"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

viernes, 17 de octubre de 2014

Que no se corte...

Agradezcamos el ¨milagro¨,  agradezcamos los goles, agradezcamos que River Plate vuelve y los pibes son parte...

Libro 2, parte 1, capítulos 1 y 2, secciones 1, 2 y 3. Léase octavos de final, partido de ida, 2 tiempos y 2 interrupciones que dividieron a un tiempo en 3. Esta Copa Sudamericana podría resultar inolvidable (al menos este partido no podremos olvidarlo, ojalá la serie tampoco y ojalá tenga el final que todos deseamos). Ayer y hoy (o sea un partido de 2 días) se jugó un partido de 3 horas con 40 grados de temperatura y dividido en 4 partes muy bien diferenciadas tanto en el juego como en las interrupciones. El partido ingresará en la historia de las ¨hazañas¨, de los increíbles y en el recuerdo de aquellos partidos que todos contaremos a nuestros hijos y nietos. Lo único malo (y que será parte de esa historia increíble) es que nadie podrá decir ¨yo estuve ahí¨ porque el club está cumpliendo una sanción debido a los cantos xenófobos que suelen cantar nuestros hinchas (y que seguramente nos hará pasibles a más sanciones). Es una pena que hayamos jugado en una canchita (10 mil espectadores en tribunas de 15 escalones o menos y que no estaba en condiciones para jugar un partido internacional) y que el equipo haya vuelto a dar una muestra ¨épica¨ y permanecer casi en soledad (hubo un grupo de hinchas millonarios del Paraguay que le hicieron el aguante al equipo. Ironías del destino que solo hayan estado presentes un grupo de hinchas millonarios paraguayos (y algunos ex jugadores que están trabajando allí) y que hayamos estado sancionados por gritar que los otros son paraguayos). El partido se empezó perdiendo, se suspendió por 2 cortes de luz y estuvo muy marcada por momentos de luz y de oscuridad, luz y oscuridad tanto desde la esperanza o desesperanza como por las luces artificiales y falta de ella.
Una de las tantas escenas increíbles de una noche para el recuerdo

¿Cómo se cuenta y explica este partido? Creo que es imposible sacarle la felicidad que nos da este resultado y la actitud del equipo. Es cierto que ya no estamos jugando tan bien, que estamos en una buena racha de resultados, que Gallardo acierta con los cambios y se confirma con goles cada una de sus decisiones, que el equipo se presta y adecúa a cada una de las situaciones que se presenta y por eso suele encontrar soluciones inmediatas. Ayer el partido tuvo un primer tiempo en el cual River Plate contuvo al rival, se estudiaron y se buscaron poco; estaban contenidos y pensando el partido; ambos sabían que el partido duraría 180 minutos y que estaban jugando en condiciones climáticas poco habituales (especialmente para River Plate). Ninguno de los 2 equipos quiso ¨gastar piernas¨ ni encontrarse en condiciones lamentables en los últimos 30 minutos (45 grados durante el día y apenas 5 grados menos durante el partido). En ese partido controlado, sin situaciones extraordinarias y sin situaciones de gol, River Plate recibió un golpe durísimo, de esos que cambian el partido. En el descuento Libertad se ¨encontró¨ con un gol raro de larga distancia (Ponzio no marcó el medio y los jugadores de Libertad encontraron un profundo hueco por el medio, FM6 dejó al jugador solo con un inexplicable movimiento hacia su izquierda, el paraguayo pateó convencido pero desde muy lejos y Barovero reaccionó extrañamente, estaba mal ubicado, no se movió y cuando voló la pelota lo superó con un movimiento difícil de calcular).

El equipo llegó al vestuario sabiendo que había cumplido con el plan, se había hecho casi todo bien pero se pagó muy caro el error. Lo peor no era el resultado sino que a partir del segundo tiempo tendría que hacer el esfuerzo en condiciones adversas y regalar algunos espacios que podrían ser letales. La segunda parte también fue fatídica. Duró 11 minutos y tuvo un final abrupto. Volvimos a sufrir la presión rival, estaban jugando un poco mejor que nosotros pero todo terminó con un claro penal (una pelota que pega casualmente en un brazo extendido de manera muy imprudente de Pezzella). En ese exacto momento hubo un corte de luz de 30 minutos (si hubieramos sido locales nos hubieran acusado de hacerlo adrede) que obligó a suspender el partido porque la oscuridad era absoluta (apenas se veía con los celulares y las luces de las cámaras de TV). Ese corte fue muy beneficioso para River Plate, el equipo pudo descansar y replantearse el partido. La incertidumbre y pesadumbre podrían habernos destrozado (en ese momento todos nos veíamos derrotados por 2 goles de diferencia cuando el rival no había hecho nada para ganarnos) pero la realidad cambió radicalmente cuando Rodriguez pateó afuera el penal. Ese ¨simple¨ hecho cambió el espíritu del equipo y lo empujó al área rival, hasta que una jugada en conjunto terminó con un ¨error¨ de FM6 que se convirtió en un esfuerzo extremo por subsanarlo y terminó en un gol. FM6 (que volvió a tener que jugar de lateral) adelantó mucho un balón cuando ingresaba por izquierda al área rival pero en lugar de darlo por perdido decidió correrlo y poner todo su esfuerzo en que no se vaya la pelota del campo de juego, esa actitud tuvo un premio enorme cuando tirándose al piso logró dar el pase atrás (que pasó entre las piernas de su marcador) para el ingreso de Sanchez (que madrugó al arquero y a un defensor que en lugar de marcar y sacar el balón, prefirió levantar la mano y pedir que se había ido la pelota) que milagrosamente también logró superar las piernas rivales y poner la pelota dentro del arco. La jugada fue tan rara, sorpresiva y exigida que el árbitro se llenó de dudas y no quiso marcar el gol pero siguió a su juez de línea que se fue al medio campo marcando el gol. Los jugadores de Libertad estaban tan golpeados y sorprendidos que no fueron encima del árbitro para ¨torcer¨ esas dudas sino que se recriminaron entre ellos la actitud y terminaron caídos anímicamente con otro corte de luz un poco más corto que el anterior. 
El festejo por una noche especial, el gol que marca la diferencia

Las dudas sobre la continuidad y el nuevo escenario era desconcertante para todos. Nadie sabía que es lo que convenía. Libertad se veía muy golpeado (de estar ganando 1 a 0 y con un penal se encontraban empatados) y River se veía agrandado pero inquieto porque sabían que el calendario está muy apretado como para no terminar el partido. Aún restaban jugar 30 minutos de un partido tan desvirtuado que cientos de hinchas prefirieron irse a sus casas mostrando el repudio a ese espectáculo que como mínimo era fastidioso (especialmente para los locales). La última parte terminó siendo otra sopresa, con el resultado empatado, todos esperábamos un ataque furioso de los paraguayos, sin embargo River Plate mantuvo su táctica y control de partido pero aprovechó bien los espacios que se iban produciendo. Libertad debió dejar su postura y amplio bloque defensivo para volcarse un poco más al ataque pero ahí el Muñeco en lugar de dejarse empujar prefirió dejar a 2 atacantes rápidos, livianos y descansados para la contra frente a defensores duros pero mucho más lentos. El resultado de esta decisión fue que tanto Driussi como Simeone aprovecharan sus oportunidades de quedar mano a mano frente al arquero (grandes pases que les permitieron enfrentar solos al arquero) y dieran un resultado final a esta primera parte de 3 a 1 (con el valor que tienen esos 3 goles de visitante. Obligan a los paraguayos a hacernos 3 goles o más y sacarnos 2 goles de diferencia). Así se redondeó un resultado insospechado en el que los jugadores no terminaron muertos (el cansancio podría sufrirse el domingo) sino que pudieron ampliar la diferencia, un partido que parecía fatídico terminó siendo un enorme aliciente anímico. La defensa volvió a mostrar sus atributos (Pezzella a pesar del penal burdo volvió a mostrar lal seguridad y solvencia que todos le veían de pibe, FM6 tuvo un muy buen segundo tiempo y vuelve a convertirse en héroe por esa pelota que no dio por perdida después de haber cometido un grosero error en el primer gol, Maidana sigue siendo el pilar silencioso y efectivo, mientras que Mercado jugó como si no estuviera disminuido físicamente), Ponzio tuvo sus vaivenes como sus compañeros de mediocampo pero terminaron enteros a pesar del enorme esfuerzo (Sanchez volvió a tener el ida y vuelta fundamental para este equipo, una pieza que es muy díficil de reemplazar) y arriba Pisculichi volvió a ser intermitente (el cansancio mental es más peligroso que el cansancio físico) pero también volvió a dar una asistencia que cambió el rumbo del partido (algo a lo que ya nos tiene acostumbrados), Boyé chocó con su inexperiencia (pronto va a necesitar un descanso para replantearse el juego, algo muy habitual en los pibes que viven de golpe el paso gigante a la primera división) pero Mora fue la figura que complicó al rival. Otra vez se logró hacer la presión permanente gracias a la entrega de los delanteros. Podrá faltar efectividad o volumen de juego pero lo importante es que siempre aparezca alguno con posibilidades de cambiar esos malos pasajes y que todos ayuden para reemplazar la falta de juego con entrega hasta que vuelvan las chances de gol.
El gol que cambió el rumbo. La luz posterior y previa a la oscuridad

Será importante no dar por terminado el partido pero al mismo tiempo permite que el equipo cambie algunas prioridades en vista de los cansancios que se van produciendo. FM6 tendrá un descanso obligado el domingo, habrá que ver como vuelven Vangioni (que tiene 4 amarillas) y como reaccionan Sanchez y Mercado de sus golpes previos a este partido. Este respiro insospechado no tiene que implicar una relajación pero si puede ser aprovechado para que las piezas más importantes y cansadas puedan tener algunos minutos en el banco (Pisculichi, Rojas, Sanchez y Mora) o que puedan ser rotadas con un poco más de minutos de descanso.

Fue un partido atípico, lleno de cortes de luz pero esperemos que no se corte nuestra racha de felicidad y buenos resultados, cortes de luz que nos devolvieron la luz y las esperanzas cuando todo era oscuridad y cortes que nos devuelven esa luz de esperanza por un futuro con los resultados que tanto deseamos. Como siempre dicen, falta poco pero es lo más importante. Se vienen 50 días agotadores que definirán a un semestre inolvidable.

Por Charro.

3 comentarios:

gabriel dijo...

FM6 tiene un empuje y un animo que pocos en el plantel lo tienen, incluidos los mas grandes y veteranos.Supongo que en un equipo hay muchos tipos de lideres, y FM6 le cabra el de no entregarse, el de contagiar, el de ir hacia adelante,empujar a sus compañeros.Que nunca nos deje sin esas subidas ni esos pases gol y que sigan salvando sus cabezazos atras y adelante.Tiene personalidad, vaya que la tiene, y coraje.Es nuestro.Cuidemoslo.Que siga con la camiseta muchos años.

Agustín Ovejero dijo...

Coincido en todo. Eso si Charro no le busque la quinta pata al gato. El gol de Vargas fue un golazo, no hubo marcas y se lo dejó solo y pateó bien.

En cuanto a FM6 fue terrible, la figura sin duda. Es una bomba de confianza. Merece descansar, aunque el descanso es forzoso porque debe cumplir la fecha de suspensión. Del resto del equipo me gustó Pisculichi que en cuenta gotas le alcanza para meter esos pases-gol, y Mora que nunca se rinde aunque anda muy autito chocador.

Por un momento estaba puteando al maldito karma que tenemos con estas competiciones. Pero buah parece que el corte de luz será un mensaje divino, astral, casual lo que sea de que hay que animarse a ganar estas copas.

Saludos!!!

Enrique dijo...

FM6, de lo que me viene a la memoria, debe ser el cambio más radical de un jugador en tan poco tiempo. Pasó de ser un equino que revoleaba a cualquier lado cada pelota que le pasaba cerca, a un tipo con empuje, sólido y que llega al área rival con mucho criterio. Y todo se lo debe a la confianza