"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

jueves, 9 de abril de 2015

De la nada surgió... ¨algo¨

Un gol milagroso que ojalá sea el inicio de otro milagro

De la nada surgió un gol, de la nada surgió un empate y de la nada surge una levísima posibilidad de clasificar para la siguiente fase. Todo surgió de ¨la nada¨ porque River Plate no estaba haciendo nada para conseguir algo más de lo que estaba obteniendo, una insulsa derrota por 2 a 0 ante Tigres. En la previa (cuando se sortearon los grupos) se suponía que este era el partido más complicado del grupo (en mi opinión el más difícil era de local ante los mexicanos porque la exigencia de ganar era nuestra y ellos se defenderían; los resultados convirtieron a este partido en el ¨complicado¨ del grupo) y fue el único partido del grupo en el cual fuimos superados. En la previa varios dijeron (incluído Gallardo) que a este plantel le gustaba jugar este tipo de partido definitorio pero la realidad vista en la cancha es que este equipo no tiene respuestas físicas ni futbolísticas para enfrentar a rivales complicados (y en muchos casos ni para enfrentar a los más débiles). La falta de respuestas asombra y desilusiona pero es parte de todo lo mal que se hizo en este semestre. De la misma forma que se elogió en el semestre pasado el excelente trabajo, a pesar de las limitaciones, tanto de la dirigencia, el cuerpo técnico y los jugadores; en este semestre hay que decir que se hizo todo mal. Los jugadores que habían sido figuras del semestre pasado habían dado su máximo rendimiento y en este semestre no hay reemplazos que los saquen de su modorra o que los rebele ante su presente rendimiento, el cuerpo técnico planificó el trabajo físico y fallaron; la dirigencia planificó amistosos, torneos y copas pero interfirieron con el trabajo físico, dejaron la cancha en pésimo estado para 2 partidos fundamentales, sobraron las circunstancias y las diferentes dificultades del grupo, sobraron a los rivales y no hicieron lo que se debe hacer en estas competencias para no ser perjudicados u obtener el empujancito de ayuda salvadora. Así como el torneo pasado debió servir para valorizar lo que se hizo, este torneo debe servir para no volver a cometer los mismos errores, para aprender y estar atentos el año que viene.
El desahogo de quien sabe que hay una nueva chance

Se habían ido a México (con buen apoyo de unas 500 personas) sabiendo que hasta el momento se había hecho todo mal. Estar en un grupo con 2 equipos de tan bajo nivel como son el equipo peruano y el boliviano y no estar clasificados es imperdonable, haber ido a México a jugar el partido más complicado obligados a ganar es haber errado con alevosía y haberse ubicado en el peor panorama. Haber rezado para que los peruanos no ganaran el martes es ridículo. Así fuimos a jugarnos una clasificación o al menos queríamos volver a Nuñez con la certeza de que la clasificación dependería de nosotros mismos.
Absurda expulsión de Mercado

El partido empezó mal y como suele pasar cuando los astros se alinean para hacer evidentes todos nuestros errores, ellos embocaron su primer tiro al arco (antes de los 10 minutos ya estábamos perdiendo y debió salir lesionado Ponzio, quien últimamente era la pieza clave del equipo. Tanta mala suerte tuvimos que por la lesión Ponzio no pudo cubrir a quien pateó desde fuera del área) y todo se hizo cuesta arriba. El gran problema fue que no hubo respuestas físicas y mucho menos futbolísticas. Pisculichi y Sanchez tuvieron voluntad pero estaban enemistados con la pelota, el equipo no tenía movilidad y Rojas también estaba perdido. En esa falta de contacto con el balón, la displiscencia de Teo era otro escollo y solo la presión y voluntad de Mora podían llevar alguna mínima inquietud. El equipo estaba atado y desmoralizado, quieto y sometido a la voluntad del rival, incómodo y ayudando al planteo mexicano. Tan dormidos estábamos, que en la última pelota del primer tiempo Barovero sacó magistralmente una pelota a contrapie que se le colaba en el ángulo inferior. El trabajo defensivo había sido correcto (los mexicanos estaban agazapados para el contraataque pero no atacaban, apenas apuraban en la salida), Mercado (absurda expulsión al terminar el partido, lo cual demuestra las presiones que tienen los jugadores) y FM6 subían mucho pero no llevaban peligro y Pezzella, Maidana y Kranevitter controlaban bien la pelota.
Un primer tiempo chato y sin peligro

En el segundo tiempo Gallardo (que estaba en el palco con handie, parece que la Conmebol fue más flexible o ligaremos otra sanción) hizo los 2 cambios restantes y puso las cartas que le quedaban (sacó a Piscu y Rojas para poner a Pity y Mayada). Empezó con algo de ímpetu pero enseguida volvimos a decaer y el golpe de gracia fue el segundo gol (un buen y veloz contraataque cuando teníamos varios jugadores en ataque pero no lastimábamos ni lastimábamos). A partir de ese momento hubo algo de rebeldía, se peleó un poco, se intentó empujar pero nada funcionaba, el partido era la nada misma y nadie tenía esperanzas hasta que faltando 3 minutos un defensor mexicano nos devolvió el favor que FM6 les hizo en el Monumental y un defensor dejó solo a Mora para que fusilara a Guzman, quien logró desviar la pelota (como le pasó a Barovero en el segundo gol) pero el rebote quedó en el pie de Teo quien solo debió empujar. A partir de ese momento se quemaron todas las nabes y se intentó de cualquier forma llegar (incluso Pezzella nuevamente se convirtió en 9). La espera no fue larga, 2 minutos después llegó el empate con un bombazo de Mora y lamentablemente el árbitro solo dio 3 minutos de adicional.
 Pezzella siempre se la juega

Es cierto que estábamos casi muertos y ahora estamos en terapia intensiva. Es cierto que la chance es mínima pero no imposible, es cierto que ganarle a un equipo tan inferior como el boliviano no debería ser complicado si se juega bien y que los mexicanos no pierdan en Perú también sería factible (lamentablemente ellos ya están clasificados y 3 días después de su partido en la peligrosa cancha de Perú jugarán su clásico). Será cuestión de esperar y llevar una radio para saber si tenemos posibilidades de clasificar o si quedaremos vergonzosamente eliminados en primera ronda. 
 Una pelea absurda. Guzmán se enojó con Teo

Más allá del resultado y de la posible clasificación, lo más importante es saber y replantearse las cosas que se hicieron mal (no ayudaron las ridículas declaraciones de nuestro presidente previas al partido cuando dijo que quedar eliminados no sería un fracaso). El nivel exhibido es muy malo y preocupante, este equipo está amesetado respecto al torneo pasado y no logra reencontrarse, hay jugadores que no encuentran su nivel y es indispensable que mejoren (lo de Teo y Pisculichi es alarmante). De nada servirá esta patriada o incluso un futuro milagro en el Monumental (en realidad en Chiclayo) si el equipo no reencuentra su nivel y su confianza y si la dirigencia no se exige para mejorar.

Por Charro.

14 comentarios:

NIcolas Salerno Ercolani dijo...

Nuevamente felicitar a Charro por el análisis, tanto del partido como su evaluación de River en esta copa.

Efectivamente, producto de pésimas previsiones y de un equipo y cuerpo técnico que no pudo/supo resolver situaciones de partidos anteriores, tuvimos que ir a ganar el partido que en los papeles parecía el más difícil de ganar, y de hecho fue el único partido donde fuimos superados.
Sacando los ultimos 5 minutos finales, fuimos inofensivos, la sensación era que podíamos jugar dos días y medio que no le llegábamos al arco a Guzmán. Sensación de impotencia que incluso era visible en el fastidio de algunos de nuestros jugadores.
Podio para Mora, Barovero y Pezzella
El problema es que nuevamente, como en otras instancias de esta competencia, ya no dependemos de nosotros. A esperar el milagro en Chiclayo (Tigres con suplentes tratando de que JA no gane)
Temo que una salida prematura de la copa pueda influir negativamente en el ánimo de algunos jugadores

Anónimo dijo...

Lo único bueno que vi anoche, fueron los primeros minutos donde volví a ver al River agresivo del semestre pasado, apretando arriba y obligando al rival a revolear la pelota. Pero hay que embocarla, si Teo no tiene ganas de jugar en River, que lo manden a la reserva, lo de anoche no puede volver a pasar, demasiado displicente.

Aurich es tan horrible que dudo pueda ganarles a los mexicanos, peeeero...si quedamos afuera, yo no me voy a poner loco, pero a salir campeón del esperpento de 30 y a no perder ningún clásico. Así el año que viene nuestros empobrecidos dirigentes compran dos o tres buenos delanteros y refuerzan el plantel como es debido.

Saludos
Aledb

Pd: Error de tipeo, naves.

pelotín dijo...

Dos cosas a destacar de anoche: el equipo no se descontroló ni perdió la cabeza en ningún momento, incluso en los peores del juego, y gracias a eso pudo reaccionar.

Me parece que el problema no es de previsión ni de calidad del plantel. Comparemos el PT de la final en Colombia con AN y lo de ayer. No necesitás mucho para revertir un mal momento. Sólo determinación, que es lo que faltó anoche (nos "encontramos" con la reacción).

Me parece que ahí falta un gesto de autoridad del DT sobre el grupo. No es lo mismo un grupo ya campeón, como éste, que antes, como el año pasado. Tal vez el Muñe es todavía joven e inexperto para esta situación.

Y también influyó la mala suerte en varios partidos. Pero, insisto, hay que querer rebelarse. Eso es tener carácter de campeón.

Hernan Dardes dijo...

Mas allá de todos los condicionamientos previos que nos generamos nosotros solos, ayer creo que al partido lo perdimos tácticamente. Creo desde hace rato que así como en futbol a los mexicanos les llevamos décadas de ventaja desde la astucia, habilidad, calidad y las cualidades que se te ocurran, desde lo táctico se nos adelantan mucho. Y si bien es cierto que ningún equipo mexicano termina ganándole a un argentino, con alguna excepción lógica, tampoco nunca resultan fáciles para ninguno.
Se sabe que los tipos abren la cancha y juntas gente por afuera, es su mayor virtud, el concepto de "carrilero" lo tienen recontra incorporado. Y nosotros jugamos con un tres que no es tal, y con MErcado al que físicamente no vi para jugar. Intentó, se mostró siempre, pero a la hora de acelerar nunca se animó. Y en las divididas (en especial en ataque) perdió siempre. En la jugada del gol de ellos doblan a Funes Mori por izquierda, la jugada deriva del otro lado y doblan a MErcado por derecha y la juegan hacia el medio. En el segundo también doblan a FM en el arranque, pero ya más parados de contra. El gesto de Pizarro hablando son su técnico antes de empezar el segundo tiempo cuando vio los cambios de River habla de cómo intentan entender el juego desde lo táctico, y la rápida reacción en los cambios cuando tuvieron 10 minutos de zozobra, también.
Se critica mucho a Teo, y más aún si se lo compara con Mora, pero el equipo no juega para que juegue Teo, y él no va a hacer lo que hace MOra porque no tiene ni las características ni la vocación del uruguayo. La pelota no le llega limpia, pocas veces tiene compañeros para jugar ofensivamente (apenas para descargar atrás, o al costado a lo sumo).
El problema principal es el bajísimo nivel de Pisculichi, que además ni siquiera pisa el area (no hace falta repasar la cantidad de goles importantes que hizo el año pasado), y lo físico, que sigue siendo un desastre. Lesiones, jugadores cansados, falta de reacción, llegadas tarde, etc, etc.
Tenemos mala leche, sí. Tendríamos que tener 4 puntos más al menos, sí. Pero la expectativa era otra. Tanta mala leche tenemos que si llegamos a pasar de orto, con lo que pasó con San Lorenzo el año pasado, hasta nos van a dar igual como candidato, y nos van a robar esa pequeña "ventaja" que es ir de punto a soprender.

Agustín Ovejero dijo...

Bueno en el último partido antes de este Mario de Balvanera decía que nadie se animaba a pegarle a este equipo. Diría que no seamos tan soberbios que lo que hace últimamente Charro y demás es pegarle a este equipo desde todos lados.

No hay mucho para agregar a lo que ya dijeron todos. Concuerdo con Pelotín por el tema actitudinal, es tal vez el punto más perdido en este plantel. Se les nota la falta de motivación y ganas de jugar para revertir resultados. Intuyo que parte de esto es por la inexperiencia, y otra parte por el mal manejo dirigencial en cuanto a declaraciones y contrataciones.

Ya con la primera fase casi terminada y a la distancia, se nota que el partido que debió ganarse fue con este equipo de local. Queda una semana de "trabajo", que no creo que alcance para motivar los ánimos de algunos jugadores (casos Pisculichi, Mercado y por ahí Teo).

La última observación que hago es que el equipo que venía torciendo la mala racha no es este. ¿Joderá mucho darle una oportunidad?

Guille dijo...

No me insulten por lo que voy a decir. Si clasificamos, lo haríamos como el peor segundo, con lo que jugaríamos en octavos con los bosteros.
se que son partidos aparte, y todo eso, pero en condiciones normales, no podríamos ganarles.
Vale la pena, clasificar?

Mario de Balvanera dijo...


Ví poco y nada el partido.
Después de 15 minutos de "algo parecido al año pasado", un gol en contra y NADA de rebeldía, me aburrí.
Mucho.
Zapping.
(Las "copas" encima, no me entusiasman)
Ya hablé de lo que yo entiendo es una pésima pretemporada. En lo físico y lo psicológico.
Ya hablé de la falta de delanteros DE VERDAD.
(Hace décadas que RIVER no tiene un "9" de área, posta, ubicado adonde va la pelota, potente, que haga goles con la uña o con el orto, poco importa)
Ya hablé del CANCER que son para los equipos este tipo de torneos.
Las expresiones del tipo "hay que ganá_ la copa, hay que ganá_" sirven para esto: para meterles una presión que muchos jugadores NO SOPORTAN.
Y en una competencia pedorra de 6 partidos sin margen para el error.
La Suda-mierda-cana cayó casi de regalo. Veníamos dulces. Cuando nos dimos cuenta, ya la teníamos en el bolso.
La Liberticidas les viene "quemando la cabeza" desde diciembre del año pasado.
Así están y así salen los resultados: QUEMADOS.
Yo hace rato hubiera puesto a la Reserva en la "copa".
23.800 kilómetros de viaje al pedo.
Pero el problema es que "hay que ganá_, hay que ganá_"
Y NO GANAMOS.
Pregunta repetida: ¿los jugadores estarán cobrando en tiempo y forma? ¿Les estarán cumpliendo las promesas, los premios y los porcentajes? (eso explicaría muchas cosas)
Abrazo millonario !!!
...

gabriel dijo...

Por Dios este suplicio de la Libertadores no termina mas.Confieso que jamas se me ocurrio como resultado un empate.Pero ahi esta.Y la verdad los que mas sufren, no lo van a creer, pero son los bosteros.Si, si.Me habian jurado que si perdiamos sacaban los cohetes (textual, eh?) y festejaban.Y que estemos con vida los jode enormemente, igual que a toda la prensa mala leche.Andan haciendo un curso de matematicas para sacar numeros..
Una copa de mierda, con la que nos encajetamos mal, y que lamentablemente, mal que nos pese, con un poquito mas de esfuerzo y ligue (¡se nos lesiono Ponzio y es muscular,o sea fatiga.Nahh, mas yeta no se puede) la podriamos ganar tranquilos.El nivel es muy parejo,este Tigres es un equipo de media tabla en el torneo local, no jodamos.
Me daria pena por la entereza del Muñeco y su ilusion de ganarla.Tambien por el sacrificio de Mora y Pezzella, y lo que pusieron Maidana y Barovero.Pero tampoco se va a morir nadie si no pasamos.
Ahora ojo que todo el mundo cree o descuenta que se les gana a los bolivianos.Ja, confiate nomas.
Y otra cosa final, como es que MOra vuela fisicamente, y despues Mayada y Pity Martinez, tienen otro ritmo?Que pasa con lo fisico?Y los demas?

gabriel dijo...

Lo peor de la salida de Ponzio es que nos dejo sin un lider.Eso se noto mucho anoche.Un equipo apagado animicamente, sin alguno que alce la voz y ponga todo en su lugar cuando las papas queman.Es un grupo a la deriva sin el 23.

sarmiento dijo...

Mora tiene un aire en ciertos movimientos y contextura a Medina Bello. El 2º gol me hizo acordar a un gol de volea del mencho a Lanus,un 2 a 0 de local a la noche,un torneo ganado

roberto dijo...

El análisis es el correcto , queda poco que agregar , entramos en zona de milagros , a partir de la noche fatídica con Aurich en Nuñez con 18 situaciones de gol y solo una convertida ante un equipo semi amateur , maraca la realidad. Hay jugadores que no volvieron , Pisculichi es el caso emblemático , otros sobran los partidos Teo es desesperante su desidia , los volantes juegan partidos muy buenos como el domingo y otros horribles. si se da el pase , será otra historia y decir que la Copa no interesa , me parece que es negar la realidad , aunque parece maldita para River desde hace 19 años.

Marcelo dijo...

Gente
la Copa siempre fue maldita para RIVER, la ganamos 2 veces porque somos grandes, recuerdo muchas campañas en que perdíamos un solo partido y quedábamos afuera, pero en las últimas ediciones que disputamos nos cuesta lo que antes nos salía naturalmente hasta semifinales por una sencilla razón, la decadencia de los planteles que visten el manto sagrado.
Para reafirmar lo de antes les recuerdo que llegamos a 15 semifinales y solo superamos esa etapa en 4 ocasiones, muy poco y lo que explica la poca cantidad de títulos en esta competencia, maximizada por el team bosteril desde la época de Macri.
Hoy todo nos cuesta horrores por la poca previsión dirigencial, errores técnicos y de planificación y una pequeña cuota de fortuna.
Es lo que hay, este plantel estuvo el semestre pasado por arriba de sus prestaciones normales, eso todos lo sabemos y es por eso que reclamamos otro tipo de incorporaciones, pero bueno espero que la dirigencia lo que no pone en fútbol, lo demuestre en la mejora de la economía y las finanzas de este club que amamos.

Mario de Balvanera dijo...


Las copas NO SE JUEGAN.
.
Las copas SE COMPRAN.
(Quizás no completas, pero sí algunas coyunturas específicas)
¿Ustedes creen que 20 millones de dólares en plantel no representa algún "VUELTO" ???
Abrazo millonario !!!
...

Megan Liss dijo...

La verdad no megustó nada el partido. Espero que se pongan las pilas pero lamentablemente dependemos de otro resultado. Pero bueno somos River, a veces lo tenemos todo y después sufrimos, sufrimos...