"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

lunes, 20 de octubre de 2014

Imponiendo respeto

El grito de alivio y de otro paso importante por el objetivo...

En cada partido que pasa, se va notando un poco más que el juego va perdiendo cierto lirismo pero mantiene la contundencia. Tener un plantel corto va provocando que no haya el recambio necesario y el cansancio impide que el equipo tenga la misma presión, que sea imposible hacerlo durante todo el partido (ni siquiera el tiempo mínimo que desearía el DT) ni que los jugadores puedan desmarcarse y convertirse siempre en una nueva opción de toque. El cansancio mental (el que impide un esfuerzo más cuando se puede ir un rival o cuando se puede recuperar la pelota) es tan peligroso como el cansancio físico (el que impide hacer una carrera más porque hay que cuidar el físico) y hoy River Plate sufre por los 2 cansancios. La diferencia conceptual y de juego era tan abrumadora con el resto que hasta dando ventajas físicas y mentales sigue siendo superior al resto.
El pase perfecto, una de las exquisiteces de este partido

El ánimo del hincha de River Plate para ir a la cancha cambió, ya no hay nerviosismo, se va con tranquilidad y en familia con el ánimo de disfrutar, la gente llega distendida (porque tampoco hay provocaciones policiales en los puestos de control) y con una sonrisa. La gente sabe que el equipo es superior (lo cual también es una contra porque piensan que se debe ganar a partir del primer minuto) y empieza disfrutando las jugadas que demuestran esa superioridad, los aplausos son continuos hasta que se acuerdan que los partidos son por puntos y se presiona por el gol. Ya se hizo costumbre que el ¨grito de guerra¨ al entrar el equipo es ¨para ser campeón hoy hay que ganar¨, pero antes se cantaba para alcanzar al que estaba arriba, ahora se canta porque es una obligación demostrar que se es superior. Pequeñas modificaciones en el ánimo del hincha. Hoy se espera ganar con una buena diferencia para gritar el ¨oleeeeee¨ o ¨este es el famoso River...¨ y humillar al rival (especialmente cuando son equipos que prefieren hacer tiempo, al mejor estilo Orión u Olave, personas que suelen ser muy mala leche. Olave ayer mereció ser expulsado por la provocación a la gente).
 Rojas y Sanchez fueron piezas desequilibrantes

El partido de ayer fue complicado, mucho más de lo que demuestra el resultado. Llegar al primer gol costó pero fue parte del trámite habitual que se ve cada vez que River Plate juega en el Monumental, dominio de campo y pelota, ataques abiertos pero enfrente había un equipo acostumbrado a jugar muy sucio (el Picante peleaba constantemente a los codazos y agarrones frente a Balanta que entraba en ese juego, los otros lo intentaban con menos con menos intensidad pero la misma mala fe) y por medio del pelotazo intentaban complicar a la defensa. Balanta sufría esta pelea y provocación permanente pero más sufría su falta de continuidad; durante todo el partido estuvo falto de precisión en la salida aunque mantiene los otros atributos, con Maidana cubrían bien las subidas permanentes de los laterales y el pibe Rodriguez (jugó un partido con mucha personalidad y sin errores, se supo ubicar muy bien y entregó limpia la pelota. Sin hacer un trabajo extraordinario, estuvo concentrado y cumplió siempre) se ubicó muy bien entre los centrales cuando estos debían ir a los laterales. El gol de Vangioni luego de una cesión perfecta de Rojas (una sociedad que se afianza y que convierte a Rojas en un jugador cada vez más importante), simplificó el partido. River Plate pareciera que controla el partido, se siente seguro con la pelota y no le preocupa demasiado cuando lo atacan. El 1 a 0 y el control del balón le da tiempo para tomar aire y descansar un poco.
 El festejo de Teo, el lamento de Olave... puro placer

El problema surgió al empezar el segundo tiempo. Solari (que había tenido un buen primer tiempo) fue superado constantemente y el equipo estaba perdido, aturdido, superado (como nunca en este torneo). No se encontraba la pelota y el balón venía dominado constantemente sin que nadie pudiera interceptar el juego asociado de los cordobeses. No fue tanto el tiempo (apenas 15 minutos) pero fueron jugadas de peligro (que convirtieron a Barovero en figura y salvador) y especialmente se notó el desconcierto. Todos hablan de la diferencia que hay por jugar sin Kranevitter, yo diría que también estamos perdiendo el bastón de la elegancia por el cansancio de Pisculichi. El 10 juega a cuenta gotas y le cuesta desmarcarse y hacer la diferencia. Haber perdido durante tanto tiempo la pelota desconcertó al equipo pero además lo desalentó, por momentos se los veía perdidos, sin hacer los relevos y dejando que los jugadores de Belgrano se anticiparan. El ingreso de Mercado (que también se lo ve disminuido físicamente) y de los pibes le dio aire fresco y profundidad a River Plate. El defensor impuso personalidad y se asoció muy bien con Sanchez (el uruguayo es fundamental y no tiene reemplazo, otro jugador que empieza a sentir el trajín). La presión pareciera que despertó a Teo (marca la diferencia cuando está motivado pero también se pega largas siestas).
La definición de Vangioni que empezó a cambiar el trámite y dar más tranquilidad

El segundo gol (Mercado y Sanchez combinados para el centro a Teo y el empalme perfecto para otro golazo) volvió a dar la tranquilidad que se necesita. La salida de Pisculichi quita al generador de fútbol y el toque especial pero permite que vuelva la presión y que el rival no llegue con tanta comodidad (un punto que Gallardo parece no negociar). Gallardo recibió la ovación de la gente (la barra nunca lo ovacionó porque desde su época de jugador tienen un problema... ¿monetario?) porque ya van varios partidos que sus cambios son justos, oportunos y cambian claramente el trámite del partido y el resultado (esta vez fue el ingreso de Mercado). Habrá que ver si la presión de los que vienen atrás termina siendo un incentivo y exigencia para el plantel o una presión para sobreexigirse física y mentalmente. Lo que ya se puede anticipar es que este plantel está preparado para absorver la presión de tener que ganar.
Agradecimiento... y que sean muchos más

Quedan 7 partidos del campeonato y otros tantos por la Copa (en caso de llegar a la final) para jugarse en las próximas 7 semanas, un ritmo agotador (especialmente si el clima se pone pesado) y demasiado exigente pero que implicará sacar fuerzas de donde sea. Será importante encontrar alternativas que no disminuyan mucho más el nivel (es saludable la aparición de Rodriguez en el medio y en defensa hay 8 jugadores en gran nivel, el problema es encontrar alternativas a Sanchez y Rojas). Un enorme desafío que esperemos que pueda llegar a buen puerto porque todos merecemos (empezando por los jugadores y cuerpo técnico) esta alegría después de tantos años desquiciados.

Por Charro.

9 comentarios:

pelotín dijo...

Una virtud del equipo es que no se cae durante el partido, ni aunque vengan malas. Y los cambios de Gallardo ayudan a dar el empujoncito en el momento indicado. Es un equipo muy convencido de su juego y con rendimientos altos.

Me gustó mucho el chico Rodríguez. Ojalá tenga continuidad, porque Ponzio --aunque no jugó mal-- tiende a confundir más que a jugar simple y claro.

Párrafo aparte para Belgrano. Si se hubiera animado de entrada con el Picante, Zelarrayán y el pibe que entró en el ST, Ragoni... Gallardo tuvo que cambiar a Solari por Mercado porque Ragoni lo volvió loco, pobre Augusto (me gusta mucho). Cuando estos equipos chicos hacen los cambios porque van perdiendo, hay que echarse a temblar, porque suelen tener en el banco jugadores más técnicos y atrevidos que los luchadores que ponen habitualmente de titulares...

gabriel dijo...

Dificil no coincidir en todo con la nota.Confieso que suspire aliviado cuando escuche que entraba Mercado.Es que el partido de estos sucios era por ahi, por esa punta.Lastima por Solari, porque tiene mucho futuro, pero bien por el DT, porque lo salva de la hoguera y lo termina protegiendo.Hasta ese momento estabamos al filo del empate y dependiamos de que Maidana ganara todos los cierres (cosa que hizo) mas que de Barovero.Pregunto:No sera Solari un buen reemplazo para Sanchez?Tambien coincido con el comentario de Pelotin, de los cambios que hacen los equipos chicos,suelen tener jugadores peligrosos en el relevo; la pregunta es porque no se la juegan de entrada con un equipo mas ofensivo?respuesta:pobreza espiritual y mental, estrechez, mezquindad, animo, ADN,etc, etc.
Bien Rodriguez,Vangioni,Rojas y enorme TEO!!!Enorme....

NIcolas Salerno Ercolani dijo...

Ayer no jugamos bien, coincido en las carencias que señala Charro, pero me dió la sensación que en el PT ellos salieron a dar una "guerra psicológica" que encorsetó a River durante largos ratos. y en el ST ocupaban mejor los espacios y ganaban todas las divididas. Me pregunto por qué no está Martínez en el banco, me parece un reemplazante con mas idea del puesto de Piscu que hacer entrar un mediapunta.
Rojas y Barovero, las figuras del partido. Bien Rodríguez. Me encanta el laboratorio de pelotas paradas que se ve, con muchas variantes y buscando sorporesa.

Agustín Ovejero dijo...

El partido de ayer había que ganarlo por que el rival no es aquél que enfrentamos hace años y por su posición en la tabla no nos podía dar gran susto.

Pero en sí llegan los rivales más batalladores en momentos donde el equipo se resiente de la falta de recambio, y no fue casual el desbande en el ST producto del cansancio pero también de la relajación. Hay algunos compañeros millonarios que se van con el diario del lunes y dicen que Balanta jugó el peor partido, que no entiende el esquema de Gallardo, cuando es el primer partido en 5 meses del Negro. Pero tampoco hizo desastres.

Así y todo si no nos voltean es porque algo se hace bien y porque nuestro arquero no duerme sino que es eficiente, responde cuando es necesario.

Grata la entrada y el desempeño de Rodríguez ayer. También la tarea de Solari hasta que entró el pibe Rigoni y lo volvió loco. A tiempo y con visión los cambios (El Muñe es el primer DT en años que veo con sabiduría para leer los partidos e idear los cambios). Se vienen las 7 fechas más exasperantes y definitorias, esperemos que los jugadores encuentren energías y motivación donde no las hay para ganar algo.

sergio dijo...

Al margen de la euforia, me quedé pensando en una jugada, la cual nadie hizo ningún comentario, cosa que me llamó la atención, mas que la jugada en si. Es en el primer tiempo, Olave quiere sacar rápido, y se le tira encima a un jugador de River. Para mi era roja, por que la pelota estaba en juego.

Anónimo dijo...

Era penal, es verdad.Y no se le tiro encima; lo golpeo a Vangioni si mal no recuerdo con el codo y con la mala leche de un burro que en un clasico contra Estudiantes se morfo 7 pepinos.Una cosa de locos...que los arbitros le permiten haciendose los distraidos.Bien que a otro mala leche como Sessa cuando le pusieron el ojo encima, y le entraron a cobrar todas las porquerias que hacia, termino jugando en la B.

Anónimo dijo...

Nadie va hacer ningun comentario si todos los alcahuetes en television, salvo FAbrri (Platense) y Macaya (River) son de la bosta.Es asi, no hay mas vuelta que darle, si hay un miedo a que River salga campeon, que le auguran todos los malos escenarios posibles y las calamidades que podrian suceder.Que si se lesiona uno, que si se va a la seleccion otro,que si pierde en tal fecha,que si no le da el fisico, patatin patatan .....Este pelotudo impresentable de Garofalo, en pleno noticiero ayer, diciendo que si River pierde con Libertad ESO si seria un verdadero desastre...o remarcando permanentemente que Belgrano nos tuvo mal y que casi nos empata.O sea la mala leche y la envidia que destilan estos basuras, es todo un tema que algun dia habra que cambiar tambien.A tener en cuenta

Agustín Ovejero dijo...

Creo que no hice mención de ningún comentario al respecto porque se sobreentiende que si les llenamos la canasta, todos esos detalles polémicos quedan de lado.

La polemización mediática y dentro de los partidos son puro humo de la prensa, y se hacen eco de eso para "laburar" durante la semana. Este juego de River es obvio que les molesta, porque son victorias claras, inobjetables, donde se gana con fútbol y no con penales dudosos u offsides inadvertidos. Bendita la llegada de un equipo así que obliga también a los periodistas a formarse un poco más profesionalmente, sino lean el diario Olé de hoy y el que salía en los '90, la calidad de análisis periodístico y conocimiento era otra que nada que ver.

Por último, lo de Olave era penal, era expulsión, era amarilla por simulación con el supuesto pisotón de Teo, y expulsión por provocación a la hinchada, y posterior sanción por declaraciones mala leche.

Hernan Dardes dijo...

Después de mucho tiempo vi un partido de River de local por TV. Consuerdo con todo lo que dicen y escribo dos días más tarde, así que me limito a comentar algo: la gran tapada de Barovero (a cuántos nos hizo acordar a la del Pato a Rep!) viene de una jugada previa en donde al arquero le corresponde salir, Solari y Balanta (creo que era él, Solari seguro)cubren al delantero, lo esperan y como no sale, Solari la revolea. De la reposición llega la jugada de Rigoni.