"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

martes, 29 de marzo de 2016

Un entrenamiento por la historia y una preocupación por el presente

Las autoridades inauguran la cancha, River Plate presente...

La historia de River Plate y Peñarol exigía que ante la inauguración del nuevo estadio del club uruguayo, River Plate fuera su partenaire. Un acontecimiento ineludible que debía dársele su dimensión adecuada. River Plate inauguró sus últimos 2 estadios (el Monumental y el de Tagle) jugando ante el equipo uruguayo, mientras que Peñarol había hecho lo propio con su anterior estadio, razón por la cual nos invitaron para inaugurar el actual campo de juego. No había otra alternativa que aceptar la invitación pero Gallardo debía elegir los participantes.
Noche intensa pero pésimo partido de River Plate

La historia exigía ser un digno rival, la actualidad exigía no utilizar a todos los titulares. Gallardo prefirió aprovechar el partido como un entrenamiento más para encontrar el equipo que sigue sin aparecer. El inconveniente es que Peñarol jugó en serio el partido y River Plate nunca encontró el juego y tampoco se exigió al máximo (algo bastante lógico), con lo cual se acercó al papelón, el equipo tuvo otro golpe a su autoestima y Barovero terminó lesionado.
Esperemos que no sea nada grave, salió por precaución y dolor en las costillas

Para empezar no entiendo para que jugaron Barovero y Ponzio como central. El arquero se va a ir en junio y es hora que Batalla tenga minutos de juego (si es que piensan tenerlo como suplente y pensarlo como un futuro titular), entiendo que aprovechemos a Barovero mientras se juega por los puntos pero al mismo tiempo hay que pensar en el futuro y este partido era una buena oportunidad. No entiendo para que insistir con Ponzio de central, si quería darle minutos de juego lo hubiera puesto de 5 un tiempo y otro tiempo para Domingo. Hoy era una buena oportunidad para que juegue Vega, y si no quería jugar con 2 zurdos en la zaga central, lo hubiera puesto a Vega de lateral y le hubiera dado la chance al pibe Sibile (si es que le piensan dar alguna oportunidad y le ven condiciones de llegar a la primera división). En mi opinión este era un buen partido para empezar con los jugadores que salieron en el segundo tiempo (salvo el arquero y el 2) y después mechar con algunos pibes y titulares (D´Alessandro para darle minutos, Pisculichi también podría haber tenido minutos, Casco por derecha y Mayada un tiempo de 4 y otro de 8, Palacios y algún delantero de la reserva podrían haber participado...).
Mora también jugó un partido especial

Jugando un tiempo con titulares y otro con los suplentes, terminamos sin el pan y sin la torta. Jugamos pésimo y nos comimos una goleada, no se jugó con la intensidad habitual pero terminamos con un lesionado importante. Desde el primer minuto Ponzio y Balanta perdieron en velocidad y no pudieron contener a los delanteros rivales ni solucionar el juego de Forlán (en gran parte culpa de la mala noche de Domingo y Arzura). Para colmo de males, Barovero sale a los 10 minutos (habiendo sido la figura que salvó 2 jugadas de gol y otras 4 las vio pasar junto a los palos) lesionado y entra Chiarini que a los pocos minutos regala un rebote que termina en gol. Los laterales también perdían a sus espaldas, el medio no contenía (grave problema si jugas con doble 5), no tenía la pelota (en el mejor de los casos empezó a tenerla en defensa, sin lastimar ni inquietar) y sufría cada vez que la perdía por ineptitud generando contras peligrosas. Para colmo, como no conseguían el balón, Fernandez estaba perdido, D´Alessandro intentaba las pocas veces que le llegaba la pelota y los delanteros corrían sin tener contacto con la pelota. El 2 a 1 en el último minuto del primer tiempo era un regalo. En el segundo tiempo cambió gran parte del equipo (cansado del juego brusco o porque así lo había programado) y el resultado no fue mejor. Exceptuando a Alonso (tuvo un partido especial por su pasado reciente en Nacional) que fue voluntarioso y no mucho más, el resto no hizo nada interesante (Bertolo y Driussi cada día están más perdidos, Viudez y Lucho tuvieron jugadas aisladas pero no terminan lo que empiezan...). Casi se podría decir que el aplastante 4 a 1 podría haber sido peor.
¿Amistoso? una noche bastante brusca...

Resumiendo fue otra noche negativa (y van...) para un equipo que no aparece. Un dolor de cabeza (y de ojos) innecesario y otro golpe para la historia (de esos ya tuvimos demasiados en este siglo, una mancha más...). Me gustaría saber que piensa Gallardo sobre los pibes que juegan en reserva y sobre Batalla para entender un poco más.

Una fiesta para Peñarol y otra pena millonaria.

Por Charro.

2 comentarios:

Marcelo (Cole es de RIVER ) dijo...

Gente
no vi el partido, por lo que dice Charro el resultado fue reflejo de lo sucedido desde hace varios meses, una pena que el muñeco no pruebe juveniles e intente con jugadores que ya no deberían tener cabida.
Sigue pasando el tiempo y no hay atisbo de recuperación, es alarmante ya la falta de identidad del equipo y los cambios continuos de jugadores y posiciones que no sirven para la confianza del jugador.
Que alguien tome nota de todo esto, sobre todo la dirigencia que esta dormida en los laureles.
En RIVER hay que jugar todos los partidos con seriedad, si no tienen ganas de estar que se vayan...posesión de balón intrascendente y huecos en el medio y la defensa que son un deleite para cualquier equipito que viene a jugar contra nosotros.
Estoy preocupado y caliente ya...en junio debe haber un replanteo serio de toda esta situación.
Abrazo de gol

Agustín Ovejero dijo...

Por primera vez en mucho tiempo no llego a terminar de ver el partido, de esta manera no vi el cuarto de Peñarol ?)

Confieso que eso no es bueno porque demuestra que tan lejos estamos de jugar a algo. Ponzio sigue jugando de central, Mayada de 4, no se prueban pibes y algunos jugadores demostraron estar a la altura del pasto más que de la institución. Puedo rescatar a D'Alessandro pero la cosa que extraño más es... la gambeta... No hay jugadores que tengan la capacidad técnica (o la tienen pero se hacen los boludos) de envolver la pelota y pasar a un contrario sin necesidad de ir a trabar, bajarlo o poner la patita débil. CERO CARÁCTER!
No tenemos un 5, ni un 8, ni un 11, ni un 7 que aplique gambetear, que se proyecte, que desborde; es decir que fútbol tan insulso el nuestro que ya demuestra falta de destreza técnica.