"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

lunes, 30 de marzo de 2015

La complicada versión 2015

Cavenaghi aprovecha el doble error del arquero. El olfato goleador intacto

Normalmente las nuevas versiones mejoran a las anteriores, lamentablemente no es el caso de River Plate. Se hizo el esfuerzo de mantener lo bueno que se había conseguido y hasta se hicieron 2 buenos retoques (aunque todos sabían que se necesitaban algunos retoques más) pero no estamos ni cerca de la buena versión del 2014. El motor virtuoso de los mejores momentos del 2014 estuvieron en lo físico, lo mental, lo espiritual y lo futbolístico pero en este 2015 apenas se mantiene lo espiritual. Todavía nadie explicó donde estuvo el error de la pretemporada (en algún punto se falló) pero este plantel está lejos de lograr asfixiar al rival desde lo físico, hay muchos jugadores que bajaron su nivel futbolístico, mentalmente varios jugadores ya no tienen la confianza que tenían hace unos meses y apenas sobreviven con el espíritu ganador y rebelde que les dio tantos éxitos.
Hermosa chilena de Maidana que de haber entrado hubiera redondeado un enorme partido del jugador

Ayer enfrentamos a uno de esos 15 o 20 equipos relleno para llegar a este ridículo torneo de 30 equipos y sin embargo no solo sufrimos el partido sino que estuvimos a punto de perder puntos. Este River Plate no encuentra su camino, no encuentra su juego y no se siente cómodo bajo ninguna circunstancia. Las lesiones, la fechas cuando juegan las selecciones, la necesidad de ganar siempre por los errores que se fueron cometiendo y nos obliga a conseguir 3 puntos en cada partido, los bajos rendimientos, el poco recambio... todo conspira para encontrar el equipo y retomar el rumbo perdido.
Navarro queda en el piso lamentando el oportunismo de Mora

Ayer Gallardo insistió en que se juegue 1 contra 1 en toda la cancha y armó una defensa de 3 (hay muchos centrales y carecemos de laterales). Una orden arriesgada que habla de las urgencias, de la superioridad individual en determinados partidos pero de la falta de funcionamiento como equipo. No encontrar los caminos para superar al rival y tener que arriesgarse en cada pelota no es la mejor solución. Durante 15 minutos fuimos superados por un rival que nos apretó y logró atacarnos con más hombres de los que defendíamos, nos ganaban en velocidad e intensidad. Necesitamos acomodarnos y ellos se fueron cansando rápidamente, lo cual permitió hacer un partido de golpe por golpe. Dos regalos del arquero Navarro cambiaron el rumbo del partido pero River Plate quiso mantener la filosofía del año pasado; con 2 goles arriba se cuidan las piernas, se maneja el partido y se termina ganando con tranquilidad. En la versión 2015 no hay solidez defensiva y 2 goles de diferencia no asegura ningún resultado pero tampoco se intenta cerrar el partido, no hay hambre para seguir buscando ni seguridad para esperar, por eso terminamos siendo un pobre híbrido entre lo que deseamos y lo que somos actualmente.
Le molesta que le digan gordo pero tampoco logra estar a punto físicamente

Chiarini tuvo 2 grandes atajadas pero ni siquiera así da seguridad, Últimamente los partidos los suele salvar una gran actuación de algún central, no hay un nivel parejo ni tampoco un nivel regular durante el torneo. Ayer fue el turno de Maidana de hacer un gran partido y cubrir los errores de sus compañeros o salvar los mano a mano o salvar la inferioridad numérica. Pezzella no jugó mal pero no fue tan sólido como otras veces (le está costando volver al ritmo después de la lesión), Solari atacó mucho pero cubrió bien los espacios y Vega sufrió una falta que le abrió la cara y durante todo el partido sufrió ser atacado por más de un jugador por su sector. Nuevamente Ponzio fue el salvador, es el único jugador que mejoró su nivel. Ponzio se agrandó con los partidos de semifinales contra los bosteros y desde ese momento su crecimiento fue constante, se convirtió nuevamente en líder, maneja al equipo y es el alma que mantiene el espíritu del grupo. Me cuesta entender los picos de nivel que tiene pero Gallardo está aprovechando muy bien este momento de Ponzio. Ante el bajísimo nivel de Pisculichi (no logra claridad mental, justeza en los pases ni ganar en velocidad), Ponzio es la manija del equipo (con las limitaciones futbolísticas que tiene). Driussi quiso ser opción (junto con Rojas) pero aún le falta experiencia para manejar el balón y son ayuda para desequilibrar o llevar la pelota pero no para dirigir un ataque. Lamentablemente en ataque tenemos otro problema. Cavenaghi está en un nivel físico paupérrimo, no avanza, no se anima a enfrentar a los defensores, choca, retrocede, retrasa el ataque... únicamente mantiene su olfato goleador (que en este River Plate no es poco). Mora  (el otro jugador que levantó su nivel) es quien suplanta esa falta de acción ofensiva molestando a toda la defensa rival y creando situaciones de gol.
Solari convirtió su primer gol aprovechando un error del arquero rival

Este River Plate no tiene claridad ofensiva y se pierde en sus carencias (hasta Martinez empieza a chocar y a perderse en la defensa rival) pero también tiene miserias defensivas que agrandan al rival (los centros al área son una invitación al gol y luego nos llegan con facilidad). Ayer el partido se presentó muy complicado en los primeros minutos, luego parecía resuelto en los minutos finales del primer tiempo (se debió aprovechar para aumentar la diferencia) y finalmente se volvió a regalar un gol al principio del segundo para agrandar al rival. Lo peor de todo es que otro error infantil (una barrera desarmada permitió que la pelota pasara sin obstrucción hacia el arco) parecía que regalaba otra victoria. Los últimos 15 minutos fueron a matar o morir y tuvimos la buena suerte de poder ganar el partido con un gol oportuno de Mora.
Boyé hizo una gran jugada individual de habilidad y potencia pero no tuvo claridad para definirla

Veremos si se siguen encontrando respuestas en el banco y si los jugadores lesionados vuelven con un buen nivel (ayer Kranevitter cometió errores). Por lo pronto, esta semana encontró en Boyé a jugador que creció muchísimo (¿maduró? ¿dio el famoso salto de calidad?) y que parece ser una buena alternativa. Logra pelear con los defensores rivales, pivotea y toca la pelota a sus compañeros (nada de esto le salía antes), incluso logró tener acciones individuales de peligro. Veremos si logra sumar minutos (en principio pareciera que le volvió a ganar el puesto a Simeone) y si logra agregar el gol a su buen trabajo. Se vienen partidos complicados (el domingo ante el puntero CASLA y luego viajar a México por la Copa) y habrá que estar más atentos y seguir creciendo para ver hasta donde se llega.

Por Charro.

5 comentarios:

NIcolas Salerno Ercolani dijo...

Gran análisis del partido Charro. Me parece que el partido con CASLA puede ser un clivaje en ratificar la levantada o sumar inquietudes. Horroroso lo de la barrera en el tiro libre del segundo de ellos, son cuestiones que contra un rival de otra calidad te hace perder. Decir que ellos fueron un colador todo el partido.
Me gustó mucho lo del pibe Boyé. y pienso lo mismo que Charro respecto del Piti, no desniveló nunca ayer

Agustín Ovejero dijo...

Una perfecta descripción del partido y del River 2015. No hay jugador que realmente se destaque en este equipo salvo los que se fueron haciendo desde abajo como el caso de Ponzio, de Solari y de Mora.

La intensidad del equipo básicamente se ha resentido y jugamos concentrados algo más de 20 o 30 min por partido, el resto queda a una lotería. Ayer por enésima vez en un partido dejamos que el rival descuente a poco de empezar el ST y que nos empate llegando a los 30 lo que hace todo muy cuesta arriba. Sin embargo, también vemos que en parte la fortuna cae de nuestro lado ya que hicimos tres goles de oportunismo.

Rescato de positivo la hasta ahora impecable campaña de visitante y la mantención del invicto. Y si el partido de la fecha que viene es fundamental.

Hernan Dardes dijo...

Ayer cuando vi la formación jamás me imaginé que iba a jugar co nlinea de 3. Pensé en Solari de 4 y Vega de 3 con Driusse por derecha (ya lo ha hecho jugar ahí). Vega es un volante reconvertido en lateral al que de pronto se lo pone como zaguero en una linea de tres; demasiado riesgo. Más aún teniendo a Mammana, con el que se podría formar una linea de tres más lógica.
Evidentemente Gallardo no piensa en Martinez como un 10 tradicional, lo prefiere encarando mano a mano desde afuera hacia adentro, y el reemplazo del bajísimo Piscu le queda a Ponzio. Veremos cómo sigue esa rotación.
Del partido poco para agregar, simplemente sumar a Solari entre los que levantaron el nivel. Y los dos últimos partidos de Rojas, más atento, concentrado y recuperando su dinámica.

gabriel dijo...

Me parece que es cuestion de ver el vaso medio lleno.Porque si tenemos en cuenta 7 jugadores titulares menos (4 en selecciones y 3 lesionados) suplidos en su mayoria por chicos del club con menos de 20 partidos en primera, con suerte, el saldo es altamente positivo.Porque? porque se ve una maduracion y un asentamiento en Solari y en Driussi.Boye parece haber cambiado el chip y entendido que cuando encare va a ganar el 90% de las veces porque tiene un par de cosas que lo diferencian, un buen pie a pie, gran zancada, y un chasis que no se compra en ningun lado, se nace con eso.Despues se debera serenar en el momento final al definir, pero a la hora de jugar tiene recursos para asociarse.Gran proyecto.Y Vega, que decir? realmente me encanto los dos partidos que lo vimos.Demostro personalidad y que no le pesa la banda roja.Va a crecer tambien, pero lo importante es que nunca se achico.
Entonces con ese panorama, este pequeño parentesis que se abrio entre fechas fifas y lesionados, sacamos esto como muy muy positivo, mas las victorias.No me parece poco.
Al final , Ponzio como capitan nuestro me recabe.Personalidad, oficio, profesionalidad,y esa pasion por querer ganar que se nota enlos jugadores.Para mi no tiene reemplazo.Maidana una verdadera muralla y Mora un despliegue y una garra bien charrua.Fisicamente vuela, observen que los goles importantes que esta convirtiendo los hace en los ultimos 10 o 15 minutos de partido.Cuando todos tiran la toalla el loco sigue picando, poniendo y encarando.Tambien digno de elogiar.En fin.Esto es largo, y el rival del domingo no era el mejor, pero habioa que ganar y se gano.Y buscando los 90 minutos, siendo protagonista.No como un club que gasta 20 palos verdes y va a jugar a SAn Juan y roba un misero empate con la complicidad del arbitro.He dicho

Blopa dijo...

"No como un club que gasta 20 palos verdes y va a jugar a San Juan y roba un misero empate con la complicidad del arbitro". Y agrego: rompiendo un jugador y siendo perdonado por la AFA, donde la presión de Boca logró que Gordión zafara para - oh casualidad - llegar justo para jugar el Superclásico.