"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

martes, 10 de febrero de 2015

Aimar y los refuerzos

La posible vuelta se ve lejana e implicará más esfuerzos

Las pasiones más fuertes suelen ser las que dividen aguas y muchas veces carecen de razonamientos. No hay muchas explicaciones para las broncas o idolatrías que despertó la (no) vuelta de Aimar a River Plate. Desde la asunción de D´onofrio y Enzo (que tiene una relación fluida con Aimar) se lo intentó convencer para que volviera a vestir la banda y desde un principio el (ex) jugador dijo que se tomaría todo el tiempo necesario para ponerse en condiciones mínimas para poder jugar al más alto nivel y que solo jugaría si estaba en condiciones de aportarle algo al plantel.

Pasaron tantas cosas dolorosas desde la época en que Aimar, Saviola y D´Alessandro dejaron la institución, que muchos les recriminan que no hayan vuelto y se hayan convertido en salvadores. A diferencia de los 2 últimos, Aimar nunca ¨vendió¨ que vendría (apenas insinuaba que en caso de ser posible le gustaría terminar su carrera en el club) y su carrera estuvo malograda por diversas lesiones que lo tuvieron a maltraer y que provocaron que pasara por distintos clubes bajo informes ultra secretos acerca de su estado físico real (cada venta era más una apuesta esperanzadora del club comprador por el pasado del jugador que una inversión por el presente del mismo). Cada vez que le preguntaban al jugador por la vuelta aclaraba que no volvería para robar ni volvería sin estar en condiciones de competir. Muchos le recriminan que no haya vuelto (en la época en la que casi no jugaba en Europa) o que haya elegido un destino multimillonario como Malasia en lugar de volver (en Asia apenas jugó unos partidos por su pésimo estado físico para jugar hasta en un fútbol de categoría insignificante).

La actualidad física de Aimar no hace más que demostrar que en los últimos 5 años no estuvo en condiciones físicas de volver o de jugar medianamente bien y por eso, ante tanta insistencia decidió volver a intentarlo. Probablemente en este intento hubo mucho de orgullo, algún reto personal y la intención de volver a pisar una cancha con la posibilidad de sumar algo de gloria o escuchar unas últimas veces una ovación. No sabemos su motivación para someterse a 3 nuevas operaciones y hacer el intento de jugar pero está claro que está haciendo un esfuerzo (o al menos muestra ganas por volver a jugar) y que le está costando mucho. Aparentemente la motivación para esto no es monetaria (en todos lados dicen que no cobraría hasta que pudiera jugar) y entonces surge la pregunta, ¿por qué despierta tantas broncas su intento de volver a vestir la banda roja?

Muchos aseguraban que estaba roto y que no podría jugar, otros decían que era una venta de humo de la dirigencia para no traer jugadores y otros están ofendidos porque no volvió antes. En mi caso supuse un poco de las 3 posturas (imaginé que no podría jugar muchos minutos, no me puedo sacar de la cabeza que no haya vuelto en el 2009 por más que hubiera estado lesionado porque aún así hubiera aportado experiencia y algunos minutos de juego y también creo que la dirigencia se aprovechó del cariño del hincha por el jugador) pero también pienso que puede aportarle al grupo desde afuera de la cancha y esperaba que fuera un refresco para los momentos de saturación para un jugador fundamental como Pisculichi. Mientras no cobrara no le veía contraindicaciones. En mi caso, reconozco que así como no me pude sacar la bronca contra Crespo por no haber vuelto (él si estaba en condiciones óptimas para ser refuerzo), tampoco me sacaré el sabor amargo con Aimar por más que gane un título (el cual quisiera que gane por lo que está haciendo ahora).

La pregunta que me hago es ¿cuál es la contraindicación para la vuelta de jugadores que están dando sus últimos minutos en un campo de juego? ¿Qué tapan a un juvenil? ¿Un juvenil puede entrar cuando aún no está listo (como le pasó el año pasado a Martinez) o se lo estaría quemando y en ese caso conviene poner algunos minutos a un ¨veterano¨ que podrá soportar esa silbatina?

Solo el tiempo dirá si Aimar (así como Aguirre) podrán volver en un estado físico aceptable para jugar, si seguirán dando una mano al plantel desde afuera o si se deberán retirar quedándose con las ganas (en cuyo caso podríamos decir que se joda por no haberlo intentado antes).

Por lo pronto también se puede ver el juego de la dirigencia (bastante ¨agarrada¨ a la hora de ¨gastar¨ plata en refuerzos). No tiene plata, no consigue plata, no busca alternativas para traer jugadores pero se vanagloria de haber mantenido a todo el plantel (lo cual realmente no es poco y también se lo puede considerar como un logro). El DT les pidió 4 jugadores (inentendible que se hayan filtrado esos nombres. ¿Cómo se negocia por los jugadores que se quiere si o si?) y llegaron 2 (probablemente a un precio mucho más alto del que hubieran pretendido o al que hubieran podido llegar si no se filtraban los nombres). Ahora Gallardo pide otro jugador en lugar de Aimar (aprovechando que la dirigencia lo consideró un refuerzo) y D´onofrio dijo que no traería a nadie (espero que sea una táctica negociadora).

Habrá que esperar y rogar para que el técnico vuelva a exprimir al máximo las chances que da este plantel.

Por Charro.

3 comentarios:

Agustín Ovejero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Agustín Ovejero dijo...

Mucha tripa fuera Charro. Pero si digamos que de todo un poco. Tardanza, duda, especulación y aprovechamiento.

Esperemos que Aimar tenga una despedida acorde, se está por operar y volvería a mitad de año con suerte. Le pongo una fichita.

Con respecto a las incorporaciones, totalmente de acuerdo quedaron dos ahí en veremos y ya no se puede hcaer nada porque el libro de pases cierra el jueves.

Anónimo dijo...

SOMOS CAMPEONES..DEJEN TODO..AGUANTE EL MILLO..