 10 necesita un socio que lo ayude a sacarse las marcas, a quedar de frente al arco rival, a darle velocidad al juego... difícil conseguirlo en Domingo.
Domingo batallando en el medio ante los venezolanos

Mayada y Fernandez cumplieron con su tarea. El uruguayo se juntó mucho con D´Alessandro y juntos arman las mejores jugadas. Fernandez por derecha estuvo participativo, atacó y tuvo participación defensiva, le falta tener más claridad y seguridad al tener la pelota. D´Alessandro volvió a ser el que todos esperamos, el que pide siempre la pelota, el que sabe que le van a pegar pero la sigue pidiendo, el del toque rápido y sin parar la pelota, el que cambia los ritmos y los frentes de ataque, el que ve toda la cancha, el que retrocede y busca quedar de frente al arco rival. Hace todo bien, solo faltaría que esto lo haga ante un gran rival, todos esperamos que el domingo vuelva a ser la figura. En ataque, Alonso volvió a dar muestras de entrega física pero falló a la hora de estar frente al arco y Alario sigue siendo un definidor excelente (ojalá tuviera más chances). Como siempre, todo cambia con los reemplazos; Pisculichi no está al nivel de D´Alessandro, el Pity cada vez se empecina más (y la gente ya no le tiene paciencia) y Bertolo fue parte de un reacomodamiento importante por derecha pero hizo poco mientras jugó (Mayada retrocedió y Mercado se fue al centro para reemplazar a Maidana).
Un gran batallador, le falta la habilidad de Alario pero no deja de correr y buscar la opción de gol

Se podría decir que fue muy preocupante lo de ayer o dejarlo de lado diciendo que se clasificó con menos nervios y dependencia que el año pasado; nos podemos volver a escudar que este plantel juega mejor los partidos eliminatorios y trascendentes pero es imposible eludir que no se juega bien y se cometen errores preocupantes; podemos hablar de la falta de variantes, del bajo nivel de varios, de las malditas lesiones, de las preocupaciones políticas, de la necesidad de refuerzos (ahora se podrían traer 3 jugadores pero nadie habla de traer a alguien, hay un maldito silencio sobre la ausencia de refuerzos porque eso implicaría hablar de la falta de dinero)... pero la realidad es que ahora hay que ir al chiquero y empieza lo importante de la copa... veremos si estamos a la altura de festejar

Por Charro.

lunes, 18 de abril de 2016

¿Despegamos?

El gol y la confianza... un buen momento para que llegue todo

Volvimos a jugar en la cancha de metegol de Bahía Blanca y después de 12 años nos reencontramos con el triunfo (el primero del torneo como visitantes), ¿servirá como envión anímico? Se consiguieron los 3 puntos y no mucho más (algunas mejorías individuales y en la actitud de encarar el partido). Podría decirse que por fin reaccionaron algunos jugadores que debían levantar su nivel (para demostrar mínimamente la razón por la cual el club puso atención en ellos) y ante un plantel tan corto por las lesiones, Gallardo puede empezar a soñar con tener algunas variantes de juego. De la misma forma debería empezar a preocuparse (a hablar con los jugadores) por algunas desatenciones/errores que antes no tenían, de Barovero y Vangioni (también los dirigentes deberían ver el tema de penales inventados y expulsiones exageradas de Ponzio y Pisculichi). Es cierto que tampoco se jugó muy bien, fue más una cuestión de actitud; sigue faltando mucho pero al menos se encontró un resquicio por donde buscar la mejoría y el camino para reencontrarse con un nivel de juego razonable que nos de algunas chances en la copa.
En Mercado se puede confiar porque siempre dará lo mejor de sí.

El partido se jugó con público local y 4 mil ¨neutrales¨ (guiño para el presidente de Olimpo, el público debía presentar documento con domicilio a menos de 400 km de la cancha. En otros partidos no se permitió pero estamos en épocas de favores y votaciones muy importantes). Como se preveía, el partido fue muy duro, cortado y con muy poco juego. River Plate jugó con un solo delantero (un apático Driussi que no logra levantar el nivel) y varios mediocampistas ofensivos. Intentó copar el medio, ganar la pelota y salir rápido de contra; el problema fue que no hubo un ¨pivot¨ como referencia de área o para complicar a los defensores (fundamental en estas canchas chicas). El primer tiempo fue parejo pero casi sin situaciones de gol, demasiado peleado y trabado (Vangioni salió lesionado y se habla de un desgarro). Debido a los lesionados se volvió a improvisar una defensa. Mercado (lo veo mejor sin tener que correr todo el lateral) y Balanta fueron los centrales (con personalidad se impusieron a los rivales) mientras que Casco y Vangioni fueron los laterales. Venían jugando bien (concentrados en la marca y participación ofensiva) hasta la lesión de Vangioni, lo cual obligó a un cambio de laterales, Casco pasó a la izquierda y entró Carreras por la derecha. Casco volvió a mostrar soltura y estuvo activo en ofensiva y el 4 sufrió que no lo ayudaran en la marca (otra vez entraban de a 2 por su sector y lo complicaron mucho. Su nivel no es el mejor pero no desentona). Casco viene mejorando y pasa a ser una preocupación menos para Gallardo (tener tantos jugadores en bajo nivel debió crearle muchas dudas y ninguna respuesta), no va a tener el nivel de Vangioni pero necesitábamos tener un jugador que al menos no reste.
La lesión de Vangioni. ¿Sufre porque sabe que se perderá su último superclásico posible?

En el medio (donde realmente se quiso jugar el partido), Arzura volvió a demostrar que puede ser aguerrido pero difícilmente sea la persona que pueda abrir el juego con el primer pase. No tuvo salida limpia y así se le hace difícil a un equipo como River Plate (mismo problema que tenemos con Domingo, mucha voluntad y poco juego). Lo acompañaron Mayada y Bertolo a sus lados y un poco más adelante Martinez y Piculichi para conectarse con Driussi. El uruguayo tuvo pocos momentos interesantes (fue reemplazado al principio del segundo tiempo) y Bertolo se mostró más activo por derecha (volvió a vérselo cansado pero tuvo un aceptable primer tiempo y un segundo irregular, pareciera que le hizo efecto el comentario sobre su próxima salida). La decepción volvió a ser el Pity Martinez que nunca encontró la conexión juego (demasiado perdido en la cancha) pero en contrapartida se vio un nivel mejorado de Pisculichi. Estuvo muy participativo, distribuyó bien la pelota y si bien es cierto que todos sus tiros al arco fueron un desastre, también es cierto que convirtió el gol con un gran cabezazo (le dio dirección y fuerza para dejar sin chances al arquero que tuvo una muy buena noche). Fernandez entró por Mayada y logró con despliegue salvar el cansancio que evidenciaba Bertolo (no entiendo porqué se cansa tanto) y todo cambió con el ingreso de Alario (se lleva marcas y complica a los defensores). Lo mejor de Driussi fue el centro que terminó en gol porque no se vio mucho más del delantero.
Peleado en todo momento y en todos los sectores del campo

Se ganó, el resultado claramente pudo haber sido otro (tuvieron un tiro en el palo, hubo un par de situaciones en el área, algún disparo desde fuera del área que Barovero vio pasar y un error gravísimo del arquero se salvó sobre la línea) y también pudo haber sido una victoria más cómoda (sobre el final le sacaron un gol a Alario sobre la línea y Driussi perdió otro) pero el análisis siempre es el mismo; falta juego, regularidad, contundencia, que vuelvan la seguridad, la convicción y las victorias consecutivas. Esta semana puede ser fundamental, el jueves se define el grupo de la Libertadores (jugando bien deberíamos quedar como punteros) y el domingo hay que jugar el superclásico en la Bostanera (tal vez el envión anímico que está buscando este grupo para arrancar nuevamente). Este grupo necesita señales para volver a creer, esperemos que las encuentren esta semana.

 Por Charro.

jueves, 14 de abril de 2016

Manta muy corta

La expulsión de Vangioni ante la mano a Calleri. Una estupidez pero...

Dicen que para cubrir algún sector de la cancha que está flojo hay que mover al equipo y al hacerlo se destapa otra quedando al descubierto lo que al principio estaba cubierto. En este River Plate pareciera que siempre estamos descubiertos en todos los sectores. Pareciera que Gallardo encontró el equipo titular pero las falencias se notan con más naturalidad.

Para empezar queda claro que es un plantel muy corto. La falta de juveniles y el pésimo nivel de algunas incorporaciones hace que no haya variantes y mucho menos algún reemplazo en caso de ausencia de un titular. Ayer fuimos a Brasil con 5 defensores y un 5 (de los cuales 1 estaba lesionado); terminó improvisando con Mercado de central y Casco de lateral por derecha y no hubo reemplazo ni por la expulsión o si hubiera habido una lesión, bajo nivel o cansancio. Apareció un equipo titular, qué se hace? Lo hacemos jugar siempre? y si se lesiona alguno? Entonces ponemos a un equipo alternativo sin titulares y ahí nos encontramos a un equipo de pésimo nivel en el campeonato y a otro sin experiencia y poco rodaje en la copa.
Mucha presión en el medio, eso es lo que vendrá también en la Copa

El equipo de ayer vivió una experiencia enriquecedora y de quiebre como el año pasado le tocó vivir en México (con la diferencia que allí perdía 2 a 0 y revivió con un empate en 3 minutos faltando 5 para terminar el partido y esta vez no llegó al empate). Es cierto que esta vez podría clasificar primero (algo bastante probable) y que está casi clasificado (salvo una catástrofe como perder de local ante los venezolanos por 3 goles y que se de un resultado inconveniente entre brasileños y bolivianos), pero el año pasado, haber caminado por la cornisa le dio temple al equipo. Este equipo fue encontrado muy tarde, no tiene variantes y salvo que se apoye en estos jugadores titulares, el resto no tiene mucha experiencia en situaciones límites o partidos definitorios.

Ayer Gallardo probó con lo que le quedaba en defensa, jugó Casco como lateral por derecha, Mercado y Balanta como centrales y Vangioni por izquierda. Mala noche de los laterales (especialmente en el primer tiempo) que no pudieron contener el avance y la presión por sus sectores (en esto suele haber también culpa de los mediocampistas del sector). En el primer tiempo no pasaron al ataque ni defendieron (se sacó barato al perder solo por 1 gol) y Vangioni terminó de arruinarla con la expulsión (aunque en mi opinión se adelantó a lo que iba a hacer D´Alessandro y nos salvó de perder al conductor). Mercado y Balanta estuvieron firmes pero les tocó perder en varias oportunidades porque los rivales llegaban en cantidad y bien armados (Ganso fue una eterna molestia y peligro). Se supone que en este aspecto se mejorará con el regreso de Maidana o Mammana. Donde más se nota la manta corta es en el medio. Domingo le pone voluntad pero no alcanza, se entrega al máximo pero no corta y a la hora de salir jugando no colabora mucho, se retrasa demasiado (casi está entre los centrales), a veces es una solución a la salida a presión exagerada de Balanta pero mayormente deja un hueco en el medio si no aparece un doble 5. Ayer jugaron Mayada y Fernandez. No lograron conectarse con D´Alessandro ni defender el carril, así es un gran problema. Si a eso le sumamos que el conductor estuvo en una pelea personal con los hinchas locales...
El conductor no estuvo fino pero aguantó la pelota, la pidió y soportó las patadas indiscriminadas

Fue una noche complicada para D´Alessandro (en mi opinión terminó saliendo para que no sea expulsado) pero más lo sufrió el equipo que no pudo conectar el medio con los delanteros. Lamentablemente cuando mejor se jugaba (los primeros 15 minutos del segundo tiempo), cuando se era un poco superior al rival (o al menos no se era claramente inferior), se recibió el segundo gol que descolocó al equipo (al igual que en Santa Fe, automáticamente hubo una expulsión y un peligroso desequilibrio). Mora fue el más movedizo y comprometido y Alario intentó llevar peligro en su lejanía. Los ingresos de Lucho, Bertolo (no entiendo porque se lo veía tan cansado más allá de que esta vez no jugó tan mal) y Alonso no le sumaron demasiado (más allá que el oriental aprovechó el error rival y en un excelente salto dentro del área aprovechó para marcar un sorpresivo gol para el descuento).

Sin nada y de la nada (cuando los brasileños decidieron que preferían terminar el partido antes que golear), River Plate logró el 2 a 1 y eso descontroló a los brasileños (tuvieron un expulsado también faltando unos minutos). En ese momento el equipo de Gallardo se animó, presionó y le llegó el espíritu ganador; atacó, apretó y lo buscó aunque se descuidó atrás (los brasileños perdieron 3 oportunidades muy claras).
Todavía no se encuentran... ¿alcanzará con la experiencia copera de los titulares?

Habrá que ver que pasa en la última fecha (no debería haber inconvenientes e inclusive deberíamos clasificar punteros) pero más que nada habrá que empezar a rezar para que este equipo encuentre algunas conexiones que permitan jugar al fútbol, que le vuelva la mística copera al plantel y rezar para que se de el milagro (ganar en los partidos claves y bancar los momentos difíciles). La realidad es que la confianza no debe estar muy arriba del piso, la preocupación debe ser altísima pero no estamos peor que el año pasado (salvo que había mejores jugadores) y los milagros existen...

Por Charro.

domingo, 10 de abril de 2016

Regalo naranja para otra siesta preocupante

Gol bajo la lluvia

Otro empate, otro regalo y siguen las preocupaciones. Ya ni siquiera sabemos que es lo más preocupante. ¿Por dónde empezar? Por TLM que permite que haya una cancha vacía (la gente perdió la costumbre de comprar una entrada y quienes pagaron el abono no les interesa avisar que no usarán su lugar), por un campo de juego en pésimo estado (a pesar de que ya no hay recitales y nadie puede pisar el campo de juego salvo los amigos de los dirigentes), por una camiseta que no nos identifica (el color naranja puede ser un homenaje y me alegra que la tercera camiseta del club sea conmemorativa pero siempre deben prevalecer los colores del club), por decir que no te pueden empatar 3 partidos en el tiempo de descuento (y en los 3 partidos fue una consecuencia del trámite del partido, nos cascoteaban porque regalamos la pelota y no supimos defender), por ternas arbitrales que inventan cualquier barbaridad en el Monumental (ayer un defensor frenó una contra de Viudez con una patada de atrás cuando iba a ingresar al área y fue amonestado, Piculichi por una falta así en mitad de cancha fue expulsado; la roja directa a Ponzio fue con la intención de sacarlo del superclásico, ni hablar del penal de Patronato inventado por el cuarto árbitro y que los árbitros en la cancha ni siquiera sabían que estaban cobrando), por dirigentes que se durmieron en los laureles y que no logran que llegue a primera división un juvenil aceptable después de 2 años de gestión, por el cuerpo técnico que no encuentra respuestas y muchas veces se los ve perdidos entre jugadores que no responden desde lo físico, lo ánimico o que no alcanzan un mínimo nivel por no sentirse cómodos en la posición, o empezamos a hablar de jugadores que vuelven a demostrar que no están en la sintonía que pretenden los hinchas, dirigentes y cuerpo técnico.
Una oportunidad para un juvenil... toda una rareza en este año

Ayer, en medio de una lluvia molesta y ante un equipo que demostró ser muy flojo, River Plate empezó jugando bien, demostró entender que debían jugar a otra velocidad (crítica de Gallardo la semana anterior) y que era fundamental la movilidad (como mostraron el miércoles pasado por la copa). Hubo presión y recuperación en el mediocampo, se salía con la pelota al piso y las líneas se adelantaban para armar un equipo compacto, se atacaba con varios toques desarmando la defensa rival y si bien es cierto que muchas veces no lograban terminar bien por errores infantiles en algunos pases, también es cierto que se recuperaba rápido el balón. No extrañó el 2 a 0 cómodo (a pesar de jugar ante un equipo de Caruso) con goles de Alonso y Casco (increíble porque se ubicó en el punto penal en una jugada). De la misma forma tampoco extrañó que rápidamente descontaran porque se estaba bajando la intensidad y permitiendo muchos avances por derecha (desde el mediocampo no bajaba nadie, lo dejaron solo a Carreras y solo Mammana lograba sacar el peligro cuando lo encaraban al pibe entre 2). Dos veces se pusieron 2 jugadores rivales para tirar un corner y no tuvieron marca (en el segundo tiraron un cómodo centro y de arremetida metieron el gol de descuento), una desconcentración imperdonable y absurda para este nivel.

Cada vez queda más claro que si queres jugar con 2 equipos diferentes (uno para la copa y otro para el torneo) cuando te quedas sin chances en un torneo o corres riesgos en algún cruce definitorio en la copa, necesitas tener jugadores acorde y necesitas intercalar algunos pibes que motiven y le pongan espíritu al equipo. No aparecen chicos (hasta ahora solo jugaron algunos minutos Carreras y Palacios) y los profesionales que debieran aprovechar sus oportunidades (Gallardo ayer demostró el cansancio por el nivel de algunos de estos jugadores y les dejó el mensaje que será fundamental su rendimiento hasta el final del torneo si quieren quedarse), demuestran no estar en el nivel necesario. Aún estamos muy lejos pero cada vez nos acercamos más a la situación del 2008 (cuando quedamos últimos por dedicarnos a una copa y luego tuvimos 4 torneos más deambulando en un nivel paupérrimo por falta de categoría de jugadores y cuerpos técnicos).
Casco marcó un gol y jugó bien, otra rareza de la tarde lluviosa

Ayer se armó una defensa digna con lo que quedaba (Mercado y Vangioni con descanso por haber jugado en la selección y copa, Maidana y Vega lesionados), decidió darle una oportunidad a un pibe de inferiores (Mayada había jugado muy bien y pasó a ser un titular y decidió no sacrificar nuevamente a Ponzio en el medio). Carreras jugó un partido aceptable, se lo veía lento, atado, le ganaban en el cuerpo a cuerpo y se cerraba mucho hacia el centro (tal vez para estar más protegido y no quedar en evidencia) pero logró controlar bastante bien la banda (con gran ayuda de Mammana) a pesar de que los rivales llegaban sin ninguna marca hasta su sector. Por alguna razón no lo hacían participar en el ataque pero eso no limitó su búsqueda ofensiva. Por ser un partido de lluvia y complicado, es importante que no haya cometido graves errores. La gran ventaja fue que Mammana y Balanta volvieron a hacer un gran partido y controlaron los avances rivales y cubrieron muy bien los huecos cuando subían los laterales, es más, todo fue cuesta arriba cuando Mammana debió salir por precaución. Por izquierda Casco hizo un muy buen partido (en el primer tiempo participó en ataque y se juntó bien con Martinez o Pisculichi) y por eso parecía todo controlado. El descontrol apareció en el segundo tiempo cuando Ponzio debió dejar el medio. El problema fue doble, Ponzio no jugó como Mammana y Arzura no jugó como Ponzio (que tampoco lo había hecho bien).

En el medio, Lucho tuvo criterio con la pelota pero tuvo poco despliegue (al revés que Ponzio), Pity como siempre alternó las buenas con las malas y Pisculichi no logra terminar lo que empieza (está con una velocidad menos de la necesaria). Arriba Viudez empezó con ímpetu pero se fue borrando y terminó inofensivo mientras que Alonso se dedicó a correr e intentar pero es un 9 de área que necesita tener oportunidades frente al arco.


Con esto poco, el equipo se las había arreglado para hacer un aceptable/buen primer tiempo pero todo se derrumbó en el segundo. Ponzio debilitó el fondo, Arzura el medio, Mayada no logró conectarse con Viudez ni con Driussi (y no confió en Carreras) y así perdimos la pelota muy rápido, nos dejamos empujar y Sarmiento se dedicó a ganar faltas y tirar centros al área. Más allá de la ridícula expulsión y el posterior penal (todo en 20 segundos en el adicional), era un resultado que se buscaron los jugadores al permitir que creciera el rival. El árbitro condiciona cuando se juega mal o no se logra convertir lo que se hace bien (ayer no se hizo nada bien en el segundo tiempo).
Una buena oportunidad del primer tiempo. Valió el esfuerzo del defensor

Todas las cartas están puestas en la copa Libertadores pero no se puede abandonar el campeonato. Se puede jugar mal, puede haber un partido en que el equipo este perdido pero no puede ser que haya jugadores que se escondan (hasta Lucho se daba vuelta para no recibir un lateral en ataque y no quiso cabecear 2 pelotas junto al arco). Ya vivimos la experiencia de jugar campeonatos sin jugadores de categoría para vestir la banda roja.

Por Charro.

jueves, 7 de abril de 2016

¿Volvió? ¿reapareció? El mejor homenaje...

Un festejo emotivo después de convertir un golazo

Lo estábamos esperando, lo necesitábamos, lo queríamos, nos estaba decepcionando pero... finalmente reaparecieron el fútbol, los goles, River Plate, D´Alessandro, Gallardo y el Beto Alonso. Fue una noche extraña pero redondita, parecía que iba a llover y que sería un partido para sufrir (no porque nos fueran a pasar por encima sino porque no confiábamos en una recuperación futbolística) pero terminó siendo de fiesta absoluta y una descarga emocional necesaria. No se jugó con un rival importante ni un partido eliminatorio pero se jugaba un partido fundamental a la hora de clasificar (ganando un partido de los 2 restantes estaremos clasificados) y ante un rival que podría complicarnos si no se le convertía goles desde un principio (por lo que se pudo ver, es muy diferente su nivel de local y visitante pero tampoco hay que olvidar que este equipo le ganó a San Pablo en Brasil... aunque hoy nadie lo crea). El rival se mostró muy débil pero no es normal hacer 6 goles (el segundo tiempo se jugó a ¨velocidad crucero¨) y liquidar un partido con 5 goles en un tiempo (más un tiro en el palo).
Volvió el Beto a la cancha y volvió el fútbol

La tarde empezó con un pequeño y desprolijo (se dijo que sería en el entretiempo y terminó haciéndose antes de empezar el partido) homenaje al Beto Alonso por los 30 años de la vuelta en la bostanera con sus 2 goles. Una linda ovación que se debería repetir el domingo incluyendo a todo el plantel del 86. Estaba todo listo para disfrutar salvo que River Plate hacía rato que no festejaba, hacía rato que no daba motivos para la sonrisa... pero el equipo salió dispuesto a demostrar que no debían darlo por muerto y que estaba dispuesto a dar pelea. Esta vez tuvimos la buena suerte de tener un rival muy inferior desde lo físico y técnico (aunque intenta mover la pelota y jugarla limpia).
La presión que se sacó con el gol lo llenó de lágrimas...

El equipo salió mentalizado y con actitud, muchas veces demostró en este último semestre que con eso no alcanza, sin embargo esta vez ayudó que se convirtieron los goles desde un principio. A los pocos minutos Mora perdió un gol pateando a quemarropa desde el punto penal y algunos fantasmas quisieron aparecer pero a los pocos minutos se armó una jugada hermosa que derivó en el gol de D´Alessandro. Una pisadita, un caño, un taco y puntín, 3 toques no solo para abrir el marcador sino para que el conductor del equipo se sacara la mufa y descargara toda la presión que venía trayendo (llevaba jugados 6 partidos, sin victorias ni goles). Su festejo, su cara y su necesidad de transmitírselo al hincha fue todo un gesto que se tradujo en la carrera desde el momento que hizo el gol hasta llegar al banderín del corner donde fue abrazado por todo el resto de los jugadores.
El primero... la belleza

El equipo había salido a presionar y jugó a otra velocidad (la queja de Gallardo el sábado pasado), se anticipó al rival y llegó rápido al arco rival. D´Alessandro se volcó hacia su derecha (donde se siente más cómodo) y allí encontró a un gran interlocutor, la velocidad de Mayada encontró la pausa inteligente y mientras uno tenía la sutileza y el cambio de ritmo, el otro corría cuando debía y se mostraba siempre como receptor. Los primeros minutos sirvieron para abrir a un rival que quiso achicar la cancha dejando los laterales para el local pero enseguida fueron superados ya que la pelota siempre salía limpia por los costados. La pelota se movió limpia desde atrás. Mammana y Balanta estuvieron muy seguros, robaron pelotas anticipándose y en varias oportunidades rompieron el cerco defensivo rival hasta llegar al área rival. Lo interesante fue que los centrales pudieron mover la pelota hacia los laterales para salir por los costados, Mercado y Vangioni subieron constantemente e iniciaron los ataques al conectarse con Mayada y Fernandez. El surco que abrieron por los laterales fue intolerable para los bolivianos que no sabían como frenar a River Plate. 
Fundamental en la noche de ayer. Gran figura del partido y otro de los que marcó para sacarse la mufa

El nivel general del equipo se vio potenciado por el nivel de D´Alessandro que dio una cátedra de conducción. Hace unos días lo escuché comentando que lo que más le sorprendió en su vuelta era la impaciencia del hincha con el conductor, que no entendía que cuando hacía una pausa lo abucheaban y le pedían que se apurara, cuando tocaba la pelota hacia atrás para sacarse la marca y volver a pedirla le gritaban que jugara para adelante (donde chocaría con los rivales), cuando la tocaba le pedían que eludiera a todos los rivales al mismo tiempo y cuando intentaba eludir a alguien le decían morfón. Ayer se dio el lujo de enseñarles a los impacientes como se maneja un equipo. Hizo el cambio de ritmo, abrió la cancha, hizo la pausa, sorprendió con el pase certero e inesperado, hizo jugar a sus compañeros, se adueñó del equipo, hizo delirar al hincha y abrió el partido con un golazo... ¿qué más se le podía pedir? 
Mammana, otro jugador que emociona con sus festejos. La intensidad del festeja muestra muchas cosas

Domingo volvió a dominar el mediocampo, tuvo al lado a 2 jugadores con mucha vocación ofensiva pero que dan una mano para defender y así Gallardo se encontró con una nueva versión de su antiguo mediocampo (el que mejores réditos le dio; Sanchez, Kranevitter, Rojas y Pisculichi). Sabiendo las diferencias de niveles que hay entre estos jugadores, es importante haber visto que se puede hacer algo similar. Hace rato que se venía pidiendo que Mayada salga de 4 y pasé al mediocampo y hace 2 partidos que vengo viendo que Fernandez estaba por fin llegando al área en situación de gol (ante Peñarol y Patronato tuvo situaciones de gol dentro del área). En este esquema es fundamental que los volantes por afuera lleguen al área. Sanchez ya había dicho que su sucesor sería Mayada y que se siente cómodo como mediocampista, faltaba que Fernandez volviera a tomar confianza y econtrara su lugar (es el puesto en el que Gallardo más probó. A Fernandez lo puso por derecha mientras probaba con otros por izquierda, parece que la solución llegó dejando a Mayada a la derecha y Fernandez por izquierda). Con este esquema, Mora también se siente cómodo (lucha y molesta a los defensores rivales) y si bien no hizo goles, ayudó mucho a concretarlos (le sirvió en bandeja un gol a Alario).
El grito de desahogo es increíble, este equipo necesitaba ganar, estaba con hambre...

Lo más importante del partido (más allá de lo necesario que era ganar y tener un fuerte envión anímico) fue que Gallardo encontró un equipo titular y apareció el esquema que hace sentir más cómodo al equipo (que irónicamente es el mismo que le gusta históricamente al hincha y al técnico). Costó tanto encontrarlo que ahora veremos si se mantiene (esta vez fueron fundamentales los niveles altísimos de Mayada y D´Alessandro) y cuando se utiliza. Los mejores intérpretes ya se vieron (se pueden sumar Ponzio de 5 y Maidana de 2), ahora habrá que ver si algún otro jugador está con el nivel suficiente para no resentir esta estructura. Es cierto que el rival fue débil pero es el mismo que podría terminar primero en el grupo (tiene que jugar de local ante los brasileños y los venezolanos son más débiles y tiene grandes chances de clasificar) y que suele complicarnos cuando no podemos convertir los goles. Estamos muy felices y cuesta mantener los pies en la tierra, la ilusión es muy grande pero es cierto que esto todavía no empezó. 
El gol de cabeza de Nacho Fernandez

Había que encontrar el equipo y ya no había mucho tiempo para seguir buscando, por eso la gran ilusión es que Gallardo haya encontrado a su nuevo equipo...
Gol de Alario y festejo (¿mensaje para alguien?)
Por Charro.

miércoles, 6 de abril de 2016

La pelota atada al pie, la vaca atada...

El famoso y glorioso gol...

6 de abril de 1986, faltan pocas fechas para terminar el torneo y River Plate ya es campeón aplastantdo rivales, solo resta ir a la Bostanera y empieza la discusión si River Plate podía/debía dar la vuelta en esa cancha. El periodismo habla de generar violencia y quieren impedir que se de la vuelta (la frutillita para un gran campeón). Finalmente el Beto Alonso le dice a sus compañeros, a mi me sacan con los pies para adelante pero de acá no me voy sin dar la vuelta... y así fue, salieron a la cancha y dieron la vuelta olimpíca ante el abucheo bostero (y una interminable cantidad de objetos contundentes para herir a los jugadores, otro ejemplo de querer abandonar) y el delirio de los hinchas millonarios. Inolvidable para quienes estuvieron allí y para quienes lo vieron por TV.
El festejo para y junto al hincha

Otra discusión de la previa (temas menores pero para desviar la humillación de los bosteros, cualquier tema era bueno) era si se debía jugar con una pelota naranja. Supuestamente los papelitos tirados antes del partido impedirían ver la pelota blanca... así fue como una nueva imagen quedaría marcada a fuego en la memoria de todos los hinchas de River Plate, el Beto Alonso marcó un gol de cabeza con esa pelota naranja. Es el resumen perfecto. Es el Beto, es el gol en la bostanera, es uno de los equipos campeones por mayor diferencia y de los de mejor porcentaje de puntos, es una victoria, es la muestra de la contundencia (finalmente se ganará el partido 2 a 0 con otro gol del Beto).
El segundo gol...

Una fecha histórica que inteligentemente fue recordada por el club, por los hinchas y por el fabricante de camisetas Adidas. Se supone que hoy se hará algún acto recordatorio en el partido ante los bolivianos por la copa Libertadores (el domingo se hará algo más amplio, espero que esten presentes todos los jugadores de aquel plantel) pero ayer se dio un hecho que debió ser extraordinario y terminó siendo algo bueno y vergonzoso al mismo tiempo.
La vuelta olímpica en la bostanera...

Extrañamente, Adidas decidió prestar atención a los hinchas (o sea sus clientes que pagarán $1150 por la camiseta y otras cifras exageradas por el short y medias) y fabricó una camiseta homenaje. En estos años, el marketing indica que se filtre la imagen de la nueva camiseta y se vaya difundiendo por las redes sociales, así se arma una preventa exitosa y luego se intenta manetener el caudal de venta a través del boca a boca y algo de publicidad. Esta vez se logró mantener el secreto (el año pasado se había visto el modelo pero esta vez llegó en silencio hasta la semana pasada cuando Adidas sacó un mensaje que habría una sorpresa). Ayer se presentó la camiseta en el museo del club con varios jugadores del actual plantel pero... se ¨olvidaron¨ de llamar al Beto Alonso. Hicieron una camiseta en homenaje al gol de Alonso con la pelota naranja y no lo invitaron para presentarla. No solamente debieron invitarlo, parte de las ganancia por la venta de esta camiseta debieran ser enviadas a Alonso y el resto de los jugadores de aquel plantel. 
Inolvidable...

Un acto que debió ser de homenaje termina siendo una presentación comercial con el fin de recaudar y se olvidan de quienes generaron el hecho recordatorio y les importa nada el sentimiento de los hinchas (o sea que no les importa agradecer y enaltecer a quienes les generan las ganancia, no les importa cuidar a sus ¨clientes¨). Un error imperdonable para una empresa de la envergadura de Adidas y para un club como River Plate, una vergüenza hacerle semejante desplante al mayor ídolo vivo del club (y por ende al hincha). Otra demostración clara de una relación desastrosa y casi unilateral, una relación en la cual la empresa deportiva tiene la vaca atada y hace lo que quiere por un par de pesos extras cada tanto, contratos abusivos avalados por dirigencias que van arrodillados a rogar por unos pesos en efectivo para salvar alguna emergencia económica, ampliación de contratos intolerables que ya se hicieron costumbre (Aguilaucha empezó con la costumbre llevando el contrato hasta 2014 cuando su mandato terminaba en 2009; DAP en 2010 decidió ampliar el contrato hasta 2017 y D´onofrio ya lo alargó hasta 2021) y vaya uno a saber en donde podrán terminar. Ya son innumerables los ejemplos de desplante y actitudes absurdas de esta empresa. Hacen lo que quieren porque cualquier acción le reporta ganancias gigantescas; no arriesgan, no innovan ni le dan el gusto al hincha, simplemente facturan y obtienen más ventajas (a pesar de hacer muy mal su trabajo).
La presentación de la camiseta homenaje sin los homenajeados...

La buena idea de hacer una camiseta homenaje, me hace decir que esto debiera ser una constante y así se debería saciar la necesidad de ganancias que tienen este tipo de empresas. Debiera mantenerse un modelo titular (la tradicional blanca con la banda roja), otro suplente (la tradicional tricolor... ¿cuándo volverá?) y finalmente una tercera de homenaje. La primera y segunda deberían durar 2 años (o sea que cada año habría un modelo nuevo) y las camisetas homenaje se deberían usar en amistosos o pretemporada.
Edición limitada...
Imágenes: lamaquinaradio, la tradicional
Por Charro.

domingo, 3 de abril de 2016

Sin ideas... y sin mucho más

El abrazo de gol. D´Alessandro centro y Mora que madrugó al contrario.

Ver a River Plate hoy duele en los ojos pero además te deja muy preocupado. Desde la copa Suruga que preocupa (en realidad desde antes pero siempre que fallaba en el juego salía a flote con personalidad y el toque de buena suerte que necesita un campeón) y no da respuesta más allá de algún partido en el que sale a relucir nuevamente la personalidad. El gran problema de River Plate es que está perdido desde ese momento. Están perdidos los dirigentes (con algunas compras ridículas por precio y elección pero especialmente por haber desarmado el equipo sin dar explicaciones y regalándolo, permiten que dirijan árbitros que nos tienen para el cachetazo dentro de la cancha y otros que se acostumbraron a destrozarnos hasta en los informes posteriores), está perdido el cuerpo técnico (que no encuentra respuestas en muchos jugadores, dejó de confiar en varios de ellos, a otros no quiere darles confianza pero básicamente no logra darles una identidad y un estilo claro de juego; antes los cambios en el partido implicaban solucionar un inconveniente, hoy no dan resultado o terminan empeorando al equipo), están perdidos los jugadores (no tienen idea a lo que juegan y a algunos le queda grande la camiseta). Diagnosticar es bastante fácil porque hace 8 meses que no hay respuestas y se ve que el equipo está a la deriva, a veces los resultados acompañan y pareciera que empieza a encontrarse un camino pero la mayoría de las veces se los vio profundizar lo que en un principio resultó una preocupación y con el tiempo se fue convirtiendo en una costumbre. Cada derrota fue golpeando la confianza de este equipo y la seguridad y convicción que los llevó a ganar tantos títulos se convirtió en desconcierto y a una posible falta de competencia internacional para el último cuatrimestre del año y primer semestre del próximo año.

Es preocupante que ya no haya respuesta de varios jugadores, que algunos jugadores deban jugar en distintos puestos para salvar los errores cometidos en las pretemporadas (Ponzio jugando de central cuando era el puesto mejor cubierto, Mayada de 4 y casi sin chances para ser 8, D´Alessandro por los laterales sin ser el conductor, que no haya pibes para ampliar la competencia interna del plantel...) y que no haya un jugador capaz de aparecer en estos momentos.
El penal inventado (aparentemente a instancias del cuarto árbitro), es convertido por el arquero

Muchos ven este momento similar al campeonato de Simeone (cuando después de ser campeones se obtuvo el último puesto por haber desatendido el torneo local y haber vendido a las figuras) y otros lo ven como el momento complicado de Ramón (puesto 17 después de haber quedado segundos, ese plantel reaccionó recién en la duodécima fecha cuando ganó en la bostanera en los últimos minutos después de no obtener casi puntos de visitantes; ahí nació la rebeldía y la mentalidad de ese equipo, el recambio del plantel llegó desde los pibes de las inferiores). Así como algunos veían el nivel posterior a la copa Suruga como un desastre y otros como un reacomodamiento necesario (que finalmente decantó en una caída de nivel alarmante), habrá que ver hacia donde nos dirige este plantel.
Con poco es la figura pero no logra conducir a este equipo

En Entre Ríos se jugó ante un equipo limitado pero que conoce virtudes y falencias (por eso sacaron tantos puntos de local habiendo enfrentado a los mejores equipos del torneo), saben a que juegan (exactamente lo contrario que River Plate). Jugó el equipo titular (ese que tiene Gallardo en la cabeza) a excepción de Barovero y las respuestas siguen sin aparecer. Batalla debutó oficialmente en el torneo local y tuvo varias salidas imporantes pero se deslució todo en el segundo gol (un tiro a quemarropa dentro del área que se le escapó). La defensa fue un colador, el medio no logró hilvanar el ataque y los atacantes deambularon sin conexión y sin encontrarse con la pelota. Hubo momentos pero básicamente el nivel es tan malo que cuando se recupera la pelota se vuelve a perder. Mercado y especialmente Vangioni fueron superados en velocidad y Balanta y Maidana sufrieron mucho ese pésimo nivel (y ayudaron con su propio bajo nivel).  En el medio Domingo no pudo hacer pie y Ponzio tuvo algunos momentos en los que empujó (su despliegue y visión de juego está permitiendo liberar a Nacho Fernandez que se lo está empezando a ver pisar el área rival) pero fue mayor el tiempo de imprecisión. Nacho Fernandez nunca logró recuperar el nivel del verano y no acompaña a D´Alessandro que pelea por ser el conductor. Le está costando mucho a D´Alessandro encontrar la sinfonía para este equipo, no está siendo determinante y Gallardo lo está sacando (¿por qué no confía en su físico o por su juego?). Así es muy difícil que Alario o Mora consigan hacer algo interesante (salvo alguna patriada o avivada. Ni hablar que los cambios no trajeron ninguna mejoría. Entró Alonso por Alario (¿cuestión física? ¿no pueden jugar juntos?), Pisculichi por D´Alessandro (teniendo en cuenta lo mal que estaba jugando Fernandez y que no se lograba tener un juego asociado, ¿no podía probar jugando con 2 armadores?) y finalmente Lucho por Domingo (tampoco gravitó).
Un debut irregular pero tendrá mucho por aprender (si le dan la oportunidad).

La situación es difícil porque el equipo se acostumbró a perder, a jugar mal y ya no tienen confianza en lo que hacen, el técnico dejó de confiar en sus jugadores, no sabe que sistema emplear, sigue probando jugadores e ideas y los dirigentes se creyeron que podrían vivir de los milagros o ayudando a que los jugadores se sintieron protegidos (cosa que ya no sucede). Hay un técnico que sabe y tuvo una fórmula para ser campeón, hay jugadores que tienen personalidad y tuvieron hambre de gloria, hay dirigentes que supieron acompañar y empujar al plantel pero hay que reconocer que en este año y hasta ahora ninguno hizo estas cosas que supieron demostrar.

Por Charro.