"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

jueves, 13 de junio de 2013

Planificación a largo plazo y en conjunto

Marketing y un largo plan, llevaron a la NBA a ser una marca reconocida por todos

La entrevista a Stern en Cancha Llena muestra lo que es un gran dirigente preocupado por su trabajo y conseguir logros. Stern es el Comisionado de la NBA, máximo responsable del basquet de USA. Su tarea es reconocida y valorada por todo el mundo, desde sus colegas en USA hasta sus colegas del resto del mundo, su visión sobre el negocio y el espectáculo le dieron un nombre y una marca al basket yanki. La diferencia competitiva entre USA y el resto del mundo siempre fue notoria, de hecho, en todo el mundo siempre dijo que jugaban un deporte diferente. Stern decidió convertirlo en el negocio más rentable y para ello lo convirtió en un espectáculo único y luego lo difundió al resto del mundo para que lo disfrutara.

Al leer la entrevista se puede hacer un paralelismo con la dirigencia del fútbol en general y también aprender, como en el caso de Liberti, todo lo que puede pasar cuando surge un líder con una visión de futuro y lo lleva a cabo con un buen plan. En la entrevista habla de Ginóbili y muestra una de sus cualidades, estar atento a cada detalle y ser políticamente correcto y agradecido con quienes ayudan al espectáculo. 

Lo que no cuenta la entrevista es que en los 80, Adrián Paenza hacía magia para que se transmitieran las finales de Boston frente a Los Angeles o los enfrentamientos de Larry Bird frente a Magic y Kareem (blanco contra negro, este contra oeste, ciudad tradicional frente a nuevos ricos, sobriedad frente a glamour, efectividad pura frente a magia efectiva, equipo frente a figuras). En esa misma época, Stern entendió que tenía una joya entre sus manos, tenía todos los condimentos para el gran espectáculo y solo le faltaba decorarlo un poco y llevarlo por el mundo. Lo primero que hizo fue ponerle condiciones a los clubes, limitó los gastos de cada club, les puso un tope salarial para que no haya diferencias exageradas entre los mejores y los peores, intentó incentivar la competencia y les exigió a todos que pensaran en la liga como un escudo para que todos juntos pudieran crecer (una búsqueda similar empezará este año la Liga Nacional de Basquet de la Argentina con una profunda reestructuración). A todos los clubes se les exigió tener un infraestructura acorde al espectáculo, tener las finanzas saneadas, tener un presupuesto manejable y respetar los acuerdos y decisiones de la Liga. Con estas premisas y aprovechando el talento de los jugadores norteamericanos, Stern empezó un arduo trabajo de marketing y masificación, buscó el talento en el resto del mundo y empezó a abrir las puertas de la liga a los jugadores más dotados del mundo. La diferencia física era notoria y se necesitó un tiempo de adaptación hasta que se pudo masificar esta nueva política de apertura. El objetivo fue doble, mejorar el nivel de la competencia con más talentosos y acercar al resto del mundo a la competencia norteamericana. 

El golpe de gracia para masificar el espectáculo de la NBA se dió al armar un equipo único de estrellas, y luego de un acuerdo con los encargados del basquet  mundial y organizadores de los Juegos Olímpicos, llevaron al equipo de los sueños a Barcelona 1992. Ese día el mundo entendió que habría que trabajar mucho para que el resto jugara el mismo deporte que los jugadores de NBA y se convirtió en el sueño/reto de cualquier jugador.

Hoy el basquet yanki es uno de los deportes más rentables, sus partidos pueden verse en el mundo entero y la receta no es tan difícil de copiar, aprovechando el talento solo fue cuestión de ordenarse y encontrar  los mejores caminos para explotar el deseo de la gente de ver a estos talentosos. Después de tantos años de trabajo y de ver cumplido su trabajo, Stern decidió dejar su puesto el primero de febrero próximo. Lo mejor de la entrevista y lo que sirve para que cualquier dirigente aprenda, es su última idea cuando intentaron convencerlo para quedarse "...porque pienso que una de las mejores cosas que un directivo puede hacer es proporcionar un plan de sucesión. Y ésa es una de las mejores cosas que he hecho. Además, pienso que en cierto momento una organización necesita una infusión de diferentes ideas. Y al mismo tiempo, hay un grupo de jóvenes colegas que se animan y se retroalimentan unos a otros"

El fútbol es único, pero su dirigencia deja mucho que desear. River Plate tiene dirigentes pero nos falta mucho por aprender.

Por Charro.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, por lo menos queda demostrado que el gobierno nacional no sólo es inútil y corrupto con la violencia en el fútbol, sino también lo es con los trenes.

Accidente, 3 muertos, se suspende el servicio por 2542hs...GENIOS!!!

Saludos
Aledb

Pd: quien conozca a un político, dirigente o algo parecido con ganas de hacer algo, no afanar y pensar a futuro, que me avise. Soy votante.

Anónimo dijo...

Perdón, donde dice 2542hs, debe decir 24hs.

Saludos
Aledb

Hernan Dardes dijo...

Muchas veces se pone a la NBA como ejemplo, pero creo que no es comparable. Si bien creo que hay elementos para imitar (son inflexibles con los incumplimientos, por ejemplo), hay otras impracticables. La NBA mantiene su nivel competitivo fijando límites presupuestarios a las franquicias, como lo cual la acumulación de figuras en un solo equipo se vuelve dificultoso. Desde ya que hay equipos más poderosos que otros, pero la realidad es que al haber tope, los de abajo mejorasn y se empareja hacia arriba. El basquet norteamericano es la cúspide de ese deporte. No solo por nivel cometitivo sino por lo económico.

Nuestro futbol es exportador. Antes eran los clubes grandes los que absorvían a las estrellas de los chicos y medianos. Era inevitable un paso por un equipo grande de primera para pegar el salto al exterior. Eso conertía a nuestra liga en concentrada y elitista. Gimnasia en el '33, el Banfield del '51...hasta Estudiantes y Chacarita los campeonatos se repartían entre 5 equipos. Hoy por hoy los chicos exportan "puenteando" a los grandes. Los grandes cambian promesas jovenes por ídolos en decadencia (más allá del nivel de c/u, siempre vuelven en la curva descendente de su carrera), y el nivel general se termina emparejando hacia abajo. Ningún club puede marcar una época, los equipos no tienen continuidad, y un plantel exitoso no tiene una base firme que lo sostenga arriba por mucho más allá de 2 años.

Anónimo dijo...

OTRO CHOQUE DE TRENES MAS MUERTOS CUANDO EL PUEBLO VA A REACCIONAR

charro dijo...

Hernan, es cierto que los torneos y la organización no son comparables por muchísimas razones. Lo importante de Stern es que se animó a modificar la mentalidad yanki (que ellos eran superiores y no necesitaban extranjeros), decidió abrir el negocio y ser estricto y básicamente, fue revolucionario.

Su trabajo fue pensado para que pasara a ser un deporte más popular y atractivo. Ambos objetivos los consiguió y todos los años se reúnen para discutir posibles modificaciones.

Compararlo con nuestros dirigentes más que pena da vergüenza.