"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

lunes, 15 de diciembre de 2014

Regalo navideño. La frutillita es para un nieto

Un buen pase de Ponzio, un golazo de Sanchez...

Un título nacional no se desprecia ni se entrega, aprendizaje que todavía no absorbimos en esta última década. River Plate volverá a ser River Plate el día que no deba regalar jugadores, entregar calidad porque no lo puede mantener y cuando no deba elegir el mal menor. La realidad es que River Plate regaló este torneo pero también es cierto que hubo otro plantel inteligente y con personalidad para aprovechar lo que recibió. River Plate nunca pudo sacar la diferencia necesaria y se encontró con un inesperado rival que no perdió en la segunda mitad del torneo y apenas regaló 2 puntos.

Al principio del semestre hubo varias sorpresas y luego se bailó como se pudo. Nadie imaginó que el plantel obtendría tan buenos resultados inmediatos ante el cambio de cuerpo técnico ni que se alcanzaría un nivel superlativo que llevaría a que todos imaginarán que se podía ganar todo. La dirigencia quería un semestre de transición luego de tener un título y luego podría diagramar con el nuevo cuerpo técnico que puestos reforzar; el cuerpo técnico esperaba que encontrar el equipo lo más rápido posible (le llevó apenas 2 fechas) y que el plantel absorbiera la idea futbolística lo antes posible (se consiguió en la primera semana). La planificación del Muñeco funcionó bien hasta que se juntaron los partidos debido a las suspensiones, lluvias, partidos internacionales que mermaron el plantel, y alguna lesión menor sumada a la de Kranevitter.
La pelota cruzará todo el área y se clavará en el ángulo superior

Todos nos quejamos por haber ¨entregado¨ el partido ante Racing pero solo el Muñeco conoce la realidad física, mental y competitiva del plantel. El Muñeco tomó la decisión de jugarse a sacar 4 puntos como mínimo ante ELP y Olimpo de local para luego jugar contra Rosita por la copa y en el medio poner suplentes en Avellaneda ante Racing. El físico y la ausencia de algunas piezas claves que debieron viajar con sus selecciones provocó que solo se consiguiera 1 punto. La pregunta que quedará para otro posteo es si debió cambiar la idea y planificación original (aunque sea poniendo titulares en el banco para tener 3 jugadores determinantes en la última media hora en Avellaneda) o si hizo bien en jugársela solo por un torneo (con el resultado puesto tal vez la respuesta pueda ser confusa).

De lo que estoy seguro es que los dirigentes dirán que no tenían plata para reforzar el equipo y que había otras prioridades, el cuerpo técnico dirá que no hubo recambio adecuado y se la jugó como mejor pudo, los jugadores dirán que siempre quisieron jugar y los hinchas diremos que no se puede rifar un campeonato; lo malo de todo esto es que todos tenemos razón y que cada uno parte de una verdad casi irrefutable. Las circunstancias hicieron que cada uno tuviera que elegir el mal menor, una vez más somos víctimas de las circunstancias y no podemos hacer lo que queríamos y debíamos hacer.
Otro partido ganado con personalidad...

Lo importante de todo esto, más allá del sabor agridulce (el haber sido los mejores en buena parte del torneo y no haber sido los campeones pero al mismo tiempo sentir la alegría por un título internacional habiendo eliminado a Rosita), es que estamos bien parados deportivamente de cara al futuro. Habrá que esperar la explosión de alguno de los pibes (que de una buena vez empiecen a hacer goles y ser protagonistas), encontrar unos buenos refuerzos, rogar que no se vayan piezas claves y que ninguno baje su nivel. Este plantel tiene el fuego sagrado y un cuerpo técnico que les exige en todo momento.

Este plantel jugó su último partido con la exigencia de ganar sin importarle el resultado de la otra cancha (recién cuando Sanchez hizo el gol preguntaron como iba el otro partido), buscó el resultado por más dificultades que tuvieron (Teo se lesionó en el entrenamiento del viernes y Mercado en el precalentamiento), QAC se defendió con uñas y dientes pero no supo como atacar y River Plate es una gran fuerza de voluntad y empuje pero ya no tiene la frescura del principio del torneo. El Muñeco los empujó para que dieran la última gota, el último sacrificio para obtener el resultado final y el plantel respondió. Costó mucho porque los rivales ya no se sorprenden y River Plate no puede presionar con tanta intensidad. La defensa encontró un líder que barre y anticipa todos los peligros (el nivel de Pezzella es el que todos soñaban cuando jugaba en inferiores), FM6 muestra mucha firmeza (aunque a veces comete errores importantes) y ellos sumados a los laterales logran empujar al equipo hacia adelante. Lamentablemente Solari tuvo un pésimo semestre (no encuentra la personalidad para asumir la responsabilidad) y no pudo ser confiable. Ponzio se reencontró con los atributos que lo convierten en un 5 digno de la banda roja (volvió a recuperar muchas pelotas y se equivocó poco cuando la tuvo que pasar) y pudo jugar bien con Sanchez y Rojas (ambos mantienen una entrega envidiable pero ya no logran ser tan finos con el balón, probablemente les hará muy bien el descanso). El uruguayo estuvo muy disperso y hasta discutió con sus compañeros pero fue el autor de un golazo, lo cual vuelve a mostrar la importancia que tiene en este plantel. Arriba Pisculichi volvió a ser letal con su pegada magistral e intentó ser el conductor pero le costó conectarse con el resto del equipo. Cavenaghi estuvo perdido (tocó la pelota de espaldas al arco rival y más cerca del mediocampo que del área rival) y Mora corrió pero tampoco hizo mucho aporte.

Es una lástima no haberle puesto la frutillita a este año/semestre extraordinario pero también es cierto que todas las experiencias sirven para mejorar. Se cierra el 2014 y pronto empezará un nuevo año con muchas competencias. Habrá que reafirmar el camino y volver a demostrar el nivel, para eso se necesitarán varios refuerzos...

Por Charro.

13 comentarios:

SERGIO dijo...

GRACIAS JUGADORES, CUERPO TECNICO Y DIRIGENTES POR UN AÑO LLENO DE EMOCIONES,
SIEMPRE SENTI ORGULLO DE SER HINCHA DE RIVER, AHORA ADEMAS NOS HICIERON SENTIR FELICES, RECUPERAMOS ESE PLACER DE VER JUGAR A RIVER, SABER QUE TENDRAN QUE MATARNOS PARA GANARNOS, GRACIAS POR DEMOSTRAR ESE COMPROMISO PARTIDO TRAS PARTIDO.

pelotín dijo...

Viendo el partido, y sabiendo que era muy difícil que Racing no ganara, no obstante quería que ganáramos nuestro partido con una intensidad que hace unos pocos años poníamos para sumar en el promedio.

Este año ha sido un punto de inflexión. Se acabó el ciclo 2005-2011, el peor de nuestra historia. Hemos logrado algo que es muy valioso. Recuperar la autoestima y sobre todo la autoexigencia.

Sin duda, el gran objetivo del 2015 es la Copa Libertadores. No hay otra cosa, sobre todo estando el torneo largo y habiendo ganado la Sudamericana.

Da una gran tranquilidad saber que hay un dt pensante y capaz, aunque algo inexperto, y una dirigencia que, en lo futbolístico --de lo otro no tengo datos como para opinar-- parece estar haciendo las cosas bien.

A descansar y volver con todas las pilas para un único objetivo.

Anónimo dijo...

No tengo reproches para con el plantel y el cuerpo técnico, se hizo lo que debía hacerse, elegir la copa por el fuste de la semifinal, si ese partido hubiese sido con Cerro Porteño o Capiatá, quizás ganábamos las dos cosas. Con el diario del lunes, resultó fundamental el partido contra Estudiantes, la suspensión hizo que en la reprogramación ellos jugaran con titulares y nosotros con suplentes, cuando iba a ser exactamente al reves. No se dió el campeonato, no importa, ganamos la Copa. No nos quedamos con las manos vacías. Y como dicen más arriba, volvimos a recuperar identidad, quizás el logro más grande del semestre.

Dos campeonatos en un año, tres años después de haber descendido, no es poca cosa. Ojalá se haya despertado el monstruo como en el 75.

Mi más profundo agradecimiento a Gallardo, me tapó la boca y estoy muy feliz de que lo haya hecho. Y a Ramón también, porque le sacó a muchos jugadores la presión de ser campeón por primera vez con el manto sagrado.

Felicitaciones a Racing también, si miramos la tabla friamente, ellos fueron los que ganaron más partidos, creo que 12.

Saludos
Aledb

Agustín Ovejero dijo...

El punto de vista de Charro en las primeras palabras debe ser tenido en cuenta por algunos que hablan de "virus de localismo" (Desde cuando un hincha de River piensa así)

Que semestre mamita!!! Ahora bien si tengo que hablar de este partido en particular que se puede decir. Y, nos tocó un equipo que, como siempre digo, juega con las circunstancias; se retiraba Braña, no tenía nada para perder, tenía enfrente al campeón y debía jugarle mejor de lo que siempre hace, etc. (barras que nunca entienden esto y hacen bardo, otro gran drama del fútbol). Fuera de eso Ponzio y Pezzella recuperaron muchísimo nivel, y al pibe Driussi lo vi mucho mejor que en todos los partidos en que lo vi ingresar, de todas maneras tanto para él como para el resto... Como dice Charro despierten de una buena vez.

El balance anual es inmejorable e indiscutible. River fue tres veces campeón y pudo haber una cuarta. Al margen de como se perdió este campeonato en el último tramo, hay que tener cierta memoria y recordar que River empezaba el año ganando clásicos pero luego de salir 16º en el Inicial y de encontrarnos en la fecha 3 del Final perdiendo de local con Godoy Cruz. Por suerte o por destino a partir de ese momento la cosa fue otra. Y la segunda mitad del año nos encontraba otra vez con el reloj a cero y plenos de desconfianza por un plantel más recortado y un DT advenedizo y nuevo. Los resultados están a la vista y no podemos más que estar contentos y agradecidos. Eso sí, hay cosas para mejorar. Lo que varios hinchas vemos y vimos desde que comenzó el semestre fue la falta de recambio, la inmadurez de los pibes (tienen que despertarse o adquirir rodaje con préstamos), y que volver al calendario exigente necesita de trabajo físico consecuente. No obstante todo eso, lo que a mi parecer necesita recuperarse necesariamente es el juego a un toque, de primera, que mostró el equipo durante la primera parte del torneo y que descolocó y anuló a cualquier esquema defensivo que el rival pudiera proponer.

Salud River!!! Gran año! Inolvidable 2014!!! Los de afuera que tengan consuelo con lo que quieran... River habló en la cancha.

Anónimo dijo...

Este semestre demostró que no hay que traer varios refuerzos, hay que traer pocos y buenos.

sarmiento dijo...

Puntaje de equipo campeon.Mala suerte, creo que puede haber influído el no haber descensos- los de abajo presentaron poca lucha y casi que algunos abandonaron antes de tiempo- Eso regala puntos a otros y racing aprovechó. Las suspensiones por lluvias apretaron el calendario y terminaron jugando en contra.-Un subcampeonato al estilo de los dieciocho años famosos, prefiero mil veces esto y no la negrura 2008-2011

Hernan Dardes dijo...

Ayer yo no tenía casi expectativa. A lo sumo me preguntaba cuán en evidencia quedaría Godoy Cruz si River hacía un gol primero y metía presión. Del partido queda el golazo de Sanchez, previo cambio de frente hermoso de Ponzio. Y un Pezzella impecable. A Cavegol lo veo mejor desde lo físico, pero ayer le tocó hacer el laburo de Teo.
Abrazos a todos por acá y esperemos las novedades para el 2015. Aunque con lo que nos han hecho sufrir con el fixture, no me extrañaría que convoquen para jugar los 5 minutos que faltan contra Quilmes (?)

NIcolas Salerno Ercolani dijo...

Respecto de los partidos, el milagro era posible si nosotros nos poníamos rápido en ventaja y eso le llevaba cierta tensión a Avellaneda. Al revés, RC empezó a ganar el partido antes que nosotros y ahí ya estaba cocinado. Creo que igual River hizoi lo que tenía que hacer ganando su partido.
Un buen año, un muy buen semestre. coincido que lo principal fue recuperar mentalidad ganadora y un estilo de juego acorde a nuestra historia.
Se viene un año con mucha competencia (River juega 7)creo que la Libertadores es el primer objetivo, y personalmente considero que la Copa Argentina debe ser el segundo (entre otras cosas porque ganando te deja de vuelta en la Libertadores 16)
Reitero, en materia de refuerzos lo primero es traer un jugador que le de frescura al ataque, un gambeteador. Botta (el que se fue de Tigre al Inter) me gusta. También Junior Benítez
El segundo puesto a cubrir es el de un delantero. Hoy tenemos tres delanteros serios, muy poco. Los dos de ELP, Carrillo y Vera, pero ya tienen futuro europeo. Albertengo es una buen proyecto. Puede ser un tipo a prestamo (me gusta Franco Di Santo)
Tercer puesto es el de enganche. Si lo de Aimar es seguro estamos bien, sino Lucho Gonzáles, también Diego Valeri.
Ultimo algún volante por los costados, repito lo de Rigoni de Belgrano porque es zurdo pero juega por los dos lados
Saludos a todos los riverplatenses y gracias Charro por este espacio

MoreAbad dijo...

Hola a todos! Gran 2014. Hicimos lo que había que hacer y ganamos el partido. Una pena lo del campeonato pero creo que teniendo en cuenta los antecedentes (partidos postergados, convocatorias a las selecciones, la lesión de kranevitter, el plantel corto, etc) debemos estar conformes con lo conseguido. Coincido con que el campeonato no se perdió en el partido con Racing: fue una macana sacar solo 1 de 6 en los partidos de Local contra Estudiantes y Olimpo.
Ahora viene la peor parte del año: las compras y ventas. Se vende tanto humo en las pretemporadas que sinceramente yo hasta que no empieza el campeonato no le doy bola a nada (este año incluso Lanzini llegó a jugar un partido en el semestre y se terminó yendo).
Ojalá podamos mantener a la columna vertebral y se pongan las pilas para reforzar el plantel (no se si hay límite para incorporar). Creo que hay chicos que deberían ir a fogonearse a otro club. Varios tuvieron varias oportunidades y pero se ve que les falta un golpe de horno.
También espero que los que no dan para más se vayan (ponele, Malevo Ferreyra).
Saludos
MariaMillonaria

Juan Arango dijo...

Me gustaría aprovechar el espacio del último post del partido final del año para remarcar algo que parece pasar desapercibido. Es claro que por la generación que pertenezco seguramente faltarán tener en cuenta otros planteles que no viví. Teniendo en cuenta esto último, quiero decir que este plantel se ha transformado para mi sentir en el tercero de los más emocionantes que he visto. El del 86 me agarró de pequeño, pero no deja de ser el ejemplo, el tope, el que nos llevó a la cima. El del 96-97 es el de la pasión, porque tenía la edad para seguirlo a todos lados y sentirme invencible siempre, disfrutando el fútbol al máximo. Pero este también es especial en mi memoria. Porque es el de la redención, el que nos devolvió la alegría de verlo jugar, de sentirnos ganadores, y de romper todas las rachas pendientes inmediatas (campeonato, peso de la localía, forma de juego) y mediatas (complejo superclásico, copas internacionales, invictos, las tres G). Ha sido una gratísima sorpresa inesperada porque imaginaba un año mucho más moderado teniendo en cuenta las circunstancias. Club devastado, nueva dirigencia, plantel reducido, presión de ganar algo. Como nunca me olvidé de todo eso, es porqué solo me molestó por solo dos segundos lo de anoche. Porque las circunstancias son claves. Vernos hoy hablando como acostubrábamos sobre refuerzos para ganar más, ir por la Libertadores, exigir juego, estar invictos contra "ellos", haber revalidado la categoría de más ganador nacional y tener una copa internacional fresquita en las vitrinas (y en ambas con triunfos claves contra los bosteros), da un placer duradero, pero inmenso. Supongo que haber pasado lo que pasamos nos hace disfrutar ver lo que otrora era costumbre, desde otro punto de vista. Ojalá sea solo un punto de partida y no quede acá. Pero el 2014 estará escrito en letras de oro en la historia riverplatense. Permitansé disfrutarlo en las fiestas, hasta que empiece el verano. Ya tendremos tiempo para ver refuerzos, estado económico-financiero del club, etc. Hoy hay que disfrutar mucho. Y un detalle más que quiero remarcar y lo decía Charro en un post anterior, los hijos del club fueron claves para armar este plantel histórico. Almeyda formó el grupo y lo sacó del pozo, haciendo el trabajo sucio de bancarse las peores de las circunstancias. Ramón trajo su impronta ganadora y volvió a ser efectivo como su CV decía. A un plantel unido le dió mentalidad ganadora y al final le quitó la presión de ganar con ese especial torneo del primer semestre. Y el muñeco completó la faena haciéndolos jugar como mandaba la historia del club. Almeyda, Díaz y Gallardo fueron hijos de las inferiores, no creo que sea tan casual. Salud!!!

Esteban dijo...

Se escribe "absorbimos" y "absorbiera".

Mario de Balvanera dijo...


No voy a disimular la bronca que tengo por no haber podido coronar el año con el torneo importante.
Era el bi-campeonato y la posibilidad de aspirar a otro tri.
Habrá que empezar de nuevo.
Igual, y como dice Charro y los/las cumpas de la banda roja, el balance del año es ultra-positivo.
Hay que incorporar poco y bien como se hizo con Piscu.
Como fueron Morresi y Coudet en su momento.

Quiero dejar una reflexión sobre los bosteros.
Sospecho que han iniciado un cambio desde lo semiótico.
RIVER toda la vida promocionó jugadores desde su "semillero". Una denominación que podemos asociar con "vida", "naturaleza", "fragancia", "flores".
Los bosteros sacan a sus jugadores de la "CANTERA" = "piedras", "roca", "aspereza", "cascotes" ...
Los olorosos terminaron el año vendiendo pasto en macetas ...
¿una evolución en el terreno de lo simbólico?
...
Abrazo millonario!!!
...

Anónimo dijo...

Yo también, como Hernán, esperaba un gol tempranero y dominio tranquilo contra QAC para pasar a ver como sufría Racing por no hacer su gol, y como jugaba la tribuna en esa guerra de nervios... lamentablemente, como en toda la segunda parte del semestre, faltó velocidad de piernas dado el poco descanso, de lo contrario creo que hubiera sido posible aspirar al menos, a un desempate. Ya está, no salió.

Creo que en este año se dió un paso gigante para recuperar el lugar histórico de River en el fútbol argentino. La grandeza no es eso de "River tiene que ganar TODO". Eso es un imposible que solo sirve para nublar la vista y cortar proyectos de largo plazo porque no se ganó esto o aquello, o porque "no se puede perder contra X".
La grandeza de River (al menos la que viví yo desde 1975 con breves excepciones) consiste en que si queres ganar un campeonato en Argentina, se lo vas a tener que ganar a River, y River te va a arrastrar sufriendo hasta la última fecha para que puedas festejar, porque si te equivocás antes... de allá de Nuñez salió el nuevo campeón. Ese es el famoso River.

Saludos millonarios.
Riverista

PD: muy buena Mario la distinción entre semillero y cantera. Te agrego que si vendieron pasto es porque este mes no tienen que alimentar caballos.